Croquetas de merluza

>

La mayoría de los padres nos quejamos de que nuestros hijos no comen suficiente pescado, por no decir nada. Mi opinión es que, como a los adultos, muchas veces, lo que no les gusta a los niños no es el pescado en sí, sinó la forma de presentarlo, la receta. La verdad es que a mi una cola de merluza hervida, sin sal y a palo seco tampoco me inspira lo más mínimo. Así es que me da la impresión de que los tiros vienen por ahí, por lo apetitoso que esté lo que queremos que coman nuestros hijos. Pienso ahora en el anuncio ese del frigorífico tan estupendo que mantiene intacto un plato de espinacas para disgusto del niño al que le presentan el mismo plato día tras día. Habría que preguntarle a esos padres, o a los anunciantes, si a ellos les parecen sabrosas cuatro hojas de espinacas hervidas sin más. A mi desde luego no.

En fin, no me enrollo más. Os muestro una manera de comer pescado rica y sencilla, que podéis incluso preparar en la compañía de vuestros hijos, pues se trata simplemente de hervir patata, hervir o freir con un pelín de aceite unos lomos o centros de merluza (los congelados son ideales para esto, pues no tienen espinas y lo podéis tener a mano siempre), triturar ambas cosas juntas, o simplemente machacar con el tenedor (eso lo pueden hacer ellos), y hacer unas croquetas que pasaréis por harina (también resulta divertida esta fase para ellos) y huevo y freiréis levemente. Mi hijo y yo cenamos esto a menudo, junto a una buena ensaladita.

 

 

Jabón artesanal

>

Nunca he hecho jabón en casa, y es algo que me gustaría intentar algún día pero como no sabría por donde empezar me he puesto en contacto con Mercedes, de Campo di fiore, para que nos muestre, con un detallado tutorial, como hacer un jabón artesano de manera sencilla. Espero que os resulte inspirador. A mi ya me han entrado ganas de ponerme manos a la obra.  

Hola, soy Mercedes de Campo di fiore, hacemos jabones 100% naturales basados en la receta original del jabón de Castilla. Pero hoy no he venido a hablar de eso, sino a enseñaros a preparar un jabón en casa cómodamente, y en muy poquito tiempo.  Para ello utilizaremos una base jabonosa ya preparada que se derrite al microondas o al baño maría. Estas bases ya son jabón por lo que una vez desmoldado ya se puede utilizar.


¿Qué necesitamos?
• 400 gramos de base de jabón blanco
• 10 gotas de esencia de lima
• 10 gotas de esencia de rosas
• Unos pétalos de rosa en trocitos
• 3 gotas de colorante rojo para jabones
• 2 pipetas medidoras
• Moldes para jabón
• Recipiente para derretir el jabón (vaso de medida o similar)
• Pulverizador con alcohol
• Espátula

 


  

 ¿Cómo proceder?
1. Se corta la base jabonosa en daditos de aproximadamente 1 o 2 cm.
2. Se coloca una mitad (200 gramos) en un recipiente que aguante el calor y se derrite con cuidado de que no llegue a hervir pues el jabón perdería sus propiedades. Si utilizáis microondas, ponerlo en intervalos de 15 segundos hasta que se haya derretido.

 


3. Una vez derretido añadimos unos pétalos de rosa pulverizados, mezclamos bien y con ayuda de las pipetas medidoras añadimos 5 gotas de esencia de rosas y 5 gotas de esencia de lima.

 



4. Mezclamos bien y vertemos en los moldes.
 


5. Pulverizamos la superficie con alcohol para evitar que queden burbujas de aire.
6. De igual forma derretimos la otra mitad de la base jabonosa (200 gramos).
7. Una vez derretido añadimos 3 gotas de colorante rojo, 5 gotas de esencia de lima y 5 gotas de esencia de rosa.
 


8. Mezclamos bien hasta que el color quede uniforme y vertemos con mucho cuidado sobre los moldes para que no se mezclen ambas capas.

