Pequeños grandes tesoros, de Flamboyant

Si habéis seguido Kireei desde hace algún tiempo, ya habréis notado mi debilidad por la literatura y la ilustración británica del siglo XIX. Así que no es nada extraño que me haya encantado la iniciativa de Flamboyant, una pequeña editorial cuya primera colección se propone recuperar clásicos anglosajones ilustrados, para niños. Cada título va acompañado de una introducción que resume el origen del libro y una breve biografía de sus autores o editores para contextualizarlo. Cabe destacar, además, la dificultad de trasladar el original inglés al castellano o al catalán, especialmente en el caso de El libro con sentido, continuador de la tradición del nonsense (literatura del absurdo, uno de cuyos máximos exponentes es Lewis Carroll), o en los textos rimados, o en aquellos que usan referentes culturales alejados en el tiempo y el espacio.

 

Ilustración de Porter&Coates para El libro con sentido.

 

Ilustración de Frank Ver Beck para Animales acrobáticos.

 

           

   Ilustraciones de George Lambert para Terroncitos de azúcar  y para Lluvias de Abril.

 

Hay quien sostiene que más que libros para niños son joyas para coleccionistas, libros para adultos interesados en este tipo de literatura. No van a gustar a todos los niños por la sencilla razón de que… ¡no todos los niños tienen los mismos gustos! (Igual que los adultos, por otra parte). Pero sí son obras valiosas para cultivar el gusto por las diferentes formas estéticas que el paso del tiempo ha ido apartando de las librerías y relegando a colecciones y fondos bibliográficos solo para estudiosos, y para comprobar que hay libros que siguen gustando 130 años después de ser escritos e ilustrados. En un mundo –el de la literatura infantil– en el que muchas novedades editoriales se vuelven ilocalizables al cabo de cinco años, es toda un alegría ver que hay quien rema contracorriente… con éxito.

Os animo a visitar la web de Flamboyant, a que le déis un vistazo a los libros (se puede "mirar dentro") y los tengáis en cuenta para enriquecer vuestra biblioteca casera. Y, aunque todos los títulos son magníficos, estos son mis dos preferidos:

 

En casa, una recopilación de poemas sobre niños victorianos y su vida cotidiana.

 

            

 

 

 

Una tarde en el zoo, en la que unos niños del campo, vestidos de domingo, visitan el zoológico de la ciudad.

  

       

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>