La Zoo

 

La Zoo es un grupo de diseñadores gráficos japoneses que se dedican a elaborar libros de actividades infantiles, muy alejados de los clásicos y ñoños libros de colorear. En los libros de la Zoo no hay lugar para el cuidado en no salirse de la línea o la copia fiel de un ejemplo aburrido. Por el contrario, la imaginación y la libertad total del niño para ir más allá de la actividad propuesta es algo que los autores potencian.
Mis hijos los adoran todos: los de pintar, los de recortar y hacer collage y los de pegatinas.
En España los edita Coco Books en castellano y catalán, y se pueden encontrar en cualquier librería.


 

    

 

 

Móviles en el salón

Cuando pensamos en móviles siempre nos imaginamos la habitación de los niños y, si la imaginación nos falla, es posible que incluso los limitemos al clásico móvil en la cuna del bebé. Pero hemos visto este móvil estilo Calder y nos lo podemos imaginar perfectamente en un salón. Quizá este no es tu estilo, quizá no estés dispuesta a pagar lo que piden por este exclusivo modelo, pero es posible que opines, como Calder, que un móvil es algo más que un conjunto de objetos planos que se mueven, que un móvil es poesía. Si tienes uno en tu salón, puedes enviarnos tus fotos.

Una habitación rosa

 

>

Yo, de pequeña, no era muy amante del rosa. Pero si me hubieran enseñado esta habitación sin duda habría pensado: ¡Menuda suerte la de Elsie!

 
 
 
 


 

Detalles primaverales

Flores y plantas presentadas de una manera diferente, huevos de Pascua nada convencionales y gallinas-títere de dedo, estas son algunas de las propuestas de Living at Home para decorar la casa en estas fechas. A mi me han convencido estas ideas, las encuentro originales y muy bonitas.

 

Hummus

 

 
El humus es un paté de garbanzos típico de la cocina árabe, es sencillo de realizar y muy rico y sano. En casi todas las cenas con amigos alguien trae hecho de casa, es ya una tradición. Se puede acompañar con pan pita o con varitas de verdura cruda. Si no se quiere hervir garbanzos dejados en remojo la noche anterior se puede realizar con garbanzos de bote, aunque siempre sale mejor con la cocción casera.
Se trituran en la batidora 100 gramos de garbanzos, un par de dientes de ajo, un chorrito de limón, un par de cucharadas de tahina (pasta de semillas de sésamo) y una pizca de comino. Conviene probarlo y rectificar alguno de los ingredientes hasta alcanzar el sabor deseado. Al presentar se puede adornar con pimentón rojo y un chorrito de aceite de oliva. Para los niños se puede preparar una versión sin ajo y convertirse en una forma diferente de comer legumbres.
 
 

 

Siempre falta un calcetín

El fenómeno del calcetín perdido es común en todas las casas, ¿verdad? Siempre me pregunto adonde irán a parar todos esos calcetines que nunca encontramos, es algo digno de Expediente X.

Y hablando de fenómenos paranormales, hemos visto en bodenusa a estos tres dignos candidatos a película de extraterrestres. Mirad que sencillo es convertir un calcetín desparejado en estos simpáticos muñecos.
1. Dale la vuelta al calcetín y colócalo con el talón mirando hacia arriba.
2. Cose una W en la parte central del pie y corta el sobrante. Al darle la vuelta al calcetín esta W se convertirá en los pies del muñeco. No tires el trozo que te ha sobrado.
3. Rellena el calcetín y cose la parte de arriba, cortando la parte de la goma. En estos momentos tendrás la parte básica del muñeco, a partir de aquí solo queda añadirle los detalles a tu gusto. Con el sobrante de los pies se pueden coser brazos, y con la goma también sobrante orejas.
Podéis ver gráficos del proceso aquí.