Cosas que nunca volveré a vivir

 

30-1-2015 21.1.16 1

Fragmento de una ilustración de Coaner, para Kireei 5

 

El otro día pedí en mi perfil de facebook sugerencias de temas para posts de reflexión de fin de semana, y este es el que elegí para hoy: Los cambios de ciclo, cómo asumirlos, cómo mirar hacia delante ¿sin nostalgia? por ejemplo, asumir que no volverás a tener un bebé aunque una parte de ti quiera sentir todo aquello…

Me decanté por reflexionar sobre este tema porque me llevó inmediatamente a la época en la que tuve que asumir que no volvería a ser madre, a mi que me hubiera gustado tener tres o cuatro hijos. Fueron unos tiempos duros, de pasar por un proceso de aceptación, el mismo que pasé cuando asumí que no sería madre con pareja, como siempre había soñado. Se trata de una perdida y como tal, requiere un proceso profundo de aceptación e integración. Por fases: perdida, enfado, negación, aceptación. No se si el orden es este pero va por ahí. Porque ¿Cómo no nos va a doler una perdida? ¿Cómo no sentir rabia y enfado? ¿Cómo no negarla? No, eso no me puede pasar a a mi, yo necesito volver a ser madre, yo nací para ser madre de más de un niño.

Este proceso, bien llevado acaba en la aceptación. Y mal llevado acaba en rechazo, en la sensación de que la vida no es justa, y tu no te lo mereces y te quedas anclada en un estado de “enfado general hacia la vida”, enfado que se canaliza de las más diversas maneras, con actitudes difíciles. Y la vida, ciertamente, no es justa. Tu propones, pero la vida dispone, que dirían nuestras abuelas (ellas ya saben cual es el resultado de una vida, nosotras aún no).

Una de las cosas que me ayudó a aceptarlo fue descubrir que sí que podía volver a ser madre, aunque no a la manera clásica, más bien de manera metafórica. Porque yo en realidad, de lo que tengo vocación es de maternar. Recuerdo una especie de epifanía que tuve viajando en tren, desde Barcelona a Valencia. Había pasado el día con mi amiga Caterina, y pensando en las cosas que habíamos hecho me llegó ese momento eureka: “that’s it”, no volveré a tener un bebé, tendré cientos (llamadme cándida, lo soy). Y todos los días me doy cuenta de donde coloco mi impulso maternal, ahora sé reconocerlo en muchísimas de las cosas que hago, y es bonito. No es lo mismo que experimenté cuando fui madre, ni mucho menos, y tampoco lo vivo como sucedáneo, no es una venda en los ojos, no, es otra cosa. Me gusta ser madre y puedo serlo de otras maneras, simplemente. Así lo vivo ahora, después de la tormenta.

Solemos vivir de manera lineal, o cartesiana por decirlo de otra manera, y nos dejamos otras maneras de experimentar la vida también valiosas. Cuántas veces recordamos con nostalgia las cosas que hacíamos de niños, o de adolescentes, y pensamos con tristeza que nunca volverán, que ya no podemos hacerlas. Pero, si lo pensáis, seguro que seguís jugando, o haciendo pequeñas estupideces, o soñando con un mundo mejor, o llamando a una amiga y contándole el último cotilleo. No dejamos de ser niños, ni tampoco jóvenes, lo somos y seremos siempre. Está bien reconocerlo, y no ocultarlo, o perdérselo por no ser consciente.

¿Qué hacer con la tristeza, con la nostalgia, con el dolor que nos producen las pérdidas que suponen los cambios de ciclo? Esta era la pregunta inicial y quien dice volver a ser madre dice cualquier otra cosa que suponga un cambio de ciclo. ¿Qué hacer? Pues nada y todo, diría yo. Reconocerlo. Es al reconocer que algo te apena cuando puedes empezar a aceptarlo, a pasar página. Cuando eso pasa, ya no situamos en nuestra memoria las cosas en un espacio de tristeza que queda fosilizado sino en uno de alegría con toques de nostalgia, por haberlas vivido y poder seguir viviéndolas, aunque sea de otra manera.

 

 

37 respuestas a Cosas que nunca volveré a vivir

  1. 1
    Heva dice:

    Recuerdo aquella etapa, entonces ya formaba parte de tu universo, siempre me ha admirado tu capacidad para adaptarte, para mirar adelante y seguir con la vida. Eres grande ♥

  2. 3
    OvillodeGato dice:

    Preciosas palabras, gracias por abrirnos tu caja de vivencias.
    Saludos,

  3. 5
    Maronasc dice:

    Cualquier etapa significa el fin de la anterior. Yo creo que estoy pasando una especie de “duelo” después de dos años de cambios bastante radicales… Entre ellos, ser madre. Pero ya volverá la calma o, al menos, otra etapa que cubra de nostalgia ésta que estoy pasando ahora :-)

  4. 6
    EstherR dice:

    Aprender a reconocer y a aceptar: me parece necesario para tantas cosas en la vida…
    Gracias, Cristina. Me encanta tu reflexión, y me parece muy enriquecedora. De hecho, esta “categoría” del blog (la de reflexiones) me gusta especialmente. Gracias por compartir tu sabiduría con nosotros.
    Dicen que hay cosas que no se pueden enseñar y que sólo se pueden aprender. Probablemente esta sea una de esas cosas. Pero yo creo que el hecho de reflexionar sobre ello, y con la compañía de tus palabras, hace que se pueda llevar con más calma y esperanza.

