Fundas de fieltro bordadas de Suezybees

05d3398844e7b76da7d1fdfd97b79434

 

Me han llamado la atención las fundas de fieltro bordadas y con apliques de tela de Suezybees. Sue Bithel las hace en Reino Unido una a una con mucha dedicación y atención al detalle. Podéis ver más en su tienda Etsy.

 

il_570xN.618374366_86sc

 

il_570xN.599589519_6yrx

 

il_570xN.517348982_7ytp

 

il_570xN.636914607_cg7l

 

il_570xN.665236156_b5rb

Kireei 6 ya está fuera de imprenta y llega hoy a las tiendas

IMG_8317

 

Este fin de semana ha sido muy intenso. El viernes recibimos el gran cargamento de Kireei 6 y empezamos ya a enviároslo por correo, tanto a los que la compráis en la tienda online como a los puntos de venta que tenemos en todo el territorio. Y el domingo nos fuimos a Sant Cugat al Festival Petits Grans Llibres a presentar un taller de nuestro Batiscafo. Hoy solo tendremos este post porque prácticamente acabamos de aterrizar. La revista es otra maravilla, y lo decimos nosotros pero también vosotros, los pocos que ya la han visto nos lo han comentado y sabemos que os va a encantar. Como Noemí Jariod, nuestra fotógrafa colaboradora que tiene un precioso reportaje en este número y nos ha enviado estas bonitas fotos en su casa descubriéndolo. Gracias Noemí, por esta sesión fotográfica con nuestra Kireei 6.

Aquí podéis leer el post que hicimos hace unas semanas para presentarla y aquí la podéis comprar online. Gracias por seguir disfrutando de este pequeño proyecto creativo y feliz lectura de Kireei, como siempre, en calma y tranquilidad, y con tiempo por delante para saborearla como merece.

 

IMG_8310

 

IMG_8320

 

IMG_8359

¿El feminismo está anticuado?

18-10-2014 18.10.15 6

Fotografías de Antoine Henault

 

“No soy una feminista, pero creo en la fuerza de las mujeres”, dijo Katy Perry hace casi un par de años, y se quedó tan ancha. Frases similares han salido de la boca de otras muchas “celebrities” y son repetidas por mujeres anónimas – algunas muy jóvenes – que “creen en la igualdad pero no están contra los hombres”. Parece que en algún momento en que yo no estaba atenta feminismo pasó a ser sinónimo de anti-hombre, a parte de marimacho, poco femenina, amargada y no sé cuantas cosas más. Algo poco deseable para la mujer moderna que ya no está atada a la pata de la cama, que tiene su trabajo, que se ha liberado y que, si se esfuerza, puede ser igual que cualquier hombre. Igual que el hombre. He aquí la cuestión.

Yo creía que “ser como los hombres” era una fase superada, cuando todavía no nos habíamos dado cuenta de que “ser como un hombre” (que no es ni siquiera la manera de ser natural de muchos hombres sino una construcción cultural) no era la manera “buena” de ser. Que “ser como un hombre debe ser” hace desgraciados a muchos hombres. Que no hay una manera de “ser como un hombre” ni “ser como una mujer”, y que hay muchas maneras de ser, todas válidas.

Dice la wikipedia: “El feminismo es un conjunto heterogéneo de ideologías y de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre varones y mujeres, así como cuestionar la dominación y la violencia de los hombres sobre las mujeres y la asignación de roles sociales según el género”. Desde luego, es posible que no compartamos muchos puntos de algunas de las teorías feministas, pero me pregunto quien podría oponerse a la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Quien se opondría a cuestionar la dominación y la violencia. Quien está a favor de la asignación de roles sociales según el género… bueno, creo que en este último punto está la cuestión: la asignación de roles sociales. Seguimos pensando en clave de roles sociales y para muchas mujeres conseguir la igualdad es conseguir que les sean asignados roles masculinos.

Yo cuestiono los roles sociales asociados al género, que hacen infelices a hombres y a mujeres. ¿Cuantos hombres son desgraciados intentando aparentar fortaleza, ocultando sus sentimientos y rechazando actividades consideradas femeninas por miedo a ser ridiculizados? Tantos como mujeres son infelices “haciendo de mujeres”, o mujeres son infelices intentando “hacer de hombres”.
Yo cuestiono la percepción subconsciente de que ser hombre es la manera neutra de ser humano y que ser mujer es lo peculiar. Porque no es normal que siempre que en la ficción hay un grupo de amigos, tengamos al simpático, al listo, al guapo, al raro y a la chica. Como si ser chica fuera una característica más, igual que ser listo o guapo. Como si todas las chicas fueran parecidas e intercambiables.

Yo cuestiono que haya cosas femeninas y masculinas per se. Por ejemplo, el rosa y el azul no fueron siempre cosas de niña y niño respectivamente. El rojo es símbolo de la sangre y la guerra (¿os acordáis de Marte?), por lo tanto masculino. El azul, símbolo de la pureza (¡recordad los mantos de la Virgen en los cuadros renacentistas!). Hasta el siglo XIX eran el celeste y el rosa, versiones suaves de esos colores, los propios de niñas y niños. ¿Se están riendo los críos del dios de la guerra cuando ridiculizan el color rosa? ¿Cuantas otras cosas que tomamos como masculinas y femeninas no lo son más que por convención cultural?

