Papel maché

>

El papel maché, paper maché o papier maché es una técnica que consiste en realizar esculturas con pasta de papel. Normalmente se usa papel de periódico (una buena manera de reciclarlo), por su porosidad y, o bien una mezcla de agua y harina, o bien agua y cola, siendo la más adecuada la de empapelar paredes. El papel se corta a tiras y se moja en la pasta hasta que esté bien empapado, a continuación se pega sobre la superficie en cuestión y se deja secar. El molde donde pegar el papel se puede preparar con alambres o con objetos tales como cilindros, cuencos, esferas, dependiendo de la forma que se quiera conseguir. Una vez bien seco sólo nos queda pintarlo. Veamos algunos ejemplos:

 

Una curiosa iniciativa de una artista que realiza estas divertidas familias por encargo. 

Visto en Middleburg.

 

O esta pareja de tortolitos de enormes ojos para colocar sobre una tarta nupcial 

Visto en Fishstikks

 

Alebrijes, una artesanía originaria de México, de vibrantes colores y caprichosas formas, normalmente representando animales imaginarios. ¡Gracias Claudia por compartirlo!

 

 

Las dos imagenes del photostream de Flavio Pastor.

 

           También de México las tradicionales calaveras.

Foto CC de Gruntzooki.

 

                             Un detalle para Halloween.

Visto en Countryliving.

 

                            Esta técnica es ideal para manualidades con niños. 

Visto en artprojectsforkids.

 

¿Habéis hecho alguna vez una escultura en papel maché?

 

 

 

Óscar Villán

>

Me hace especial ilusión hablar de Óscar Villán, porque trabajé con él en el libro "De cómo el ornitorrinco se convirtió en el rey de los animales". Él ilustró y yo maqueté (¡una suerte leer y ver antes que nadie los cuentos!). Aqui tenéis una imagen:

 

 

Como os decía, Óscar es ilustrador de libros, cuentos, pósters, murales o artículos editoriales. Cuando miro sus ilustraciones pienso "a mi no se me hubiera ocurrido". Óscar enfoca sus trabajos de una forma nada obvia, les da la vuelta. Para entendernos: me encuentro con una sorpresa. Su punto vista es agudo, muy perspicaz.  Me gusta su línea clara y el color directo, y esa expresión entre inocente y reconcentrada que tiene muchos de sus personajes (¡sobre todo los animales!). Cuando los miro siempre acabo intentando imaginar qué piensan.

La pagina web de Óscar Villán es bastante extensa y seguro que reconocéis algunos libros como "La cebra Camila" (en castellano, en gallego, en catalán, en euskera) o "El pequeño conejo blanco" (en castellano, en gallego, en catalán o en inglés). He seleccionado estas imágenes para vosotros:

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, quiero enseñaros fotografías. Cómo tantas veces ocurre, la sensibilidad gráfica no se limita al dibujo:

 

 

 

 

  

Podéis encontrar más fotos aquí y aquí.

 

Y, quién sabe, lo mismo volvemos a encontrarnos en algún otro proyecto, sería un placer.

 

 

Quiche de brócoli y champiñones

>

Si habéis hecho quiche alguna vez sabréis que es una receta relativamente sencilla y que da mucho juego, por sus posibles combinaciones, por representar un plato único y por poder comerse tanto en caliente como en frío. Las más conocidas son la quiche lorraine de origen francés, con jamón york o bacon, o la de puerros. Os voy a dar la receta de la que hice el otro día, con brócoli, zanahorias y champiñones. Probad con distintos ingredientes, tiene múltiples posibilidades, seguro que la incorporáis a vuestro recetario.

Algunas ideas: Con espárragos, cebolla caramelizada, calabacín, trozos de queso de rulo de cabra, espinacas, salmón ahumado, coles de bruselas, pollo, queso brie, boniato, tofu…

 

 

Ingredientes:

- Un rollo de pasta brisa.

- Media cebolla.

- Medio ramillete de brócoli.

- Una zanahoria grande o dos pequeñas.

- 125 grs de nata.

- 2 huevos.

- Queso emmental rallado (o el que más os guste)

- Una pizca de nuez moscada.

 

 

Proceso:

Precalentad el horno durante 10 minutos a 180 grados. Estirad la masa sobre una fuente de horno que vaya forrada con papel vegetal o untada de aceite y harina. Hay que pincharla un poco con el tenedor, cubrirla con papel de plata y poner algo que pese encima para que no hinche del todo. Mientras, picad las verduras y realizad un sofrito a fuego lento, añadiendo al final los champiñones. Con el agua que sueltan acabaran de cocerse las flores de brócoli y las zanahorias. Batid los huevos, y mezcladlos bien con la nata. Agregad el sofrito a esta mezcla y removed bien para que se incorporen los sabores. Añadid una pizca de nuez moscada.

Ya sólo nos queda retirar la bandeja del horno y verterlo todo por encima de la masa que ya estará precocida. Acabad poniendo queso por encima a vuestro gusto y metiéndolo en el horno durante 30 minutos a 180 grados.

 

Belula

>

Después del verano tenemos el placer de volver a nuestra sección de entrevistas con Belula, una artista que realiza preciosos muñecos, broches, collares y fundas para Ipod con el fieltro como material protagonista. Detrás de Belula está Vanessa Egido, soriana de nacimiento que vive en Zaragoza desde hace casi seis años. Licenciada en Bellas Artes en la universidad de Salamanca, y diseñadora gráfica de profesión.

