La bicicleta en Kireei magazine 3. Envíanos tu experiencia

Foto de Mònica Bedmar  para Kireei magazine 2

¿Ha cambiado vuestra vida la bicicleta? A lo mejor no un cambio radical, pero si un pequeño cambio. O quizá no ha cambiado nada porque siempre ha estado presente.

¿Habéis empezado a ir al trabajo en bicicleta? ¿La usáis en vacaciones? ¿Viajáis con ella? ¿Usáis algún servicio público de bicicletas en vuestra ciudad? ¿Habéis descubierto una nueva forma de vivir la bicicleta en un viaje, en un traslado a otra ciudad? ¿Os habéis reencontrado con la bicicleta al tener hijos?

Estamos buscando testimonios de personas que tengan algo que explicar acerca de su relación con la bicicleta. Una anécdota, un cambio de rutina, una afición, una reflexión, una experiencia, un recuerdo… Queremos llevar la voz de nuestros lectores al número 3 de la revista de Kireei, que saldrá a la venta este otoño e irá dedicado a la lentitud. ¡Podéis participar aunque vayáis muy rápido en bicicleta! 

Escribidnos a cris@kireei.com

17 respuestas a La bicicleta en Kireei magazine 3. Envíanos tu experiencia

  1. 1
    JOAN ALBORCH dice:

    La bicicleta es mi medio de transporte habitual en bcn. Por 80€ tienes una de segundamano en muy buen estado con cambio de marchas, cesto delante y portapaquetes (Las de biciclot). Imprescindible candado de 90€ . Se puede subir en el metro con ella entre las 10h y las 16h.
    Con un par de alforjas puedes hacer turismo/vacaciones a buen precio y con niños un placer.
    Mirar la web http://www.encuentrillos.org.
    Estoy planteandome dejar mi coche y apuntarme a coche compartido.
    salut

  2. Yo hace unos 3 o 4 meses que uso la bici para ir al trabajo y la verdad es que me encanta. Ir en bici me hace sentirme más contenta y eso nunca viene mal sobretodo si vas hacia a la oficina. Desde entonces apenas cojo el coche y eso a mi bolsillo también le encanta :)
    Os recomiendo esta web para de inspiración para pedalear: http://lavidaenbici.com/

  3. 3
    TereGB dice:

    Hace solo dos meses que utilizo la bici. Para mi forma parte de un cambio de vida puesto que me ayuda a ser más autónoma. Empecé pidiendo una por Facebook, por una cuestión económica y para probar… (gracias de nuevo M.H.) y el primer día que la cogí…uahhhuuuu! esa sensación de aire en la cara… que no tenía desde que era niña….
    Recordé mi primera bici, una BH, de segunda mano, naranja… con la que me pegué una leche contra un muro de la que mi hombro derecho conserva el recuerdo como si de una vacuna se tratara. Bueno seguro que me pegué más, pero recuerdo esta y el susto que me llevé…
    Ahora tengo un coche compartido para momentos que lo requieren y una bici prestada para ir a trabajar, pasear…
    Cuando voy en bici me siento más libre, en contacto con la gente, siento el aire en la cara i….. uahhhhuuuu… las bicis no son solo para los niños o niñas, ni solo para el verano…

  4. 4
    MªElena dice:

    Yo hace muchos años que no utilizo la bici, pero de pequeña y jovencita era mi medio de transporte favorito. Al empezar a leer este post enseguida me ha venido a la cabeza mil historias vividas con mi bici, cual más divertida… Pero una me encanta, fue la que viví con mi hermano Pepe, quizá él tuviese 12 años y yo 7, me llevaba en su bici, como muchas otras veces, a jugar con sus amigos o a comprar el pan, cuando de repente un policia municipal nos hace el alto (hace más de 30 años de esto, lo recuerdo perfectamente y no puedo evitar dejar escapar una carcajada cada vez que lo pienso), mi hermano para y le pregunta al municipal qué pasaba, el hombre ni corto ni perezoso nos pide los papeles del vehículo, ninguno de los dos nos podiamos aguantar la risa, nos dijo que nos iba a denunciar por ir los dos montados en la bici, que eso estaba prohibido, se puso firme hizo el saludo y sacó el cuaderno del bolsillo, tras una larga discusión intentando explicarle al municipal que era una bicicleta no hubo manera que entrara en razón y me tocó bajar de ella, mi hermano me dijo que le esperara en la esquina siguiente y así lo hice, cuando llegó se tiró por los suelos riendo a carcajadas y gritando “está como una cabra”.
    Han pasado muchísimos veranos desde ese día pero nunca olvidaremos al Camarada Llobell, fue así como nos dijo que teníamos que llamarlo.

