hhhaus, nuevo punto de venta de Kireei y Batiscafo en Sabadell

f2ca59f4-0adc-4a28-96d3-dd2b707add16

 

Cuando vaya a Sabadell y va a ser pronto me quiero pasar por hhhaus, no solo por ser punto de venta de Kireei y Batiscafo, sino por la amplia y preciosa gama de productos que tienen, a cada cual más bonito. Podéis verlos también en su tienda online. Decoración, complementos, muebles, cocina, baño, etc. Podéis seguir sus actualizaciones en su Facebook. Están en calle Agricultura, 42.

 

2f7c54a4-405b-4acf-9ef8-14f8d21ca890 93068c73-da0d-4879-b5b9-155a5a386671 569075fb-cb28-4aa5-826a-47bb159ce52c

 

lmpara-de-techo-workshop-l-lmpara-de-techo-1_grande mesa-auxiliar-wire-table-mesa-auxiliar-1_grande mesita-de-noche-opal-locker-mesitas-de-noche-1_grande organizador-de-pared-the-dorm-organizador-1_grande print-blue-botanical-lmina-1_grande

Cómo hacer una cama con cojines

pillow-bed-chair-how-to-make-easy-cheap-gift-kids

 

¡Qué idea más buena! Unir cojines para formar una camita para echarse en el suelo a leer, o a jugar. El paso a paso es de It’s always autumn.

 

pillow-bed-chairhow-to-make-sew

pillow-bed-2
pillow-bed-chair-kids-how-to-make-gift

 

Royal Caballito, nueva colección

ROYAL_CABALLITO_Maritime_tee_campaign

 

Qué bonita es la última colección de Royal Caballito, una marca de la que soy muy fan y de la que os ha hablado varias veces. Diana Saldaña crea prendas en punto de algodón egipcio con una paleta de colores muy favorecedora, prendas de calidad de las que vale la pena tener y que duran en el tiempo.

Podéis ver toda la colección en su tienda online y seguir sus actualizaciones en su Instagram

 ROYAL_CABALLITO_Marine_dress_1

 

 

ROYAL_CABALLITO_Miau_dress_campaign

ROYAL_CABALLITO_Miau_tee_and_skirt_1

 

ROYAL_CABALLITO_Miau_wrap_tank_skirt

 

ROYAL_CABALLITO_Polarize_top_and_skirt_2

 

ROYAL_CABALLITO_Twilight_dress_black_3

 

ROYAL_CABALLITO_Twilight_jumpsuit_blue_campaign

 

ROYAL_CABALLITO_Twilight_jumpsuit_grey_2 ROYAL_CABALLITO_Twilight_top_white_and_Dusk_skirt_1

 

ROYAL_CABALLITO_Twilight_top_white_and_overall_mustard_campaign

Presentación de Mi ciudad imaginada en El Petit Tresor, Vic, Barcelona, 14 de mayo

FLYER LA MEVA CIUTAT

 

Estoy muy contenta, por dos razones. La primera por estrenar la primera presentación de Mi ciudad imaginada, el libro escrito por mi e ilustrado por Vireta. Y la segunda por presentarlo en la librería El Petit Tresor, en Vic, Barcelona, el proyecto de Stel.la y de Germán a quienes les tengo mucho aprecio y tengo muchas ganas de desvirtualizar. Una tercera razón lo hace incluso más emocionante. La presentación y lectura del libro irá acompañada de una actividad creativa de la mano de Estudi Kraft, de quienes os he hablado varias veces. También tengo muchas ganas de conocer a David y Elisenda, los fundadores de este proyecto que gira alrededor de la arquitectura, la creatividad y los niños, lleno de afinidad con el espíritu de Mi ciudad imaginada – La meva ciutat imaginada. Os espero el sábado 14 de mayo a las 17.00 en El Petit Tresor, Vic.

 

Filodendro de papel

Corrie_Hogg_paper_heartleaf_philodendron_plant_DIY_4

 

Ahora que están de moda las plantas también se está poniendo en moda hacer crafts de plantas de papel. Una cosa no quita la otra. Podéis ver este paso a paso para hacer un Filodendro de papel en The House that Lars Built.

 

Corrie_Hogg_paper_heartleaf_philodendron_plant_DIY_2
Corrie_Hogg_paper_heartleaf_philodendron_plant_DIY_5-the-house-that-lars-built

 

Lo que ocurre cuando no esperas, por Mireia Simó

Kirsten-Sims-You-are-Here-2016.-Mixed-Media-on-board.-1200-x-895-mm

Ilustración de Kirsten Sims

 

Leyendo a Cris en su post del domingo pasado me acordé de una experiencia que tuve hace unos días. Me había apuntado a un curso al que tenía muchas ganas de ir. Estaba ilusionada pensando en las horas que iba a estar allí aprendiendo, sentada a ese otro lado de la silla donde iba a recibir y donde me apetecía mucho estar.

Me interesaba mucho el tema, el docente y la idea de estar en un encuentro grupal compartiendo con otros profesionales. Llegó el día y allí que me fui dispuesta a pasar unas cuantas horas durante tres días seguidos.

Bien, pues al rato de estar allí empecé a inquietarme y cuando terminó la tarde, después de cinco horas, salí de aquel lugar un tanto revuelta. Con todo lo que tenía yo que hacer, con lo que me suponía en estos momentos de mi vida, criando y trabajando, poder sacar 20 horas para mi, con lo cansada que estaba ese día… ¡Y allí había estado toda la tarde casi perdiendo el tiempo!

Replanteándome con enfado si iba al día siguiente o no, me di cuenta de que había puesto demasiadas expectativas en aquel curso. Claro que habían pasado momentos importantes en esas 5 horas, claro que había aprendido cosas significativas, y claro que lo que allí había pasado tenía un componente de novedad e interés para mí.

Pero yo estaba frustrada porque esperaba más, y esa frustración me estaba impidiendo recoger y disfrutar de lo que sí que hubo. Al rato de llegar a casa me recoloqué internamente y esa noche me acosté tranquila, pensando que al día siguiente iría con ganas y con ilusión, aunque situándome en un lugar distinto, sin expectativas.

Sorprendentemente estuve receptiva, motivada, se me pasaron las 8 horas deliciosamente, y al día siguiente terminé el curso agradecida y con un montón de aportes interesantes que iría masticando después.

No esperar nada no significa resignarse, tampoco tiene que ver con no tener esperanza. No tener expectativas es tener una actitud receptiva sin exigencia, es tener capacidad para recibir y valorar lo que sea que nos aporte el encuentro, suceso o situación. En cada momento siempre hay algo que agradecer. Desarrollar esta manera de estar en el mundo es una forma de poder nutrirnos y sentirnos en paz.

Y así nos pasa también con nosotros mismos. Como decía Cris, cuando nos ponemos el listón muy alto y luego nos castigamos por no haber sido capaces de llegar, no nos estamos dando cuenta de lo que sí hemos hecho, de lo que sí hemos conseguido y de lo que sí somos capaces de hacer.

Creernos que de verdad “hacemos lo que podemos” es una bonita manera de aceptarnos con lo que sea que hagamos en cada momento. Y como a mi me gusta recordar, la aceptación es justo el trampolín para seguir creciendo.

Mireia Simó Rel .Psicóloga. Terapeuta Gestalt. Especializada en Intervención Familiar e Infantil. Co-directora formación Técnicas Gestálticas Aplicadas a las Familias en el ITG (Instituto de Terapia Gestalt de Valencia).