Serpiente de troncos

 

Childhood magic es un blog de una madre de dos niños que escolariza en casa. La idea de esta serpiente, hecha a partir de troncos, la tomó de un libro de manualidades Waldorf. Recoger los palos, cortarlos a trozos con una pequeña sierra, agujerearlos con un taladro, lijarlos, pasarles una capa de barniz (en este caso usaron una cera de abeja hecha en casa) y ensartarlos con aguja e hilo. Una actividad en apariencia simple pero que esconde una cantidad de pequeños y entretenidos pasos hacia la consecución del objetivo final. Muchas veces el proceso es incluso más motivador que el resultado.

   

 

 

              

 

 

 

Bon appétit!

 


   

   

   

   

   

   

   

   

   

   

 

Haced click en cada foto para seguir el enlace y ver la receta.

Todas las imágenes son de Cristina Camarena, excepto la fotografía de la mermelada de la última línea, que es de A familia dos Tartarouchos.

 

 

Ismael Tato

 

Ismael Tato es un fotógrafo especializado en fotografía de espectáculos (danza, teatro, música), estudio, arquitectura, naturaleza, social, deportes, fotoperiodismo…

Es en su faceta de fotógrafo de espectáculos, y en la danza en concreto, que me he fijado especialmente. No es un tipo de imagen que suela abundar en las galerías de los fotógrafos que conocemos. La belleza de la fotografía desde su punto de vista técnico y artístico se une la belleza del espectáculo capturado, del instante lleno de expresividad, del cuerpo humano hecho arte y medio de expresión.

Ismael ha trabajado con importantes compañías de danza y teatro, y también con escuelas y estudios de estas disciplinas artísticas. Estas son algunas de las imágenes que podemos disfrutar en su galería:

 

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

Gracias a Marga por darnos a conocer el trabajo de Ismael.

 

Cuatro cartones

 

El proyecto de Cuatro cartones me produce una doble alegría: por un lado, porque es una iniciativa que combina el reciclaje con la realización de objetos bellos de decoración; la sostenibilidad no tiene porque estar reñida con la estética y el deseo de rodearse de cosas bellas sin justificación práctica alguna. Por otro lado, porque es local. No abundan en nuestro territorio los que se tiran a la piscina con una iniciativa valiente como esta. Paula Trincado está detrás de esta aventura. 

 

 

 

 

 

 

Visto en We love crafts magazine.

 

 

Lucky Wang

 

Lucky Wang tiene dos tiendas en Nueva York, una en Broadway y la otra en la Séptima Avenida, tomo nota para cuando vuelva a la ciudad porque estoy segura de que es una visita que valdrá la pena. Su propuesta es original y divertida: ropa para niños de estilo japonés, pequeños kimonos, vestidos con telas de estampado sakura (la flor del cerezo ornamental japonés), colores alegres, tops y pantalones cómodos, líneas sencillas y reminiscencias orientales. Muchos de sus modelos de la colección primavera-verano 2010 están ya agotados, espero con ganas de ver su próxima colección.

 

 

 

 

   

 

 

 

Arroz pilaf

 

¿Qué hariamos sin el arroz?, ¿habrá un alimento más versátil en cocina? Hoy es el turno de un arroz pilaf (pilau, pilaw), un arroz típico de la cocina india, aunque también se encuentra en otras muchas tradiciones gastronómicas, como suele ocurrir.

El truco de este arroz, aparte del propio cereal que se usa, largo o basmati, es un sofrito de cebolla y algo más (puerro, ajo, apio), pasar el arroz por ese sofrito vuelta y vuelta y cocer con caldo hasta que quede seco (dos de líquido por uno de arroz). Se le puede agregar al sofrito algo más, a vuestro gusto. Yo le he puesto calabacín y orejones (melocotón deshidratado). Esto último probadlo, veréis que sensación, es como comer arroz con golosinas.

 

 

 

Normalmente se usa como acompañamiento, lo podéis hacer con gambas, o pollo al curry, etc. Aquí tenéis una idea de presentación diferente, dentro de vasos chatos.

 

 

Ingredientes para dos personas:

Media cebolla

Un puerro

Dos tazas de arroz

4 tazas de caldo de carne o verdura

4 orejones de melocotón

Medio calabacín

Cúrcuma (y otras especias al gusto)

 

Proceso:

Se sofríen la cebolla y el puerro cortado fino, a continuación el calabacín y los orejones, y al cabo de unos minutos se sofríe el arroz, removiendo unas cuantas veces. Unas pizcas de cúrcuma y se agrega el caldo y se cuece a fuego medio hasta que el arroz lo haya absorbido del todo. Si lo notáis un pelín duro dejadlo tapado unos minutos para que siga cociéndose con el vapor.