Cómo cambiar el mundo

tumblr_no2kyoTOsC1qb94kko1_1280

Ilustración de Mónica Ramos

 

Ahora que estamos en época electoral se me ha ocurrido hablaros de lo que yo considero la solución global para cambiar el mundo. Suena grandilocuente y osado, lo sé, pero aquí en Kireei estamos en petit comité, estoy segura de que más de una vez habéis tenido charlas entre amigos del tipo: si yo pudiera cambiar el mundo…

Los que me conocéis o habéis hablado conmigo a través del acompañamiento sabéis que siempre hablo del binomio superficialidad-profundidad, de cómo no hay atajos, de la necesidad de ir a la raíz, de sembrar con cuidado y gota a gota. Pues para cambiar el mundo también.

También conocéis mi costumbre de darle la vuelta a las cosas y hacer ingeniería inversa, ir al origen para a partir de ahí construir, darle la vuelta a la tortilla para tener una visión distinta del problema. Pues en este caso también.

Y también lo mucho que insisto en ser fieles a nuestra esencia, para ser libres y vivir en paz y bienestar. Con estas tres cosas ya puedo hilar el post.

Estoy convencida de que el mundo no cambiará de manera profunda hasta que no hagamos ingeniería inversa y pongamos todos nuestros esfuerzos, recursos y acciones en la primera infancia, en nuestra esencia, hasta que los programas electorales de los partidos no tengan como punto principal de sus acciones el del apoyo a la primera infancia.

Se dice que es la educación la que cambiará el mundo. No digo que no, pero pienso que aun hay que ir más lejos, más profundo, y que es la crianza la que cambiará el mundo, y no una crianza cualquiera, sino una crianza basada en el respeto de la esencia individual, de los ritmos de cada niño, una crianza que no acelere nada, que no uniformice, ni desnaturalice, ni empuje a los padres a incorporarse rápido a la rueda laboral, o a reducir en los bebés los tiempos que necesitan del apego más cercano y nutritivo.

Ahora mismo estamos lejísimos de que esto ocurra, con políticas que ponen el esfuerzo en casi todo menos en esto. Los unos centrados sobre todo en la economía como eje central a través del cual piensan que el mundo puede mejorar, y los otros centrados en apagar fuegos, en curar heridas, en inventar maneras de resolver los desaguisados que provoca ese primer enfoque. Le preguntaba a un amigo que se dedica a la política porqué la izquierda no pone más esfuerzo en proteger la primera infancia, y me decía que tienen tantos frentes abiertos y tantos despropósitos que llegar a eso les va a costar décadas, si es que pueden.

Pero creo que se equivocan, creo que a pesar de tener que hacer frente a todo lo que en la superficie clama al cielo y necesita de cambios inmediatos, la izquierda debería tener en sus programas políticos un plan profundo de atención a la crianza y a las familias, y no me refiero a poner guarderías para todos los bebés de 0 a 3 años, eso no es una protección profunda de la infancia, esto es protección profunda a la rueda laboral.

Todos los grandes y pequeños esfuerzos, muy loables, son a mi entender parches que no solucionan el problema de raíz. El problema de raíz es que tenemos una sociedad enferma emocionalmente, una humanidad que no se siente bien consigo misma, y eso se arrastra desde la infancia, y vamos tirando como buenamente podemos. Solemos culpabilizar a la vida moderna y capitalista de las enfermedades emocionales que padecemos, como el estrés, la alta competitividad, el aislamiento, la soledad, la falta de solidaridad, la apatía. Y sí, la vida moderna juega un importante papel pero también lo juega cómo es nuestra autoestima, y nuestro bienestar personal.

La única manera de crecer sanos emocionalmente es a través del respeto a la esencia, a los ritmos, a la individualidad de cada niño. Todo lo demás son parches. Que no digo que no puedan funcionar pero requieren incluso de más esfuerzo. Ya lo dice el refrán, más vale prevenir que curar.

Lo vivo en docencia. Todos los esfuerzos son paliativos, curativos. Todos los programas de mejora, todas las actuaciones para evitar el fracaso escolar se basan en apoyo académico, refuerzo, más medicina de la que ya se ve que no funciona, que a veces funciona con unos pocos a los que se recupera pero nunca con todos. 

Y luego está la educación en valores. Loable también, pero superficial. Porque los valores no se enseñan, como si de una asignatura se tratase, no se integran escuchando un cuento, los valores se integran sutilmente en la vida de los niños, a través de la experiencia, a través de lo que viven.

