Lo que pasó cuando dejé de estar enfadada con la vida

isabelle arsenault

Ilustración de Isabelle Arsenault

 

Recuerdo haber estado enfadada con la vida durante muchos años. Demasiados. Prácticamente todos, hasta hace poco. 

Enfadada por no haber tenido una infancia tranquila y suave, por haber transitado por la adolescencia con tantas soledades e inseguridades, por haber entrado en la edad adulta con mucho esfuerzo y dedicación. Enfadada por no haber encontrado una pareja con quien compartir media vida, por no haber tenido más hijos, como ya comenté el otro día. Enfadada por no haber tenido nunca nada regalado, por no encontrar los apoyos emocionales que necesitaba para algunas cosas, por no haber tenido la vida que merecía. Ya pilláis la idea, no quiero alargar la lista de enfados, porque en realidad este post va sobre la gratitud.

Lo que pasó el día que dejé de estar enfadada con la vida fue que me topé de frente con la gratitud, y no hay día que no saboree plenamente sus efectos. Cada día me siento agradecida por la niña que aún vive en mi, y que revive junto a mi hijo, agradezco la adolescente que también sigue conmigo y que me hace empatizar con ese mundo, mantener cierta inocencia y creer aún en el sueño. Agradecida por haber amado intensamente, por la maternidad tan bonita que he podido vivir. En definitiva siento gracias por la persona que he llegado a ser, a pesar de tanto tumbo.

La vida es injusta, para la mayoría de la gente, y todos nos enganchamos a nuestros pequeños y enormes enfados, y con razón. Muchos los arrastramos media vida, soportando así no solo las catástrofes que nos pasan sino también el lastre que dejan. La gratitud es un superpoder, le da la vuelta a la historia que te cuentas, pero no funciona si no se suelta ese lastre. Decidir dejar de estar enfadado con la vida no es fácil, es un proceso larguísimo, a mi me ha costado siglos, porque de hecho, uno no es consciente del enfado. La gratitud es la gasolina para el entusiasmo, para la generosidad, te recuerda lo que tienes, y lo que vale la pena. Y te ayuda a vivirlo plenamente. Cuando dejas de estar enfadado por no tener la vida que mereces, empiezas a vivir la vida que tienes.

Y ahora sigo enfadándome, pero ya soy consciente, y suele ser por cosas pequeñas que vuelan rápido. El gran enfado ya lo acepté y abandoné, cosa que agradezco enormemente.

 

58 respuestas a Lo que pasó cuando dejé de estar enfadada con la vida

  1. 1
    Bateau Lune dice:

    Precioses y certes paraules… bravo!

  2. 3
    MARIA J. dice:

    Me alegra enormemente leerte a las 9 de la mañana, me hace ver que hay esperanza… Ojalá logre descubrir de qué forma ir soltando ese lastre, gracias por compartir.

  3. 5
    sandra dice:

    No es un ejercicio fácil pero si lo consigues alivia y cura. Que bonito Cristina y cuanto me altero que sepas dar las gracias y hacerle frente al enfado con la gratitud, es realmente bello.

    Yo estoy en la búsqueda de mi la niña que fui que hay veces que aparece pero me cuesta encontrarla.

    Gracias por hacernos recordar estos detalles tan importantes y tan sanadores.
    Un abrazo enorme!!

  4. 7
    virginia dice:

    buenos días, Cristina, yo nunca he estado enfadada con la vida, a pesar de que llevamos un tiempo muy malo y durísimo, mirar hacia atrás y ver que vivimos tiempos bonitos, experiencias duras que fueron las que hicieron que hoy seamos así, nos pulieron únicos y la misma vivencia, no da el mismo brillo a todos. Pero siempre, desde niña, agradecida y disfrutando y buscando pequeños oasis de felicidad. Y la mejor medicina para todo, aunque suene a un tópico es el amor,
    mi madre ahora me habla de ud, claro que dice muy pocas palabras, pero la quiero tanto o más, que cuando nos hacíamos nuestras confidencias, pero nosotros también venimos con la obsolescencia programada, por eso, juventud, divino tesoro. Ayer en la 2, por la noche disfruté de un peliculón de Jordi Mollà, “el consul de sodoma” las escenas tan explícitas de sexo, pero formaban parte de esa película, tan bien narrada y con esos versos tan maravillosos
    Que la vida iba en serio
    uno lo empieza a comprender más tarde
    -como todos los jóvenes, yo vine
    a llevarme la vida por delante.

    Dejar huella quería
    y marcharme entre aplausos
    -envejecer, morir, eran tan sólo
    las dimensiones del teatro.

