¿Haz lo que amas?

17-4-2015 23.4.0 1

Ilustración de Creative Thursday

 

Mis talleres y acompañamiento en marketing en realidad tocan muchos más temas, no solo el arte de vender. Descansan sobre cuatro patas y solo una de ella es el marketing. Las otras tres son la creatividad, la gestión empresarial y la actitud personal. Cuesta dividirlo en compartimentos estanco, porque todo está entrelazado, al igual que la vida y el trabajo también lo están. Lo llamo marketing de manera global pero para hacer posible un emprendimiento conviene cierta solidez también en las otras tres patas.

El post de hoy estaría situado en la pata de la actitud personal y por eso pienso que os puede interesar a todos, independiemente de que tengáis un proyecto emprendedor o no.

Últimamente, como sabéis, se difunde mucho la idea de que la clave de la felicidad, tanto en el trabajo como en la vida, es hacer aquello que nos apasiona, lo que más nos gusta. Cientos de mensajes de este estilo pueblan internet: “haz lo que te gusta, haz lo que te hace feliz, persigue tu sueño, imposible is nothing, si quieres puedes, love what you do, vive de tu pasión, y un largo etcétera más”-

Nada en contra de estos mensajes optimistas, yo soy muy optimista y me gustan, y me gusta perseguir mi sueño, y hacer lo que me gusta, y también digo aquello de imposible is nothing muy a menudo. Pero pienso que son incompletos, si no vas más allá y pueden generar también mucha frustración. 

Para mi hay una segunda parte a esta historia, y es una parte realista, porque no está reñido ser optimista y ser realista. La segunda parte al “haz lo que te gusta” para mi es “haz aquello que mejor sabes hacer”, “conoce cuales son tus virtudes, fortalezas y talentos”, “refuerza tus habilidades”.

Sé que esta segunda parte no suena tan poética como la primera, que puede sonar un poco a máster en habilidades empresariales, pero tengo bastante claro que es la unión de tu pasión + tus talentos lo que hace que la fórmula sea completa.

Al final nos vamos al entorno del conocerse bien, y de la otra cara de la moneda: el autoengaño. Esto ocurre mucho, el autoengañarse y perseguir una pasión para la que no tenemos talento. Y no hay nada de malo en formarnos y mejorar en aquello que nos apasiona, pero lo ideal es formarse y mejorar en aquello que naturalmente podemos mejorar.

Siempre cuento esta historia, chiste o anécdota que leí no se donde: “mi hijo ha sacado un cero en matemáticas y un diez en música”. ¿Y qué vas a hacer, ponerlo un profe particular de matemáticas, no?. No, ponerle un profe de música.

Ocurre algo curioso. Cuando llegas por fin a saber cual es tu verdadero talento, qué es aquello que puedes hacer sin cansarte, aquello en lo que puedes aportar más valor, aquello que te supone menos esfuerzo y que te nace naturalmente, se convierte automáticamente en tu pasión. Es entonces cuando sabes que estás haciendo lo que amas, aunque quizás la forma que haya adoptado no tenga necesariamente tanto glamour o no sea un proyecto en solitario o por cuenta propia.

Las dos cosas pues, talento y pasión son complementarias y necesarias, pero pienso que el camino no es de doble dirección necesariamente. La pasión no lleva siempre al talento, mientras que el talento sí que lleva siempre a la pasión.

A veces nuestros talentos y pasiones son obvios, pero muchas otras veces no y se necesita media vida para averiguarlo, por todo el ruido que se ha ido tejiendo alrededor nuestro a lo largo de la vida. Un ejercicio que recomiendo para apagar todo ese ruido y recuperar nuestra esencia libre de consideraciones que no tienen que ver con lo que verdaderamente nos importa es visualizarnos de niños, acordarnos de qué cosas podíamos hacer durante horas, absortos, o qué cosas valoraban más de nosotros nuestros amigos de pequeños. Y a partir de ahí ir tirando del hilo…hasta encontrar vuestra verdadera vocación y pasión. Vuestra esencia.

 

36 respuestas a ¿Haz lo que amas?

  1. 1
    Heva dice:

    Dibujaba, a todas horas =)
    Feliz finde ♥

    • 2
      Cristina Camarena dice:

      jeje, sabía que eras tu quien había dejado el primer comentario, mi niña. Dibujabas a todas horas, por eso tienes un sentido estético importante y por eso tienes paciencia, mimo, cuidado. Esos son tus dones (entre muchos más)

  2. 3
    Paukf dice:

    ¡¡ Completamente de acuerdo Cristina !! El optimismo sin crítica, sin pensamiento que lo sostenga detrás se desmorona a las primeras de cambio. Y con la pasión lo mismo. ¡Genial el artículo! Y felicidades por kireei :)

    • 4
      Cristina Camarena dice:

      Gracias!! me alegro de que te haya gustado. Es eso, optimismo sin realismo no funciona, uno ha de ser consciente de que todo es más complejo o más completo ;)) un abrazo!!

