Para cambiar necesitas ser como eres

christopher-de-lorenzo

Ilustración de Christopher Delorenzo

 

Cuánto sufrimiento me habría ahorrado en la vida si nadie me hubiera empujado a cambiar desde bien pequeña. Porque si nadie me hubiera empujado habría cambiado naturalmente.

Esto lo entendí hace unos diez años cuando hice un curso de formación en terapia Gestalt y vimos La teoría paradójica del cambio, según la cual, para cambiar, todo tiene que permanecer como está. Una paradoja en toda regla. Ideal para mi, que tanto me gustan las paradojas y las dualidades.

Arnold Beisser enunció esta teoría de la siguiente manera:  el cambio se produce cuando uno se convierte en lo que es, no cuando trata de convertirse en lo que no es.

¿Cuántas veces os habéis cerrado más en banda cuánto más os han dicho que tenéis que cambiar?

Yo fui una niña del tipo tranquilo, tímido, introvertido. Cuánto más me decían, con toda la buena intención, que cambiara, que me abriera, que no fuera tan vergonzosa, que hablara más con la gente, etc, más me cerraba en mi caparazón. Cuanto más me empujaban al borde del precipicio, más retrocedía, lógicamente.

Y menos me gustaba a mi misma, por no encajar.

Uno no deja de ser como es porque otro le diga que sea distinto. Uno deja de ser como es, cuando está tranquilo, cuando se acepta, cuando se gusta. Es entonces cuando se abre, casi sin darse cuenta, de manera natural, creciendo, sin más.

Yo dejé de ser tan tímida por inmersión total, a lo puro y duro, tirándome a la piscina sin flotador, cuando me fui, a los diecisiete años a Londres de Au-pair. No tenía más remedio que abrirme. Esto no es un crecimiento natural, es un crecimiento acelerado. En situaciones límite, crecimiento límite. Nos pasa también cuando somos padres, por ejemplo, porque es una situación tan potente, que pierdes inseguridades, es una experiencia que te hace más poderosa. O con grandes perdidas, cuando algo te golpea en la vida de manera rotunda. Con situaciones potentes, en definitiva.

Pero lo ideal es crecer de manera natural, lentamente, a fuego lento, y eso significa aceptarse, y que los demás te acepten. Solo así puedes estar en paz contigo misma y con el mundo, y abrirte, sin miedos.

Y esto, lo de aceptarse, se aplica a tantas facetas de la vida. En educación, por ejemplo. Si aceptáramos como son nuestros hijos, y nuestros alumnos, cuánto sufrimiento se podría evitar, para las dos partes, pero sobre todo para los niños, que se ven empujados a ser quienes no son. Y no encajan.

O en el trabajo. Ahora que estoy inmersa en mi curso online de La Mirada, “Un trabajo a tu medida”, también salen cuestiones de este tipo. Centrarse en quienes somos y reforzar quienes somos es la única manera de alinearse bien con tu trabajo.

Cuesta mucho apagar todo ese ruido que arrastramos durante años. Aceptarse, es la manera más rápida y efectiva de cambiar, de crecer.

 

10 respuestas a Para cambiar necesitas ser como eres

  1. 1
    Heva dice:

    Yo creo que la mayoria de las veces no se cambia, solo se disimula ;)
    Buen domingo <3

  2. 2
    Cristina Camarena dice:

    Así es, amiga mía. El cambio solo es cambio cuando es profundo.
    feliz domingo, mi niña

  3. 3
    Rosalia dice:

    A mis 36 aún estoy intentando conocerme. Me ha encantado el post!

  4. 4
    Arantxa dice:

    Hola,
    Te sigo desde hace un tiempo porque me gustaron mucho “tus cosas bellas”‘ y hoy me he parado a leer esta publicacion y me ha sorprendido la manera en como has explicado y enfocado el tema. Nunca lo vi desde esa perspectiva y sinceramente , me ha inspirado y al mismo tiempo ha sido tranquilizador.
    Gracias por compartirlo.

  5. 5
    Anna dice:

    yo con la Gestalt aprendí que para cambiar primero tenía que aceptar como soy :) disfruto muchísimo con tus post de domingo, son grandes recordatorios de lo que ya sabemos y muchas veces olvidamos

  6. 6
    Aida dice:

    ¡Muy bien dicho! Aceptarse, quererse, cuidarse… Me ha costado mucho llegar a asimilar que la eterna exigencia no funcionaba para mí, ¡y aún me despisto de vez en cuando! Merece la pena permitirte ser y sorprenderte de cómo todo surge naturalmente ¡Creciendo día a día! ¡Muchas gracias por compartir tus reflexiones con nosotros, Cris! :)

  7. 7
    Lourdes dice:

    Ay Cris, voy loca perdía, entre el curso que parece que me haya vuelto del revés y este post, voy como si me hubiese fumado algo. Si lo sé, me hubiese pedido conocerte antes!
    Gracias Cris.

  8. 9
    alicia dice:

    Qué magníficamente bien expresado y planteado. Es ahora, cerca de mis 40, cuando siento que comienzo realmente a aceptar todo lo que soy, mi singularidad, no pretendo ya encajar ni me fuerzo, orginando más resistencia y de esa aceptación está naciendo un cambio real, profundo. Cierto es que en mi caso viene principalmente de una de esas grandes pérdidas a las aludes. Gracias por compartir tus preciosas reflexiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>