Cocinas

Las cocinas son una de las piezas que más me gustan en las casas…

 

cocinas 4

Design files

 

open-shelving-wood-countertops-in-kitchen

Centsational girl

 

cocinas

Apartment Therapy

 

cocinas 5

Poppytalk

 

cocinas 6

My Scandinavian home

 

 

 

 

¿Por qué aprender solamente dentro de una escuela?

 

campbell

Ilustración de Natascha Rosenberg

 

“Para educar a un niño hace falta una tribu entera”, dice un proverbio africano a menudo citado. ¿Y dónde tenemos nuestra tribu?, me pregunto. Podemos entender que nos referimos a la familia extendida, a los amigos, a los vecinos… pero lo cierto es que hay muchas familias que viven sin una tribu a la que recurrir para educar a sus niños. Cuentan con la escuela y con nada más. Pero… ¿es la escuela entendida como microcosmos (más o menos poroso) suficiente?
La escuela es una pieza más en un rompecabezas más extenso, que es la ciudad (o, por extensión, el medio urbano, aunque sea un nucleo de población pequeño). La ciudad educa sin querer: con los espacios públicos que ofrece, con las desigualdades que no evita, con el ocio que permite, con su permeabilidad o impermeabilidad a la participación del ciudadano… La ciudad es el escenario de la vida de todos sus habitantes, desde el más pequeño al más anciano.

Hoy pienso en esto porque esta semana se está celebrando en Barcelona el XIII Congreso Internacional de Ciudades Educadoras. Este año los ejes temáticos son la inclusión, la participación y la creatividad.

Pero entonces se me cruzan los cables y mezclo la idea de ciudad educadora con la de “micro-schooling” (aquí tenéis un ejemplo). Y me empiezo a hacer preguntas: ¿Por qué disponer de caras instalaciones escolares si la ciudad está llena – y si no lo está, debería – de espacios públicos de todo tipo que están infrautilizados la mayor parte del día? ¿Por qué los niños deben estar separados por edades? ¿Es necesario tener instituciones tan masivas, con centenares de personas concentradas en un solo lugar sin interacionar realmente entre si? ¿Por qué los niños y los jóvenes no interaccionan con la ciudad y la usan como base para el aprendizaje?

Y a partir de aquí empiezo a fantasear con equipos multidisciplinares de maestros a cargo de grupos de alumnos heterogeneos (también en edad), con una “base de operaciones” (un local, una pequeña escuela, un aula) desde la cual utilizar la ciudad para aprender. Bibliotecas, polideportivos, talleres, empresas, comercios, calles, parques, museos, auditorios… todo como un enorme campo de aprendizaje en el que llevar a cabo proyectos de investigación, de creación o de servicio. Niños y jóvenes interaccionando entre sí y también con los adultos que viven y trabajan en su ciudad. Cuanto más lo pienso, más me gusta. ¿Por qué ha de ser la escuela una institución pesada y grande? ¿Por qué no algo pequeño, flexible, cercano y ágil?
Las grandes instituciones escolares se idearon en un momento en que el mundo del trabajo giraba entorno de grandes y masivas fábricas. Obreros confluyendo en un único gran edificio. Hoy en día, una ciudad acoge pequeños negocios por doquier, profesionales en despachos compartidos, medianas empresas… El trabajo ha cambiado, la vida en la ciudad también. ¿No podría cambiar la escuela?
Por mi parte, cuanto más lo pienso, más me gusta la idea.

Elena Ferro

01

Ilustración de Natascha Rosenberg

 

Envolver regalos

Aún queda más de un mes…que no cunda el pánico…

envolver regalos

Design Sponge

 

12-640x9601

Go forth

 

envolver regalos 3

Artifact uprising

 

Picture-31-e1323228866972

Boxwood Clippings

 

envolver regalos 2

Picoleta

 

Reforzar la comunidad creativa es reforzarse a un mismo

pintameldia

Ilustración de Estibaliz Hernández de Miguel, Pintameldia. 

