Nada es fácil

ceci-moreno

Ilustración de Ceci Moreno

 

Llevaba unos meses despertándome triste, con una sensación de peso y cansancio que iba disminuyendo a medida que pasaba el día. Me preocupaba ese bajón. No tengo grandes motivos para estar triste, aunque sí algunos. Me preocupaba más que nada, no sentirme más feliz. Tengo mucho en mi vida para sentirme feliz…entonces…¿A qué viene esta tristeza?

Y así pasaban los días, con la tristeza que sentía sumada a la lucha contra ella. Me fastidiaba sentirme triste. A mis años, casi 47, me conozco bastante bien, y sabía que mis desdichas, aunque importantes, no eran suficientes para sentirme así. Y de ahí, mi extrañeza.

Cuando era más joven me hubiera costado entender de dónde venía mi tristeza, porque era una cebolla de mil capas y mi esencia estaba en la última capa, pero ahora ya no me cuesta tanto porque ya conecto bastante con mi esencia. Afortunadamente me he quitado capas, poco a poco, una a una. Es lo bueno de cumplir años, o como diría un amigo, es el premio de consolación de hacerse mayores.

Y hace unos días comprendí una cosa, que esta tristeza va conmigo e irá conmigo ya siempre. Habrá épocas que me sentiré más arriba y épocas de más bajón incluso, pero esto es simplemente tristeza, no tiene porque ir ligada a nada en particular. Y he dejado de sentirme triste por estar triste.

Ahí afuera todo nos empuja a pensar que tenemos que estar alegres todo el tiempo. Las redes sociales nos muestran principalmente el lado alegre de la vida de la gente, las bonitas casas, las bonitas familias, los bonitos proyectos, los viajes, las compras. Todo brilla. Todo es fácil.

Sin embargo nada es fácil y esta frase la uso como guiño a un amigo que la usó el otro día, precisamente en redes. Porque es así, nada es fácil, ni siquiera cuando las cosas te van bien, la vida cansa. La vida cansa mucho. Y yo estoy cansada.

Desde hace unos días, como digo, me siento más tranquila con esta tristeza mía. Simplemente la he aceptado, ya no lucho contra ella. Buenos días, tristeza, vamos a enfilar el día, vamos a enfilar los días.

La exaltación de la alegría y la felicidad nos lleva a negar una parte nuestra que existe, por muy bien que nos vaya la vida. Y la tristeza no tiene porque ser negativa en sí misma. Ojalá de pequeños no nos empujaran siempre a ser la alegría de la huerta y nos dejaran en paz cuando nos sentimos más encerrados en nosotros mismos, más cabizbajos. Y no solo de pequeños, también de adultos, todos los mensajes son de tipo: ánimo, te puedes comer el mundo. Perdona, pero no, muchos días el mundo me come a mí.

Ayer fui con mi hijo a ver la peli Trolls, una de dibujos. Es muy divertida, me gustó mucho y me reí mucho. El tema de la peli va precisamente de estos dos opuestos, de la tristeza y la alegría. Su tesis principal es que todos llevamos la alegría dentro, no hace falta tomar nada para estar alegre, solo hace falta mirarte dentro porque la alegría está ahí, solo hace falta sacarla y yo añadiría además que todos llevamos la tristeza dentro también, y que también hacer falta mirarse y verla. Y dejarla en paz, sin más.

 

28 respuestas a Nada es fácil

  1. 1
    Heva dice:

    La dualidad nos acompaña siempre.
    Love u amiga <3

  2. Y cuánta belleza hay también en la tristeza… que nos humaniza y nos vuelve reales.
    Te felicito Cristina, por ese mostrarte auténtica. Por ese conectarte con tu esencia y SER, con todo lo que eso conlleva. Siento que el camino va por ahí justamente. En mostrarnos humanos y reales, para inspirar a otros a mirarse y reconocerse en nuestras palabras. Palabras espejo, me gusta llamarlas a mí.

    Un abrazo a ti y a tu tristeza, porque eres más que tu tristeza y tu alegría… Tu ERES, completa y llena de luz.

    Alba

    • 4
      Cristina Camarena dice:

      Gracias Alba, esa es mi motivación, poner un espejo aquí en Kireei para que os sintáis reflejados. Kireei es belleza y como dices, la tristeza también forma parte de ella
      un abrazo!

  3. 5
    Malinalli dice:

    No podría estar más de acuerdo contigo….hay que aprovechar estos días para buscar estar en paz… triste pero en paz, así, el mundo tiene otro color. No es de chispitas y colores brillantes… son otros colores pero igual de hermosos

  4. 7
    anna dice:

    Muy de acuerdo; no hay como pararse de vez en cuando y observarse, sin más, sin intentar cambiar nada, aceptar lo que hay con tranquilidad y seguir. Muy buena entrada.

  5. 8
    Cristina Camarena dice:

    Observarse. Algo tan fácil y tan difícil a la vez.

  6. 9
    Macarena dice:

    Totalmente de acuerdo contigo, bonito artículo, buen día!!!