  3. 5
    Maronasc dice:

    Yo también dibujaba y me encantaba jugar ¡¡¡con planos de casas!!! Últimamente pienso que hubiera sido una buena arquitecta de interiores/decoradora si no me hubiera(n) convencido de que era mala para las matemáticas… En fin, ahora ya es demasiado tarde ;-)

    • 6
      Cristina Camarena dice:

      Solemos ponerle a nuestras pasiones y talentos una etiqueta: arquitecta, médico, abogada, y eso es también un problema. Quizás al final es arquitectura lo que hubieras podido hacer pero con tus talentos y pasiones a la hora de dibujar y hacer casas tienes que escarbar qué hay debajo, qué virtud: la estética? la constancia? el trabajo para los demás? y a partir de ahí se amplían totalmente las posibilidades.

  4. 7
    Ana dice:

    Me ha encantado el post! Versa sobre una temática acerca de la que he reflexionado mucho porque soy del grupo de los que aún no han encontrado ese talento que te lleva a hacer las cosas sin cansarte. ¿Crees que todos tenemos uno de esos talentos? Gracias!!

    • 8
      Cristina Camarena dice:

      Hola Ana, sí, creo que todos tenemos talento, porque nacemos con un impulso nato, una energía de vida que nos hace volcarnos en ciertas cosas. El problema es el ruido que no nos deja verlo.
      A veces el talento nato es la paciencia, o el don de saber escuchar, o la empatía. Esto lo tienes que combinar con algo más que también te vaya bien, con algo que sea monetizable, para convertir tu mayor talento en profesión.

  5. 9
    Lorena dice:

    Esa recomendación de volver a la infancia y observarnos, me ha llegado…
    La voy a poner en práctica.
    Gracias por estos posts tan inspiradores.
    Un beso.

    • 10
      Cristina Camarena dice:

      Me alegro de que te haya gustado. De niños hacemos lo que verdaderamente nos nace, porque aún no hemos recibido demasiado ruido, del ruido que nos lía. Un abrazo!!

  6. 11
    Gema Espinosa dice:

    No podría sentirme más en sintonía con este post.

    Sin duda, este es el punto de vista que funciona en la vida real. Comparto la idea de que me guste tener mensajes positivos a mi alrededor, pero es necesario que los dotemos de sentido con la reflexión a la que invita al post.

    Me lo guardo porque me parece un post de lo más especial…

  7. 13
    pececito arcoiris dice:

    Estoy tan de acuerdo contigo… El problema para muchos de nosotros es el que conentas, saber cual es tu talento..Además que después de toda una vida pasada pensando que no tienes ninguno en especial se hace bastante cuesta arriba….
    Lo de intentar hacer una profesión de ese talento ya me parece otro talento, jajaja.
    Mil gracias por tu post.

    • 14
      Cristina Camarena dice:

      sÍ, a veces es difícil, porque tenemos mucho ruido acumulado a lo largo de los años, por eso es importante ir quitando capas, para encontrar finalmente lo que más nos nace hacer. Un abrazo, pececito!!

  8. 15
    Núria Riambau dice:

    Muy acertado el escrito. Como dice alguien, encontrar tu talento es otro talento… ;-) Aunque también opino que, a la hora de emprender, los talentos se trabajan, o se complementan con talentos ajenos: las sinergias son muy enriquecedoras. Tal vez esté equivocada pero yo creo mucho en la perseverancia.

  9. 17
    Maria de las Mercedes Baum dice:

    Excelente post, me llega de cerca. Abrazos desde Argentina.

