¿No tenemos tiempo?

tiempo

Ilustración de Handz

 

No tenían tiempo para nada” podría ser el epitafio para la humanidad del S.XXI si desapareciésemos mañana.

Y aquí acaba el post de hoy. No tengo tiempo para más.

Bromas aparte.

No tenemos tiempo, ¿para qué?

Que yo sepa, el día sigue teniendo 24 horas como siempre. Ocho horas para dormir (aprox) 8 horas para trabajar (aprox) ¿y las otras ocho?

Pongamos que tres de esas ochos las dedicamos a lo doméstico. ¿Y las otras cinco? Cinco horas de cada día del año son muchas horas ¿A qué se debe esa sensación que nos invade, a mi la primera, de no llegar a todo lo que queremos hacer?

Probablemente sea eso: lo que queremos hacer. Me da la impresión de que existe una presión (externa y/o interna) que nos lleva a querer hacer todo esto y más:

- Pasar tiempo (de calidad) con nuestros hijos.

- Leer, ver y escuchar todos los artefactos culturales que pasan por nuestros ojos y manos.

- Pasar al menos dos horas navegando en internet.

- Ver los millones de series de TV de las que habla todo el mundo.

- Ir a todos los eventos, talleres, cursos que se programan todos los días.

- Estar en continuo contacto con nuestra familia y amigos.

- Aportar parte de nuestro tiempo al bien común.

- Empezar un proyecto emprendedor además de trabajar por cuenta ajena.

- Viajar.

- Dedicarnos tiempo del que se suele llamar “para uno mismo”.

Insostenible, ¿no os parece?

Yo también sufro de esta epidemia moderna, es difícil contarse otra historia. Sí, la presión es grande. Pero esto es lo que hago, por si os puede servir, para no estresarme más de lo que no puedo evitar.

Prioridades y renuncias.

Creo que fue el poeta Joan Margarit quien dijo: “Todos tenemos tiempo para una cita de amor” (no lo dijo así textualmente, pero no encuentro la cita). Y esta es una de las claves. Y si es tan fácil actuar por prioridades, por importancias, por lo que más nos llena, ¿porqué no lo hacemos? Lo que observo en mi, o mejor dicho, en mi antigua yo, es que el ruido mental no me dejaba ir a mi esencia y saber realmente cuales eran mis prioridades, mis amores.

Afortunadamente, con los años, he podido ir apagando todo ese ruido.

Por otra parte, las renuncias. Una forma de ser más libre es la de saber renunciar, saber dejar ir. Me duelen todos los libros que no podré leer, todos los conocimientos que no podré integrar, todas las personas con las que no pasaré más tiempo. 

Pero decido que el dolor sea únicamente el natural, el que no puedo evitar y renuncio a añadir más de la cuenta, añadir más presión lamentando todos los días el (poco) tiempo que tengo. Renuncio, dejo ir. No puedo llegar a todo.  

16 respuestas a ¿No tenemos tiempo?

  1. 1
    Heva dice:

    Para mi tambien es imprescindible establecer prioridades y rútinas para que me cunda mejor el tiempo, pero sin rigidez, déjarme llevar, si no me da tiempo para hacer algo será porque no es importante. Suelo conseguir estar en modo slow y solo de vez en cuando romper ese ritmo para volver a él.
    Feliz domingo, prioridad del día, familia ;)

    • 2
      Cristina Camarena dice:

      Aceptar e integrar que no tengo tiempo para todo lo que me gustaría hacer me ha servido mucho. Y la flexibilidad, como dices. Feliz domingo, mi niña.

  2. 3
    vanessa dice:

    En eso estamos! Aceptando que no llegamos a todo y priorizando. Pero que difícil es!!

    Un post fantástico, como siempre.

    Gracies

  3. 4
    vireta dice:

    el problema es cuando el ruido te supera y no eres capaz de priorizar… y ese creo que es el gran problema, conozco a más de una que dice que necesita un manager, o alguien que tome las decisiones importantes porque estando uno muy cerca de uno mismo no ve con perspectiva y llega a no saber que es lo que quiere…

  4. 5
    Isabel dice:

    Sí, totalmente de acuerdo Cristina, vivimos en una época de hiperactividad y llegar a todo es imposible. No hemos acabado una cosa y ya estamos pensando en la siguiente. Tenemos que volver a disfrutar de las pequeñas cosas, de los detalles y estar atentos. El mindfulness tan de moda, que no es más que lo que nos enseñan los niños, vivir en lo que estamos haciendo en cada momento y poner todos los sentidos en ello, sea leer, cocinar, acabar aquel informe o extasiarnos ante la sonrisa de nuestros hijos. Si sólo pensamos en lo que podríamos estar haciendo se nos pasa la vida sin vivirla.
    Un abrazo.
    Isabel

