Ana Juan

>

Cuando yo estudiaba Bellas Artes, Ana Juan ya estaba presente en las publicaciones de moda de entonces: La luna, Madriz… Eras dibujos preciosos, fascinantes, de los de mirar y mirar y no acabar. Los años fueron pasando y, cuando yo ya era mamá, me encantó encontrar libros infantiles ilustrados por ella, como Frida, Comenoches o Elenita. Me encanta porque me encuentro con un colorido extraordinario, y de nuevo puedo pasarme el tiempo mirando una única ilustración, hay tanto misterio detras de esos rostros… He visto tambien libros ilustrados para mayores como Snowhite escrito, además, por Ana. Y mientras tanto ha ilustrado multitud de portadas del revistas como el New Yorker, y ha hecho incursiones en publicidad tanto en el mercado americano como en el español. Podéis leer esta entrevista en la revista Babar y visitar su página web.

Por todo esto y mucho más, encuentro a Ana Juan única y siempre fascinante.

 

 

 

      Snowhite

               

                 Frida

 

                        Elenita

 

                 Comenoches

 

                 For you are a Kenian Child

 

               

 

 

 

Crafts contra el aburrimiento

>

Aunque ahora lo que apetece es el aire libre, a menudo hay ocasiones (no solo una tarde de lluvia) en que nos quedamos en casa. Algunos niños casi nunca se aburren, siempre hay alguna construcción que montar, alguna película que ver, algún libro por leer… Sin embargo, en otros momentos viene bien tener alguna manualidad para entretenerse durante un buen rato.
Muchas manualidades se les proponen a los niños como proyectos casi cerrados, sobre los que pueden hacer variaciones. A veces es un punto de partida estupendo para estimular su creatividad pero algunos niños se ven limitados por la idea inicial. A mi me gusta sugerir a mis hijos “inventa algo”… y se van y vuelven con cualquier cachivache estrambótico. ¡Me encanta! Pero otros niños no se sueltan tan fácilmente. Es especialmente para estos casos que me parece buena la idea de hoy.

 

               

 

 

  

 


Es importante disponer de suficiente material en casa (ceras, rotuladores, papeles, fieltro, goma eva, cartones, cola, pintura y pinceles, tijeras, cuentas, plumas, material de reciclaje como tapones, envases, cajas…). A mi me gusta que esté al alcance de los niños, teniendo en cuenta su edad. Por ejemplo, a un niño pequeño quizá baste con dejarle plastidecor, pinturas lavables, algunas cartulinas y lápices, restringiendo el uso de materiales más “peligrosos” a la presencia de un adulto. Uno mayor puede tener a su alcance también cola, tijeras… etc. Recomiendo también olvidarse de la manía de decirles a los niños “tira eso”. A veces guardan cosas que parecen basura, pero que un día ellos mismos nos demuestran que no lo son. ¡Muchos niños vienen con el reciclaje de serie!

Una vez dispongamos del material variado puede que el niño se sienta abrumado por la cantidad de cosas que puede hacer, sobre todo si no está acostumbrado a disponer libremente del material, y empiece a usarlas todas a la vez y de manera descontrolada, o bien puede que se bloquee.

 

 Es para evitar esto que os proponemos la idea “¿Qué puedes hacer con esto?”. Seleccionemos un determinado conjunto de materiales y presentémoslo al niño. No hay que usarlo todo, ni tampoco está prohibido usar materiales no seleccionados que se le ocurran a lo largo del proyecto. Los resultados pueden ser sorprendentes, muy creativos.

Quizá no sea tan “presentable” y “espectacular” como una manualidad dirigida (que está muy bien para aprender diferentes técnicas pero que no puede ser el único tipo de manualidad que un niño realice), pero tiene la gran ventaja de que el resultado es íntegramente obra y mérito del niño. ¡Os lo recomiendo!
 

 

Imágenes 1, 2 y 3 vistas en Cookie Magazine.

Imágenes 5, 6, y 7, CC de Jek in the box.

El resto de imágenes, de Kireei.

 

Tarta de queso y melocotón

>

 

Recetas de tarta de queso hay muchas; por eso me he decidido a darle un toque distinto a la mía. Como estamos en época de melocotones y siempre hay cantidad en casa he pensado utilizar esta deliciosa y aromática fruta para darle un toque extra de sabor. Aquí veis el resultado, y de sabor ni os cuento para no haceros la boca agua. Además se realiza toda en crudo, lo mejor para el verano, alejarse del horno durante un tiempo.

 

Estos son los ingredientes que he usado:

2 paquetes de galletas corrientes.
2 terrinas de mascarpone (podéis usar otro queso fresco de vuestra elección).
1 kilo de melocotones (o un bote grande de melocotones en almíbar).
Media terrina de mantequilla.
1 cucharada de copos de agar agar para espesar.

2 vasos de agua.
2 cucharadas de azúcar.

