Mount royal mint

il_570xN.441123141_firr

 

Esta entrada la publicamos hace dos años pero la hemos refrescado con novedades, como estos adorables narwhales que veis o el mamut de aquí abajo. A través del blog de Lelelerele handmade conocimos los animalitos en fieltro de Mount royal mint. Y aquí los tenéis. Podéis ver la tribu entera aquí.

 il_570xN.578890536_b8lq

 

mount-royal-mint-art-toys

 

post6mar-23

 

Cama DIY

cama brico 2

 

¿Os habéis planteado alguna vez haceros vuestra propia cama? Esta es la que se hizo Always Roomy. Me gustan los cajones de abajo con las cestitas para poner cosa, y las plantitas.

 

cama brico cama brico 3

¿Conciliación?

conciliacion

Imagen vía Wackystuff

 

Recientemente he vuelto a mi antigua profesión, que abandoné hace una década. A mi edad debería ser una persona experimentada y ahí estoy, como una novata. La experiencia de una década atrás apenas cuenta para nada. Y mi experiencia en otros campos profesionales es totalmente irrelevante. Soy “la que se quedó con los niños”, aunque mientras tanto estuviera formándome, estudiando y trabajando en otras cosas. No importa. No avancé por mi carril.

Por supuesto, el perfeccionamiento de ciertas destrezas requiere de la práctica prolongada y la experiencia es un valor. No me quejo de eso. Lo que me entristece un poco es pensar que es opinión generalizada en la sociedad que perdí los mejores años de mi carrera profesional (aunque gané otras cosas que para mi son más importantes) y que no voy a llegar a mucho porque ya no me da tiempo.
Muchas mujeres se ven en esta situación, mientras que los hombres que a partir de los cuarenta aterrizan en carreras profesionales congeladas por su dedicación a la familia son contadísimos.

¿Conciliación? Una amiga decía el otro día que eso de la conciliación no existe, que lo único que existe es el sacrificio. Hay que sacrificar tiempo de ocio o calidad de vida o tiempo con los hijos o la carrera profesional (parcial o totalmente) y con ello la independencia económica.
Y he aquí otro mito: ¿no habéis oído un montón de veces que a partir de ahora nadie va a estar en una misma profesión durante toda su vida y que habrá que reciclarse, reinventarse, volver a empezar un montón de veces? Me río yo de eso. Lo valorado socialmente es no moverse para salir en la foto.

Acumular experiencia, contactos, sabiduría. Hacer lo que se espera de ti. Los que son desbancados o se mueven por sus propias motivaciones son generalmente castigados de manera muy dura. “No sabe lo que quiere”. “Es un currículum errático”. “Mejor no pongas que volviste a estudiar, pensaran que no te iba bien lo que hacías antes”. Y entonces nos sueltan eso de reinventarse, para que desde la cuneta pensemos: “¡Fantástico! ¡Voy a reinventarme y a ser súper dinámica! ¡Y emprendedora!” No nos olvidemos de la palabra mágica “emprendedor”.

Yo estoy a favor del cambio, del aprendizaje y de la reorientación profesional. Pero sospecho que los que nos glosan las maravillas de volver a empezar mil veces solo quieren hacernos pasar con un poco de azúcar la dura realidad de la precariedad mientras unos pocos mantienen carreras sólidas y privilegiadas en sus sectores, haciendo lo mismo durante décadas. Son esos mismos que cuando llega a su empresa una persona que se ha reciclado no valoran en absoluto las fortalezas de ese perfil, solamente sus debilidades (que, por supuesto, también están). Esto afecta a personas que tienen inquietudes que las alejan de la vía única, pero también a todas las mujeres que después de tener a sus hijos descubren nuevas perspectivas de la vida, o intentan reorientarse para poder sobrevivir siendo madre y trabajando a la vez, o dejando de trabajar un tiempo.

El resultado es que aunque la mujer estudia y trabaja, los puestos de mando y responsabilidad recaen en su mayor parte en manos de los hombres. Cuando se habla de mujeres con cargos de gran responsabilidad siempre se menciona cómo se han apañado para conciliar su vida profesional con la de sus hijos, si los tiene. Y si no los tiene se sospecha que fue para poder medrar. ¿Cuantas veces se comenta lo mismo de un hombre? Yo nunca lo he oído.

