Desenterrar el silencio

sergi bernal

Fotografías de Sergi Bernal

“El mar será muy grande, muy ancho y muy hondo. La gente va allí a bañarse. Yo no he visto nunca el mar. El maestro dice que iremos a bañarnos.”

Un verano, hace 78 años, los niños de Bañuelos de Bureba – un pueblo de 200 habitantes, sin luz ni agua corriente – estaban entusiasmados: el maestro iba a llevarlos a conocer el mar. Hacía solamente dos años que Antonio Benaiges había sido asignado por el Ministerio de Educación de la República a la escuela rural de ese pequeño pueblo de la provincia de Burgos. Había nacido en Mont-Roig del Camp, en Cataluña, y su principal deseo era enseñar a sus alumnos a ser libres. Para ello utilizaba la metodologia de Célestin Freinet, basada en la participación de los alumnos y la imprenta escolar. Las palabras sobre el mar que encabezan este texto las escribió Lucía Carranza, una alumna, en uno de los cuadernos que se elaboraban en la escuela. Estas obras creadas en la imprenta escolar que el mismo Antoni había comprado nada más llegar al pueblo fueron enviadas a modo de pequeños periódicos a otras escuelas: llegaron ejemplares a Escocia, Cuba, Argentina, Francia, México, Cataluña… Los cuadernos, íntegramente escritos e ilustrados por los niños, hablan de la vida cotidiana del pueblo, de sus esperanzas e ilusiones.
Sin embargo, los niños nunca llegaron a subirse a ese autocar que iba a llevarlos a ver el mar. Es julio de 1936, se produce el alzamiento militar y Antoni es apresado, torturado, fusilado y enterrado en una fosa común de La Pedraja. Luego, el silencio y el olvido.

Pasan 74 años y un día de agosto de 2010, mientras un equipo de arqueólogos y forenses trabaja exhumando cuerpos en la fosa de La Pedraja, los restos de Antonio Benaiges salen a la luz. Los hilos de la historia se hacen visibles. El fotógrafo Sergi Bernal fotografía los restos de la escuela abandonada, los rostros de los alumnos que todavía viven, ahora ancianos, y las páginas de algunos cuadernos que han guardado. De ahí nace la exposición “Desenterrando el silencio: un maestro catalán en una fosa de Burgos”. Luego, el mismo fotógrafo, junto con el periodista Francesc Escribano, el antropólogo Francisco Ferrándiz y la historiadora Queralt Solé, escriben un libro: “Antonio Benaiges, el maestro que prometió el mar”. Y, finalmente, el documentalista Alberto Bougleux, gracias a un Verkami, realiza el documental “El Retratista”, a partir de la exposición fotográfica de Sergi Bernal.

Antoni creía en principios que todavía hoy, tantos años después, tienen que ser defendidos como si fueran algo novedoso y alternativo: convertir al niño en el centro de aprendizaje, educar para la libertad y la democracia, no solo para el mercado de trabajo, y hacer de la participación y la actividad el motor del aprendizaje. Pero eso es una amenaza para aquellos que desean controlar a una población fácilmente manipulable y por ese motivo Antoni fue uno de los primeros en caer. Me gustaría pensar que la muerte de este humilde maestro rural no fue en balde y que podemos aprender de su experiencia. Por eso, desde aquí mi agradecimiento a Sergi Bernal que, con la ayuda de otros, ha recuperado la memoria de Antonio Benaiges, inspirado quizá por las palabras de Marius Torres “Oh padre de la noche, del mar y del silencio, yo quiero la paz pero no el olvido”.

Elena Ferro

 

sergi bernal 2

 

5273596168_f996f77a40_z

 

 Trailer del documental El retratista, de Alberto Bougleux y Sergi Bernal.

Blog de Sergi Bernal

Web sobre el proyecto de restauración de la escuela de Bañuelos

11 respuestas a Desenterrar el silencio

  1. 1
    Maronasc dice:

    Gracias por compartirlo y por haberme emocionado tanto. Las historias de esta gente bonita, porque son las personas más bonitas que puedo imaginar, siempre me dejan el corazón chiquitito y me entran ganas de protegerlas del mundo, meterlas en una cajita de cartón con algodón para que no pueda pasarles nada feo.

  2. 2
    Juana dice:

    Mi padre fue voluntario para defender la república, murió hace 11 años, mi madre acaba de dejarnos con casi cien años los cumplia el dia dos de diciembre, papá nos relataba muchos hechos parecidos que nos encongian el corazón, hace mucha falta que estas cosas salgan a la luz para estas generaciones que han vivido tan holgadamente y que ahora se les vienen los problemas encima, que puedan saber aunque sea por los libros,lo que fue padecer y sufrir , todavía ahora dentro de nosotros está la inseguridad de poder expresarnos libremente.

  3. 4
    Carolina Santucho dice:

    Conmovedor y Bello.¡Gracias por acercárnoslo!

  4. 5
    sergi bernal dice:

    Un bella crónica gracias. Ahora un proyecto más basto nos convoca, restaurar la vieja escuelita de Bañuelos de bureba para hacer un espacio físico de memoria entorno a Benaiges y a su técnica educativa.

  5. 6
    Elena dice:

    Voy a incorporar a mi texto ese enlace al proyecto de restauración de la escuela de Bañuelos.
    Muchas gracias por tu labor, es tan necesaria…

  6. 7
    Lalit dice:

    Moltes gràcies per aquesta història tan trista i bonica.

  7. 8
    Pepe Luis ZAPATA dice:

    Hermosa y pedagógica experiencia educativa la del excelente maestro: Antonio Benaiges .Para las personas del interior, ver el mar era un gran acontecimiento.Y esto no pudo realizarse porque los del “Mas bueyes que aren y Menos escuelas” ganaron. Y el mundo de la educación, ciencia y la cultura lo pagaron muy caro.

  8. 9
    Kinm Bernal dice:

    Qué sorpresa y qué ilusión leer este post!
    Hace unos meses dí con una referencia a este libro. Lo busqué, lo leí, lo ví y lo sentí. Es una historia emotiva, como tantas otras olvidadas. Recuperarlas es una gran labor y hace mucho bien. El amor por la libertad, la educación, por ofrecer oportunidades a todos y por creer en la cultura y la inteligencia. La ilusión de un mundo aplastado por la sinrazón y el fanatismo.

    Por otro lado, la oportunidad que existe, con ese y otros métodos, de hacer de la educación y las escuelas lugares para sentir, participar y entender el mundo desde la experiencia propia, opinando y sintiendo. Cosas que hoy en día, con la LOMCE y otras leyes, están a millones de kilómetros de distancia.

    Gracias por el libro a sus autores, que además está bellísimamente editado, con unas fotografías de Sergi Bernal maravillosas (por cierto, que somos familia).

    Muchas gracias igualmente por el post.
    Un placer

  9. 10
    natalia dice:

    Nunca Más” “Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos” El silencio a veces se oye muy fuerte. El olvido es la anulación de la existencia… algo muy en contra de nuestra ley natural de vida. Por Antoni, por todos los demás, y por nosotros mismos, desenterremos también el olvido. Es un acto de amor. Gracias una vez más Elena. De a pocos, se va construyendo un equipo… siempre…

  10. Pingback: El maestro que prometió el mar | descuaula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>