    Pero ha pasado el tiempo
    y la verdad desagradable asoma:
    envejecer, morir,
    es el único argumento de la obra. “

  5. 11
    Heva dice:

    Estoy agradecida porque nuestros caminos se cruzaron un día y por unas cuantas cosas más ¡claro! aunque tambien me enfado a ratos con la vida =)

  6. 13
    Silvia Balmaseda dice:

    Felicidades, es algo difícil de conseguir. También, todo depende de las experiencias vividas. Por mi parte, sigo dolorida más que enfadada con cuestiones del pasado, un dolor que no se desprende. Pero esas experiencias me han servido para aprender de mis errores, y quizás sea necesario sentir ese dolor cuando pienso en ellas para que no me olvide nunca de mi error y no me equivoque de nuevo. De todo se aprende. Feliz día.
    Silvia Balmaseda

  7. 15
    Rebe dice:

    Gracias por esto. Yo también me enfado mucho y no suelto, me gusta leerte y ver como es posible el cambio y agarrarse a otras cosas y disfrutar.

  8. 17
    Rocío dice:

    Me ha encantado leerlo, pensé que eso solo me había pasado ami, con la diferencia de que yo siempre supe que vivía enfadada, qué gran alivio cuando miras a tu alrededor y ves que ese sentimiento ya no existe.

  9. Bonita reflexión…al final siempre compensa la gratitud, así ves el lado positivo de las cosas que aunque a veces es dificil vislumbrar, siempre, siempre sacaremos una enseñanza que nos ayude en el caminar.
    Enhorabuena, hoy voy a comprar la revista ya nos llega al pueblo de la mano de mareta.

    Un abrazo y gracias por todo lo que publicáis, ah! me xiflan vuestras publicaciones matinales en facebook.
    Bleïnk

  10. 21
    eva dice:

    El enfado siempre me acompaña desde hace unos 10 años, antes iba y venía, siempre era conmigo y ocasionalmente con los demás y ahora es al revés y muy intenso.
    Así no hay quien viva, es como una bola atrás en la garganta que llega hasta el pecho, el dolor ya es fìsico.
    Solo mis niñas lo mitigan, pero no debo colgarme de ellas, no debo transmitìrselo, conmigo esa cadena se romperá, espero.
    Me gusta mirar las cosas con ojos límpios, antes me los frotaba y se aclaraban… ya no lo consigo.
    Aún no encuentro la manera,pero la busco.
    besos

    • 22
      Cristina dice:

      el enfado nos consume, Eva. Vale la pena indagar, mirarse y buscar ayuda si es necesario. un abrazo a ti y a tus niñas

  11. 23
    Begoña dice:

    Que me gusta leerte! Precisamente hoy me he levantado pensando la de gracias que tengo que dar porque soy muy afortunada, aunque hay muchas cosas que me enfaden :) Gracias.

  12. 25
    Wen dice:

    Hola Cristina,
    Hoy has ahondado en algo muy profundo pero que es el pilar básico de nuestro paso por la vida… y es que al final todo se resume en eso: agradecer y disfrutar lo que sí tenemos sin dejar que el lastre pasado nos nuble la visión. Cuando nos damos cuenta de que las experiencias (buenas o malas) sirven para hacernos más grandes como personas es cuando comenzamos a ser felices :-) Aún recuerdo el día en que yo también lo descubrí…
    La vida es un lugar maravilloso. Pese a todo.
    Bravo por tu reflexión de hoy! Que tengas un gran día :-)

  13. 27
    Rocio Perez dice:

    Hola,
    Me gusta mucho tu post. Siempre he creído que el agradecimiento era la mejor ofrenda que podíamos hacer a la vida. Agradecer que, a pesar de todo estamos vivos y siempre podemos volver a empezar es lo que mas me ha ayudado. Siempre que he pasado por un bache he pensado en esto y he recordado una canción de Tahures Zurdos que dice “… El viento se llevo lo que había malo en mi. Lavó mi corazon y nacieron flores”. La tengo siempre en mi mente como un mantra y me ha ayudado a mantener casi intacta a la niña que fui y que creo que sigo siendo. Me alegro mucho que hayas descubierto este don que todos llevamos dentro.
    Un abrazo

  14. 29
    Míriam dice:

    Vaya ¡Cómo te entiendo! Hoy me ha ayudado leer esto… ya que a veces se me olvida la parte de la gratitud con tanto enfado.
    Un beso

  15. 30
    Geovanna dice:

    Aquí en Colombia está amaneciendo y la verdad me he despertado con un enfado….que se me ha quitado con tu reflexión. Yo soy consiente de todo el tiempo perdido en mis enfados y ahora trato de corregir a tiempo, pero ha sido lento lento el proceso. Tienes toda la razón ser agradecida me ha dado muchas alegrías que me ayudan a dejar atrás los enfados…el amor de mi esposo y mi hija me han permitido ver que aunque la vida sigue siendo injusta puedo disfrutar la parte hermosa de ella.
    Gracias!!!!