Ingeniería a la inversa, actuar de abajo a arriba, ir al principio, al origen del problema, y actuar allí. ¿Cómo? Con una crianza respetuosa hacia los ritmos y las emociones de cada niño. Ayudar a las familias para que no desaparezcan de la vida de sus hijos en sus primeros años.

Suena naif, idealista e inocente ¿verdad? Claro, no puede sonar de otra manera.

 

27 respuestas a Cómo cambiar el mundo

  1. 1
    Heva dice:

    Buenos días mi niña ;) Estupenda reflexión, no sé si los políticos se lo plantearan pero al menos cada familia debería hacerlo, por muy naif que suene, es fundamental. Feliz día ♥

    • 2
      Cristina Camarena dice:

      Buenos días, mi niña. Así es, es fundamental, y aun con todo en contra hay que hacerlo.
      Feliz domingo :-)

  2. 3
    Paula dice:

    No me parece en absoluto inocente, me parece una solución muy bonita acertada. Solo de seres humanos sanos y felices puede nacer una sociedad de iguales características. Ojalá los políticos se dieran cuenta de que ese es el punto clave para salir del hoyo. Y no hablo del bajón económico, hablo de precisamente de esa falta de felicidad, de respeto al prójimo, de pasión. Me ha encantado el artículo :)
    Buen domingo !
    http://Www.paukf.com

    • 4
      Cristina Camarena dice:

      Gracias Paula. Sí, las emociones son básicas para que todo los demás vaya alineado. Un abrazo y buen domingo para ti también.

  3. 5
    Marta V dice:

    Pues solo me queda decir: Cris for president!!!
    Una reflexión estupenda!
    Un abrazo

    • 6
      Cristina Camarena dice:

      Qué linda eres, Marta. Ay, si me dejarán a mi el mundo, lo cambiaba de pies a cabeza en un santiamén ;)) un abrazo enorme!!

  4. 7
    Raquel dice:

    Totalmente de acuerdo… Sólo añadiría una cosa “Ayudar a las familias para que no desaparezcan de la vida de sus hijos en sus primeros años…” Y acompañarlas desde el principio, entendiendo la educación en Comunidad como “crianza respetuosa hacia los ritmos y las emociones de cada niño.” Educar (que no escolarizar ni guardar) desde los primeros años. “Para educar a un niño hace falta la tribu entera.”

  5. 11
    virginia dice:

    buenos días,
    como siempre, muy interesante reflexión. todas las opiniones y sobretodo, me quedo con la última frase de Raquel “Para educar a un niño hace falta la tribu entera”
    hace poco leí una frase, que seguro que es viejísima, pero yo la leí hace unos días “no hay que preparar el camino para el niño, sino al niño para el camino”
    feliz día!

    • 12
      Cristina Camarena dice:

      muy buena cita Virginia. Niños respetados hacen su camino con seguridad, lo contrario no sirve. Un abrazo guapa!!

  6. 13
    Silvia dice:

    Hola Cristina! Yo no soy madre …….. pero soy tía, madrina, “madrastra ” ( algo más buena que la de Blancanieves) ,también vuelvo a ser un poco tía del hijo de una gran gran amiga , y sobretodo intento aprender ha observar. Apoyo cada palabra de tu texto , lo aplaudo al 100℅ . Yo y la política creo que no estamos en mucha sintonía , y lo digo porque a veces me da la impresión de que nos venden el humo de una hoguera mal construida. Pero en el día a día de lo que voy viendo con ellos (los políticos) el respeto a la parte más importante de un futuro adulto parece no estar entre los planes de mejora , pues hagamos como las hormiguitas , mejoremos nuestro pequeño mundo. Y me duele ver como pese a que todo el mundo se queja de todo , sigo viendo padres y madres más preocupados de sus móviles que de sus hijos. Cambiemos cada mensaje , cada WhatsApp , por caricias y atención a los niños. Quizás cambiando nuestra política personal al respecto , hagamos como las hormigas que mueven pesos superiores al de ellas.