Pronto las mujeres en la cuarentena no estaremos solas en esto de ser casi novatas a la edad en que se debería ser una profesional experimentada (y no me alegra en absoluto). Está intentando llegar al mundo laboral una generación que inicia la treintena y que no consigue hacerse un hueco. Treinta años y sin estabilidad para formar una familia o iniciar un proyecto de vida. Treinta años y todavía como becarios, encadenando el paro con los contratos temporales, o estudiando algo más para hacer currículum. Hace poco leía en eldiario.es una reflexión sobre esta juventud sin horizontes: “Nuestros proyectos no son solo nuestro derecho personal al propio desarrollo y la felicidad, son también un bien colectivo. Nuestras futuras familias, futuros negocios, futuras creaciones, futuras investigaciones, etc, son también el futuro de toda la sociedad, un futuro que no conseguimos hacer presente. Somos otro sector más de una sociedad bloqueada por culpa de una minoría que considera que se lo debe todo a sí misma y nada a nadie más, y que para mantener ese estatus necesita generar una gran base social de gente que apenas pueda vivir, sino solo sobrevivir. Somos parte de una sociedad que no se puede permitir no avanzar. Nosotr@s somos una generación que sigue siendo juventud, y que está harta de que nos sigan robando el futuro.”

En fin: a algunos les roban el futuro y otros sacrificamos nuestro estatus laboral porque nos hacen escoger. ¿Cómo conseguir una sociedad en la que los jóvenes tengan su sitio y las mujeres no deban renunciar a todo a cambio de que los hombres no renuncien a nada? (No estoy culpando a los hombres en general, muchos querrían compartir la renuncia y, simplemente, no se acepta socialmente). Tengo algunas ideas pero me gustaría saber las vuestras. Los comentarios están abiertos.

Elena Ferro

 

Catarina Sobral

catarina sobral 0

 

Catarina Sobral, otra ilustradora para agregar al infinito listado de ilustradores que me gustan. La paleta de colores, el estilo, las composiciones, lo que cuenta. Me gusta todo de esta ilustradora portuguesa.


2

 

1

 

03Ilustração-Catarina-Sobral-Achimpa

 

achimpa2

 

catarina sobral 6

 

c2371a96693ad8b08535697e5db30c30

 

Catarina sobral

 

ff2e9ac9ea4d961ce2e1efb55de23af0

A favor del bonitismo, craftismo y otros ismos

0df6c9628884ebabf4ca91087aea4a52

Estampado de Kauniste

 

Este post no pretende ser una contracrítica a las críticas en torno al craftismo, bonitismo y otros ismos entre otras cosas porque no quiero caer en la misma dinámica. Lo que haré es lo que hago siempre, dar mi visión para quien le sirva, le inspire o le ayude. 

En los últimos meses he visto en algunos hilos críticas que se pueden resumir en esto: el bonitismo o craftismo es un movimiento, fenómeno o moda banal y superficial, de baja calidad artística con artesanos (por llamarlos de alguna manera) poco rigurosos en su uso de materiales y técnicas, festivales y talleres que crean burbujas de especulación, basura hipster y diseñadores celebrities de poca monta que aprovechan un filón de gente atontada que no tiene criterio para elegir sus compras y elige por moda sin importarle la calidad artística, perjudicando así a los verdaderos artesanos y artistas que se ven obligados a bajar sus precios para poder seguir alcanzando los mismos ingresos que alcanzaban antes. La escena artística se ha uniformizado hasta límites insoportables.

Bien, lo escribo así todo junto para crear un efecto exagerado, pero la verdad es que todas esas frases las he visto salpicadas aquí y allá en varios sitios.

A continuación algunas cosas que se me ocurren. N voy a darle forma de texto, simplemente haré un listado, así, en plan random (¿esto suena moderno?).

1. Lo primero, sed muy rigurosos con la calidad de lo que hacéis y lo que compráis. Como bien dicen las críticas existe el peligro de que se desvirtúe la artesanía (aunque ellos lo dicen de manera más enfurecida, yo más condescendiente, ya sabéis que soy muy madre. No todo es artesanía, my friends, sed exquisitos en lo que hacéis y pedid calidad cuando compráis. No hay atajos, puede colar una vez, pero no cuela dos veces. Dicho esto, cualquiera se puede equivocar. Nos equivocamos y a continuación crecemos, no os quedéis sin avanzar.

