Lo que podemos elegir

ana-varela

Ilustración de Ana Varela

 

Las emociones no se pueden controlar, por mucho que la moda ahora sea la de “controla tus emociones”. Pero lo que sí se puede controlar es lo que decides hacer después de cada evento que te provoca una emoción. Y no solo lo que te provoca emociones negativas, también positivas.

Conozco a gente bien cercana que después de sentir una alegría por algo bueno se vuelven a poner en “modo negativo” automáticamente. “Si hemos tenido suerte con esto, seguro que pronto nos llega una desgracia” es su manera de pensar. O pensar inconscientemente (¿se puede pensar inconscientemente?) que uno no merece que le pasen cosas buenas, y por tanto no disfrutarlas cuando suceden.

Pero lo más común es actuar negativamente ante algo negativo. Hace poco tuve una gran decepción. No puedo controlar entristecerme o enfadarme porque el enfado y la tristeza son reacciones naturales, pero puedo elegir no revolcarme en el fango y seguir contándome día tras día lo mal que se han portado conmigo, lo poco que me lo merezco, etc etc, ya sabéis como va eso de no poder acallar la voz interior. Puedo elegir no embrutecer mi alma discutiendo eternamente con la persona en cuestión, puedo decidir pasar página lo antes posible.

Hay más cosas que podemos elegir. No podemos controlar cómo nos tratan cuando vamos por el mundo (las empresas, las ventanillas, los hosteleros, los funcionarios, quien sea) pero sí que podemos elegir cómo tratamos nosotros a los demás. El famoso “work hard and be kind to people” es una elección que sí podemos controlar. ¿Que no son amables con nosotros? No importa, nosotros sí que podemos ser amables con quien no lo es.

No podemos controlar lo que nos pasa en la vida, ni tampoco la alegría, tristeza, enfado y otras emociones que nos provoca lo que nos pasa en la vida, pero sí que podemos elegir no alargar las agonías, no estar a la defensiva, no pagar con la misma moneda.

Podemos elegir ser generosos, aunque el mundo no lo sea con nosotros.

Elegir la alegría, aunque la vida esté llena de golpes.

Elegir vivir la vida con intención, en vez de dejarnos llevar por la corriente.

Podemos elegir vivir con curiosidad y asombro, aunque ya seamos mayores para actuar como niños.

Y podemos elegir un millón de cosas más…

 

6 respuestas a Lo que podemos elegir

  1. 1
    Lou dice:

    Cuánta razón tienes Cristina,
    “Las emociones no se pueden controlar, por mucho que la moda ahora sea la de “controla tus emociones”. Pero lo que sí se puede controlar es lo que decides hacer después de cada evento que te provoca una emoción.”

    Creo que efectivamente cuando alguien dice “controla tus emociones” es a eso a lo que se refiere. A no dejar que los pensamientos y los patrones automáticos te lleven a desarrollar sentimientos de angustia o de euforia.

    Podemos elegir sí, pero más vale que nos observemos y nos entrenemos un poquito ¡porque solo no sale! jajaja

    Creo que todo es cuestión de entender qué queremos decir por control. Suprimir las emociones es imposible, va con ser humano, es lo que hay, pero entenderlas y no dejar que nos sobrepasen, quizás por ahí sí que se puede decir que hay control.

    Gracias por este post buenrollero de domingo.
    Un abrazo
    Lou

    • 2
      Cristina Camarena dice:

      Gracias a ti por tu comentario, Lou. Eso es, sentir la emoción y luego controlar cómo quieres continuar ;))
      un abrazo!

  2. 3
    Begoña dice:

    Me encanta!Cuántas cosas dices en tan poquito y con tanta razón!un abrazo!

  3. 4
    Belu dice:

    No sé porque razón, pero llevo mucho tiempo sin leerte y lo echaba de menos.
    Siempre empatizo mucho con tus reflexiones, ¡cuánta razón tienes Cristina!

    Voy a contarte una anécdota relaciona con el “work hard and be kind to people” que me pasó esta semana. Desde hace algún tiempo -demasiado quizás- me frustra un montón ser amable con las personas y no parar de encontrarme personas desagradables (especialmente en puestos de cara al público). Con esto no quiero decir que yo sea la persona más amable o simpática del mundo, pero pienso que una sonrisa o una mirada de confianza cuesta poco y significa mucho. Pues bien, normalmente siempre salgo enfadada de los establecimientos, con ganas de poner una reclamación. Aunque echando cuentas me sería más sencillo dejar “agradecimientos” en los establecimientos en los que prestan un buen servicio.

    Pues esta semana iba en un autobús, y un hombre (de una pareja de extranjeros con la que había intercambiado un par de sonrisas) tocó mi hombro acompañado de un “señora”, extendió su brazo y me regaló una grulla de origami. Sé que es un pequeño detalle, pero la felicidad no me cabía dentro del pecho. En ese momento entendí que no importa cuanta gente desagradable te encuentres en el mundo, siempre te encontrarás personas que marcan la diferencia y que compensarán con creces todo lo demás. Sentí como si toda la amabilidad me fuese devuelta en un papel naranja cuidadosamente doblado :) Ahora lo releo y me parece una tontería, aunque no lo siento así, quizá no tengo la habilidad necesaria para describir ese momento. Fuese como fuese, lo que quiero decir es que no podemos dejar que nos afecte la negatividad que encontramos en el camino, porque siempre habrá quién necesite un poquito de nuestra positividad :)

    P.D: tengo que repasar las tablas de multiplicar para rellenar tus captchas ;)

    • 5
      Maria Pilar M. dice:

      Me permito responderte que no es una tontería la anécdota que describes, sino la constatación de que toda acción por pequeña que sea tiene sus consecuencias a nivel “cuasi” planetario, su trascendencia. Porque ese día seguro que tu sonrisa fue más plena con todos los que te cruzaste y tu aura normalmente positiva lo fue más que otras veces…, gracias al gesto tan simpático que esa pareja tuvo contigo. En el fondo, hay un refrán castellano que describe cuál es el camino. “Haz bien y no mires a quién”.

  4. 6
    Nené dice:

    Gracias por este post y por la ilustración que lo acompaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>