  5. No he podido evitar sonreír al leer tu post. Me he sentido muy identificada. Quizá me sobran esas 8 horas de trabajo ;-) Pero sí, efectivamente esta ansiedad diaria de no puedo, no puedo. Debería aprender a apagar el ruido pero aún no lo consigo. Un beso enorme

  6. 7
    Dalia dice:

    Lo del tiempo lo llevo fatal. Pero bueno, me reconforta saber que hay mucha gente así. :)

  7. 8
    Núria Riambau dice:

    Muy identificada. Me alegro de haber priorizado leer tu post. :-)
    Por cierto, había leído la cita… Le voilà: “Si preguntes a algú quantes cites d’amor ha deixat de fer a la seva vida per falta de temps, et contestarà que ni una.” (Si le preguntas a alguien a cuántas citas amorosas ha dejado de acudir en su vida por falta de tiempo, te responderá que ninguna.)
    http://catorze.naciodigital.cat/noticia/91/joan/margarit/no/em/pot/destruir/ningu/perque/ja/destruit/vida

  8. 9
    Álvaro Sanz dice:

    “vosotros tenéis los relojes,
    nosotros tenemos el tiempo”
    Proverbio Africano

  9. 10
    Anna Roig dice:

    ¡Ojalá fueran 8h de trabajo! Pero cuando la logística del trabajo implica unos 3/4h de ida, unos 3/4h de vuelta y una hora y media para comer, inviertes unas 11 horas largas al día dedicadas a ello. Hace ya tiempo que arrastro el “no tengo tiempo” y al final lo saco de quitarme horas de dormir y de posponer / aplazar lo que no es importante o prioritario en ese momento. Envidio sanamente, sí, a ciertas amistades que trabajan de 7h-8h a 15h y tienen tooooda la tarde por delante.Yo trato de hacer cosas cuando puedo y lo que no haga hoy, pues ya lo haré mañana, el findesemana o en vacaciones. ¡Qué le haremos! ¡Agobios cero!

    Buena reflexión, como siempre.
    Saludos!

  10. 11
    virginia dice:

    buenas noches, Cristina
    ayer cuando quise escribirte que para mi los domingos, era el día donde el tiempo se estiraba y tenía tiempo para todo, (como siempre que voy a hacer una afirmación, el destino caprichoso le da la vuelta, hace tiempo que no digo “no quiero caldo” porque seguro que tomo ración doble). Fue un domingo, realmente complicado :(
    Recuerdo los cursos de formación que impartía, porque el trabajo y nuestra vida se parecen mucho, “lo urgente” “lo importante” “lo prioritario” “lo rutinario” cuando aprendemos a clasificar, estiramos el tiempo, claro que eso era antes de que existiese internet :) ahora podemos quedarnos atrapados como en una tela de araña, pero como dice Manolo García “nunca el tiempo es perdido, sólo un recodo en nuestro camino”
    Buenas noches

  11. 12
    Ale dice:

    Las causalidades de la vida me hacen leer esto luego de ducharme angustiado por cómo dejé que el día pase sin más. Soy de los que trabajan esas envidiadas horas hasta las 15 (de hecho, antes) y se me pasa el resto del día languideciendo en internet.

    Lo peor es que no se me pasa simplemente consumiendo entretenimiento (youtube, facebook y esas cosas) sino que se pasa queriendo hacer de todo (ejercicio, estudiar, aprender algo nuevo en diseño web, luego en informática, luego aprender guitarra por internet) y entre tantas cosas que “quiero hacer” no hago nada.

    Con lo cual, estoy hecho un lío xD

    • 13
      Ale dice:

      Lo que me faltó decir, es que como bien comentás, me doy cuenta que no logro aceptar que hay cosas que no voy a llegar a poder hacer. O al menos no en profundidad. Y por no aceptar eso, no empiezo a hacer nada. Me censuro la posibilidad de terminar algo.

      En fin, que ya estoy haciendo terapia con vos.
      Buenas noches.

  12. 14
    Nené dice:

    Muy buen post. A mi me pasa que el tiempo que dedico a recorrer blogs y tableros de Pinterest me suma ítems a la lista de cosas para hacer, porque veo proyectos geniales, empiezo, empiezo y no termino nada…

  13. 15
    Carmen Bruque dice:

    Los dias vuelan y con los dias las semanas. Mi prioridad son mis dos niños e intento dedicarles las tardes enteras. Espero que algo les quede de poso. Hace poco leí que de todo lo vivido hasta los siete años luego no se recuerda nada, pero estoy convencida que la personalidad y el carácter se fragua desde la estancia en la barriga de la madre.

  14. 16
    Carmen Bruque dice:

    Ante la intensa semana, uno de mis momentos “out” es cuando puedo leer estas páginas y me ilusiono con posibles y futuros proyectos, o simplemente contagiándome con la tranquilidad y paz que me transmiten cada una de las entradas de Kireei. Gracias Cristina por todas tus aportaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>