Miranda y el viento

Captura de pantalla 2014-05-26 a la(s) 12.48.35

 

Durante todo el mes de mayo os hemos ido presentando los cuentos que contiene el libro Batiscafo en el mar. Estamos a unos 15 días de su salida de imprenta y aún podéis comprarlo a través de la tienda online con un descuento de 6 euros y con gastos de envío gratis. Hoy os mostramos algunas imágenes de Miranda y el viento, un fantástico cuento (y nunca mejor dicho) escrito e ilustrado por nuestra admirada Estíbaliz Hernández de Miguel (Pintameldia)

Elena Ferro nos ofrece la siguiente bonita reseña, el resto de reseñas las podéis leer en el blog de Batiscafo. 

Miranda tiene una mano roja. ¿Por qué? El cuento, escrito e ilustrado por Estíbaliz Hernández, no lo explica. Es así y punto, no todo ha de tener una explicación, ¿verdad? A Miranda no le gusta el viento, nada de nada. La vida está llena de cosas imperfectas o raras, sea una mano roja o un viento pesado que te despeina. Pero esas mismas cosas que puedes querer que desaparezcan pueden también tener su lado bueno… En una visita a la pescadería, Miranda atravesará una puerta (¿real o imaginaria?) y conocerá las dos caras de la moneda de su odiado viento.
Es un cuento escrito en tercera persona y que, sin embargo, se siente como si fuera en primera. Lo cotidiano y lo fantástico se entremezcla en un relato acompañado de unas ilustraciones muy personales, delicadas y con un toque onírico fascinante.

 

Captura de pantalla 2014-05-26 a la(s) 12.45.37

 

Captura de pantalla 2014-05-26 a la(s) 12.46.04

 

Captura de pantalla 2014-05-26 a la(s) 12.46.25

New born, nueva colección téxtil de Papilla de fruta. Gastos de envío gratis

Collage_sonajeros&softies

 

Os hablamos hoy de New Born, la nueva colección téxtil de Papilla de frutas. Sonajeros, softies, baberos, bandanas, mochilas… todo hecho a mano, localmente, un bonito proyecto con muy buen gusto en la presentación. Hasta el 31 de mayo tienen gastos de envío gratis usando el código ENVIOGRATISVIP.

 

baberos_guirnalda

 

bandanas

 

mochila_NewBorn

 

softie_Oli

Estantes escalera

ac39319422a1637b77fd1b1589b67cd3

 

Esta idea ya la habíamos visto con escaleras. Estos son estantes que simulan escaleras. Vía Mad about the house.

 

 

La pequeña buhardilla, punto de venta de Kireei magazine y Batiscafo en Elche

reflex  II  hasta mayo 2014 162

 

Hoy visitamos un nuevo punto de venta de Kireei magazine, en Elche. Se trata de La pequeña buhardilla, un espacio llenos de cosas bonitas, y disponible para fiestas y talleres. Podéis seguir sus actualizaciones a través de su Facebook.

 

reflex  II  hasta mayo 2014 157

 

reflex  II  hasta mayo 2014 161

 

La escuela deseada, la escuela soñada

00_kireei_5_coaner_765

 

En Kireei magazine solemos publicar artículos que tocan el tema de la escuela de diversas maneras. Nuestro equipo está formado por docentes y madres y padres, es un tema que conocemos de primera mano y que nos interesa muchísimo. Estamos convencidos de que el mundo solo puede ir a mejor si los primeros años de la vida de los niños mejora, sobre todo a nivel emocional.

En Kireei 5 publicamos un artículo al que le tengo mucho cariño tanto por el maravilloso texto de Borir Mir, profesor en L’institut escola Les vinyes, como por las fantásticas ilustraciones de Coaner, colaboradora nuestra también en Batiscafo. La idea era reflexionar sobre la escuela deseada, la escuela soñada. Las ilustraciones están concebidas como láminas o pósters que puedan ser usados por quien lo desee. Si tenéis un centro o escuela y os apetece tenerlas sobre vuestras paredes nos podéis escribir al mail de Kireei y os enviaremos los archivos en alta resolución para que os los podáis imprimir.

Os dejo ahora con el artículo…vale mucho la pena leerlo, contiene lo que a nuestro entender son las claves para una nueva escuela, totalmente necesaria, hoy más que nunca. Si os apetece, compartidlo.