Esta semana ha sido muy intensa en el terreno del acompañamiento a pequeños proyectos creativos. Estoy disfrutando mucho explorándolos y aportándoles mi feedback. Llevo más de 20 años en docencia y lejos de estar esta fase agotada descubro cada día que sigue siendo un disfrute para mi. Como estoy tan inmersa en el tema lo saco también fuera de las clases, ayer felicité a una emprendedora por su manera de llevar su tienda, y le comenté esto: “Lo que es bueno para ti es bueno para toda la comunidad creativa”. Algo que choca con la concepción clásica de competitividad, la de las grandes empresas, o mejor dicho, la de un tipo de hacer negocios: para ganar yo tiene que perder la empresa de al lado.

Todos los que estamos en este entorno, sea como emprendedores, sea como usuarios acabamos conectados de una manera u otra, la mayor parte de los proyectos memorables que conozco crean a su alrededor toda una red de conexiones, colaboraciones, alianzas, etc, se nutren, se ayudan mutuamente. En esta nueva economía la unión de fuerzas de los pequeños tiene mucho más sentido que el trabajo aislado, los compartimentos estanco, las burbujas, el sentido de competencia. Las redes son más fuertes cuantos más puntos de conexión tienen. 

Ya está ocurriendo, y aun se reforzarán más con los años, otras maneras de hacer negocios: economías colaborativas, coworking, bien común, cooperativismo, etc. El cambio de paradigma también será mental y por tanto de actitud personal, aunque este cambio cuesta incluso un poco más, porque estamos programados para pensar de otra manera y cuesta mucho desprogramarse.

La creatividad es generosidad, no tiene demasiado sentido que un producto creativo habite un entorno que no demuestra ninguna generosidad. En internet hay una palabra que se repite en todas partes: COMPARTIR. Esto nos distingue de esa otra manera de hacer las cosas que ya conocemos.

Sin duda existe una comunidad creativa, con la generosidad como pegamento que la une, entre muchas otras cosas que la refuerzan. De nuevo, como dije el otro día en el post del pequeño comercio, estamos todos en el mismo barco y avanzamos mejor remando a favor.

Hallys

hallys

 

Se que os gustan los locales con encanto tanto como a mi. Hally’s es un precioso restaurante ubicado en Londres, en Parsons Green, de estilo californiano, según cuentan sus propietarios. En estos momentos su web indica que el local está cerrado por reformas en la cocina, hasta el día 19. Me gusta la carta que tienen también, y su web. Echo en falta muchas veces que los locales de comidas tengan webs bonitas y completas como esta, por ejemplo. No por mi, por ellos, tener una bonita web con fotos preciosas es un instrumento muy poderoso de promoción de tu proyecto, como es lógico.

 

cocinas

 

hallys 4

 

hallys 8

 

hallys 6

 

hallys 5

 

hallys 9

 

hallys 3

hallys 2

 

 

 

Kireei 6 en casa de Heva

Kireei magazine 6

 

Heva colabora con Kireei magazine en la sección de cocina, como sabéis. En el nuevo número barajamos la idea de hacer un reportaje de bocadillos sanos. El tema central de la revista es la casa, la ciudad, y pensamos en una comida que suele ser “para llevar” pero que también puede suponer una comida casera sana si se plantea bien. Este era el punto de partida y Heva nos sorprendió una vez más con varias recetas muy interesantes y con una incluso de pan casero. En este post en su blog, Tarjeta de embarque, Heva presenta a sus lectores la revista y lo hace como siempre con otra receta, en este caso, un postre: mantequilla de castañas. Sorprendente también. No me canso nunca de sus propuestas, y de la belleza con que las presenta. Y me acabo de dar cuenta del guiño a Kireei en pestañita del té en la segunda foto, qué detalle.

Bocadillos para kireei 6