Morsbags, bolsos de guerrilla

Morsbags fue creado en Londres por Pol Morsman con el propósito de animar a la gente a usar bolsos de tela reutilizables. Como todos los movimientos de guerrilla, las acciones que llevan a cabo sus voluntarios son totalmente altruistas. Cosen bolsos reciclando telas y los regalan a amigos y a extraños, el espíritu que les mueve es llegar al máximo número de personas para eliminar las perjudiciales bolsas de plástico. Además, se trata de una asociación socialmente activa ya que forman lo que ellos llaman "pods", grupos de gente a nivel local que se juntan para coser, charlar, merendar, contribuir al mediambiente… Incluso algunas escuelas están también poniendo en marcha actividades de costura para hacer morsbags en clase. Otra brillante idea digna de admiración.

 

 

 

 

 

Algunos datos extraidos de la web de Morsbags:

Un dato triste: Más de un millón de bolsas de plástico son utilizadas globalmente cada minuto.

Un dato desgarrador: Los animales marinos comen bolsas de plástico creyendo que es comida y mueren. 

Un dato frustrante: Tanto los supermercados como los políticos tardan años en resolver este tema.

Un dato feliz: Hacer morsbags ayuda, con un efecto inmediato

 

La plantilla para hacer morsbags se puede bajar desde su web.

 

Iela Mari

En Ilustración infantil encontramos esta breve nota biográfica sobre Iela Mari:

 

IELA MARI (Milán, 1932)
IELA MARI comenzó su aventura editorial en torno a 1958, con libros pensados para sus propios hijos. Su formación es autodidacta, aunque estudió diseño en la Academia de Brera (Milán). La preparación de cada libro siempre iba precedida de un intenso trabajo de documentación, fundamentalmente en bibliotecas. Decía la propia Iela Mari que sus obras no estaban pensadas “como libros educativos de historia natural, sino más bien como imágenes del nacimiento de la vida”.
En los cursos que impartía en la Escuela de Diseño de Milán, una de sus principales lecciones consistía en inculcar a los estudiantes que “para llegar a una síntesis hay que partir de un análisis, no a la inversa”. Por eso para Iela Mari es tan importante el detallismo con el que traza elementos tan sencillos como las hojas del árbol: “Primero hay que dibujar todos los detalles, y después añadir y añadir…”

 

No se mucho más de ella ya que, si abundante es la bibliografía dedicada a su marido, el diseñador Enzo Mari, pocas líneas se han escrito sobre esta maravillosa ilustradora, teniendo en cuenta la calidad de sus obras.

En casa tenemos dos de sus libros, L’albero, traducido al castellano como "Las estaciones", y La mela e la farfalla, "La manzana y la mariposa", ambas ediciones de Kalandraka.

 

 

 

L’albero vio la luz en 1973. Sin embargo, resulta un libro sorprendentemente actual. Como el resto de libros de Iela Mari que han pasado por las manos de mis hijos, es uno de sus preferidos. No se cansan de mirarlo y comentar cada escena.

El libro describe el ciclo de las estaciones a partir de un mismo plano de un árbol y el campo de que lo rodea. Redunda en la idea de círculo sin fin que tanto gusta a Iela Mari. La gama cromática es limitada, pero los detalles y la precisión del dibujo son extraordinarios.

 

 

L’albero se podría utilizar como material para explicar a los niños el ciclo de la naturaleza. Desde este punto de vista es perfectamente científico y, a diferencia de otras obras dirigidas a los niños, no tiene texto. Pero personalmente creo que tomar este libro con el único objetivo de enseñar al niño cómo funcionan las estaciones es desaprovecharlo. Si permitimos, en cambio, que explore libremente sus páginas, descubriendo por su cuenta todos los detalles que Iela Mari nos regala, percibirá sin apenas darse cuenta la belleza silenciosa del ciclo de la vida.

 

Tres cuartos de lo mismo sucede con La mela e la farfalla, creado en colaboración con Enzo, en que asistimos de nuevo a un ciclo interminable de nacimiento, crecimiento y reproducción.

 

 

En castellano, las obras de Iela Mari han sido publicadas por Kalandraka y por Anaya (Historia sin fin, El erizo de mar).

 

 

Adviento dia 3

El club de las palabras bellas (1)

 

Tenemos ya la primera entrega de palabras, nos ha emocionado ver la rápida respuesta y las preciosas composiciones que nos habéis enviado. ¡Muchas gracias!

 

            De Luisina

 

 

            De Tinkerbell

 

 

           De Yomisma

 

            De Pepa

 

              De Mireia Cerdà

 

            De Cris (Kireei)

 

 

Seguiremos sacando entregas de "El club de las palabras bellas", así que nuestro correo sigue abierto a vuestras fotografías.

Un muñeco de nieve dulce y otro salado

Cuando se trata de comida creativa y divertida no hay nadie como Martha (Stewart, me refiero). Buceando en su sinfín de recetas he encontrado estos dos muñecos de nieve, uno dulce y otro salado, y he pensado mostrároslo para animaros a hacer algo simpático, con los niños, uno de estos días de fiesta tan caseros, familiares y mágicos. Tan mágicos como estos entrañables muñecos, típicos de estos días, aunque en mi zona, la verdad es que nieve, poca.

Este es el dulce, está hecho con bolas de helado, cubiertas de coco rallado. Al loro con el gorro, ¿sabéis que es? Una nube (marshmallow en inglés)… ¡asada! 

 

 

El siguiente es salado, las bolas son queso fresco y se untan con queso rallado. La bufanda es apio, los ojos y botones son trozos de aceituna negra, la nariz es una puntita de zanahoria, y el gorro, pan. Se sirve con galletitas saladas para untar.

 

 

Tres proyectos sencillos para coser

Se que muchas de las personas que siguen Kireei tienen un gran dominio de las técnicas de costura, ¡si hasta hay profesionales! Pero seguro que también hay muchas otras que desearían ser capaces de ponerse a coser algo y no se atreven porque no saben por dónde empezar. Os quiero animar porque, por experiencia propia, se que cuando finalmente tienes el resultado de tu trabajo, sientes una gran satisfacción, aunque no sea perfecto. Y, desde luego, nada de lo que hayas hecho con tus manos es comparable a algo comprado.

 

Estos son tres proyectos muy sencillos e inofensivos (ponerse a coser algo imprescindible para la casa poco antes de necesitarlo es muy estresante y no lo recomiendo para principantes).

 

                 En Decor8 hemos visto estas cortinas de cocina hechas con… ¡servilletas!

 

 

En Wipster, un tope para la puerta hecho de tela y relleno de arena.

 


En kootooyoo, un original marcapáginas para poner en la esquina. Este incluso puede ser un regalo adecuado para aparecer en un bolsillo de un calendario de adviento, en un amigo invisible o en cualquier intercambio familiar de pequeños regalitos.


  

Seguid los enlaces para ver más imágenes y el tutorial detallado.