  10. 19
    virginia dice:

    Hola Cristina, te iba a escribir, por la mañana, pero el día está siendo bastante agitado, hoy hemos madrugado un montón, aftas en la boca de mi princesa y para no molestar a los vecinos, a las 6 ya estábamos dando un paseo, viendo amanecer al lado del mar, lo cierto es que ha merecido la pena. Es mi cumple y hemos ido a almorzar, he sido afortunada hoy he tenido canguro, para un ratito para mi. Y ahora, que todavía corre por mis venas el cava, te vuelvo a leer, y yo lo diría al revés, creo que el éxito personal de la vida, llega cuando “amas todo lo que haces” , ésto lo digo con mirada retrospectiva, es una actitud ante la vida, Ahora me viene a la mente, los post de Helena sobre educación, a veces creemos que con educación, y actitud podemos modelarnos, pero cuando en nuestro ser venimos con una carga genética, ufff qué dificil batallar con ese elemento más, el primer enemigo, ese creo que es un lastre que algunos con los años consiguen quitarse. Yo lo veo en mi hijo, si tengo un hijo que es un crack, pero de
    genética perfeccionista, cualquiera pensaría qué bien, le gusta hacer las cosas bien, no bien, no, perfectas, era la envidia de todas las mamás, sus trabajos eran impresionantes. Pero yo sabía lo que él sufría, porque era perfecto o lo rompía. Todavía conservo un dibujo de una lata de guisantes, era una fotografía. Sus profesores de arte lo admiraban. qué distintos somos..
    nena, que me enrollo, en este punto que llevo, me viene a la memoria los versos de Jaime Gil de Biedma, del consul de sodoma, “que la vida iba en serio, uno empieza a comprenderlo más tarde” Feliz día!!! ni releo, adeuuuuu

    • 20
      Cristina Camarena dice:

      Gracias por tus reflexiones Virginia, está claro que cada niño es un mundo. Tu lo sabes muy bien ;))
      un abrazo!

  11. ¡Muy bueno! Me ha encantado sobre todo el final. Yo, de pequeña, siempre estaba escribiendo como una posesa. Ahora, soy traductora :)

  12. 23
    Blanca dice:

    Muchas gracias por tu post…estoy totalmente de acuerdo con la gran mayorìa de cosas ;)
    La frase del profe de musica me ha recordado a mi infancia… Si bien es cierto que cada persona tenemos nuestras habilidades, tambièn es segùn còmo nos las enseñen. Cuando tenìa como 11-12 años estaba frustradisima por las matemàticas, sacando notas muy, muy malas… mis padres me llevaron a un profesor particular que al cabo de un tiempito empezò a agarrarle la onda de còmo aprendìa yo… pasè de sacar notas como 1 ò 2 en los exàmenes a sacar 9 y 10… empecè a comprneder el mundo matemàtico gracias a este profesor que supo sacar lo mejor de mi! ;)

    Perdòn por las tildes al revès pero no me funciona la tecla de la tilde normal ;(
    Gracias1
    feliz dìa!

    • 24
      Cristina Camarena dice:

      la manera como nos enseñan las cosas también hace que descubramos mejor quienes somos, así es, Blanca ;))

  13. 25
    Natalia dice:

    Me encanto tu reflexión Cristina! Las palabras justas! Gracias por compartirla! Abrazo!

  14. 27
    May dice:

    Un Post super interesante e inspirador. Se me ha quedado especialmente grabado lo de volver a nuestra infancia para encontrar aquello que hacíamos sin esfuerzo alguno. Lo estoy aplicando. Enhorabuena por esta fantástica Revista y también por tus magníficos consejos. Un beso ♥

  15. 29
    Blanca Rabadán dice:

    Soñar, imaginar y dibujar!
    Creo que sigo siendo la misma jeje.

    • 30
      Cristina Camarena dice:

      En esencia todos seguimos siendo los mismos, lo malo es cuando no sabes cual es tu esencia, por todo lo que lo tapa. Un abrazo, Blanca!

  16. 31
    terenya dice:

    A veces no puedes trabajar de lo que amas… y no te queda otra que trabajar en algo que no amas… pero gracias a ese trabajo puedes tener los momentos para hacer lo que amas. Eso es importante también.
    Me ha encantado. :-)

  17. 33
    Isabel dice:

    Hola Cristina:
    Muy sabias tus palabras. Me ha gustado mucho. Tengo un amigo que me explicaba que cuando tiene un problema o no sabe resolver una situación o que hacer ante un dilema, piensa en que haría, que pensaría o que desearía si volviese a ser niño. Es que a veces nos perdemos y no sabemos escucharnos.
    Hasta pronto.

  18. 35
    Ana Villanueva dice:

    Muy bonito, yo también soy optimista/realista. Algún día llegará el momento en que haga solo lo que más me gusta y para lo que tengo talento? No lo sé, pero me pillará intentándolo.

    Besos

  19. 36
    Cigi dice:

    De pequeña leía y dibujaba lo que leía. Estudié una carrera de ciencias porque me encantaba y luego empecé a trabajar. Y me perdí. sigo buscando qué hacer con mi vida. Me pregunto si daré algún día con la respuesta. Gracias por el post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>