  7. 15
    Ana dice:

    Muchas gracias por tu reflexión Cristina, aprecio mucho estas perlitas de pensamiento que nos regalas.
    Es una pena, pero la política en general y las personas que establecen las directrices que marcan el funcionamiento de los servicios públicos están más preocupados de ir tirando y poniendo parches en lo que va explotando, que de afrontar la realidad con serenidad e inteligencia. Analizar las necesidades reales de las personas, estas entendidas, no como meros engranajes de un sistema económico, sino como individuos diversos, inteligentes y emocionales, que por encima de todo aspiran a ser felices, y dar soluciones prácticas de calado y con perspectivas de futuro no parece ser actualmente el fuerte de nuestros dirigentes políticos. Esperemos que haya cambios…
    Tu idea de ir al origen no me parece nada naif, es realista, es lo que tendría que marcar las acciones políticas, ir al origen, resolver desde ahí.
    Lo que sugiere Silvia me parece también muy acertado, no quedarnos llorando por los rincones esperando que el cambio venga de arriba (aunque hay que seguir exigiéndolo, por supuesto) e ir haciendo cambios en nuestro ámbito de influencia, nuestra familia, amigos, entorno local. Allá donde podamos aportar ese cambio de pensamiento, hacerlo.
    Que tengais un dia precioso!

    • 16
      Cristina Camarena dice:

      Sí, yo también lo veo realista, Ana. A menudo lo más idealista es lo que en realidad necesita el ser humano. Un abrazo!!

  8. 17
    Paula dice:

    Hola Cristina, sigo hace tiempo el blog pero es la primera vez que comento.
    Muy buena reflexión, me parece un planteamiento muy acertado y estoy muy de acuerdo con lo que se añade en los comentarios. Personalmente no creo que ningún cambio de leyes y políticas pueda cambiar las conductas de la gente, pero en cambio estoy convencida que cuando una masa crítica de gente cambia sus conductas esto termina cambiando leyes y políticas. Por eso creo que antes de los políticos esto se lo debería palntear cada familia, no es cierto que no haya opciones, siempre hay opciones, lo que hace falta es tener coraje para hacer lo que nos pide el corazón sin importar lo que diga la gente. Ya lo dijo Gandhi, sé el cambio que quieras ver en el mundo.
    Enhorabuena por tu blog, que siempre invita a la reflexión. Un saludo.

    • 18
      Cristina Camarena dice:

      Hola Paula, así es, como comentaba Elena ayer, las leyes no aseguran nada, es la mentalidad la que tiene que cambiar. En este post me he centrado en hacer la petición ideal a los políticos pero tengo claro que es una cosa que cambiará gota a gota a medida que cambie la mentalidad. Un abrazo, me alegro de que te gusten las píldoras ;))

  9. 19
    Graciela Amador Zubiria dice:

    Segui tu reflexión muy atenta y concuerdo con ella, el cambio es responsabilidad de todos, desde nuestra propia individualidad, donde el amor y el autorespeto de quien soy , ser fiel a nosotros mismos, y así transmitir por ejemplo los valores que como bien tu dices. Los niños realmente aprende, si empezamos a tener cuidado con lo que decimos y hacemos, cero discriminación, respeto por la diferencia, por los otros, las culturas, ponernos en lugar del otro de ese que sufre, si es necesario recomponer y empezar a enseñar a tramitar las emociones , a sentir. Mientras que los políticos pongan a sus partidos al servicio de la ideologías ya sean de derecha o de izquierda, donde las ideas de cada quien , empecinarse en que lo más importantes es defenderlas y no poner la política al servicio de las comunidades. Los políticos pierden tiempo culpandose mutuamente , la culpa es del otro del que no es de su partido., peleando el poder, los recursos, así como los integrantes de una pareja que culpan al otro del fracaso de las relaciones, nadie se para a revisar como cada uno es responsable del problema , pero también de la solución. Cada uno de nosotros empezar a ver nuestra responsabilidad y desde cada ser, desde el hogar, el trabajo, el barrio , la escuela, hacer lo que nos corresponde con lo más preciado que son nuestros niños. Pensamos que mandar os niños a la escuela es todo,como padres nos desatendemos. Como padres somos totalmente responsable de que como estamos educando y como la escuela lo esta haciendo. Los político no les interesa la calidad de la educación, no esperemos que lo hagan, somos nosotros los que tenemos uno velar por que la infancia sea protegida y amada como personas que son y no como instrumento de trabajo. Me encanto tu articulo, volteemos la tortilla.