  5. 5
    marietas dice:

    Mi ciudad siempre ha sido el mejor espacio para moverme con mi Vespa, y ha sido así desde que tengo 17 años!! o sea unos cuantos años circulando en un trasto nostálgico y encantador.
    Pero ahora mi vida está sufriendo cambios forzados, mi corazón esta un poco más triste pero también más fortalecido y eso ha cambiado mi vida en muchas cosas: una de ellas es que mi pobre Vespa está siendo sustituida por la bici de una de las personas que mas he querido en el mundo y que ahora ya no está conmigo.
    Para vivir su recuerdo, para cuidar el planeta y también a mi misma.. creo que en eso he salido ganando!!
    Y además en la lentitud Kireei se encuentran muchas cosas personales… aunque una no sea lenta de mente!! a que si??
    ;)

  6. 6
    Sarah Gibran dice:

    Yo quiero aprender a ir en bici, a veces paseo en ella imaginariamente jejejeje no hay caidas, pero no es tan divertido. Mi precioso amor me ha prometido que me enseñará éstas vacaciones, he intentado coger la de la niña, pero …se me queda pequeña o tengo el culete demasiado grande jejejjeje Una cosa pendiente para hacer, ir en bici sin pegarme el tortazo del siglo y sin agredir a nadie, es un buen propósito … :-))
    Un abrazo

  7. 7
    alvaro sanz dice:

    Como bien dices Cris, en mi caso ha sido el pequeño Nanook el que me ha puesto las pilas… ahora al despertar cada día de la siesta mira el cielo y dice: “Papá, hoy no llueve, vamos con la bici a ver las vacas?” y es que he descubierto una nueva forma de perderme por rincones de esta nueva aldea que habitamos… con la bici y el pequeño Nanook sentado en la sillita trasera pidiéndome que toque la bocina si se acerca algún tractor, un coche, o alguna de las vacas que encontramos por el camino…
    El problema es que a él 12 km le parecen poco y a mi, a diferencia de mis años mozos, por ahora, me parecen una eternidad…

  8. Yo hace un mes, q me compre una bici nueva, y me cambio la vida… Tengo 2 nenas, una de 1 año y otra de 4 años, y salir a comprar, o dar una vuelta era todo un acontesimiento. Habia q preparar el cochecito, no ir muy lejos porq se cansaban, y tardebamos mil años en hacer 10 cuadras… Asi q decidi comprarme una bici y colocarles 2 sillitas, una adelante y la otra atras… Desde q la tengo q vamos a todos lados, mucho mas rapido, sin tanto preparativo, a ellas le encanta!…
    A mi la bici me dio LIBERTAD!

  9. 9
    Almu dice:

    Tengo muchos recuerdos asociados a las bicicletas; sobre todo, de mi infancia, cuando jugaba al escondite en bici con mis primos y amigos, cuando me destrocé la rodilla en “la cuesta de la muerte”, o cuando le presté a mi prima mi pantalón favorito, uno rosa de campana, y se le enganchó en la cadena de su bici; qué disgusto! mi prima se cayó pero a mí lo que me molestaba era mi pantalón roto…!; más adelante, recuerdo un estupendo viaje de varios días rodando en bici por el valle del Altmühl, un río de Baviera; volví alucinada, aquello sí que era infraestructura al servicio de los ciclistas…; y más recientemente, un recorrido con toda la familia por el Canal du Midi, cerca de Carcassonne, una auténtica belleza pasear junto al agua protegido por los castaños centenarios, parando a tomar un polo de limón en las esclusas llenas de flores.
    Todos los años al volver de mis vacaciones me hago el propósito de ir a trabajar en bici. Me encanta empezar el día con el aire en la cara, sintiendo que me muevo con mi propia energía. Pero en cuanto empieza a refrescar y a nublarse el cielo, me entra la pereza y acabo aparcando la bici en la terraza. He visto un vídeo en la web que recomendaba alguien más arriba, sobre lo ridículo de hacer muchos trayectos cortos en coche. !Qué razón tienen!
    En fín, en septiembre volveré a intentarlo con más ganas… Estoy deseando que salga ese numero 3!

  10. 10
    irina dice:

    Mi novio me hizo el mejor regalo del mundo, con un lazo enorme, ya hace más de 5 años me regaló una preciosa bicicleta, y desde esa no me separo de ella, siempre voy en la bici, y mi ciudad es pequeñita y bastante llana, por lo que es una gozada pasearse con ella!!!

  11. Mi relación con la bicicleta siempre ha sido de idas y venidas. La primera BH, compartida con mi hermano y que sigo usando cuando voy al pueblo.
    La primera comprada, tuve que regalarla porque no encajábamos.
    Antes de buscar mi bicicleta ideal de nuevo, utilizo el servicio público de bicis de la ciudad. Van muy bien, pero lástima que no me atrevo a salir del carril bici!

  12. 12
    diana - nana pip dice:

    bueno, yo me compré una bici estupenda d segunda mano, traída d amsterdam, d paseo, verde, preciosa, empecé a ir a trabajar con ella con unas ganas y alegría renovada pero me la robaron, la tenía atada en un aparcamiento, no servirá para la revista, pero sí para q tengáis cuidado.
    besos.