    • 7
      Cristina dice:

      me alegro de que te haya gustado y que la sección de finde te guste, seguiremos haciéndola mientras os guste ;)) Yo sí que creo que leer a otros ayuda. Al final el proceso es de uno mismo pero mirarse en otros espejos ayuda ))

  5. 8
    Begoña dice:

    Gracias por tu reflexión y tus palabras que te ayudan a verlo todo un poco diferente. Me encuentro en ese proceso de aceptación del que hablas. Intento asumir que ya no volveré a ser madre pero yo aún estoy en fase de enfado y rabia :-)
    Aunque en un futuro siga apareciendo la nostalgia al pensar en ello, sé que esto pasará y que disfrutaré el doble de lo que tengo, que es maravilloso. Gracias.

    • 9
      Cristina dice:

      Si estás en fase enfado reconocerlo ayuda, si te haces amiga del enfado finalmente te dirá adiós, tan ricamente ;))

  6. 10
    virginia dice:

    caminante, no hay camino, se hace camino al andar. . Al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.

    hoy me he levantado triste, el alzheimer de mi madre, el autismo de mi hija…lo complicado que es a veces la vida. Mirar hacia atrás y recordar cuando eramos tan felices, sin ser conscientes.

    Bueno, “palante” a mirar cosas bellas que levanten el ánimo

    • 11
      Cristina dice:

      preciosos versos, Virginia.
      La vida no es justa, no. Nadie merece lo que le pasa, pero ocurre. Gracias por compartirlo, y un abrazo enorme.

  7. 12
    Margarita dice:

    Yo nunca he tenido hijos .Siempre fue una decisión muy bien pensada.Ahora a mi actual pareja le encantan los niños ,pero es demasiado tarde.A veces siento que le estoy robando algo de su vida.Y los dos pensamos que tampoco sería justo para el bebé.
    Me ha impactado mucho el comentario de Virginia.
    Y también pienso que la vida no es justa,pero somos nosotros los que debemos encontrar el equilibrio.
    Buen fin de semana a todas las que estáis pasando por algún proceso:estáis viviendo.

    • 13
      Cristina dice:

      Gracias por compartir tu historia, Margarita. Es difícil saber que hubiera sido de nuestras vidas si hubiesemos tomado otras decisiones. Por eso lo mejor es asumir que lo que hemos decidido ha sido lo único que hemos podido decidir en cada momento. No fustigarse.

  8. 14
    Maripeval dice:

    Me identifico mucho en tus palabras. Gracias por compartirlas,

  9. 16
    Marianloveshoes dice:

    Todavía nos queda tanto que aprender (y que aceptar) que a veces da miedo. Gracias por dejarnos aprender de ti.
    Un abrazo.

    • 17
      Cristina dice:

      Pienso que siempre avanzamos, siempre crecemos. Hace 10 años pensaba que ya lo sabía todo y ahora me doy cuenta de cuánto me queda aún por crecer.

  10. 18
    maria_irun dice:

    Gracias por la generosidad de tus palabras . Me he sentido totalmente identificada .yo ya pasé el duelo de no Volver a ser madre y ahora estoy viviendo el duelo de no Volver a ser joven .

    Un beso

    • 19
      Cristina dice:

      me alegro mucho, María, lo de no volver a ser joven es otro de los procesos importantes, yo también estoy ahí, día a día, asumiendo.

  11. 20
    Geovanna dice:

    Es agradable encontrar que alguien puede plasmar con palabras aquello que sientes y no sabía concluir…” reconocer que algo te apena cuando puedes empezar a aceptarlo, a pasar página” …estar consciente y no metida en el duelo es lo que me ha ayudado y espero me sirva para ver y aceptar la felicidad (poquita o mucha) que recibo a diario.
    Gracias

  12. 22
    Luis Amavisca dice:

    Preciosa reflexión, Cristina. Pasar página es importante. Gracias.

  13. 24
    begoña dice:

    Muchas gracias por esta reflexión tan bonita,me he sentido conmovida e identificada.

    • 25
      Cristina dice:

      somos humanos, cada uno de nosotros es distinto pero todos somos iguales, por eso nos conmueve vernos reflejados, un abrazo.

  14. 26
    ana dice:

    Me ha encantado como lo has contado. Yo tengo dos niños y ahora no puedo tener más, cuando lo pienso me entra angustia, yo sería mamá de muchos niños, y además es que nací para ser mamá. Enhorabuena por este blog tan precioso, por tantas y tantas ideas y reflexiones geniales. Saludiños.
    Ana.

