¿Enfadarse? Sí, gracias

quote kireei 6

 

El título de este post podría parecer contradictorio con el de la semana pasada que era “Cómo dejé de estar enfadada con la gente”.

En aquel post comentaba que hacer las paces con la vida me ayudó a dejar de enfadarme con la gente, es decir, solucionar el macro me ayudó a gestionar el micro.

Pero hubo algunos comentarios que explicaban que enfadarse también era conveniente, y de hecho al final del post yo misma también lo decía, que no estar enfurruñada con el mundo no quiere decir que no te plantes y des un puñetazo en la mesa de vez en cuando.

Y de esto va este post de hoy. Porque así como yo he sido la eterna enfadada con la vida, también he sido de las que han tragado carros y carretas sin enfadarme, sin decir ni mú. Puedo hablar de los dos casos porque soy una digna representante de los estragos que causan los dos casos.

Y he tragado carros y carretas por miedo, por inseguridad. El miedo: el causante de la mayoría de nuestros males.

Mejor no enfadarse, mejor no decir cómo te sientes por si acaso te dejan de querer, por si quedas mal, por si está fuera de lugar, por si te apartan del grupo, por si, por si… así actúa el miedo, prevé el futuro de manera catastrófica. Y no nos deja expresar alto y claro lo que realmente queremos, lo que necesitamos en cada momento, cuando chocamos con las necesidades de los demás.

Así es que sí. ¿Enfadarse? Sí, gracias. Enfardarse es sano, protestar, reivindicar, indignarse y poner límites. Decir que no, sin miedo, o decir que sí, sin miedo. Decir quien eres y qué necesitas, aunque sea con el morro fruncido.

 

 

2 respuestas a ¿Enfadarse? Sí, gracias

  1. 1
    Maria dice:

    Querida Cristina.
    Otra vez de acuerdo contigo. De lo que hablas se llama falta de asertividad. Yo al menos padezco de ella. Soy incapaz de decir si algo o alguien me ha molestado, pero esa incapacidad deriva al final en rencor y enfado permanente con la vida y la gente.
    Así que sí. Están íntimamente relacionados.
    Un abrazo

  2. 2
    Lourdes dice:

    Hola Cristina!

    Yo, al igual que tu, he tenido muchos problemas de relación por culpa de no PONER LIMITES, decir que NO, o mostrarme enfadada. Hice un parón, me puse en manos de un profesional que me hizo reflexionar, conocerme. Vi cosas que me gustaron, otras muchas que no y otras que me sorprendieron. Duro. Pero finalmente soy otra persona; mas madura, reflexiva, valiente e inmensamente feliz!!! Hasta el punto que ahora en el trabajo (rodeada de hombres) me tiene hasta miedo! Jajaja! Y mido solo metro y medio! Jajaja!!!

    Besote!
    LOURDES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>