2. Festivales, talleres, eventos, etc. Habréis comprobado que no todo vale. Montar un festival no es abrir un local y llenarlo de gente dispuesta a pagar un stand y vender cualquier cosa y un enjambre de abejas consumidoras que vayan atraídos por la miel. No, las cosas no funcionan así, ya lo sabréis, no hay milagros, la fama cuesta, hay que sudarla, como decían en la tele. No, fuera bromas, los proyectos sólidos, y estables se construyen gota a gota, con mucho talento y esfuerzo, mucha paciencia, y mucha profesionalidad.

3. Dicho esto, todo el mundo tiene el mismo derecho a montar lo que quiera. Los que lo hacen sin calidad y rigor, como es lógico, lo montarán una vez, seguramente no lo montarán dos. Esto es así con cualquier negocio, no solo con el craft. Para mi es gente bienintencionada que aún no ha aprendido algunas cosas sobre lo que es necesario para montar algo, me podía haber pasado a mi cuando empecé. El típico: ¿Montamos algo? Yo empatizo mucho con esa gente. Seguro que hay también gente que va a por la pela sin importarles nada más, de esos hay en todas partes. ¿Se crea una burbuja especulativa? Sí, claro, como en todos los sectores, lo que pasa es que este es nuevo, por eso se está hablando de el.

3. No entiendo bien la crítica a los hipsters con barba, por favor, que alguien me lo explique. Conozco a barbudos maravillosos, igual que maravillosos sin barba. Veo a muchos modernos que critican a los hipsters, que en principio para mi también son modernos. Qué lío.

4. La llamada “invasión de las cosas bonitas” es mucho mejor que las invasiones de fealdad, mala baba y críticas ácidas. Pero no, no voy a caer en el mismo juego. ¿Lo veis? Es muy fácil caer en ver lo tuyo como lo mejor y ver lo otro como lo peor.

5. Los que nos movemos en el sector del bonitismo también leemos a Kafka y a Nietszche, miramos películas de Tarkovski, conocemos la música de Erik Satie y adoramos el diseño de Saul Bass.

6. A los celebrities del sector del bonitismo os digo esto: adelante, lo estáis haciendo muy bien, os mando un aplauso. Cada éxito de un pequeño es un éxito para el mundo. En otros países os adorarían, aquí os envidian y critican, imagino que ya lo tenéis asumido. 

7. ¿Te cansa la repetición de mensajes positivos, de diseño gráfico molón, de colores apastelados? No lo mires, cambia de canal. Estamos en la era de la libre elección de los millones de propuestas que libremente campan por el mundo creativo. Para mi es comprensible que triunfe el positivismo, no me parece nada raro en una sociedad tan maltrecha como la nuestra. Dicho esto, la vida es compleja, tiene sus más y sus menos. Pero eso ya lo sabéis, que te guste leer mensajes positivos no quiere decir que creas que la vida es de color rosa.

8. Y que aprecies el diseño gráfico y la ilustración más fina, no quiere decir que no te pueda gustar este otro tipo de diseño e ilustración más bonitista. ¿Te gusta? Sí, ¿qué mas necesitas? La gente se queja de que está “everywhere”. A mi no me lo parece, lo que está everywhere es lo verdaderamente mainstream. Estoy segura de que el 99,9% de la humanidad no ha oído hablar del bonitismo en su vida.

9. Compramos lo que nos hace feliz, igual de respetable es que te haga feliz un collar de pompones de lana igual al que lleva tu amiga que una pieza de joyería de autor que solo llevas tu en todo el mundo. Una litografía de autor, que una lámina que diga: mañana también saldrá el sol.

11. ¿Qué es mejor y qué es peor? Independientemente de la calidad artística, que sí que pienso que existe, muchas opiniones son prejuicios con disfraz de opinión, fijaos. Es fácil caer en ello, quien más y quien menos tenemos prejuicios, que no son otra cosa que falta de libertad personal para ver el mundo como es, y no como lo vemos cuando lo pasamos por nuestras creencias, nuestra educación cultural, la influencia de nuestro entorno, etc. Todos, absolutamente todos, hemos caído alguna vez en esto sin darnos cuenta. Todos vivimos el mundo a través de nuestra mochila.

12. El sector de la cultura, el arte y el diseño elevados es fantástico en muchos casos, a mi me gusta mucho la gente de este sector que tiene la madurez suficiente para valorar al entorno digamos más de “andar por casa”. Tengo amigos cultísimos, eruditísimos, y artistisimos a los que les gustan las cosas bellas. Vale, seguramente no lo consumen, pero no lo critican. Están por encima de eso, están en otra onda. 

