Ludd organic, prendas éticas

Todos los niños deberían llevar únicamente ropa 100 % algodón, como mínimo, y si es orgánico incluso mejor. La piel soporta muy mal los materiales sintéticos y más aún la piel de un niño. Por eso me ha encantado conocer la propuesta de Ludd organic, prendas éticas que garantizan su honestidad desde la materia prima hasta el punto de venta, con materiales ecológicos, sostenibles y procedentes de comercio justo. Me alegra además saber que es una empresa española y sueca, por los lazos que me unen a ese país. Aquí, en Kireei, somos grandes admiradoras del diseño, colores y materiales escandinavos.

                  

  

                                    

 

11 respuestas a Ludd organic, prendas éticas

  1. 1
    javi dice:

    Me parece muy interesante esta marca. Las dos preguntas obvias: cómo es de precio? dónde se puede comprar?

  2. 2
    javi dice:

    Acabo de meterme en su web. Una camiseta 30 euros? Uf.

  3. 3
    criscamarena dice:

    en su web hay formulario de pedidos y dirección de contacto

  4. 4
    LUDD dice:

    ¡Muchísimas gracias por vuestro interés en LUDD!
    Iniciamos el concepto LUDD precisamente porque llevamos muchos años trabajando en el mundo de la moda. El coste humano y medioambiental de producir prendas “a buen precio” es mucho más alto de lo que os imagináis.
    Producir ropa ética tiene un coste económico, al exigir que todos los proveedores y sus trabajadores cobren un sueldo justo que les permite vivir con dignidad, y trabajen en un entorno y horario dignos y justos. Garantizar que todos los materiales están certificados en cuanto a la máxima calidad, y respeto al medio ambiente, a la salud y seguridad del bebé, supone renunciar a la materia prima de bajo coste.
    No pretendemos que todo el mundo lleve siempre ropa ética. Mucha gente no puede permitírselo. Pero si alguien puede, aunque sea de vez en cuando, creemos que el esfuerzo merece la pena.
    Otra vez, ¡Gracias!

  5. 5
    Elena dice:

    Nos hemos acostumbrado a comprar cosas muuuy baratas, (no solo en textil) confeccionadas o producidas en paises lejanos del tercer mundo. Lo artesanal, lo bien hecho, se considera un lujo.
    Pero deberíamos preguntarnos: cuanto pagamos por las cosas y cuanto valen en realidad. Qué implicaciones tiene el poder comprar una camiseta a 5 euros (cuantos productores de algodón explotados, cuantos niños trabajando en la fábrica, qué condiciones en el transporte, etc). Queremos tener muchas cosas y pagarlas baratas (aunque la calidad sea ínfima, cosa que en cierto modo interesa porque cuanto menos duran las cosas más cosas tenemos que comprar).
    A mi me gustaría comprar menos y de mejor calidad, y garantizando que en todo el proceso no se ha explotado a nadie.
    Buscamos barato, barato, barato… y nos subministran cosas baratas baratas baratas… A veces está bien, siempre que esa bajada de precios provenga de encontrar un método de producción más sencillo o mejor pensado que ahorre costes a través de la mejora tecnológica o el uso del ingenio. Pero la mayor parte de las veces se basa en exprimir al productor, en la mano de obra semi-esclava, en los costes inasumibles para el medio ambiente.
    ¿Qué valen las cosas? y… ¿qué cuestan, en realidad?

    Tal como está montado todo, es evidente que la mayoría no nos podemos permitir comprar únicamente cosas respetuosas con el medio ambiente y éticamente producidas, pero cualquier paso en esa dirección me parece positivo.

  6. 6
    criscamarena dice:

    Sí, Elena, es precisamente lo que hemos estado comentando, detras de esos precios tan bajos hay algun tipo de desajuste.No somos conscientes de lo que pasa cada vez que compramos tan barato.

  7. 7
    javi dice:

    Este debate me parece muy interesante. En mi casa estamos bastante concienciados sobre todo en la compra de alimentos. Hemos ido incorporando cada vez más productos ecológicos, cada día más accesibles y a precios muy asumibles. Seguramente tenéis mucha razón en lo que decís a favor de la ropa ética, pero creo que sería muy interesante rastrear e investigar en busca de información rigurosa que nos aclare, con datos, por qué la ropa es tan barata. Nosotros somos consumidores de este tipo de ropa que se encuentra en Carrefour o en otras tiendas: camisetas y zapatillas por menos de 10 euros (a veces mucho menos). Nos resultaría muy interesante reflexionar sobre ello, pero para eso necesitaríamos saber qué hay detrás de eso y a quién perjudica.

  8. 8
    criscamarena dice:

    precisamente estoy leyendo un libro, "no logo" de Naomi Klein que explica todo esto, todavía estoy iniciandolo pero lo encuentro muy recomendable. Ya había oido hablar de el, fue un boom en su día ya que se metió a explorar los métodos de producción en paises de Asia sobre todo y destapó todo el intrincado sistema mediante el cual la explotación de unos sirve para comprar prendas o bien baratas o bien extremadamente caras por que llevan una marca. Muy recomendable.

  9. 9
    Elena dice:

    Yo hace poco me he leido Gomorra, de Roberto Saviano. No trata directamente de comercio justo y esas cosas, claro… pero ha sido muy clarificador acerca de cómo funciona todo. Expone una relación entre grandes algunas marcas italianas de ropa que "subastan" su producción al mejor postor, en talleres controlados por la camorra y con condiciones laborales y sociales que yo creía erradicadas en Europa. Empezando por ahí… Os recomiendo la lectura.
    En cuanto al precio que deben tener las prendas fabricadas de manera ética (cuanto hay de coste y cuanto de sobreprecio) eso ya es dificil de valorar… también debe influir el mercado que tenga (si vendieran más, bajarían precios).

  10. 10
    LUDD dice:

    Estamos seguros de que la mayoría de la gente ni se imagina las terribles condiciones en las fábricas y talleres de confección en muchos países del mundo. Pero no creáis que es un problema exclusivo del Tercer Mundo. El 100% de los proveedores de LUDD son de la Unión Europea, pero en Europa también se pueden encontrar con mucha facilidad talleres similares, que trabajan a pleno rendimiento. Como dice Elena, el libro “Gomorra”, de Roberto Saviano, explica una parte de esta realidad. Por lo que nosotros sabemos (y es nuestro caso), los productores de ropa ética tienen márgenes menores o mucho menores que los de prendas "a buen precio". Precisamente, las Naciones Unidas promociona el comercio justo para que un aumento de la demanda permita bajar los precios de los productos éticos.

  11. 11
    Meisi dice:

    Anoche en casa estuvimos dándole vueltas a este tema. Seguro que muchos de nosotros preferimos tener muchos menos juguetes pero buenos, duraderos. Lo mismo pasa con la ropa, preferiria que tuvieramos menos ropa, pero más buena, pana que dura, calcetines que no se agujerean por ir sin zapatos por casa. Si el mercado fuera mucho menos extenso y con unos precios menos ridiculos, eso es lo que consumiria todo el mundo. En cierto modo me recuerda a cuando eramos pequeños, no había mucho de nada, pero duraba y lo hacías durar. Incluso salvando la distancia de tiempo los precios de ahora son mucho más baratos que aquellos de los primeros 70.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>