01_kireei_5_coaner

  

La escuela deseada
Instrucciones para soñar despierto

Todos hemos ido a la escuela. Fuimos felices o desgraciados en ella pero sea como sea nos marcó para siempre. Para un adulto su escuela es, ante todo, una vivencia y una remembranza. Una invención, en realidad, porque la vida no es lo que uno vivió sino lo que uno recuerda y la memoria, decía John Dewey, es una experiencia sustituta.
Por ello el deseo de una escuela mejor siempre está rodeado de la nostalgia del recuerdo y de la esperanza futura en una mejor educación. Porque ¿quién no ha deseado una escuela mejor que la suya? Para sus hijos, para sus nietos, o para trabajar en ella. Todos aspiramos a una escuela excelente aunque discrepemos sobre cómo debe ser esa escuela ideal. Hay muchas expectativas, muchas exigencias y muchas esperanzas depositadas en esa escuela soñada.
Sin embargo los sueños adolecen de dos grandes debilidades: no son decisiones y no son acciones. Para transformar verdaderamente la escuela hay que soñar despierto, hay que liberarse de la nostalgia y también de la esperanza vana. Aquel que quiera renovar la escuela debe convertir su sueño en propósitos y sus propósitos en acciones. A mi entender esa es la contribución realista y poderosa que puede regenerar realmente la escuela, tanto como ciudadanos, como padres o como docentes.

03_kireei_5_coaner_765
Del sueño al propósito

Si tuviera que elegir un propósito específico, un reto importante para hacer tangible el deseo de una escuela mejor, propondría la personalización de los aprendizajes: un aprendizaje para cada necesidad y un lugar para cada persona. En otras palabras, formularía que el gran reto de la educación actual es diversificar sin excluir.
Personalizar sin excluir no significa individualizar sino todo lo contrario pues el proyecto último es ofrecer a cada uno el mejor lugar entre nosotros. Un buen lugar en el seno de la familia, de la comunidad, de la sociedad y, en consecuencia, un buen lugar en la escuela. Y este lugar no puede ser un espacio excluyente sino un lugar común que se habita en pie de igualdad y dignidad.

04_kireei_5_coaner_765
Personalizar los aprendizajes

Personalizar la educación desde el papel del docente puede adoptar infinitas formas pero quizás sea útil destacar algunas de ellas. Propongo tres ámbitos para esta diversificación: el de los contenidos, el de los procesos y el de los resultados.
Diversificar los contenidos significa, simplemente, que no todo el mundo aprende lo mismo. A diferente contenido, diferente grado de complejidad, diferente contextualización, diferente acompañamiento… Es tan simple como aprender a leer leyendo libros diferentes, a interpretar tocando canciones diferentes, a redactar escribiendo textos sobre temas diversos. Se trata de abordar el currículo de forma selectiva estableciendo prioridades según las necesidades personales.
A diferentes procesos, diferentes caminos: trabajo individual, en pareja, en pequeño grupo… A partir de múltiples ejemplos, presentados abierta y libremente, o explorando una idea o un concepto para hacerlo tangible. Ir de lo general a lo específico, de lo concreto a lo abstracto, de lo conocido a lo ignorado, de la hipótesis personal al conocimiento científico. Permitir la autorregulación y la toma de decisiones sobre cómo aprender.
A los niños les gusta trabajar en grupo, socializarse; propongámosles retos a todos y ayudemos a construir equipos donde solamente hay grupos. Diversificar los procesos puede ser combinar amistades, promover asociaciones dispares o afrontar la complejidad desde lo heterogéneo y no desde lo uniforme. Y puede ser, también, respetar la soledad (algo muy difícil en la escuela actual) pues los niños también gozan con el ensimismamiento, con la reflexión silenciosa, en retiro. Dejemos tiempos y espacios de libertad para que cada persona explore, reflexione o juegue; en la escuela, en casa… en cualquier escenario.
Y, finalmente, diversificar los resultados esperados: los productos, las realizaciones, los proyectos… todo lo que nos permite visibilizar el aprendizaje, pues sin producción el aprendizaje es algo mental, esquivo e invisible. ¡No convirtamos un convencional ejercicio escrito en la forma principal de evaluar lo aprendido! Aceptemos la creatividad en los productos, la versatilidad y la diferencia. Busquemos una evaluación que sirva para demostrar lo aprendido, no para sancionar lo que se ignora.

05_kireei_5_coaner_765

Diversificar el aula

Diversificar el aula es la consecuencia ineludible de personalizar los aprendizajes. Un aula diversificada no es un aula tradicional, no cuenta con que todo el mundo esté haciendo lo mismo de la misma manera, trabaja de manera totalmente diferente. El aula es entonces un espacio compartido en el que se crean las condiciones para que el aprendizaje sea posible – aprendizaje que es personal en convivencia y en colaboración con otros.
En un aula diversificada hay movimiento, interacciones, multiplicidad de tareas… hay cierto desorden, hay conflictos, hay ruido sin duda. Requiere aceptar la incertidumbre, ceder parte del control y del mando. Diversificar el aula exige conceder poder para empoderar a los alumnos. Dar libertad de acción aun a riesgo de perder oportunidades, tiempo o recursos. No es posible dar “una lección” a cada alumno en este contexto. Hay que asumir un papel de sosegado acompañamiento, de diligencia adulta, de disponibilidad afectiva. La docencia se basa en la serenidad, no en la paciencia como creen algunos.

