Katsumi Komagata

 

Katsumi Komagata es un diseñador gráfico japonés que empezó a crear libros de gran fuerza poética inspirado por el desarrollo de su propia hija. Aunque no son baratos, son toda una experiencia visual: formas desplegables, contrastes de colores, luces, sombras… El soporte material del libro convertido en verdadero vehículo de estímulos sensoriales más allá de la letra impresa.
 
                    
 
                    
  
Algunos de sus libros se pueden comprar on-line en la librería La Central y también en la concept store Nobodinoz.
 

Poemas en las paredes

 

 

En Apple Pie Design hemos encontrado estos vinilos decorativos con poemas. Nos ha parecido una idea original y, además, hacen textos por encargo.

Mantequilla casera

 

 
 
 
No todo el mundo sabe que la mantequilla es nata, simplemente. Nos ha gustado la idea que sugiere ohdeedoh para hacer mantequilla con los niños. Ideal para aquellos que tienen la suerte de pasar tiempo en la cocina accediendo a lo que les rodea. El proyecto es sencillísimo. Unos botes de cristal, nata y ¡a agitar tocan! Se puede incluso poner música e inventar un baile al son de las maracas. Habrá que turnarse ya que se tardan unos 20 minutos en conseguir la consistencia adecuada, después de lo cual se elimina el suero y se mete en la nevera para que se endurezca.
Me ha recordado al cuento de J.Bucay de las ranitas en la nata.

 

De periódicos a ramo de rosas

Nos gusta encontrar proyectos como este que convierte materiales que acaban normalmente en un contenedor de basura en algo bello y decorativo. La iniciativa además sirve para dinamizar una asociación de chicas jóvenes, Girls Club.  
 
 

Robots de tela

 

 

>

¡A la tercera va la vencida! Mis hijos me pidieron dos robots de tela: uno, creación propia de uno de ellos, y el otro, una versión casera de un robot de Wall-e. Después de dos intentos encontré la manera más sencilla: dos piezas de tela cosidas y rellenas. No hace falta ni siquiera un tutorial. Los detalles son de fieltro pegado o cosido.

Como podéis imaginar este esquema es aplicable a cualquier idea. Por supuesto, he simplificado bastante el diseño original. Aquí los tenemos a su llegada a la Tierra:

 

 

 

Ha llegado un paquete de Japón

Vuelvo a decirlo: ¡qué cosas pasan en Internet! Una amiga virtual viajó a Tokio y me escribió desde allí, preguntándome si quería algún encargo. Mi hija es una enamorada de Japón así que le pedimos folletos, publicidad, palillos, cositas así.

Hace poquito nos llegó un paquete que nos revolucionó a todos. ¡Estaba tan bien envuelto! Revistas, palillos, té verde en polvo, jabón en forma de papel, una bolsita preciosa con yenes… La estrella, sin duda, han sido unos moldes para hacer bento con el arroz.

 

Estas cosas no pasaban cuando yo era pequeña… ¡Muchas gracias, Olga!