 



9. Pulverizamos la superficie con alcohol para evitar burbujas de aire.
10. Dejamos enfriar completamente y desmoldamos con cuidado. Si tenéis dificultades para desmoldar, poner los moldes un ratito en el congelador (10 – 15 minutos), el contraste de temperatura hará que se desmolde con facilidad.
11. Una vez desmoldados se envuelven cuidadosamente en papel celofán para protegerlos de la humedad. Ya podéis disfrutar de vuestro propio jabón.
Todos los productos necesarios para elaborar este proyecto los tenéis disponibles en nuestra web www.campodifiore.es

 


 

Gracias a Mercedes por esta colaboración, te deseamos mucho éxito en tu preciosa iniciativa. 

 

Ambientes que inspiran, de decopeques

>

Ya os habíamos hablado aquí, hace algún tiempo, de Decopeques, un blog de decoración y cosas bonitas para niños. Hoy os queremos recomendar que visitéis su sección Ambientes que inspiran, donde hemos encontrado un montón de imágenes llenas de ideas para decorar las habitaciones de los niños, siempre con especial cuidado en el diseño pero, sobre todo, reutilizando muebles, personalizando los espacios, poniéndole mucha imaginación y manteniendo el espíritu del juego y la diversión propios de la infancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya ha llegado el otoño

>

Según el diccionario de la Real Academia Española,

      otoño.

(Del lat. autumnus).

 

1. m. Estación del año que, astronómicamente, comienza en el equinoccio del mismo nombre y termina en el solsticio de invierno.

2. m. Época templada del año, que en el hemisferio boreal corresponde a los meses de septiembre, octubre y noviembre, y en el austral a la primavera del hemisferio boreal.

3. m. Segunda hierba o heno que producen los prados en la estación del otoño.

4. m. Período de la vida humana en que esta declina de la plenitud hacia la vejez.

 

El otoño es como una pendiente, y rodamos por ella hacia la quietud, el frío y la aparente muerte de la naturaleza: eso que llamamos invierno. Sin embargo, hay mucha gente que adora el otoño, el momento en que la naturaleza parece escenificar una metáfora de la vejez. Porque la vejez no es decadencia: también puede ser sabiduría, experiencia, culminación. 

En Kireei nos gusta el otoño boreal, con sus maravillosos colores rojizos y anaranjados, la vendimia, la caída de las hojas…

 

Foto de Holly Becker para Haus maus.

 

 CC Starsammy

 

 

CC net efekt

 

CC nathalielaure

 

 Kireei

 

Kireei

 

Cocinas de juguete

Cuando me translade a mi casa "definitiva" tendré más espacio y, por lo tanto, podré emprender un proyecto para mi hijo que me apetece muchísimo y me ilusiona como si fuera para mi. Debe ser porque de niña me hubiera encantado tener una cocina de estas, y porque me recuerda a las pequeñas cocinas, neveras, hornos y lavadoras de juguete que me regaló mi tía y que hace poco me descubrió mi prima en la casa donde solía pasar meses de verano con ellos. Ella también las tenía y aún las conserva.

Me he paseado por flickr para ir cogiendo ideas. Mirad, las hay de todo tipo: desde las que se construyen con cajas de cartón, las de madera hechas en casa, las que hackean muebles de Ikea e incluso alguna que transforman un mueble antiguo.

  

Del photostream de Amyandwill.

 

                  Bricolaje en casa con tablas de madera. 

Del photostream de Kirstencan.

 

Foto CC de Christaface.

 

Del photostream de Jane Little.

 

Del photostream de Lottakind.

 

 

Foto CC de emdees.

 

Foto CC de whgrad.

 

Y aquí, lo que queda de los juguetes que nos compraba mi tía, con tanto cariño, muy viejitos ya. Gracias Pili, sigue guardándolos como hasta ahora, ¡como un tesoro! En el fondo este proyecto sí que es para mi.

 

 

 

Algunas cosas bellas

 

Los cojines de algodón y bambú orgánico de jayalovesteteko.

 

Piperillustration. Gracias, pececito de arcoiris.

 

Collares de tela, de muñekixus.

 

Bolso reciclado de vaqueros, de Rosa Pomar

 

Este rincón de lectura con su mensaje: it’s beautiful here. Visto en decor8.

 

Los gatos de Berreca observando cómo hace uno de sus broches.