Más de la casa de Carmela

 

 

¿Os gustó la visita a la casa de Carmela en Kireei Magazine? Pues si la respuesta es afirmativa, aquí tenéis algunas fotos más que todavía no habíais visto y una pequeña entrevista Carmela Mayor, que nos habla de su casa.

 

Cuéntanos como encontraste este piso. ¿Era muy diferente de lo que habías visto?

Recién llegada a Valencia y con la ayuda  de Pilar, mi mamá "adoptiva", iniciamos la ardua labor de búsqueda y, es curioso, pues este piso, en el que vivo alquilada desde hace diez años, fue el primero que señalé en el periódico al iniciar la contienda. Ummm, puede que si busco entre mis cuadernos-diario de aquella época pueda encuentrar el recorte, pegado con celo y subrayado en boli verde, bonito souvenir.


¿Qué es lo tu crees que lo hace peculiar?

Creo que  las casas y sus habitantes interactúan en una relación muy estrecha y, aunque el espacio
estimula, es el que lo alberga el que lo hace peculiar.

 

¿Cómo te planteas la decoración de tu piso? ¿Es algo global, o detallito a detallito?

En ningún momento me he planteado la "decoración", es el día a día el que interviene: objetos encontrados, regalos inesperados, una salida al campo, una postal recibida. Todo tiene un valor emocional o simbólico y aunque es un  juego con el azar, nada de lo que hay en mi casa es fortuito.



Pónme alguno ejemplo de la procedencia de algún objeto.

Por ejemplo, una tarde saliendo del supermercado, cargada con las bolsas y mi cartera que de por sí es ya pesada, pues llevo miles de trastos, veo algo parecido a una gran bola arrimada en una esquina del Mercado del barrio. No presté mucha atención al detalle, pero de pronto pensé que pasando por allí casi todos los días, nunca antes la había visto. Et voilà, mi curiosidad me hace desviarme y descubro que era un ¡MUNDO! Sí, un Mundo, allí, en medio de la ciudad. Me pareció tan poético y al mismo tiempo triste que no podia obviar el hallazgo y marcharme, no tenía más remedio que cargar con él y con los calabacines, con la leche y los detergentes. Y así, toda entusiasmada, me fui a casa. Una vez allí, me dispuse a realizar un acto simbolico: cogí un paño y limpié con sumo cuidado y dulzura cada uno de los hemisferios, los meridinaos, los continentes, los mares… Y una vez terminada la labor pensé: ale, a rodar que es lo tuyo y hasta el momento permanece en el pasillo. De vez en cuando tropiezo con él y eso lo hace desplazarse, o viene algun niño y juega con él. Creo que eso le gusta.

 

¿Cuál es tu rincón favorito, donde te sientes más a gusto?

En todos, según la hora del día.

¿Echas en falta algo esencial que ahora no tengas?

¡Las comodidades que te ofrece una casa con instalaciones supernuevas! Sobre todo en invierno.

Dime algo que no cambiarías de tu casa.

El juego de mosaicos del suelo.

 

   

    

 

 

2 respuestas a Más de la casa de Carmela

  1. 1
    Aretha dice:

    Qué bonita la casa, pero me he enamorado de la bola del mundo

  2. 2
    Piruja dice:

    He conocido una casa como esta. Junto al Jardín Botánico de valencia, Y vacía y recien reformada me he enamorado de ella. Si queréis echarle un ojo:
    http://decorareciclaimagina.blogspot.com/2011/01/inspiracion-la-casa-de-eva-y-alberto.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>