    • 27
      Cristina dice:

      Gracias, Ana, es duro saber que no vas a volver a ser madre, sí. Un proceso largo, que afortunadamente, como digo en el post, finaliza. De algo nos tiene que servir ir cumpliendo años. un abrazo

  15. 28
    Silvia dice:

    Bufffffff, leeros a todas me ha emocionado y ayudado a la vez. Gracias por compartir vuestras experiencias .
    Yo también creo que estoy pasando por el duelo de no volver a ser madre , tengo una niña únicamente que ya costó que llegase y no voy a poder tener más porque tambíen paso por el segundo duelo de no volver a ser joven como dice Maria Irun. Mi duelo es el no poder darle una hermana o hermano a mi hija además del duelo de saber que voy envejeciendo y dejo atras aquel cuerpo ágil , fuerte y lleno de energía.
    Virginia un abrazo enorme , tengo cercano también el duelo del alzheimer en la pareja de mi madre y el sufrimiento del familiar es muy, muy duro.
    Ha sido reconfortante leeros.Gracias.
    Silvia

  16. 30
    Lalit dice:

    Poco puedo añadir después de unos mensajes tan bonitos para un texto tan precioso. Precioso porque encontramos migas de vida verdadera, y eso es bonito y raro de encontrar.

    Cristina, ets molt maca!!!

  17. 32
    Sara dice:

    Preciosa reflexión Cris, qué generosa eres abriéndonos tu corazón relatando una parte tan importante de tu historia. Gracias por estas entradas, ya son un clásico de mis desayunos de fin de semana.

    Un abrazo,

  18. 33
    Lorena dice:

    Lo lei ayer, y deje el comentario para luego porque mis hijas me pedían el desayuno.. Luego vestirlas.. Y luego una cosa mas y otra.. Y recien ahora vuelvo a tomarme mi ratito del dia para leer lo que escriben que es tan bonito siempre.
    Yo que vivo hace 10 años ya fuera de mi pais
    tengo una gran lista de ” cosas que no voy a vivir”… Ha costado asumir que no vere crecer a mis sobrinos, ni estare alli en los momentos importantes… Pero lo tengo asumido y de alguna manera uno busca soluciones y con internet.. y wassaps con voz.. Y fotos enviadas, uno sigue estando, no igual, no abrazando ni compartiendo unos mates… Pero estando y aunque soy inmensamente feliz aquí en Madrid con la familia que forme, tengo asumido que la nostalgia sera parte de mi vida en algunos momentos. Cuando llega la atiendo, añoro.. Extraño.. Y después me voy a tomar un cafecito hablo con la gente linda q he conocido aca y se me pasa.
    Un beso grande, buen domingo!!

  19. 34
    Sol dice:

    Por casualidad he llegado a tu blog y por casualidad he leído tus palabras, qué experiencias nos tiene reservadas la vida y cómo debemos asumirlas…Yo estoy luchando contra todos mis miedos para intentar tener un segundo hijo. Nunca he sido demasiado lanzada y ahora tengo que serlo, emprender no estaba en mis planes, pero es lo que estoy haciendo con convencimiento y curiosamente estoy contenta, por que ahora sé que debería haberlo hecho antes…
    La cuestión es que todo nació de un pequeño momento de claridad entre mucha penumbra. Como entiendo que te pasó a tí. Vamos que como dice la sabiduría popular “se hizo de la necesidad virtud”.
    Por otro lado sólo destacar, que gracias al empeño de las mujeres por querer ser madres a pesar de TODOS los muros que nos encontramos, el mundo sale adelante. Pero claro, hoy en día es mejor comprarse un coche nuevo que tener más hijos y así nos va.
    Un saludo y bravo por tu decisión de salir de la tristeza por la puerta grande!!

  20. 35
    mariona dice:

    Muchas gracias Cristina,por compartir parte de tu intimidad con los lectores de tu blog. Creo que cuando una es madre pasa por dos duelos, uno el que tan magníficamente has explicado y otro es cuando los hijos inician su camino personal en la vida, el miedo a lo que va a ocurrir en el futuro. Creo que el personaje de Patricia Arquette hacia el final de la película : Boyhood (Momentos de una vida), lo expresa muy bien cuando ve como su último retoño va a abandonar el nido y que se pregunta, qué le queda, más allá de su seguro funeral.

  21. 36
    Marta dice:

    Piensa que lo bueno de no volver a ser madre, es que al menos has tenido la oportunidad de serlo, aunque sea al menos una vez. Eso nadie te lo puede quitar :)

  22. 37
    Ainhoa dice:

    Bueno, creo que está todo dicho. Por mi parte que me reservo siempre tus lecturas para mi momento. Que siempre me dejas pensando y reflexionando en temas que además derivan en otros,…me encanta. Este en especial me ha encantado. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>