28 reciclantes

 

El equipo de Orain (ETB3) ha hecho este vídeo sobre Reciclantes, un colectivo de personas interesadas en el reciclaje artístico. Ana, una de nuestras lectoras, nos lo dió a conocer y nos ha parecido tan interesante que hemos querido compartilo aquí. ¡Que lo disfrutéis!

 

28 reciclantes, de Orain (debolex films) en Vimeo.

 

 


Murales de Haciendo el indio

 

Decorar una habitación infantil es una de las actividades de decoración más divertidas: la libertad es casi absoluta, y la orginalidad y la imaginación siempre son bienvenidas (aunque, ¿por qué no en el resto de la casa también?). Pero, a veces, resulta dificil encontrar lo que nos gusta. En Kireei buscamos constantemente alternativas, diseños delicados, divertidos, originales, diferentes, hechos por buenos ilustradores y diseñadores… Ya hemos presentado diferentes ideas en el pasado, y la de hoy nos gusta especialmente:

 

 

 

 

Si estáis buscando inspiración para decorar una habitación infantil y os gusta el estilo de Haciendo el Indio, estáis de suerte. Coordonée, casa dedicada a la decoración que ofrece diferentes colecciones de papel pintado y textiles, ha incorporado unos diseños de Haciendo el Indio que he conocido hace poco a través de su página Facebook. Un trabajo precioso, como todos los que hace Cristina.

 

 

 

Castillos de ensaladilla y El león feliz

 

Esta entrada es un 2×1: una receta y un libro. La receta es fruto de una improvisación, pues en realidad quería hacer ensaladilla rusa pero no tenía patatas así es que lo sustituí por arroz. La mayonesa es tofunesa (mayonesa de tofu), tenía ganas de probarla y no está nada mal, el sabor no es tan intenso como el de la mayonesa pero es mucho más ligera. La receta es eso, una ensaladilla, con zanahoria y judías verdes hechas al vapor, atún, huevo y arroz hervido.

El montaje del plato con los tres castillos o montañitas lo hice llenando tres vasos de distinto tamaño y volcándolos en el plato (untad los vasos con un poco de aceite; si no, no se despegará el castillo). 

 

  

La segunda parte está dedicada a El León feliz, un precioso libro que vi reseñado en Babyccino kids y compré en Amazon UK. Escrito por Louise Fatio e ilustrado por Roger Duvoisin, es la historia de un león feliz que es amigo de todos mientras está en el zoo encerrado pero que espanta a toda la población un día que escapa a recorrer inocentemente la ciudad. El pobre no entiende por qué la gente que antes le saludaba ahora huye despavorida. Tiene más de cincuenta años, como veis las ilustraciones son ahora ya vintage, me encantan.  

 

 

 

 

 

 

A mi hijo Biel le ha gustado mucho y la receta simboliza la ciudad por donde se pasea el león. Lo pasamos bien cocinándola, sabiendo que van a ser los edificios o castillos de un cuento, nos entretenemos haciendo las fotografías y, al final, cuando cenamos, vuelve a ser motivo de diversión.

 

Percusión a lo grande

 

 

¡Mirad qué idea tan divertida hemos encontrado en el blog de SouleMama! Es una "banging wall", o pared de percusión. Desde luego, garantiza un buen rato de diversión para los niños de la casa, siempre que se disponga de jardín y unos vecinos comprensivos. Es un ejemplo más de cómo la música y el reciclaje son conceptos muy estrechamente unidos. Ya lo vimos en el vertedero sonoro y con algunos instrumentos musicales caseros. Os animamos a experimentar el sonido y el ritmo con los niños, a ayudarlos a descubrir el lenguaje musical a través de elementos cotidianos.

 

 

 

 

Vabau

 

 

Vabau es un original proyecto que combina la imaginación con el reciclaje, la creatividad con la protección de nuestro planeta. Como los impulsores del proyecto dicen, sus cuentos "te alegran la vida y quieren al planeta".

Vabau da una seguna oportunidad a camisetas viejas, pantalones gastados o blusas que se han encogido, y las transforman en personajes de trapo con vida propia. Tanta vida propia tienen que incluso escriben su historia para que los niños y las niñas puedan conocerlos. Fruto de esta idea han nacido los dos primeros cuentos de Vabau: 

 

 

 

"El Conejo Despistado, una historia que trae cola".

 

 

 

 

"Animales Fenomenales o por qué los peces tienen patas".

 

Los materiales son todos reutilizados, por eso todos los personajes son únicos y diferentes. El interior está relleno de espuma de cojines, la tela y los botones provienen de ropa usada, y el papel es reciclado. ¡Esto es predicar con el ejemplo!

 

 

Debo confesar que antes de ver los cuentos, aunque la idea me parecía muy interesante, tenía mis reparos. Me asustaba que todo el contenido de los cuentos fuera un canto a la sostenibilidad, que está muy bien, pero no es mi idea de un buen cuento para niños si no está acompañado de "algo más". Lo primero que me gustó fue la bonita presentación del muñeco y el cuento, dentro de una redecilla. Luego, al abrirlos, vi que los cuentos eran divertidos y explicaban de una manera atractiva la historia de los peculiares muñecos. La prueba de fuego se superó con éxito: a mis hijos les encantaron, y el pequeño no paraba de reirse mientras el mayor le leía la historia del pez con patas y del conejo despistado que todo lo perdía…

 

 

 

Por eso hemos decidido traer algunos de estos cuentos a nuestra tienda (en catalán y en castellano). Con esta presentación tan bonita es como los hemos recibido y están esperando para salir hacia vuestras casas.

Esperamos que os gusten mucho y que podamos poner desde Kireei nuestro granito de arena para dar a conocer esta iniciativa tan original. Nos encantan los proyectos que, como este, se van haciendo con cariño, sin grandes presupuestos, con mucha ilusión y mucho esfuerzo personal. Podéis seguir su blog, en el que encontraréis mucha más información.

 

Rebeca Lagos

 

Cuando empiezo a seleccionar fotos de una galería como la de Happy mami me pongo a temblar porque se que me pasaré más de una hora enganchada. Nada que objetar, es un tiempo bien invertido, aunque no me gusta juntar las palabras tiempo e invertir y menos en este contexto en el que abundan fotos de escenas familiares donde el tiempo es lo que menos importa. Como dice Rebeca en una de sus fotos: Contemplándole me olvido del mundo, y del estress.

A Rebeca siempre le ha gustado la fotografía pero se dedicó con más constancia después de nacer su primer hijo. Desde entonces documenta el día a día de sus tres hijos (Mateo, 6; Miguel, 3; David, 1) con gran sensibilidad y talento, como podéis ver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rebeca es una autodidacta nata, le gusta seguir aprendiendo cada día, lee libros y tutoriales en internet sobre fotografía, Photoshop, etc. También sigue el ejemplo de otros fotógrafos, sobre todo en flickr, donde hace años que teje su personal red social de entusiastas de la fotografía, algunos de ellos ya reseñados en Kireei, como su amiga Mar Merelo, quien por cierto, nos mostró la galería de Rebeca.

Contemplando estas fotos yo también me olvidó del exterior.