  7. 10
    Núria dice:

    Muy bueno. No hay nada más reconfortante que aceptar nuestras luces y también nuestras sombras. Qué curioso que el otro día pensaba precisamente que tus posts siempre reflejaban equilibrio, saber hacer, espíritu positivo, coherencia, etc. Se me escurrió por ahí esa tristeza. La tienes bien escondida. ;-) La sinceridad de tu post te hace más humana, y me alegro. Bonjour tristesse, pero a comerse el mundo! :-)

    • 11
      Cristina Camarena dice:

      De normal vivo la vida en positivo, cosa que no quiere decir que mi vida sea fácil. Es una manera de hacerla más fácil. Aquello de si la vida te da limones, haz limonada ;)))
      una abraçada, Núria.

  8. 12
    Rosa dice:

    ¡Cómo te entiendo, Cristina! Me veo tan reflejada en tus palabras… La vida cansa, la vida nos viene grande muchas veces. A unos más que a otros. Pero esa tristeza es la otra cara, el lado oscuro, digamos, de esa luz, esa preciosa sensibilidad y capacidad de vislumbrar la belleza de lo que nos rodea. Sólo hay que aceptarla y aprender a controlarla.
    Un fuerte abrazo.

  9. 14
    Mariela dice:

    Gracias….parece que hubieras entrado en mi mente, me siento muuy identificada.

    • 15
      Cristina Camarena dice:

      Me alegro mucho, Mariela ,de que te sientas identificada, porque eso es lo que quiero con estos posts, que sirvan de espejo. Un abrazo!

  10. 16
    Sombra dice:

    Hay que disfrutar de esa dualidad alegría-tristeza, son sus momentos buenos y malos. Por si solas ninguna de las dos tendría sentido.
    Saludito

  11. 18
    Yael dice:

    Hola Cristina. Es así, sin más. Yo le puse nombre a mi tristeza cuando escribí “Un hueco”, y va cambiando de nombre a medida que pasan los días. Pero nada más certero: la tristeza va con nosotros. Muy linda nota!!

    • 19
      Agustina dice:

      Cristina muchas veces siento esa misma sensación y a veces creo que es porque estamos conectadas.con la humanidad, no podemos ser plenamente felices sabiendo que otros no lo están…yo siempre lo pensé así..y en parte me sentí agradecida por esa.conexion aunque sienta la tristeza..o podríamos llamarla “compasión”?
      Un beso grande de Argentina

    • 20
      Cristina Camarena dice:

      Ya lo he leído, es precioso, me ha gustado mucho, Yael ;))

  12. 21
    Aurora dice:

    Gracias Cris por esta entrada, has puesto palabras a como me siento últimamente. Un fuerte abrazo

  13. 22
    Yolanda dice:

    Hola Cristina, estoy me de acuerdo con tus reflexiones. No creo en la “felicidad” con mayúsculas, la vida tiene claroscuros siempre. Por eso lo que intento en mi día a día es vivir en paz conmigo misma, no ponerme las cosas difíciles y comprenderme.
    Un abrazo. Yolanda

  14. 23
    Nené dice:

    Adhiero 100% a tus palabras…a veces estamos más arriba, otras más abajo, pero si encima nos sentimos culpables por no ser un cascabel todo el día, con todo lo que tenemos para estar agradecidos, empeoramos las cosas. Yo creo que también nos viene de los mandatos de la niñez, tipo: “No vayas a dejar comida en el plato, habiendo tantos niños que no tienen para comer”, como si eso cambiara en algo la situación de los niños hambrientos. Me gusta esto de contemplar nuestras emociones y aceptarlas sin tanto cuestionamiento. Gracias por estos posts tan sinceros

  15. 24
    Isabel dice:

    Jo, Cristina. Cómo te entiendo y comparto mucho de lo que dices. Supongo que entender todo esto como tú lo expresas es madurar. Hace unos meses, justo antes de verano, escribí un post que se llamaba precisamente “no todo sale bien”, en el que intentaba asumir que las cosas no siempre salen bien, de hecho muchas veces salen mal, pero ¿y qué? Forma parte del día a día… Besos!

  16. 25
    Carmen Bruque Hervas dice:

    Vaya, vaya, vaya… justamente esta mañana te comentaba la admiración que me causa ver a todas las personas emprendedoras que sacais vuestros proyectos adelante y por la tarde leo esta entrada tan personal y directa…Desde mi isla, tanto interna como externa, veo por las redes sociales como la gente luce sus mejores galas, tal como comentabas, Cristina, pero está claro que todos tenemos nuestros dias grises. Yo tambien suelo tener a menudo, y en esos dias lo que más agradeceria seria poder estar sola, para poder pensar, reflexionar y poner cada cosa en su sitio. Y después, lo que me ayuda a entender esta tristeza natural es intentar explicarsela a alguna persona y un abrazo, sea de quien sea, dosis de abrazos!!!

  17. 26
    Marta dice:

    Hola Cristina, te leo desde hace tiempo cuando una profesora nos recomendó tu blog para tomar ideas (diseño de juguete). Desde entonces te leo a menudo, me gusta tu visión y el detalle que prestas a tus entradas. Al leer estas palabras, me identifico con tus sentimientos, la alegría y la tristeza son un todo, más nos vale aceptarlo y dejar de sufrir luchando por un ideal distorsionado. Un fuerte abrazo! gracias por tus palabras y enhorabuena por tu trabajo.

  18. 28
    Elena dice:

    Te he descubierto casi de casualidad por Drimvic, y me ha encantado tu escrito…creo que si, que si, que nada es fácil, ni cuando las cosas van bien, creo que soy muy afortunada, pero ahora estoy en esa racha, pasará supongo, como pasan los días, los meses, los años con todo tipo de rachas, un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>