Triturad las galletas y mezcladlas con la mantequilla (dejadla templar fuera de la nevera previamente). Poned esta base en el fondo del recipiente para tartas y meted en la nevera para que se endurezca. Triturad la fruta y juntadla con el queso, mezclad bien para que se incorporen ambos sabores y agregad el azúcar. Aparte, disolved el agar agar o, en su defecto, placas de gelatina en dos vasos de agua caliente y añadídlo a la mezcla de queso con melocotón. De esta manera la tarta adquiere una buena consistencia. Vertedlo sobre la fuente con la galleta y dejad en la nevera hasta que se espese (si queréis metedla en el congelador para acelerar este proceso pero no dejéis que se congele).
 

 

 

 

Gálago

>

Hemos charlado hoy con Fátima de Gálago artis, una artesana que se dedica principalmente al diseño de camisetas infantiles y la realización de complementos en fimo o arcilla polimérica. Queremos conocer detalles acerca de su trabajo y qué dificultades y oportunidades se le presentan a alguien que quiere emprender este camino.

 

            

 

Fátima tiene 27 años y vive en la ciudad donde nació: Madrid.

 

Háblanos de tu trabajo …

Comencé a vender bajo la marca Gálago hace tres años y, al poco tiempo, abrí el blog para promocionarlas. Pero realmente es imposible recordar cuándo empecé a realizar este tipo de actividades. Siempre, desde bien chiquitita, me recuerdo creando cosas con las manos, ya fueran construcciones de madera, plastilina en la guardería o dibujos por todas partes. Poco a poco la marca ha ido haciéndose un huequito gracias a internet y a los cientos de enlaces entre distintos blogs y webs que se dedican al diseño y a la artesanía.
En Gálago vendo principalmente dos cosas; ropa pintada a mano (principalmente de bebé) y complementos hechos con fimo (broches, anillos, pendientes, collares, imanes…). También hago algunos artículos en fieltro, pero la verdad es que disfruto mucho más trabajando con el modelado y la ilustración.
Principalmente utilizo arcillas poliméricas (fimo) para casi todos los productos, que modelo a mano sin usar
ningún tipo de moldes, plantillas, extrusionadoras ni nada parecido. El fimo es muy resistente y te da mil posibilidades. En el caso de las camisetas ilustradas utilizo pinturas textiles muy perdurables, para que los enanos puedan jugar, correr y mancharse a sus anchas.

 

¿Qué haces aparte de esto? 

Aparte de dedicarme a Gálago me licencié en la carrera de Humanidades y trabajo en una editorial como correctora de textos. También he hecho cursos de diseño e ilustración, que es otra de mis grandes pasiones.

 

¿Qué dificultades encuentran los artesanos para realizar y difundir su trabajo?

Las dos principales dificultades son dar a conocer tu trabajo y competir con los precios de los productos de fábrica. Aún así, las facilidades que hoy en día tenemos gracias a Internet, al mundo blog, etc., hacen mucho más fácil esta labor. Por otro lado, el interés por lo hecho a mano y por los productos personalizados y únicos no sólo no ha decaído sino que está en pleno auge. No es raro encontrar pequeños comercios que ofrecen la posibilidad a nuevos diseñadores y artesanos de vender sus productos hechos a mano, y realmente están teniendo muy buena acogida.

 

¿Qué haces fuera del trabajo?, ¿cómo es tu día a día?

La verdad es que soy muy hogareña; como más disfruto es estando con mi pareja y con mi familia. Nos solemos juntar con los enanos de la familia (mis queridos sobris) para ir al campito, de merienda, a algún parque… El ser autónoma también me deja bastante tiempo libre para leer, dibujar y ver buen cine. En cualquier caso mi trabajo en Gálago no deja de ser un hobby, porque no dejo de disfrutar muchísimo con él.
Siempre me ha encantado el arte, la ilustración, el diseño, el teatro y la literatura, para los que siempre saco tiempo y que considero la mejor fuente de inspiración. Las vanguardias y el arte abstracto son lo que más me ha influenciado, e intento que la sencillez de líneas y colores sea la base de mis diseños. En cualquier caso no me gusta darle más importancia a mis creaciones que la que tienen: pequeños complementos coloristas y divertidos para llevar a cualquier parte.

 

             

 

 

 

 

Restaurar muebles

>

¿Tenéis muebles antiguos que necesiten ser restaurados? ¿Alguno pasado de moda pero con posibilidades? Si es vuestro caso no os perdáis la sección before and after de design sponge para coger ideas o, simplemente, para admirar los espectaculares cambios que la gente es capaz de darle a los muebles, habitaciones, casas, etc. Mirad una muestra de sillas y sillones.

 

               

 

            

 

            

 

 

Polly Wreford

>

Decoración, fotografía, dos de mis aficiones reunidas en estas imágenes de Polly Wreford, representada por Sarah Kaye. Después de ver su extensa galería, no sé de qué me entran más ganas: si de practicar más fotografía o de ponerme a decorar como una loca. Debe ser un sueño conseguir estas escenas, ¿verdad?