Paidós-Roquetas, un tiempo y un espacio para la infancia vulnerable

“No es lo que importa llegar solo ni pronto sino llegar con todos y a tiempo” (León Felipe)

Paidós-Roquetas es un centro de Barcelona que trabaja para ayudar a familias que están en situaciones sociales y económicas difíciles y que tienen niños de 0 a 6 años. Parten del convencimiento de que para atender a la infancia en situaciones vulnerables hay que hacerlo en conjunto con sus familias. En el Paidós estas familias pueden acercarse a nuevos modelos de crianza, de feminidad y masculinidad, de espacios de juego, de maneras de relacionarse…
Para dar a conocer su proyecto, los profesionales de la Fundació Pere Tarrés que trabajan en Paidós-Roquetes han hecho este video lleno de sensibilidad. Está en catalán pero aunque no dominéis el idioma igualmente os recomendamos que lo veais porque las imágenes hablan por si solas…

 

Proyectos como este merecen todo nuestro reconocimiento y apoyo porque se acercan a una realidad compleja y difícil desde el respeto y la empatía, acompañando sin interferir, sin paternalismos. Y, sobre todo, con amor y alegría.

¿Cómo funciona Paidós?

Paidós es un tiempo y un espacio para acompañar a las familias en sus procesos vitales. Las familias llegan derivadas por los servicios del barrio que hacen seguimientos familiares (Equipo de Atención a la Infancia y la Adolescencia, Servicios Sociales, Càritas y la Fundació Pare Manel). Las familias que acuden a Paidós asumen el reto de su proyecto, pide y aceptan el acompañamiento. No responden a un único perfil, son diversas y singulares.

Cuenta con:

- Una Educadora y un Educador Sociales que se ocupan de las estancias de juego y los talleres, son referentes de las familias y facilitadores de actividades socio-educativas y lúdicas.
- Una Trabajadora Familiar, que se encarga de las estancias domésticas, dinamiza el Espacio Bebé y apoya a las familias en sus domicilios.
- Una Psicóloga, encargada de la Sala de Intimidad y es terapeuta para pequeños y mayores, en sesiones individuales o familiares.
- Una Trabajadora Social, que hace de puente entre Paidós y los Trabajadores Sociales que derivan a cada familia.
- Una directora, que gestiona y coordina el equipo.

Paidós Roquetas empezó a funcionar hace un año y medio, pero en la Barceloneta ya llevan tres años en marcha. También existe un Paidós en L’Hospitalet, en Sant Adrià y en Santa Coloma. El proyecto Paidós es posible gracias al trabajo conjunto de Càritas Diocesana de Barcelona, Suara Cooperativa, Fundació Pere Tarrés, Fundació Champagnat (Maristes) y los ayuntamientos de Barcelona, L’Hospitalet, Sant Adrià del Besòs y Santa Coloma de Gramenet.

El proyecto se inspira en un centro que hay en el barrio de la Font de la Pólvora de Girona, en el proyecto Educadors Familiars y en los Maternoinfantils de Cáritas. Hace pocos meses ha sido aceptado como proyecto experimental de la Delegació General d’Atenció a la Infància. El sueño de los impulsores del proyecto es que sea un modelo aceptado y reconocido oficialmente, para ir cambiando poco a poco el trabajo con los niños partiendo de su contexto natural, que es la familia.

Un día en Paidós: Miércoles, día de cena semanal.

A las ocho se abre la puerta del Paidós. Entra la directora, aprovechando la tranquilidad de la primera hora de la mañana realiza tareas de coordinación y gestión. Enseguida llega la encargada de la limpieza, que recoge el desorden del día anterior.

Son las nueve de la mañana, parte del equipo ya está a punto para recibir a las primeras familias que vienen a tomar el té o el café de buenos días. Alrededor de la mesa de la cocina se reúnen unas cuantas madres. Una de ellas explica que hoy ha pasado mala noche porque los dientes del pequeño empiezan a salir: “qué agobio, no sabía cómo calmarlo”. Las familias comparten sus experiencias y echan una mano a esta madre.

Llega la coordinadora de los Paidós para ir con la directora a la reunión del Plan Comunitario, donde también se encontrarán con la Trabajadora Social de Paidós y otro compañero de Cáritas.
En la Sala de Intimidad la psicóloga empieza la primera sesión del día con una dinámica de relajación, elemento importante para trabajar posteriormente con la técnica de la caja de arena.

La educadora prepara los materiales para inciar el Espacio Bebé mientras canta una canción infantil: “Plim, plim, plim, plim, salta l’esquirol, plim, plim, plim, plim, i de pressa puja al tronc.”
De repente suena el teléfono, ring, ring, es el Trabajador Social de una familia. Quiere hablar con el Educador de Referencia sobre el proceso que está llevando en el Paidós. En estos momentos la trabajadora familiar se despide con una caja de herramientas bajo el brazo: hoy ayudará a una familia a montar un armario que les han regalado.

A la hora de comer el equipo aprovecha para hacer una coordinación informal de cómo ha ido la mañana para documentar y preparar la tarde.
Son las 3 y llega una familia con un carro de la compra lleno de ropa: les han cortado el subministro de agua y luz. Los atiende la Trabajadora Familiar que les explica cómo funciona la lavadora y la secadora. Después, el Educador aprovecha para hablar con el padre y le ayuda a pasar su currículum al ordenador del rincón de pares y madres.

Pasadas las 4 empiezan a llegar de nuevo familias que vienen de recoger a sus hijos de la escuela. Los niños y niñas ya conocen muy bien Paidós, se quitan los zapatos y empiezan a jugar con las propuestas que han preparado los educadores. Hoy reina la mesa de experimentación, el juego heurístico y la mesa de luz que han hecho los padres en el taller de carpintería.

Las madres con los niños más pequeños prefieren estar en otro rincón, con el balancín de lactancia o estiradas en los grandes colchones con los bebés que experimentan con los cestos de tesoros.
A media tarde la cocina toma protagonismo. Mientras todos meriendan las personas encargadas de hacer la cena de hoy empiezan a elaborarla con el acompañamiento de la Trabajadora Familiar.
Ring, ring, el teléfono vuelve a sonar y esta vez para dar una muy buena noticia. Finalmente contratan a una de las madres, que ha hecho una formación. Todos lo celebran con gran entusiasmo y, por unos momentos, se crea un sentimiento de ilusión compartida.

La cena está a punto, el aroma de la comida boliviana de hoy abre el apetito a pequeños y mayores. Todos se sientan alrededor de la gran mesa de la cocina y en un ambiente distendido y agradable cenan entre bromas y conversaciones cotidianas. De postre, el pastel que prepararon ayer en el taller de cocina para celebrar el cumpleaños de un niño que hoy cumple cuatro años. Al final, los encargados recogen la mesa y lo dejan todo limpio.

Las familias se van y los profesionales se quedan compartiendo y documentando las experiencias de la tarde para que mañana lo puedan leer el resto de compañeros que no tenían turno.
A las 9 de la noche se van, se cierran las puertas y hasta mañana, que volverá a empezar otro día en el Paidós…

3 respuestas a Paidós-Roquetas, un tiempo y un espacio para la infancia vulnerable

  1. 1
    Bateau Lune dice:

    Preciós projecte!!!

  2. Fantàstic video i fantàstic projecte! Que bonic! <3

  3. 3
    laura lerycke dice:

    Gracias PAIDOS por escuchar y cuidar a los demás!!!!!!!!!!!! Esto es un proyectazo!!!!!
    Un video perfecto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>