Desmelenarse

sarah green

Ilustración de Sarah Green

 

Este post se iba a llamar “No es lo mismo intimidad que humanidad” pero al final me he decidido por “Desmelenarse”. ¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra? Este post va de desmelenarse en humanidad. Ahora me explico.

Este es un tema que sale mucho en los acompañamientos, con los emprendedores que están deseando tener más presencia sobre todo en redes sociales, pero pienso que es un tema universal, de cualquiera que socializa por internet. Muchos comentan que les crea cierto malestar tener que “mostrarse” para obtener presencia, que prefieren preservar su intimidad, no tener que hablar de sí mismos. Mi feeback aquí es el que he comentado al principio: no es lo mismo intimidad que humanidad. Personalmente conecto más con aquellas marcas o aquellas personas que en internet (y en la vida) transmiten su humanidad, y con esto no me refiero a que sean  “superbuena gente”,ahí no voy, me refiero a mensajes en los que se perciben las imperfecciones, las fragilidades, la vulnerabilidad, las virtudes también ¿porqué no? La humanidad, así de simple. 

Respecto a la intimidad, el límite lo pone cada uno donde quiere. No quien más muestra necesariamente es quien más conecta, el que más conecta es el que es de carne y hueso, el que es uno mismo, con todas las consecuencias, el que se desmelena en humanidad, quien no tiene miedo a mostrarse tal y como es, quien conecta.

Dicho esto también hay otra cuestión: ser UNO mismo no quiere decir ser siempre EL mismo. Todos somos varias personas a la vez, no siempre tenemos ganas de hablar, de compartir, hay días que no quieres chácharas, hay otros que hablas con todo dios, nuestros estados de ánimo son cambiantes, incluso a lo largo de un mismo día, eso también es humano.

Pienso ahora en una de mis mejores amigas. Llevábamos ya como diez años carne y uña y aun no nos habíamos contado apenas nada de nuestras vidas. Eramos íntimas en humanidad, en corazón y alma diría yo, más que nada, por eso conectábamos tanto (conectamos).

Internet es un espejo y nuestras marcas también son un reflejo, y eso se percibe más allá de lo que cuentas o no cuentas. Hay una frase que describe esto muy bien, de esas que ruedan por redes sociales, la que dice algo así como: No te recordarán por lo que hiciste o lo que dijiste sino por cómo se sintieron contigo (cita inexacta, soy humana). 

 

13 respuestas a Desmelenarse

  1. 1
    Heva dice:

    Me encanta la reflexión de hoy ;)
    Besosss

  2. 3
    Caroline dice:

    Me ha gustado mucho la reflexión de hoy. Aunque a mi me ha pasado más bien al contrario. Tenía un blog, necesitaba compartir con los demás mi humanidad, pero precisamente como la gente me ponía nombre y rostro me costaba mucho mostrar realmente quien soy, sobretodo por no saber poner el límite de la intimidad. Así que abrí otro blog, utilicé a Caroline como mi alter ego y me siento mucho más cómoda expresando mis emociones. El “anonimato” te da cierta libertad, aunque lo curioso es que en este blog cuento mucho más de mi, de cómo realmente soy que en el otro. Feliz día de puente!

    • 4
      Cristina dice:

      es la prueba Caroline de lo que digo, lo que conecta es la humanidad, da igual que sea a través de tu persona o de un alter ego que te hayas creado ;))
      un abrazo, feliz día de puente para ti también!

  3. 5
    Marga dice:

    Me ha encantado el post! Todos somos diferentes, de nuestra madre y padre, y por tanto es inevitable que haya millones de reacciones y disposiciones diferentes. La humanidad es principal, es la que abre la puerta de la afinidad con alguien o algo. Eso es indiscutible. La intimidad es, inevitablemente, desde mi punto de vista, parte de la humanidad que derrochas, sólo varía el modo de mostrarla. En mi caso, compartir mi intimidad con los que tengo esa conexión de humanidad es como respirar, es una necesidad. Y me gusta saber de los demás, quizás porque me interesa la gente y sus vidas, sus sentimientos, sus ilusiones… No hay nada más triste que sentirte invisible y muda… Claro, que esta soy yo… mi hermano es diametralmente opuesto, hermético, cerrado, y me enerva no saber qué piensa, que siente, cómo es… Pero como dije, cada cual es un mundo y la variedad es riqueza!

  4. Me ha encantado no sólo la ilustración , sino también tu reflexión. Desmelenémonos un poco :) Feliz Día
    http://tusacotermico.com

  5. 9
    Montse Llamas dice:

    Me ha gustado y me ha servido de mucho la reflexión de hoy. Es algo en lo que pienso mucho, pero que nunca había sido capaz de explicar con tanta claridad.

    Me gusta la gente que se muestra, que comparte su humanidad en internet y sobre todo en la vida real, pero eso no tiene por qué significar estar contando sucesos de la vida, y menos si implican a otras personas, como familiares o amigos. Saber esos detalles no es lo que me hace sentir cerca de alguien.

    +besos

    • 10
      Cristina dice:

      Así es Montse, es la humanidad lo que nos hace conectar con alguien, algo más grande que los hechos individuales. Un abrazo!

  6. 11
    Carmen dice:

    Muy bueno, da que pensar, es la eterna lucha, que mostramos y cuanto, que contamos y con que. Aunque también se cuenta sin hablar, creando, con nuestro trabajo, con la lucha, con el aprendizaje, los cambios.

  7. Me ha encantado tu reflexión, yo estoy en ese proceso de mostrar – mostrarme en las redes sociales y me cuesta, me quedo un poco perdida pero quizás todo sea tan fácil como desmelenarse en humanidad ( Me ha encantado esta expresión!! ), ser uno mismo en lo que hacemos y en lo que decimos….simplemente…complejamente…humanamente…

    Al final todo es más sencillo de lo que parece y todos nos parecemos más de lo que parece… La belleza de lo imperfecto y lo cotidiano supera a cualquier pinterest de punta en blanco ;)

    Muchas gracias por estas reflexiones tan llenas de verdad y humanidad, me ayudan mucho a seguir dando pasitos por internet valorando lo verdaderamente importante, GRACIAS!

  8. 13
    Garbiñe dice:

    Qué bien encontrar alguien que habla de este tema, gracias, creo que es la eterna duda y en buscar el equilibrio estará el arte de cada una.
    Lo que me parece terrible es utilizar niños-familia-intimidad como gancho de venta, mostrar más “humanidad” de la real, pecar de sobredosis de “amor, cariño…”.
    Supongo que probar y errar nos enseña cuál es nuestro estilo.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>