  13. Como cada enero, enumere mi lista de buenos  propositos  para el año nuevo, entre los que inclui hacer un poco de deporte, dedicar  tiempo para mi y comenzar a reducir gastos. Y estos tres deseos se han hecho realidad gracias a la bici pleglable que me trajeron “los Reyes Magos”.
    Aunque  “Melchor” era un poco esceptico en cuanto a mi constancia como ciclista, ya que nunca he sido deportista, montar en bici en mi  trayecto al trabajo se ha convertido en  uno de los mejores momentos del dia. A pesar de las inclemencias del tiempo y problemas tecnicos varios ( pinchazos, ruedas frenadas…) ahi he seguido montando mi bici a diario, demostrandome a mi misma que los pequeños cambios en la vida pueden aportarnos grandes  beneficios! Ahora la bici ya forma parte de mi vida, y me empiezo a plantear ¿que nuevo objetivo quiero lograr para seguir mejorando mi vida?

  14. 14
    Carmen dice:

    Yo usaba mi bici para ir y venir al trabajo cada día. La había arreglado hacía unos meses y estaba funcionando como el primer día. Por aquellos entonces vivía en un estudio de 30 m2 y como no me cabía la bici, la dejaba fuera apoyada en la barandilla del patio interior y como vivía en un bloque donde “la gente era medianamente decente” (casero dixit) no pensé que tuviera que amarrarla con esos megacandados que había visto en la tienda. Cual fue mi sorpresa al levantarme un lunes y encontrar el vacío en vez de mi bici. Lloré, pateleé de rabia, de impotencia. Pero la bici no volvió.
    Hace unos meses estaba a la puerta de una cafetería esperando a una amiga. Cual fue mi sorpresa al ver salir del portal de al lado a un chico con mi bici. ¡No me lo podía creer! y en un arranque de no sé qué sentimiento, voy a hablar con él. “Perdona, ¿es tuya esta bici?” Me mira confundido, duda y sale una chica tras él: “La bici es mia”, me dice arrogante. Entonces le explico que esa bici era mía y que me la robaron de la puerta de mi casa, que la he conocido por el color, el sillín, el cuadro que se lo había cambiado cuando la reparé y era de segunda mano y sobre todo por el timbre, que era muy original. Y la chica me dice que no, que la bici es suya y que la compró hace cuatro años.
    “No te la voy a quitar, ni tampoco te estoy acusando de que la robaras tú. Solo quería que supieras que esa bici era mía. Y que la cuides”
    Dos semanas más tarde me cruzo con la chica por el carril bici. Miro mi bici con cara de pena y me doy cuenta que le ha cambiado el timbre. Como el Dioni, cuando se tiñó de rubio para que no le trincasen.

  15. 15
    TereGB dice:

    Hola de nuevo. Una recomendación de un CÒMICS I BICIS: http://www.entrecomics.com/?p=1475 sobre el còmic “Caída en bici” de Étienne Davodeau.
    “todos los personajes de Caída de bici nos demuestran que las caídas están ahí, que ni los niños, ni los adultos ni los viejos se salvan, pero que a pesar de todo, hay que levantarse y seguir pedaleando. Davodeau sin embargo dulcifica la situación del único modo posible: el amor”
    Deseo que os guste

  16. 16
    charramanguina dice:

    desde que era pequeña siempre andaba como loca por tener una bici,mi madre se resistía a que la tuviera y un día apareció mi padre con una enorme de color verde metalizada,preciosa!!!!! no me lo podía creer,allí estaba tan bonita sí y era para mí!!! tendría unos quince años,pero mi madre seguía sin dejarme usarla,vivíamos en la capital y le daba pánico por lo que podría pasarme,así que se quedó allí en la habitación y yo la contemplaba con tanto orgullo de tener una bici tan linda…hasta que un día desapareció,sin más.

    otro recuerdo maravilloso que tengo es de los veranos,como no,pasaba las vacaciones en un pueblito costero y con mi amiga del alma,nos cogíamos unas bicis prestadas de amigos y nos íbamos del pueblo a la playa,que era un kilómetro e íbamos cantando a gritos,nos agarrábamos de las manos,nos pegábamos unas carreras camino abajo sin usar los frenos a ver quien aguantaba más,nos reíamos mucho…ahí si disfrutaba de la bici,eran unos momentos únicos,aunque no fuera mi bici verde metalizada.

  17. 17
    Víctor Barro dice:

    Alguien dijo que la bicicleta era una forma increible de que con un pataleo circular se pueda avanzar en linea recta. En realidad, en la vida, creo que es en el único momento en que ocurre.
    Me encanta la bici porque significa movimiento pero a una escala humana. No la uso para los viajes trasatlánticos, ni para cruzar el país. Tampoco soy muy fan de echarme con ella al monte, para eso prefiero las piernas, aunque es cuestión de gustos claro.
    Pero en la ciudad, entre la gente, bajo el calor del verano, la bicicleta me convierte en uno más, sin más pretensiones que “avanzar despacio”, y eso me encanta.

    Comencé a pedalear con el fin de reivindicar espacio para una movilidad sostenible, por una ciudad más limpia, para una vida menos sendentaria, para unas calles más seguras.
    Con los años se ha convertido en imprescindible. No solo para mi, sino para cientos de personas que no pueden borrarla del paisaje urbano. Ya forma parte de nuestra vida, PEDALEAR se ha ganado un hueco en el imaginario colectivo junto a otros grandes verbos: Soñar, Crecer, Caminar, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>