13. Enlazando con lo anterior, veo todos los días a gente de la que hace arte o diseño más elevado haciendo también arte y diseño más consumible, por decirlo de alguna manera, más asequible. Artistas de bellas artes que crean colecciones más mainstream, el llamado “affordable art”. Esto se hace en muchas disciplinas, en la moda, en la comida, el diseño de muebles, etc. Con esto digo, nunca digas de ese agua no beberé.

14. Los que crítican el bonitismo aluden a algo que me ha hecho mucha gracia. Lo llaman “pongos”, es decir, opinan que lo que compramos son objetos de poca monta que “ponemos” por aquí y por allá en la casa, como la típica andaluza con traje de faralaes de nuestros padres. ¿Qué función tienen? ¿Para qué sirven? dicen ellos, ¿qué sentido tienen? Para mi el sentido que tienen es el que yo les doy. Tengo pongos por mi casa a los que les tengo mucho cariño, que me hacen feliz, con eso tengo suficiente. Por cierto, tengo un pongo de una hermana de un diseñador gráfico de esos que hacen “canela fina” (esta expresión que forma parte de su slang me gusta mucho, también “canela en rama”, lo digo de verdad).

15. Porque esta es otra, recibo mails con el típico mensaje: tengo una prima, una hermana, o lo que sea que hace bolsos de fieltro, ¿qué tal darle visibilidad en tu blog? Acordaos de esto: alguien cercano podría dedicarse al bonitismo y los que lo criticáis tendréis que vivir una doble vida, o podríais enamoraros de una artesana de bonitismo, ¿te imaginas tener que presentarla a los amigos?. ¿A qué te dedicas? Hago pongos.

16. Todas las tribus actúan de maneras similares para pertenecer a la tribu, la pertenencia es una necesidad básica, muy humana. Así como en los hilos de Facebook de los que están en contra del bonitismo se vierten apelativos nada cariñosos, se hace mucha mofa, y todos aplauden a continuación, desde fuera nuestros hilos deben sonar muy cansinos, muy cándidos, e insustanciales, muy “mundos de yupi” estoy segura. ¿Habéis visto lo que me he comprado en Etsy? Ais, que mono, es un amor, qué molón. Mirad las cosas desde lejos, veréis qué risa damos todos.

17. Los críticos hacia el sector dicen: más punky y menos cupcakes. Yo digo: Actitud punky ante todo: vive y deja vivir. 

17. Es cierto que hay que huir de la uniformidad, buscar un estilo propio, tener una voz carismática, distinguirse, aportar valor, ser exigente y riguroso, mejorar el mundo, etc, etc, eso no solo en la artesanía, también en la música, en la literatura, en el diseño, en la pintura y también en la actitud personal, diría que esto último es muy importante también. 

18. Entiendo cuando dicen que las ciudades se están convirtiendo en franquicias, en cromos, en parques temáticos de tendencias. Aquí hay que arrimar el hombro todos, y pedir a nuestros políticos que apoyen la calidad, la profesionalidad, el conocimiento, etc, y no metan en cultura y arte a gente que solo figura. Dicho esto, no se necesita un título expedido por la universidad, ni ningún máster para ser bueno en algo y tener criterio.

En fin, no se que más decir, prometí en mi Facebook que escribiría a favor del bonitismo, no sé porqué me meto en berenjenales, pero lo prometido es deuda. En realidad lo único que me apetece decir es “Vive y deja vivir”. Sé que me dejo cosas importantes en el tintero tanto a favor del bonitismo como mi propia crítica a las cosas mejorables de nuestro entorno, un entorno joven, que necesita madurar, lógicamente. Esto es lo que me ha salido, no lo he sabido hacer mejor, a ratos suena un poco “club de la comedia” (con menos gracia, claro está). Tampoco busco hacer un post super-riguroso, estamos hablando de bonitismo, n’est-ce pas? (en francés suena más glamouroso, sí).

Postdata: no os tiréis de los pelos en los comentarios, no quiero polémica, hagamos gala del buen rollo que nos caracteriza y de una actitud ante la vida, que a mi me gusta muchísimo, y por eso me apasiona tanto estar en este entorno, ahora, como el primer día. Por eso, y por lo bonito que lo encuentro todo.

Postdata bis: Mi opinión sobre los precios devaluados del sector ya sabéis cual es, ya escribí un post aquí.

 

 

Aparadores