Cuando el patio de la escuela es la ciudad

delphine vaute

Ilustración de Delphine Vaute

 

Quizá recordaréis un artículo que publicamos en noviembre, ¿Por qué aprender solamente dentro de una escuela?, en el que nos preguntábamos si no sería beneficioso utilizar el espacio urbano como escuela, abrir la escuela a la ciudad y aprovechar todos sus servicios, espacios y potencialidades para una educación más abierta y conectada con la vida cotidiana de sus habitantes. Mar Sastre, una lectora que vive en Viena, nos ha escrito hace poco con un comentario “en diferido” sobre aquel artículo. Nos ha parecido tan interesante que hemos querido compartirlo tal cual.

“Ahora que estamos buscando un Kindergarten para nuestro pequeño, nos hemos dado cuenta de muchas cosas que nos gustan de la Educación Infantil aquí en Viena y una de las más importantes es que los parvularios viven la ciudad donde se encuentran. Continuamente puedes ver pequeños grupos de niños y niñas que van a los parques públicos, al teatro, al mercado, en transporte público… Cuando nos hemos comenzado a informar sobre las escuelas, nos han dicho que salen cada día. Hay muchos parvularios en la ciudad que no tienen patio propio y simplemente usan los parques públicos que tienen cerca.

Seguramente habrá gente que se lleve las manos a la cabeza al pensar que una escuela no tiene patio, pero yo lo interpreto de otra manera. Si te quedas en el patio de la escuela, te quedas en una “burbuja”, pero si has de salir a la calle tienes muchas más oportunidades de aprendizaje. Aprendes a circular, a que los espacios de la ciudad están para usarlos y cómo se hace, a compartirlos con otras personas que no necesariamente tienen tu misma edad y que quizás los estén usando de otra manera. En definitiva, si te falta un espacio propio dentro del edificio de la escuela, tienes la oportunidad de aprender a usar el de tu ciudad, que en el fondo es el que vas a usar en el futuro. Esto vale también para otros equipamientos que en teoría una escuela de calidad debería tener, como el gimnasio o la biblioteca. “

Como dice le refranero, “más vale tarde que nunca”, o mejor aún, “nunca es tarde si la dicha es buena”, así que aquí tenéis la reflexión de Mar. ¿Qué os parece?

4 respuestas a Cuando el patio de la escuela es la ciudad

  1. 1
    virginia dice:

    Buenos días, Elena. A mi me parece una gran idea, utilizar los espacios de la ciudad, a tener un minúsculo patio en el parvulario, poder disfrutar de distintos “patios” no siempre el mismo, creo que eso da “tablas” a los niños, aunque requiere de más esfuerzo de los profesionales. Aquí en los pueblos también podemos ver a los niños, cuando van al teatro con la escuela, o a la piscina o a hacer una excursión. Lo que sí se ha perdido, es jugar en la calle, no sé si en los pueblos muy pequeños lo harán, creo que a los chicos de nuestra época, era muy enriquecedor, porque no era como en el patio, que había un profesor vigilándonos, jugar a las canicas con los chicos, al beli, al bote, al escondite…. incluso puedo recordar (ahora con una sonrisa) cuando me perseguían los chicos con una lagartija. Qué libres eramos, sin ser conscientes de nada.
    Feliz día!

  2. 2
    Maite dice:

    Hola Elena,
    Me dan mucha envidia los niños Vieneses. La verdad es que creo que los niños de ahora viven demasiado compartí mentados, en la escuela, en sitios especialmente “kid friendly” y no les permitimos mezclarse lo suficiente en nuestra sociedad, para que no se hagan daño, para que no alboroten, para que no se aburran y no les permitimos que compartan, aprendan, experimenten…
    Por suerte parece que poco a poco nos vamos dando cuenta de que se necesita un cambio

  3. 3
    Sol dice:

    Me parece desde luego una idea a importar, lo digo desde mi punto de vista, madre con un hijo a punto de empezar el colegio al año que viene. Ahora bien, España no es Viena, creo que en algunos aspectos es bastante diferente. Pero sí es cierto que a nosotros que nos gusta hacer cosas con nuestro hijo, que nos hemos amoldado a él, sin someterlo a horarios extraños por adaptarlo a nuestro ocio. Y además nos gusta que viva experiencias nuevas, así que me encantaría ese concepto de que saliera al teatro y a la biblioteca en clase sería una idea genial! Sería una buena forma de crear una sociedad mejor en este país!!

  4. 4
    Patricia dice:

    Lo cierto es que no lo había valorado hasta ahora, porque me parecía lo más normal, pero es verdad que el cole de nuestras hijas si aprovecha la ciudad, y tal vez porque vivimos en el centro y caminando se llega a sitios realmente interesantes: museos, parques, el río, huertos urbanos, la feria del libro en su época, bibliotecas, teatros…Son paseos que normalmente hacen a pie, a veces en autobuses urbanos, y cuando son pequeños, acompañados por algunos padres. Pero estar en el centro ayuda por supuesto.
    Me alegro de aprender a valorarlo más. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>