Yo cuestiono que se use lo femenino como sinónimo de inferior y ridículo. “¡Eres una nenaza!”, “Corres como una niña”… Ser cojonudo es estupendo, ser un coñazo, lo contrario. Y así, podríamos seguir… Todo un ataque a la autoestima, un continuo condicionamiento subconsciente.
El feminismo no es la batalla de las mujeres contra los hombres. Es la lucha de hombres y mujeres para huír de las etiquetas que les hacen infelices, para ser libres de SER (deliberadamente en mayúsculas), para tener los mismos derechos. En definitiva, mujeres y hombres que luchan por una sociedad más justa, más equitativa, más feliz.

18-10-2014 18.10.28 3

 

18-10-2014 18.10.18 9

 

18-10-2014 18.10.56 1

 

18-10-2014 18.10.15 2

 

18-10-2014 18.10.42 4

 

18-10-2014 18.10.47 7

 

18-10-2014 18.10.0 5

 

18-10-2014 18.10.5 8

 

Plantas

Hace unos años tener plantas en casa era lo más. A mi aún me sigue gustando.

plantas en escalera

En la escalera (si tienes una, o te dejan). Vía La Buena vida

 

92117f90e3972c9d4e562ed911c05797

En la cocina, colgando. Vía Plan B

 

plantas

Al lado de una ventana, muchas y pequeñas ecima de una mesa. Vía Sparknote.

 

plantas 6

Pequeñas plantas en un espacio de creatividad, de Melanie Gandyra.

 

insideoutht1-frenchbydesignblog

Grandes plantas junto a pequeñas. Vía French by Design

 

 

 

Imaginar, por amor al arte

gimnàstica creativa

Ilustración de Àfrica Fanlo: “Gimnàtisca creativa”

 

En el post del sábado pasado “¿para que sirve eso?” pensaba en voz alta sobre la conexión que hay entre la creatividad, el juego y la libertad personal, y anoche volví a pensar en ello, a raíz de una pequeña conversación con mi hijo antes de dormir. A veces me dice: “mamá, me gustaría ir a casa de Max (u otro amigo)” a lo que yo le contesto: “hablaré con Sara (su madre) a ver si puede ser”. Anoche me lo volvió a decir y yo le contesté lo mismo. Y entonces me dijo: “mamá, ¿te imaginas que cuando quisiera ir a casa de un amigo, pudiera ir directamente, sin preguntar a las madres?. Y yo, con la inercia de siempre le contesté: “ya cariño, pero no se puede”. El giro en el cuento (como dicen en inglés) ocurrió cuando me dijo: “ya se, mamá, ya se que no se puede, pero ¿te imaginas que se pudiera?”. Y aquí es cuando me di cuenta de la estúpida inercia con la que nos solemos manejar. El disfrute del momento para él ya no era poder o no poder ir al día siguiente a casa de su amigo, sino IMAGINAR que pudiera hacerlo siempre que quisiera. El placer de imaginar, por amor al arte….y no hace falta que siga…así con todo, del juego por amor al arte, de la fantasía, la creatividad…la libertad de no hacer las cosas por motivos. Se puede hacer un paralelismo con muchos ámbitos “adultos”: con nuestras relaciones personales, el trabajo, con nuestro hijos, con nuestra actitud y manera de estar en el mundo, en definitiva. Cuando todo lo que hacemos tiene un motivo (entre otras limitaciones) nos olvidamos de vivirlo por amor al arte y en el proceso nos perdemos jugar, imaginar, fantasear, crear…ser más libres, en definitiva (esto lo repito por segunda vez…debe ser la inercia). En particular y de manera muy poderosa y limitante lo hacemos con los proyectos creativos laborales, sin saber qué es eso lo que precisamente nos estanca, nos impide avanzar, tener más memorabilidad, más presencia, hacer cosas más destacadas, salirnos del camino trazado, de las inercias que funcionan en piloto automático, casi sin pensar (o precisamente por ello).

Postdata: no hace falta decirlo porque se desprende pero es evidente que lo que los niños necesitan muchas veces (por no decir todas) es que les acompañemos. (acabo de pensar que esto da para un nuevo post).

 

Kauniste

Kauniste_Leopardi_blanket_small

 

Ya os mostré hace un tiempo algunas de las creaciones de la marca finlandesa de textiles Kauniste, cuando empezaban. Me llama la atención cuánto han crecido (o parece que han crecido), y no me extraña nada. Es diseño escandinavo tiene esa mezcla ideal entre “especial” y “vendible”, y lo pongo entre comillas porque ambos son conceptos muy elásticos. Debe ser eso ahora que me doy cuenta, que es un diseño elástico y por eso llega a un público bastante amplio y nutrido.

 

kab001_big

 

Kauniste_cushions_and_blanket

 

kauniste_sunnuntai

 

ka11

 

cropKaunisteCatalogAug13-10_zps14c76f21

 

_MG_8100-Edit-2

 

kauniste_teatowel_metsa_blue

 

kauniste-sokeri-blue-finnish-cushion

 

Kauniste-Sunday1

 

MG_5838_web