La Alicia de Lola Anglada

                          

Hace un par de días os hablaba de una biblioteca de clásicos que me había robado el corazón. En muchas ocasiones hemos reseñado aquí en Kireei libros que nos gustan, y yo particularmente he insistido varias veces en la importancia de la biblioteca casera, del tesoro que representan ciertos libros (sobre todo cuando son descatalogados y nos quedamos con ellos, como obras que podemos disfrutar ahora y también como legado para nuestros hijos).

Los libros imprescindibles son aquellos que, cuando los descubres, necesitas conservarlos antes de que desaparezcan de las librerías (quien sabe durante cuanto tiempo, a merced del criterio de los editores). Y también aquellos que sabemos (o esperamos) que jamás van a dejar de reeditarse pero que son clásicos de gran valor. Incluso ahora, cuando el libro electrónico quiere despegar, el papel tiene un valor que los bits y su soporte tecnológico no pueden sustituir.

Muchas veces, cuando hemos hablado aquí de algunos de estos libros, algunas personas nos han preguntado dónde podían conseguirlos, o nos han contado que habían ido corriendo a su librería habitual para comprarlos. Para facilitar la tarea a aquellos lectores que no tengan una librería cerca, y porque nos apetece mimar nuestra pequeña tienda de objetos bonitos, hemos abierto en la sección de libros una Biblioteca de imprescindibles, en la que pondremos a la venta buena parte de los libros que vayamos reseñando, aquellos que consideramos recomendables sin duda alguna. No están todos los que son, pero son todos los que están.

 

·············································································

 

 

Alicia en el País de las Maravillas
Lewis Carroll

Hemos inaugurado esta Biblioteca de imprescindibles con unos pocos títulos, y el primero que vamos a reseñar es Alicia en el país de las maravillas. Se trata de una edición de Juventud, con ilustraciones de Lola Anglada y traducción del dramaturgo Juan Gutiérrez Gili (la primera traducción de la obra al castellano, datada en 1927). Al valor histórico de la traducción se unen las lustraciones de Anglada, cuya aportación es muy importante ya que se trata de una visión mediterranea en medio de un universo de ilustraciones de Alicia dominado por autores anglosajones.

 

 

Lola Anglada nació en 1893 en Barcelona y su obra se encuadra en el movimiento noucentista, especialmente por su vocación europeísta, moderna, urbana pero orgullosa de sus raíces, dentro de la tradición clásica y mediterranea. Lola Anglada cultivó durante su vida dos facetas artísticas: ilustración y literatura. Colaboró con Hachette y otras editoriales francesas y pasó varias épocas de su vida en París. En 1925 fundó la revista La Nuri, y publicó varios libros para niños con dibujos y textos propios. Tras la guerra civil, se retiró de la vida pública. Murió en 1984, y desde entonces, numerosas escuelas han sido bautizadas con su nombre. Podéis saber más acerca de Lola Anglada en lletrA (espacio de literatura de la UOC) y escriptors.cat (ambos enlaces en catalán).

 

 

Alicia en el país de las maravillas es una de las mejores obras de Lola Anglada en el campo de la ilustración, y consigue extraer lo que hay de universal en el personaje de Alicia sin traicionar en absoluto la imagen forjada a través de los anteriores ilustradores (especialmente Tenniel y Rackham, los más conocidos) pero aportando una visión muy personal y original.

Además, es una Alicia morena, igual que Alice Liddell, la niña a la cual el reverendo Dodgson regaló el manuscrito original, ilustrado por él mismo. Charles Dogdson, verdadero nombre de Lewis Carroll, inventó la historia para Alicia y sus hermanas (hijas de un amigo suyo) una tarde de 1862 en un paseo en barca por el Támesis. El cuento fue tejido a base de juegos de palabras, canciones populares inglesas, frases hechas, mucho sentido del humor y amor a lo absurdo. Estos ingredientes, combinados con el genio de Carroll, dieron lugar a una obra maestra. Y ahora que se avecina una ola de aliciamanía, gracias a la película de Tim Burton, nos parece que no está de más poner el ancla en la obra original en prevención de posibles excesos aliciamaníacos…

 

Fijáos en la cara de la carta. ¿No os recuerda muchísimo a los muñecos de Pilarín Bayés?

 

     

 

 

Por todos estos motivos, esta Alicia en el país de las maravillas tiene un lugar de honor en nuestra Biblioteca de imprescindibles. Esperamos que os guste tanto este libro como la selección de imprescindibles que iremos completando mes a mes.

 

2 respuestas a La Alicia de Lola Anglada

  1. 1
    agullesdecap dice:

    siempre me han encantado las ilustraciones de Lola Anglada

  2. 2
    gloria dice:

    Es importante Elena lo que tu dices, el valor de los cuentos clásicos y de todo libro en verdad, no será superada por la tecnología,ésta última también es fundamental pero cumple quizás otro rol, sin embargo no quitará nunca el placer de tener en tus manos y hojear un buen libro y echar tu imaginación a volar o la rica intimidad de leer un cuento a tu hijo.Me gusta muchísimo que nos recomienden cuentos,ilustradores, estilos sensibilidades pues enriquecen suavemente nuestras vidas. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>