Lo que es tuyo y lo que es mío, por Mireia Simó

monica ramos

Ilustración de Mónica Ramos

 

Leyendo a Cris en su post del domingo pasado, se me hizo presente una vez más, la idea de que somos seres relacionales, y que en cada momento vivido sacamos con el otro lo que necesitamos, experimentamos dolor en nuestras propias heridas y leemos lo ocurrido desde nuestra propia mirada.

Porque somos personas únicas, con nuestra propia idiosincrasia, y con nuestras particulares historias de vida. Por eso, resonamos de manera distinta ante cada acontecimiento vivido.

Cuando dos personas se juntan, con lo que sea que se comparta, un encuentro, una conversación, una relación más duradera, o un simple gesto, se crea un color nuevo. Si yo voy con mi azul y tú vienes con tu amarillo, crearemos un verde, que será único. Y ese verde me dolerá, me gustará, me producirá sensaciones agradables o no. Pero en cualquier caso será un verde exclusivo, que se habrá formado con mi azul de ese momento y con tu amarillo de ese mismo momento también.

El otro día me contaba una persona lo que le ocurrió estando en clase, en un curso de formación. El profesor hizo un comentario y ella lo vivió fatal, le entró una rabia y al mismo tiempo unas ganas de llorar, que no se pudo aguantar. En un primer momento contestó con enfado y luego no podía contener sus lágrimas, que caían a chorro sin control. Se sintió avergonzada y deseando desaparecer de allí cuanto antes. Se abrió la polémica en la clase y se montó un revuelo entorno a quién había tenido la culpa, formándose enseguida dos equipos: lo que estaban a favor del profesor defendiendo su comentario, y los que se sentían identificados con ella y querían salvarla de aquel drama.

Lo que pasó es que el profesor, con esa frase, le dio de lleno en una herida que tenía ella, en algo todavía por resolver. Hubiera sido muy fácil arremeter contra el profesor, pero ella, que empezaba a conocer su cuerpo, y estaba en un proceso terapéutico, y cada día más conectada con ella misma, y más consciente de su piel hacia dentro, sabía que lo que acababa de ocurrir tenía que ver con ella y con su historia.

Claro, que el profesor había hecho un comentario, pero resulta que solo ella había reaccionado de esa forma. Solo a ella le había hecho sentir todo aquello. Y aunque en un primer momento le salió rabia, si se hubiera quedado solo ahí, seguramente hubiera seguido lanzando comentarios de enfado contra él. Y entonces el profesor, hubiera tenido dos opciones: o quedarse con lo que le estuviera lanzando o saber reconocer que lo que estaba pasando allí no solo tenía que ver con su comentario.

En toda experiencia relacional, hay dos partes, siempre hay una responsabilidad compartida en aquello que ocurre. Si hay partes que yo no conozco de mí, o que las rechazo, las voy a proyectar fuera, las voy a criticar en los otros. Y además, seguramente las voy a hacer más grandes. Si yo puedo recoger lo que tiene que ver conmigo, y si soy capaz de no recoger lo que es de los demás, seguro que sufriremos menos.

¿Y qué es lo que nos puede ayudar entonces? Pues una vez más: la conciencia. Tener claro lo que es mío y lo que es de los demás, para no confundirnos, para no echar culpa donde no la hay, para asumir responsabilidad en nuestra parte, y para no comprar lo que no nos pertenece. Y así entonces, podernos encontrar con los demás de la manera más limpia y sana posible.

Porque el sufrimiento forma parte de la vida, pero sufrir gratuitamente y de más no tiene ningún sentido, sobre todo si es por algo que no tiene que ver con nosotros.

Mireia Simó Rel .Psicóloga. Terapeuta Gestalt. Especializada en Intervención Familiar e Infantil. Co-directora formación Técnicas Gestálticas Aplicadas a las Familias en el ITG (Instituto de Terapia Gestalt de Valencia).

 

 

5 respuestas a Lo que es tuyo y lo que es mío, por Mireia Simó

  1. 1
    Asun dice:

    Buenos días!
    Gracias Cris y Mireia.
    Creo que es una reflexión muy inspiradora, sobre todo para seguir andando…”taking the long way home”,,,,la conciencia y la consciencia, que nos hace libres.
    Feliz Domingo!

  2. 3
    Eva dice:

    Chapó!!!

  3. 5
    Olivia dice:

    Magnífica reflexión y entrada.
    Conocerse de piel para adentro…Qué importante es esto y qué poco se practica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>