  16. 31
    Ana dice:

    Guauuu. Podía haberlo escrito yo.
    Gracias por reforzarme en la gratitud, en la felicidad del día a día (la de verdad, que va en pequeñas dosis, no la FELICIDAD de letras doradas que nos venden por todas partes y que no es real)… :-D

  17. 32
    Ene dice:

    Me siento tremendamente reflejada, resbalan un par de lagrimones por mis mejillas mientras lo leo y me reconozco en ello. Reconozco mi lucha interior por quitarme ese lastre de encima y también mi gratitud por muchas cosas bellas que me rodean. Con todo, mi proceso de sanación se me está haciendo largo. Gracias por tus reflexiones, siempre tan acertadas y motivadoras

  18. 33
    Natalia dice:

    Cristina, es una gozada leerte cada sábado. Compartir tus miedos, inseguridades, enfados….eres una valiente. Me siento muuuy identificada y eso, no se porque me reconforta. Saber que no soy la única y ver además que se le puede dar un giro y que funciona.
    Un besazo

  19. 34
    Selva dice:

    Qué lindo!!

  20. 35
    Begoña dice:

    Ay,que falta me hace desenfadarme!creo que voy por el camino,pero me cuesta tanto…hoy tengo algo bonito que agradecer:leerte.

  21. 36
    África dice:

    Vaya cada semana me sorprendo más al leer tus reflexiones,viendo que hay situaciones y sobre todo sentimientos que son comunes a muchas mujeres. Yo sigo enfadada y principalmente lo pago conmigo misma y mi salud que luego lo sufren los que me rodean. Estoy en proceso de reflexión y aprendizaje,con ayuda claro, pero aun no veo la salida. Es muy duro sentirse así porque la vida pasa y es un verdadero lujo poder disfrutarla. Pero desde luego que un primer paso es darnos cuenta que la vida no es justa.
    Gracias Cristina por hablar alto y claro

  22. 38
    Sonia dice:

    Bonita reflexión Cris, demuestra la riqueza interior que hay en ti…Una bella forma de ver la vida!

  23. 39
    Sara dice:

    Justo esta semana me han enseñado a potenciar la gratitud. Pensar cada día en lo bueno que te ha pasado y dar gracias por ello es un ejercicio brutal para darle la vuelta a nuestra mente, que de por sí siempre tiende a ensalzar lo que no se tiene y regodearse en esa pena.
    Y la realidad es que la vida puede ser tan bella como nosotros decidamos, es una cuestión de percepción.

  24. 40
    Bernadette dice:

    Me guardaré este post para releerlo el día que esté enfadada con la vida. Y créeme que los hay. <3

  25. 41
    Andrés dice:

    Gracias por estas palabras tan maravillosas, la gratitud cambia completamente el panorama. :)

  26. 42
    Sol dice:

    Qué bien que te desenfadaras. La verdad es que a todos nos pasa…pero suele pasar que al final un buen día te das cuenta que o te subes a la ola y la toreas o te pasas todo el rato medio ahogada con consecuencias malas sólo para tí.
    La maternidad sin duda da una serenidad que no es comparable a nada y nos ayuda a verlo todo de otra manera. A mi también me ha ayudado a reconciliarme con la vida. Bss y ánimo siempre compañera!

  27. 43
    Cristina dice:

    Bufff……me he sentido tan identificada al leer tus palabras, que por un momento creí haberlas escrito yo misma (es que incluso nos llamamos igual!). Sé perfectamente a que te refieres y lo que cuesta llegar a este punto, yo también creo que he llegado, pero he de confesarte que algún dia aun me pilla algun bajón, y vuelve otra vez, aunque sea por unas hora, esa nube negra que me envuelve, pero como si se tratase de harina, cuando me recupero, me sacudo fuerte para que desaparezca y asi poder disfrutar de esta vida que tengo que agradecer.
    Me ha emocionado saber que no he sido la única …..
    Un petó ben fort!!

