Tzatziki

 
He aquí otra receta sencilla del estilo del guacamole y el hummus, es decir, apta para acompañar, para mojar pan, crudités, preparar en un momento para picar, etc.
Se trata básicamente de yogur y pepino. Es una receta griega y por tanto el yogur que más le va es el cremoso típico de ese país (si no tenéis podéis usar del normal tamizándolo con una telita para quitarle todo el líquido). Al yogur se le añade pepino a trozos pequeños (mejor sin piel y sin pepitas), un poco de ajo, unas gotas de limón y, en la receta original, eneldo, aunque yo lo suelo hacer con perejil que es mas fácil de conseguir. Hay gente que también añade pimiento a trocitos pero a mi me gusta mas la receta mas simple. Probadlo con carnes a la plancha, el contraste con el frescor de esta receta es muy interesante.

 

Posavasos de botones

 

¿Tenéis un montón de botones guardados y no sabéis que hacer con ellos? Entonces este sencillo proyecto es la solución. Lo hemos visto en Crafting a green world y lo realiza Linda Permann, de Linda Made.
 
 
                
 
Se necesitan 81 botones de 4 agujeros, 3 colores distintos de hilo de bordar y seguir estas sencillas instrucciones:
  1. Enlazar 9 botones en fila como muestra la segunda imagen.
  2. Repetir el mismo proceso para las siguientes filas de 9 botones.
  3. Enlazar las filas entre sí.
Son unos originales posavasos hechos a mano.

 

Bandoleras

La bandolera es uno de los portabebés más fáciles de usar. Personalmente es mi preferido con bebés recién nacidos, en posición de cuna, y también como portabebés “de emergencia”, para llevar en el bolso cuando los niños ya caminan pero a veces se cansan. Además, es ajustable y un mismo modelo sirve para personas de diferente corpulencia. Como sucede con todos los portabebés, su uso da lugar a imágenes que inspiran mucha ternura, como la que os mostramos de Trees and Bees.

 

 

La bandolera que usa es una Maya Wrap, pero hay muchos otros fabricantes e incluso es posible hacerse una en casa (patrón de Maya Wrap).

 

Apartamento en Estocolmo

Estas imágenes corresponden a un apartamento que aparece en la web de una agencia inmobiliaria (Lagerlings) de Suecia. Me ha gustado tanto —y me ha sorprendido de tal manera el contraste con las fotos que veo habitualmente en las agencias que yo conozco— que he querido compartirlo:

 

           

           

 

Imaginechildhood

 

Cuanto más buceamos por la red, más cosas maravillosas e increíbles encontramos. A veces, lo reconocemos, son cosas banales, de gran superficialidad, pero tan bonitas… Otras veces nos damos de narices con algo que no solo nos parece bonito sino que nos transporta a un mundo mejor, más civilizado. Eso nos ha pasado al encontrar imaginechildhood, sitio en el que declaran creer que los niños deben experimentar el mundo a través de sus propios ojos, oídos y dedos de manos (¡y pies!), en directa interacción con la naturaleza.

Tienen un blog y un photostream en flickr, lugares ambos que merece la pena visitar.
También tienen una tienda – en la que no podemos comprar porque solo hacen envíos dentro de los Estados Unidos – que ya quisiéramos tener por parajes más cercanos. Estas son algunas de las cosas que ofrecen:
 

Póster de pájaros.

 


Kit de identificación de hojas de árboles.

 


Kit de estudio de la naturaleza.

 


Casa del árbol, de madera.

 


Telar.

 

Una de las muchas guías de vida animal y vegetal que hay en su catálogo.

 

¿Os ha gustado? Que levante la mano quien quisiera tener una tienda así cerca de casa. ¿Conocéis alguna que se le parezca?
 

La huella ecológica

La huella ecológica es un indicador ambiental que sirve para reflejar el impacto que ejerce cierta comunidad humana sobre su entorno. Se expresa en hectáreas; es decir, mide las hectáreas que serian necesarias para sostener a una determinada comunidad humana.
Aunque el cálculo puede prestarse a discusiones, su utilización es atractiva porque permite establecer comparaciones entre paises, regiones y continentes, y también generar titulares espectaculares en la prensa del estilo “si todos los habitantes de la Tierra consumiéramos como hacen los – poner aquí una nacionalidad – necesitaríamos X planetas” (donde X es un número de planetas tanto más elevado cuanto más consumen los habitantes del país en cuestión). Sin embargo, la espectacularidad del dato no resta valor al trabajo de los autores (William Rees y Mathis Wackernagel) y nos recuerda la importancia de moderar nuestro consumo, reducir el gasto energético y reciclar los residuos.

Os dejamos este video que, en pocos segundos, ilustra de una manera magnífica las consecuencias de nuestros actos sobre el planeta y lo mucho que podemos conseguir a veces con un mínimo esfuerzo.

 

footprint from nathan larouche on Vimeo.

 

Para saber más sobre la huella ecológica: Global Footprint Network.