El poder de la palabra

001-anuskaallepuz-segredos_800

Ilustración de Anuska Allepuz

“Un día, mirando desde la ventana de mi aula a los niños que jugaban en el patio, libres, felices, se me ocurrió compararlos con los que tenía sentados delante de mí en sus mesas, obedientes, resignados, sin ideas, mientras que los de ahí abajo estaban vivos, rebosantes de fantasía. Desde aquel día dije basta a un viejo tipo de escuela, la escuela autoritaria en la que yo mandaba y los niños obedecían y empecé otra en la que liberando a los niños me liberaba a mí mismo, daba sentido a mi propia vida y dejaba de hacer de ellos pequeños esclavos”.  

Estas son palabras de Mario Lodi, pedagogo italiano que falleció en marzo de 2014 a la edad de 92 años. Lodi creía que el pedagogo no era un especialista en conocimientos sino un experto en conversar con los niños. Según él, los niños no debían ser “los sin voz”, sino que iban a la escuela a expresarse, pensar y crear. 

Gianni Rodari, escritor y pedagogo, también creía en el poder liberador de la palabra. Decía: “ ‘El uso total de la palabra para todos’ me parece un buen lema, de bello sonido democrático. No para que todos sean artistas, sino para que nadie sea esclavo”. 

En su poema “El cien existe”, Loris Malaguzzi reivindicava la expresión infantil utilizando múltiples lenguajes (cien) y lamentaba que los adultos les robaran noventa y nueve de ellos :

“Le dicen:

que piense sin manos,

que haga sin cabeza,

que escuche y que no hable,

que entienda sin alegrías,

que hable y se maraville

sólo en Semana Santa y en Navidad.” 

El uso de la palabra, junto con todas las otras formas de expresión que existen, es instrumento de libertad, es herramienta de descubrimiento, nos pone en contacto con el otro. Aprender a usar la palabra y a respetar la palabra del otro, he aquí uno de los principales objetivos que la escuela debería perseguir. Pero demasiado a menudo nos centramos en enseñar a escuchar y a repetir lo que la autoridad marca, consagrando el valor supremo del silencio, el respeto entendido como sumisión y la libertad como un peligro que aplazamos para luego, “cuando seas mayor”. 

Dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su prólogo que es “la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias”. 

Solo deseo un mundo donde la palabra sea libre y eso nos libere del temor. 

Elena Ferro

 

10 respuestas a El poder de la palabra

  1. 1
    Maria dice:

    Bonita reflexión, bonita persona…bonita manera de empezar el fin de semana.

    Gracias.

  2. 3
    Marga dice:

    Precioso texto! La palabra libre cada vez está más comprimida-estreñida-parcelada y lo más triste es que los niños maman esta constricción desde pequeños… No lo entiendo y no me gusta!… Veo la caja en la que mi hija aprende en el colegio y me agobia a mi saberla tan comprimida a unas ideas y formas… Y escucho atónita los comentarios de otras madres de cómo hay que “despertarlos” a la realidad… qué realidad? porque la de un niño no es!!!… Claro que quiero que mi hija se forme y aprenda, pero con gusto, divirtiéndose y atraída por el saber y aprender cosas interesantes… No me gusta la palabra constreñida… no me gusta este modo de vida constreñido.

  3. 5
    Nuria Padrón dice:

    Precioso documento. Lo comparto y lo aplico sólo quiero puntualizar que el silencio es igual de importante que la palabra. Necesitan estar en amor y compañía. Defiendo la palabra como defiendo el silencio, necesario para la concentración, para la escucha activa, para ceder la palabra, para pensar, para crear… A veces, la necesidad de silencio en el aula puede confundirse con castración de la expresión y no, es una necesidad cuando un mismo espacio es compartido por una treintena de personitas ávidas por comunicarse. Qué necesario sería poder empezar por reducir ese número.
    Nuria Padrón.

  4. 7
    maite dice:

    Una reflexión preciosa y tan sabia, lastima que muchos de los que creemos en ella no nos pongamos a reivindicar que queremos esto para nuestros pequeños.

    Siempre es un gustazo leerte

    Un abrazo

    Maite

    • 8
      Cristina dice:

      gracias, Maite, habrá que comenzar a reivindicarlo, nosotras lo hacemos en forma de textos, y esperemos que mucho más conforme podamos ;)) un abrazo!

  5. 9
    susana dice:

    Hermosa y profunda reflexión apoyada en el pensamiento de Lodi y Malaguzzi…seria muy interesante pensar como llevarla adelante desde bebes o sea antes de que aparezca la palabra hablada

  6. 10
    claudia dice:

    Necesitamos que esos pensamientos vuelen y lleguen a mas personas… necesitamos mas niños libres y llenos de amor. Tenemos el futuro en nuestras manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>