  28. 44
    ayala dice:

    Qué bella, qué palabras. Me emocionaste con cada letra. Y me identifiqué tantooooo
    Gracias por tu valentía por compartirnos esto!!! MIl besossssss

  29. 45
    Ester dice:

    Yo no soy una persona a tener tendencia a la negatividad y a estar enfadada mucho tiempo pero reconozco que hoy en día es difícil vivir. Sino viajas, cambias de trabajo y de lugar de residencia, o no eres muy creativo es como si pasarás por éste mundo sin pena no gloria, y eso SÍ ME CABREA!! Algunos venimos a éste mundo a vivir con lo que tenemos lo mejor posible y tengo que decir una cosa SE PUEDE SER FELIZ Y NO ESTAR ENFADADO POR ELLO!!
    Gracias por tus palabras, son realmente bonitas y sinceras y una hueva cura para tu corazón y el de muchas personas.

  30. 46
    vireta dice:

    yo sigo enfadada pero se que lo estoy y eso es el primer paso, desde luego no pienso envejecer enfadada. como siempre em encantó el post!

  31. 47
    María-irun dice:

    wauu, una vez más Cristina me sorprendes con tu valentía en desnudarte ante tus lectores.
    Parece que me lees la mente, o mejor dicho el corazón, porque yo llevo enfadada con la vida más de 20 años y aunque soy consciente de ello y estoy trabajando para salir de esa actitud, cuesta. Cuesta mucho.
    Comparto totalmente la idea de que a través de la gratitud encontraremos la felicidad, y yo añadiría también, a través de la entrega a los demás. Creo que la única manera de dejar de sufrir por mis insatisfacciones es mirar hacia fuera, hacia a los otros, y extender tus manos para ver en qué puedes ayudar.

    En ello estoy. Un beso

  32. 48
    Maite dice:

    Me he sentido muy identificada con lo que has escrito. Por suerte hace tiempo que aprendí a agradecer lo bueno que tengo que es mucho y desde entonces soy mucho más feliz.

  33. 49
    eva dice:

    Que bien que lo hayas conseguido.Yo estoy en proceso día a día y cuando pienso que ya está vuelven los enfados, de porque me pasa a mi, de porque no lo vi antes, de porque todo me cuesta tanto y tanto.Me he sentido identificada y más en estos días, pero espero y deseo algún día me pase como a ti.
    Gracias por el escrito al menos te das cuenta que no estás sola en toda esta lucha.
    eva.

  34. Gracias por compartir esta reflexión tan cierta. Yo sigo enfadada, cada vez menos e intento centarme en la gratitud.
    Bss

  35. 51
    Sonia dice:

    Buenos dias, hacia tiempo que no entraba, con dos criaturas, el trabajo, la casa, matido de ahi por alla…que coincidencia leer este post! Yo estoy igual!!! Desde hace dos meses que sin proponermelo casi doy las gracias, pk hay muchas razones para ser feliz, solo hace falta que las vea y las reconozca,…no se di ya no sigo enfadada pero si que se que estoy mas contenta, y todo lo ha conseguido, mis hijos. Gracias a ellos he echo un ejercicio (y sigo) de consciencia, y gracias a mi por estar abierta a la vida, jijiji …me alegro muchissimo y seguro que no es cadualidad que hoy este leyendo tu post! Y ha vivir la vida con gratitud , porque esa es tu eleccion. Gràcias.

  36. 52
    Sonia dice:

    Hola, yo también estoy enfadada y tengo mucha rabia y mucho dolor dentro. Sé que tengo que soltar ese lastre y no pensar en el pasado que no se puede ya cambiar, sé que tengo que mirar para delante; pero a veces se me vienen otra vez esas cosas pasadas a la cabeza y vuelve la rabia y el dolor. Es muy reconfortante saber que hay más gente que se siente así y sobre todo que ese lastre se puede soltar, aunque yo a día de hoy todavía no he encontrado la manera… Gracias por compartirlo.

  37. Pingback: Consejos para la seguridad de tu blog - Hello! Creatividad

  38. 54
    LLANDCLOE dice:

    Lo descubrí gracias a Marta y lo compartiré en mi blog. Gracias Cristina por haberme hecho pensar. Un abrazo, Ara.

  39. Pingback: Influencias #1 | IncondicionalMente

  40. Me ha encantado Cris, me alegro muchooo, un abrazote

  41. 57
    laura dice:

    Hola!
    he estado leyendo este post y otros y es muy positivo lo que escribís… pero… yo me siento en esa situación de estar enfadada con la vida por como me ha tratado. E intento ser positiva y demás pero no hay nada que consuele… me gustaría saber como lo hacéis. jejejeje.
    gracias!

  42. 58
    Cristina Camarena dice:

    hola Laura

    el proximo domingo escribiré un post en el que explico como lo hago ;))
    un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>