Construir tu propio suelo, por Mireia Simó

lisa stubbs

Ilustración de Lisa Stubbs

 

Leyendo el post de Cris del domingo pasado me acordé de aquello que decía Fritz Perls, uno de los principales creadores de la Terapia Gestalt, sobre hacerse mayor. Él decía que madurar consistía en pasar del apoyo ambiental o dependencia al autoapoyo. Cuando un bebé nace, necesita al otro para todo, las palabras, la mirada, los mensajes, las caricias, el afecto, el alimento, para nutrirse, para sobrevivir, para ir creciendo y formándose como una persona diferenciada.

Conforme van pasando los años, y a partir de las experiencias relacionales vamos construyendo nuestro propio yo. Vamos haciendo sólido nuestro propio suelo y los cimientos de nuestra propia casa.
El énfasis en precipitar la autonomía de los niños y niñas lo que suele facilitar son personas adultas inseguras. Si no satisfacemos la necesidad de dependencia infantil no podremos ser independientes más tarde.

Si pretendemos que los niños y niñas hagan todo solos antes de tiempo, sobre todo, aquello que tiene que ver con necesidades emocionales, seguramente no tendrán la confianza suficiente ni el autoapoyo necesario en su vida adulta para afrontar las vivencias cotidianas.

Nuestro organismo, para estar sano, tiende al equilibrio. Cuando surge una necesidad esta quietud se altera, hasta que logramos satisfacerla volviendo así de nuevo a un estado de calma. Si tengo sed y bebo agua en la cantidad adecuada, mi necesidad se queda satisfecha, las ganas de beber se van al fondo, ya no están presentes. Si tengo sed y solo me mojo los labios, seguiré teniendo sed y allí donde vaya buscaré líquidos que puedan calmar mi necesidad insatisfecha.

Para que yo confíe en mi misma tengo que haber tenido antes la experiencia relacional de confianza. Para tener un buen auto apoyo antes he tenido que tener satisfecha la necesidad de apoyo ambiental o dependencia. Nos desarrollamos a partir de lo que registramos en nuestras experiencias relacionales.
Si nos quedamos a mitad trataremos de satisfacer las carencias eternamente, en cada oportunidad de relación, en cada experiencia vivida. Y entonces seremos personas adultas que necesitaremos continuamente la aprobación de los demás, que estaremos tan pendientes de lo de afuera, que no nos quedará atención disponible para centrarla en aquello que tiene que ver con sentirnos a gusto con nuestra esencia.

“Muchas cosas me importan un bledo”, como escribía el otro día Cris en su post, es como decir que no necesitamos el reconocimiento del afuera. Que nos gusta recibirlo sí claro, sin embargo, es saber que si no lo tengo no me muero, ni me angustio, ni me destroza, ni eso interrumpe mi vida.

No es que seamos “más pasotas”, es que no necesitamos la confirmación del mundo para legitimar ni nuestras experiencias ni nuestra persona, no lo necesitamos porque eso ocurre desde dentro. Y eso no significa que no necesitemos a los demás, claro que nos necesitamos! No es aislarse, no es ser autosuficiente, es saber que yo puedo hacer las cosas por mí misma, y si me encuentro con otro que me acompaña estupendo y si no, pues a seguir igualmente.

Y cuanto más auto apoyo tenemos, más disponibles estamos para vibrar con la vida, para darnos el permiso de emocionarnos, para aceptar los acontecimientos, para sentirnos bien con nosotros y nosotras mismas, para tener más claro lo que necesitamos, lo que nos gusta y lo que queremos. Para encontrar la fuerza y ser congruentes en nuestros actos, para responsabilizarnos de nuestras vidas y no seguir esperando del mundo algo que tiene que venir desde dentro. Para no seguir exigiendo a los demás lo que tenemos en nuestro interior. Así que todo tiene su sentido.

Construyendo nuestro propio suelo es cuando nos podemos encontrar con otro y con la vida de manera genuina. Como dice Carmen Vázquez, terapeuta gestalt de reconocido prestigio:

“Yo hago mis cosas y tú haces las tuyas.
En muchas de las cosas que hago, tú tienes mucho que ver,
Y en muchas de tus cosas yo he contribuido.
Yo puedo ser yo contigo mientras tú puedas ser tú conmigo.
Yo seré yo mientras tú seas tú;
Y aunque por casualidad nos hayamos encontrado,
Continuemos juntos o separados,
Nuestra vida nunca volverá a ser la misma ya que
Nuestro encuentro nos habrá enriquecido”.

Por cierto, esto se consigue madurando en la vida y también es el objetivo del proceso terapéutico. Como una vez leí por las redes sociales, a terapia no solo va la gente que tiene problemas, problemas los tenemos todos, a terapia van las personas que están comprometidas con su vida y quieren ser conscientes y hacer algo para mejorarla.

Mireia Simó Rel .Psicóloga. Terapeuta Gestalt. Especializada en Intervención Familiar e Infantil. Co-directora formación Técnicas Gestálticas Aplicadas a las Familias en el ITG (Instituto de Terapia Gestalt de Valencia).

 

5 respuestas a Construir tu propio suelo, por Mireia Simó

  1. 1
    Dolores dice:

    Desde Argentina leo de madrugada este post de domingo. Desvelada con una beba de 4 meses que decidió empezar el día cuando aún no salió el sol. Así de lejos llega Kireei, asi de cerca acompaña… Gracias!

  2. 2
    Mercedes dice:

    ¡Que bonito post!, ¡cuanta verdad! Ha sido muy gratificante. Gracias.

  3. 3
    Yarisi & Co. dice:

    Wao, me ha encantado! Y me ha prendido muchas lucecitas que tenía apagadas. Gracias

  4. 4
    Nené dice:

    Gracias por esta interesante reflexión. Me encantó leerla!!!

  5. 5
    maria Luisa dice:

    Estoy completamente de acuerdo con el articulo. Mi hijo desde pequeno tenia mucha necesidad de sentirse seguro y siempre se la ofreci lo mejor que pude; y ahora que es un adolescente es un joven responsable, independiente, cumplidor, seguro, elocuente y muy listo. Yo estudie que cuanto mas se atiendan sus necesidades de dependencia en la edad temprana mas seguros e independientes serian de adultos. Cuando pequeno las personas a mi alrededor no entendian que darle atencion de calidad era necesario para que adquiriera seguridad en el futuro y me criticaron mucho. El maduro a su tiempo y muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>