¿Para qué sirve eso?

gobugi

Ilustración de Gobugi

El otro día escuché esta pregunta ante la foto de un material que alguien había inventado y en el que se sugería simplemente un uso creativo, el que cada uno quisiera o imaginara. Me hizo pensar en ese resorte que siempre nos salta de manera automática ante algo nuevo: averiguar para qué sirve. Pero no averiguarlo por nuestra cuenta, sino preguntar a alguien externo que nos de la respuesta. Lo tenemos así interiorizado después de tantos años de educación pautada, en la que todo tiene una utilidad, un porqué, un cómo y un cuándo (ni siquiera la literatura y el arte en muchas ocasiones se salvan).

¿Quién no ha definido alguna vez, en sus años escolares, las cosas por la utilidad que tienen? “Un martillo sirve para clavar clavos”. Hasta en la enseñanza del inglés se reproducen estas actividades: “A hammer is used for….”. Y vosotros diréis: ¿Qué hay de malo en eso? Necesitamos aprender y saber para qué sirven las cosas, ¿no? Y pienso que sí, lógicamente, pero también necesitamos la creatividad, el pensamiento lateral, la flexibilidad, saber adaptarse, saber salirse del camino trazado, y un millón de etcéteras más, como ahora se encargan de transmitirnos por todas partes. Nos dicen: los trabajadores no tienen iniciativa propia, los jóvenes no se muestran creativos, no tienen empuje. Pero antes nos han acostumbrado a tenerlo todo pautado. Ante la pregunta de para qué sirve esto ¿qué hay de malo en decir: y tu para qué crees que sirve?

Cuando a un niño le dices para qué sirve todo, constantemente, y como lección a memorizar, le estás diciendo que el mundo es así y no de otra manera (y menos aún de muchas otras maneras, y mucho menos aún que el mismo puede inventar mundos), ante tal bombardeo de utilidades y pautas llegas a adolescente (y a adulto) con ese resorte, el de ver algo nuevo y preguntar a los demás para qué sirve, sin mirar a los lados, sin imaginar por ti mismo, o preguntarte a ti mismo, sin pensar en lo obvio, sin jugar a inventar. Jugar!…Ahora lo entiendo!

 

3 respuestas a ¿Para qué sirve eso?

  1. 1
    Lorena dice:

    JUGAR a inventar nuevos mundos…

  2. 2
    Rejuega dice:

    Totalmente de acuerdo con lo que pones. El sistema educativo estructura y delimita (no todos, por suerte); pero en ese sentido, que es en el que vivimos, creo que está nuestra actuación como padres. Ahí está nuestro gran papel: abrir el horizonte, cuestionar y enseñar a cuestionar, a opinar y criticar entendiendo la crítica como una acción constructiva e instructiva. La creatividad no es la clase de plástica del colegio sino el día a día y se aprende como un hábito más. Nosotros como padres podemos ayudarles a ver el mundo de diferentes perspectivas y empezar con la preguntas que tú sugieres es perfecto: y tu para qué crees que sirve?. Y sobre todo… jugando se descubre todo este mundo creativo y cuestionable! Un abrazo

  3. 3
    Puri dice:

    Pero, a veces, los niños nos sorprenden con un uso distinto de los objetos: una mesa es una cabaña; una silla es un caballo; un calcetín es una marioneta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>