02_kireei_5_coaner_765 

 

Celebrar la singularidad

Si el aprendizaje es personal la singularidad del alumno gana relevancia, un alumno que es aceptado tal y como es y alentado a ser mejor. Aceptar no significa conformarse, en realidad quiere decir partir del aprendiz , de cada persona única y extraordinaria. Aquí la personalización debe comprender, por lo menos, tres fuentes de singularidad: las diferentes capacidades de cada uno, los diferentes deseos y motivaciones y, finalmente, las diferentes estrategias de aprendizaje que todos tenemos.
Desarrollar en cada uno su potencial es una aspiración permanente de toda buena escuela. No todos tenemos las mismas aptitudes, ni las mismas capacidades; aceptar esa diferencia nos obliga a no renunciar a que TODOS aprendan. Nada de “niveles” pues hay tantos “niveles” como alumnos en clase. Nos obliga a proponer una enseñanza que estimule a cada uno a ir más allá de lo que le resulta fácil y cómodo, no un justo medio que empobrezca a todos. Significa exigir a cada uno el esfuerzo indispensable para llevar a cabo un objetivo asequible que enriquezca sus conocimientos, sus competencias y sus valores.
Tampoco tenemos todos los mismos intereses, afinidades o pasiones. Ignorar la existencia del deseo no lo hace desaparecer sino que hace que el aburrimiento y el desinterés campen a sus anchas, alejando el trabajo comprometido y el esfuerzo de las aulas, así que hay que gestionarlo y estimularlo. Y lo que verdaderamente nos motiva es la autonomía para actuar, la evidencia del progreso o la finalidad con que hacemos las cosas. Hay que dar motivos para la motivación, articular todo este escenario de afectos e intereses con tacto pedagógico y firmeza a la vez. Aceptar sus deseos y sus intereses para, sin duda alguna, llevarlos más allá.
En tercer lugar hay que considerar el perfil singular de aprendizaje de cada persona. Afortunadamente en los últimos años han aflorado múltiples perspectivas para afrontar este tema: la pedagogía de la gestión mental, las inteligencias múltiples, las contribuciones de la neurociencia… Entender los diferentes modos de pensar, de comprender, de imaginar, nos ofrece herramientas muy poderosas para mejorar el aprendizaje.

Soñar despierto

Uno desearía encontrar el propósito justo, la medida oportuna, el camino correcto que nos llevara a esa escuela soñada… pero no existe tal itinerario pues la educación es demasiado compleja, demasiado orgánica para dejarse atrapar en un sueño. Así que no nos queda otro camino que el trabajo permanente en propósitos, medidas, decisiones provisionales e insuficientes. Un caminar que es también búsqueda. Nos queda soñar despiertos y actuar en una escuela siempre provisional pero algo mejor, algo diferente, a la del curso anterior, a la de hace unos años, a la de nuestra infancia.

 

miomiomio, sellos personalizados para marcar ropa y papel

banner3_miomiomio

 

Os hablamos hoy de una proyecto creativo hecho localmente, miomiomio, sellos personalizados para estampar sobre tela o sobre papel, con el nombre y el dibujo que se elija.

¿Qué es miomiomio?

miomiomio es una tienda on-line de venta de sellos personalizados para marcar ropa o papel.

Con miomiomio marcar la ropa de los peques es un clic-clic. Desde nuestra experiencia, el sistema más rápido, limpio y casi adictivo de poner su nombre donde necesites. Olvídate de planchar esas incómodas etiquetas o de perder tiempo cosiéndolas: ¡en un momento ropa marcada y lista!

Los sellos miomiomio dan vida a tus prendas, libros, agendas… con diseños para cinéfilos, melómanos y mitómanos en general, pequeños guiños anti-seriedad excesiva.

 

25-5-2014 16.5.2 1 

¿Cómo comprar en miomiomio?

1. Eliges tu sello entre nuestras colecciones o nos pides uno en exclusiva.

2. Lo personalizas con el nombre y apellidos o el texto que quieras.

3. Recibes el sello, nuevecito, único y listo para marcar… ¡con cuidado, que crea adicción!