 

 

¿Cómo empezaste a dedicarte a las creaciones en fieltro?

Siempre que podía, hacía bisutería en mis ratos libres, ya que siempre me han encantado las manualidades. Descubrí las posibilidades del fieltro cuando todavía estaba en la universidad… ¡y me enamoré de su textura, de su colorido, de su versatilidad!.
Hace 3 ó 4 años nació "belula", la marca que daría nombre comercial a mis creaciones. Principalmente hacía broches, collares, pendientes…, pero hace ahora más de año y medio, empecé a hacer mis pinitos con la Singer de mi abuela. Y poco a poco, a pedales, surgieron los pequeños "beluñecos", unos seres tiernos y entrañables, hechos con tela y fieltro, poniendo muchísimo cariño y mimando cada detalle en los acabados.

 

 

¿Cómo comercializas y promocionas tu trabajo?

Pues empecé a través del boca a boca, entre amigos y familiares, intentando sacar un dinerillo para un viaje que quería hacer, y poco a poco fuí descubriendo el mundo de los blogs e internet. Ahí voy colgando mis cositas y la gente me escribe al mail haciéndome encargos. Últimamente ando investigando ETSY, pero con el inglés se me está resistiendo un poco.


¿Qué dificultades encontráis tú y otros artesanos a la hora de desarrollar vuestra actividad?

La primera dificultad que encuentro es compaginarlo con el día a día, ya que es una actividad que empezó como un hobby (siempre me han gustado estas cosas), y poco a poco ha ido creciendo. Los últimos años se me ha ido un poco de las manos, ya que no es mi trabajo principal, y los horarios laborales no me dejan dedicarle todo el tiempo que yo quisiera…
Y la segunda dificultad es el espacio. Me gustaría tener un espacio en el que poder tener todos los materiales y poder desarrollar mis creaciones sin tener que invadir comedores, habitaciones…, a modo de taller!. Y puestos a pedir… un local para poder comercializarlos!, ya que la venta a través de terceros se complica y no es demasiado fructífera. Todo depende del material que quieras vender.

¿Qué planes futuros tienes?

Planes tengo muchos, eso es bueno, pero creo que no es el mejor momento para desarrollarlos, pero ten por seguro que "Belula" está en ese futuro.

 

Deseamos que Vanessa siga desarrollando sus estupendas creaciones. Personalmente me encanta todo su trabajo pero me he enamorado de la ballena y su bebé que aparece en su blog. ¿Os animáis a buscarla?

Ojalá el talento creativo no se tuviera que ver limitado por razones materiales. Quizá el cambio debe darse principalmente en el aprecio al trabajo artístico y hecho a mano como primer paso para alejarse de las compras de productos de baja calidad, producidos en masa de manera totalmente inadecuada, y empezar a adquirir creaciones de artistas, para uso propio y para regalo, productos inmensamente más bellos y significativos. Gracias Vanessa, ha sido un placer charlar contigo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi dulce tentación

>

Mientras escribo esta entrada, cerca de la hora de comer, noto como la boca se me hace agua y mi mente viaja a los lugares donde se pueden degustar delicias como estas. Hay blogs de cocina que consiguen eso, y uno de ellos es Mi dulce tentación, un estupendo diario de cocina repleto de delicatessen como la que os muestro. Tiene, además, recomendaciones de restaurantes y tiendas, interesante información sobre bebidas y vivencias personales de su propietaria, que escribe cada entrada con mucho mimo y pasión. Disfrutad, y no le perdáis el ojo a este blog tan cuidado e inspirador.

 

                            Delicias de queso.

 

              Batido de coco en una isla bajo el mar

 

                            Ensalada de papaya y jamón ibérico.

 

                             Pan de plátano.

 

                            Mousse de chocolate.

 

Viajar con niños

>

Cuando viajamos con niños, una de las principales preocupaciones es cómo evitar que se aburran y lo pasen mal. Tanto en coche como en avión, siempre que los niños deban permanecer largos ratos sentados y quietos, conviene llevar algo que pueda distraerlos.

Algunos niños no necesitan nada y se conforman con mirar por la ventana. A otros les gusta cantar, jugar al veo veo o charlar de cualquier cosa. A veces, una película soluciona el problema. Pero hay muchas más opciones.

En el caso de mis hijos y los de mis amigas, los juegos de cartas (como el Katuvu de Djeco, un juego de observación para encontrar en el camino las imágenes de las cartas) o los libros de pegatinas (como los de La Zoo, de los que ya hablamos aquí) resultan opciones ganadoras. 

 

 

 

 

 

 

En otras ocasiones, una mesita de viaje irá la mar de bien para poder hacer encima un puzzle o pintar. Hay varios modelos a la venta, pero preferimos enseñaros uno de fabricación casera que hemos visto en el blog Mer Mag. ¿No os parece una idea fantástica?

 

 

Para acabar, me gustaría que vierais lo que propone la estupenda web de tomlitoo (llena de actividades para los niños). La explicación está en francés, pero básicamente propone una serie de juegos para los niños de este estilo:

- Imprimir el itinerario e invitar a los niños a dibujar las casas, animales… que vean durante el trayecto.

- Imprimir coches para colorear y pintarlos según los que vayan apareciendo por el camino (descartando grises, negros y blancos).

- Invitar a los niños a dibujar el paisaje que se atraviesa durante el viaje.

- Para niños que ya saben leer: imprimir etiquetas con los nombres de los pueblos y ciudades que se van a cruzar e irlas pegando en el orden en el que aparecen.