Cómo dejé de estar enfadada con la gente

quote kireei 5

 

¿Cómo dejé de estar enfadada con la gente?

Dejando de estar enfadada con el mundo y con la vida.

Es injusto que aprendamos a relativizarlo todo a partir de los 40, incluso rozando los 50. Y a entenderlo todo, o casi todo.

La de años de disgustos que me habría ahorrado si a los 20 y a los 30 tuviera la actitud ante la vida que tengo ahora. Como siempre digo, es el premio de consolación que nos da hacernos mayores. Algo bueno tiene que tener.

Cuánta energía malgastamos gestionando los conflictos personales, cuánta alegría esfumada.

Nos enfadamos con la gente a diario porque pensamos que el otro es un cretino, un insensible, un mal amigo, un pésimo cliente, un padre/madre que no nos entiende y no respeta nuestras necesidades.

Sin embargo eso ya no te afecta cuando maduras porque la actitud de los demás ya no te la llevas al terreno personal, simplemente está, la reconoces, la asumes, pero ya no te afecta.

Para dejar de estar enfadada con la gente en el día a día he tenido que hacer las paces con la vida y con el mundo. He tenido que entender que mis enfados siempre estaban sobredimensionados por mi malestar profundo o por mi manera de entender las cosas, algo que llevo arrastrando desde el principio de los tiempos por las carencia de base, por necesidades no cubiertas o por creencias adquiridas.

Cuando ya no hay malestar con uno mismo ya no hay enfados con los demás. Lo que tiene que haber es otra cosa. Porque no enfadarse no quiere decir no quejarse, no protestar, no reivindicar.

Uno puede quejarse a un cliente, a un compañero de trabajo o a un padre sin enfadarse con ellos, sin revolcarse en el lodo del enfado cual cochino, o sin irse a llorar por los rincones.

Decir las cosas alto y claro sí, enfadarse no, porque el enfado te deja hecho una piltrafa, incluso le da la razón al otro.

 

7 respuestas a Cómo dejé de estar enfadada con la gente

  1. 1
    pilar dice:

    Jooo, qué bien me viene esto hoy!!! Gracias!!

  2. 2
    Monica dice:

    Reflexión preciosa. Llena de sabiduría, y desde la aceptación de uno mismo y nuestras pequeñas mierdas. Me ha encantado.

  3. 3
    Maria dice:

    Joe Cristina, como me siento identificada contigo. Cada domingo da la sensación de que buceas en mi alma.

  4. 4
    Juliana dice:

    Absolutamente de acuerdo. En el momento en que uno entiende que el cambio debe hacerse de adentro hacia afuera y no al revés, todo se transforma. Cuando uno logra (por lo menos hace conciencia) que el mundo no va a cambiar y que las paces debe hacerlas uno mismo con uno y con el mundo, todo comienza a fluir mejor. Me encantó lo que escribiste. Gracias por compartirlo

  5. 5
    Nené dice:

    Estoy por cumplir 40, y recién estoy dándome cuenta de estas cosas. En fin… más vale tarde que nunca. Muy buena la reflexión

  6. 6
    Mercedes dice:

    A casi un mes de los 50 te doy toda la razón, y qué difícil llegar a ese punto de equilibrio donde no consigue alterarte nadie, creo que la edad es fundamental. Da igual que te lo cuenten hay que cumplir años para entenderlo y es que todo depende de como se mire y a esa edad se comienza a mirar diferente.

  7. 7
    Mirai dice:

    Absolutamente de acuerdo contigo. Justo estoy en este proceso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>