  10. 20
    Jaime Alberto Páez Montalvo dice:

    El comentario es acertado, pero falta dar la solución final con directrices claras que guien y digan con claridad que es lo que se debe hacer. Es muy genérico decir que se debe trabajar en la raíz o la primera infancia, falta puntualizar, por ejemplo que tanto madre como padre, DEBEN acompañar al bebe desde la maternidad, nacimiento y desarrollo, hasta por lo menos los cuatro primeros años, fortaleciendo en primer lugar el apego, para dar continnuidad al desarrollo de los valores vividos en familia y sociedad.
    De esta forma es como yo he criado a mi hija. Hoy tiene cinco años y medio y se encuentra en el primer año de EGB, nunca la puse en guardería y tampoco en educación inicial. Al comienzo del su primer años escolar tuvo como novedad el acoplarse al sistema pedagócico, con el desarrollo de destrezas curriculares, pero en cuanto pasó el tiempo de indducción, ha resultado una automotivación hacia el aprendizaje y la responsabilidad. No sólo académica sino moral y espiritual.
    Sin lugar a dudad es el camino a seguir, pero lo más temparano posible se debe desarrollar la metodología y la pedagogía, que guie a la sociedad por derroteros que lleven a la construcción del nuevo mundo que tanto añoramos.
    Felicitaciones a todos aquellos que empiezan a DESPERTAR del largo sueño que por miles de años nos tienen esclavisados.

  11. 21
    Blanca Rabadán dice:

    Qué de acuerdo contigo!!!
    Soy de las madres por deseo profundo, no por imposición y por lo tanto me entrego en cuerpo y alma en conseguir que mis hijos sean felices, es decir, acompañarlos en su crecimiento, guiarles en cada sensación nueva que experimentan, vivir con ellos la aventura de crecer. Ahora mismo la vida de mi marido y la mía gira en torno a ellos, cosa que veo que la gente no hace o no ve lo importante que es que un padre se tiene que adaptar a las necesidades de un hijo…
    Me adapto y me sacrifico con felicidad y disfrutándolo, cosa que parece rara en otros padres…
    Hay tanto que hacer!!!
    Pero me encanta encontrarme con gente cercana que piensa y vive la vida como yo, eso es un paso!
    Siempre optimista! Hay que luchar por un futuro mejor. Yo ya lo estoy haciendo con mis hijos.

    Un abrazo fuerte

  12. 22
    Rosa dice:

    Admiro tu valentía, tu sinceridad.
    Siempre es bueno leer tus reflexiones.
    El otro día descubrí este grupo en Ig de personas que educan en su casa, @wildandfree.co,
    no tiene desperdicio.
    Abrazos

  13. 23
    Vinyet dice:

    Totalmente de acuerdo, ya hace tiempo que pienso lo mismo… pero parece que a la gente le cuesta entenderlo! Y yo todavía iría más al origen: a la forma cómo nacemos, el respeto a los ritmos del parto, al entorno del parto. Tenemos que eliminar la violencia en los nacimientos, pero YA!

  14. 24
    Alba dice:

    Magnífico post Cristina, cuantas más personas seamos pidiendo ese cambio y luchando porque se de, antes cambiará! Porque al final es una lucha…Cualquier acción que tomas diferente al resto es un reto. Les estás retando, porque a la gente no le gusta plantearse las cosas, prefieren su zona de confort y verte hacer las cosas de otra manera…les hace tener que volver la vista hacia ellos. Naif? puede ser…pero posible y hermoso. Si nos enfocamos y no dejamos que el rebaño nos aliene, podemos conseguirlo. Yo voy a hacer todo lo posible :)

  15. Estoy completamente de acuerdo con tu reflexión, pero tan de acuerdo en la esencia que he trabajado intensamente los últimos 16 años de mi vida en ello. Soy psicólogo de profesión, luego me hice doctora en Psicoanálisis y luego -interpretaciones abiertas- juguetera. Nuestra filosofía de que un “juguete de madera puede cambiar el mundo” va de la mano de esa ingeniería inversa de la que hablas… ¿Cómo queremos un mundo distinto si fomentamos el irrespeto al planeta con un consumismo desenfrenado y contaminante? Irrespeto que dicho sea de paso, es un irrespeto en línea directa a nuestra propia esencia natural, vital. ¿Cómo vivir en paz y armonía si enseñamos y trivializamos la violencia desde chiquitines?, ¿cómo seremos solidarios si promovemos las prisas, el desapego y la falta de compromiso? Así que no puedo estar más de acuerdo Cristina… muchas gracias por compartir tu reflexión y hacernos saber acompañados en nuestra apuesta…

  16. 26
    La Tribu dice:

    Nos necesitamos como Tribu, no podemos olvidarnos de la comunidad :-)

  17. 27
    anamore70 dice:

    Totalmente de acuerdo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>