Seven Smooches

 

Seven Smooches es una iniciativa de dos madres que elaboran piezas únicas de ropa infantil a base de jerséis de lana reciclada (para la ropa de invierno) y sacos y fundas de almohada vintage (para la de verano). También diseñan muñecos de trapo y accesorios. Reutilizan piezas en desuso con mucha imaginación, obteniendo un bonito resultado.

   

          

       

        

 

 

Nobodinoz

 

El otro día me fui de escaparates… virtuales. Hace tiempo que compro online, aunque lógicamente no he dejado de comprar en tiendas físicas, pero la compra a través de internet es algo a lo que no me puedo resistir. Sigue gustándome comprar en la calle, ver, tocar y probarme la ropa, pero odio desplazarme, aparcar, cargar con bolsas, hacer colas para pagar, pasar tanto tiempo comprando. La compra a distancia me evita todo eso, además me posibilita comprar en tiendas a las que no tengo acceso físicamente.

Nobodinoz es una de las tiendas en las que más tiempo pasé, por su gran surtido y bellas y originales propuestas. Decoración, juguetes, ropa, libros, todos especialmente seleccionados, productos infantiles con el acento puesto en el diseño y la originalidad. Busco un regalo para una niña que cumple 6 años, estos son los posibles candidatos:

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

Proyectos con cinta adhesiva japonesa

 

La cinta adhesiva japonesa o washi tape es una herramienta decorativa sencilla y efectista. Las fabrican preciosas, estampadas y lisas. Veamos algunas ideas:

Pero de momento… ¡las quiero todas!

 

De Paper Crave

 

 De Just Something I made

 

De Omiyage Blogs

 

 

 De Little Things, Big Stuff

 

 

Visto en 74 Lime Lane

 

 

de Hach

 

 

Algunas cosas bellas

 

 

Visto en Camilla Engman.

  

 Mary’s granddaughter

 

 

Purlbee

 

Vege by jungjung

   

Freshly found  

 

 Parcs i jardins quilt, visto en Klasherbert.

 

 Ina&Matt  

 

Chunkychooky 

 

 

Jaime Monfort

Si descubres una galería en flickr que te hace detenerte y te das cuenta de que el autor vive cerca de ti (es valenciano como yo), te hace ilusión, pero más aún cuando vas descubriendo un estilo nada convencional en la fotografía de tu entorno.

Jaime Monfort fotografía de forma sensible. Solo puedo comentar sus fotos desde el punto de vista de quien está impresionado. Los retratos te transmiten su emoción, los niños se mueven, el ambiente es palpable, tiene peso.

El nacimiento de su familia y el querer hacer para ella fotos de calidad le ha llevado a un proceso que me enseña muchísmo a mí como fotógrafa (aficionada). Sencillo, personal, algo misterioso. Las fotos que tienen contenido tras ellas me atraen como el imán. Disfrutad de esta muestra, pero no dejéis de visitar su galería en flickr.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gianni Rodari

 

Este año se ha cumplido el 30 aniversario de la muerte de Gianni Rodari, y el próximo octubre hubiera celebrado su 90 cumpleaños, de seguir todavía vivo. Aunque cualquier momento es bueno para recordar a este escritor, periodista, maestro y pedagogo italiano, el doble aniversario es una ocasión ideal ya que algunas instituciones culturales italianas han declarado el año 2010, Año Gianni Rodari.

Gianni quedó huérfano de padre a los 9 años y este hecho marcó su infancia, tanto por la consecuencias de su ausencia como por los recuerdos que conservaba de él, panadero de profesión. Se formó como maestro, posteriormente se dedicó al periodismo, y fue desde ese oficio que desembarcó casi accidentalmente en la literatura infantil, a causa de su pasado como maestro. Su profesión, su vocación y su militancia política, todo eran diferentes aspectos de una misma visión revolucionaria: la creatividad y la imaginación como poderosas herramientas que permiten a los niños aproximarse a la realidad y hacerla suya. El mundo de la fantasía y la actividad creadora que lo acompaña sirven, en palabras del propio Rodari, "no para que todos sean artistas, sino para que nadie sea esclavo”.

 

Rodari recopiló sus principales ideas en su Gramática de la Fantasía, una obra imprescindible para maestros, pedagogos y padres. En ella plasmó algunos conceptos básicos y novedosos como el binomio fantástico o el extrañamiento, jugando también con las adivinanzas, la parodia y lo absurdo. Dice Rodari: "Yo espero que estas páginas puedan ser igualmente útiles a quien cree en la necesidad de que la imaginación ocupe un lugar en la educación; a quien tiene confianza en la creatividad infantil; a quien conoce el valor de liberación que puede tener la palabra."

Sus ideas fueron inspiración y parte de los movimientos de renovación pedagógica de la época y su influencia llega hasta la actualidad.

"La fantasía no está en oposición a la realidad, es un instrumento para conocer la realidad, es un instrumento que hay que dominar. La imaginación sirve para hacer hipótesis y también el científico necesita hacer hipótesis, también el matemático lo necesita y hace demostraciones por absurdo. La fantasía sirve para explorar la realidad, por ejemplo para explorar el lenguaje, para explorar todas las posibilidades para ver qué resulta cuando se oponen las palabras entre sí."

"Por medio de las historias y de los procedimientos fantásticos que las producen, nosotros ayudamos a los niños a entrar en la realidad por la ventana, en vez de hacerlo por la puerta. Es más divertido y por lo tanto más útil."

 

Sin embargo, su aportación no es algo teórico que interese solamente desde el campo de la pedagogía. Rodari no se limitaba a escribir sino que experimentaba con los niños sus textos, viajando por escuelas de todas las clases sociales, leyendo sus cuentos y tomando nota de las reacciones de los niños para modificar los relatos. Su estilo es, por lo tanto, fresco y espontáneo, y se refiere a temas de la sociedad contemporánea, la sociedad industrializada y de consumo que vivían de primera mano los niños destinatarios de su obra.

Títulos como Cuentos escritos a máquina, Cuentos por teléfono, Cuentos para jugar, Gelsamino en país de los mentirosos o Atalanta (que, a diferencia del resto de su obra, se remonta al tiempo de los héroes y dioses griegos), entre otros muchos títulos, siguen emocionando y divirtiendo a los niños de hoy. 

 

               

 

          

 

              

 

Gianni Rodari fue una presencia importante en mi infancia y estoy segura de que su huella fue decisiva en mi manera actual de ver las cosas. Por eso he querido escribir estas líneas a modo de homenaje a una de las personas que me abrió la puerta de la imaginación con un tono amable, divertido y radicalmente diferente al de otros autores para niños.

 

Artículos de interés sobre Rodari:

La imaginación en la literatura infantil. Gianni Rodari. Perspectiva Escolar, reproducido en Imaginaria.

Gianni Rodari. Marcela Carranza. Imaginaria.

Clásicos infantiles: Rodari. Ana Garralón. Babar.

El maestro de la fantasía. María José Ferrada. Babar.

Gianni Rodari, un defensor de la vida. Beatriz Helena Robledo. Cuatrogatos.