Salir de nuestra pequeñez

daniela henriquez

Ilustración de Daniela Henríquez

 

Desde que nacemos hasta la adolescencia pasamos la vida construyendo una identidad, un ego, es importante ser uno mismo, nos da seguridad, nos aporta los cimientos de nuestra manera de estar en el mundo, nos aporta nuestro yo. Pero también es importante librarse de ese ego en la madurez, despojarse poco a poco de esquemas cerrados, de inflexibilidades, de mirada unidireccional, salir de nuestro ombligo. 

Nuestro mundo, nuestra pequeñez nos limita, pasar todas nuestras vivencias por nuestro filtro nos lleva a mirar la corta distancia solamente, no ampliar la visión para poder ver el cuadro entero ¿Cuántas veces pasamos por un disgusto descomunal para al cabo de unos días relativizarlo todo? Ese disgusto lo vivimos siempre desde el ego, desde el ombligo. Las cosas que nos ofenden, los juicios de los demás a los que nos enfrentamos todos los días, la gente que nos decepciona, el miedo a decepcionar nosotros, y tantas cosas que no notamos que van directas a un punto que podríamos llamar nuestro punto sensible, el punto que te hace saltar. Y cada uno saltamos de diversas maneras, a veces con un gran enfado, a veces escondiéndonos y aislándonos, pero siempre como reacción a algo que nos duele.

¿Se puede entonces vivir sin que te afecte lo que te pasa? Pues no, los golpes de la vida nos duelen a todos pero una cosa es el dolor natural de las cosas inevitables y otra el sufrimiento evitable. Muchos de los malos momentos los vivimos desde nuestra pequeñez porque ciertamente es difícil despojarse del ego.

Salir de tu pequeñez es otro superpoder que vale la pena, salir del “yoismo”. Desde que me he dado cuenta de esto he ido adelgazando mi ego, al menos siendo más consciente de que muchas reacciones mías vienen de ahí y me siento más libre. Sorprendentemente salir de mi pequeñez al final en lo que me ha ayudado es a ser más yo misma, porque vivo sin la mochila que supone un enorme ego, y eso te da ligereza, libertad, te devuelve a tu esencia y a disfrutar de lo que vale la pena, estar más presente.

Cuando sueltas mochila y vas más ligero por el mundo no solo te evitas frustraciones innecesarias, sino que además disfrutas más de los demás, sonríes más, aportas también mucho más, sobre todo a los nuestros, que son con los que mas malestares se generan a lo largo de nuestra vida. En definitiva estás más tranquilo, más en paz contigo mismo. Paradójicamente salir de tu pequeñez al final lo que hace es engrandecerte.

 

12 respuestas a Salir de nuestra pequeñez

  1. 1
    virginia dice:

    buenos días, Cristina, como siempre acertadísima reflexión. Totalmente, de acuerdo contigo. Cuando el ego, deja de dominarnos y quien lo hace es nuestra esencia, alma, o como quieras llamarlo, nuestro campo de visión se amplia tanto, como nuestro corazón. La película de Matrix, o leer un curso de Milagros (más complicado de entender) ufff el ego, cuanto daño puede hacernos. Pero poder entender la reflexión que has hecho es que vamos en la dirección adecuada. Un abrazo

  2. 2
    Karmen dice:

    Me ha gustado mucho lo que dices, es cierto mejor iríamos en el día a día si dejáramos de prestar tanta atención a nuestro ego, observando desde donde nos movemos ,…eso que nos duele por que nos ha dolido, que es lo que llevamos dentro que una persona nos ha ayudado a despertar y nos ha brindado una oportunidad para aligerar la mochila, la Vida todo el tiempo nos da oportunidades para ir saliendo de ese lugar tan estrecho que es el ego. Me ha encantado como lo describes. Gracias!!!!!

  3. 3
    Heva dice:

    A veces creo que vivir en un lugar pequeño engrandecete tu ego al no darte la posibilidad de conocer el pensamiento de los otros, te hace más inflexible. Para abrir el ego y tu mente es necesario conectar con otras personas, cada vez necesito más salir de mi pequeñez para seguir creciendo. Feliz domingo!
    Fantástica reflexión, como siempre, perfecta para mis pensamientos de hoy =)

    • 4
      Irina dice:

      Bon dia!
      Me gusta mucho la reflexión del fin de semana de Cristina y Muy acertado tu comentario también Heva.
      Creo que para salir de ese círculo que Cris denomina “yoismo” hay que abrirse a otros pensamientos y dejar atrás ese ego que te has ido creando con los años.
      Un profesor que tuve, me dijo algo que me marcó mucho, “cuando seas el más listo de la habitación, tienes que dejar esa habitación para pasar a otra”
      Y siempre me lo he tomado como una advertencia: conoce cosas, personas, situaciones, que te hagan olvidarte de que TU eres el más x (el que más sufre, el más guapo, el que más sabe).

      • 5
        Heva dice:

        Salir de la habitación para seguir aprendiendo, una frase estupenda, gracias por compartirla.
        El yoismo no siempre va unido a la falta de humildad pero si frena tu crecimiento, y no porque te sobre ego sino porque te faltan personas en tu entorno que te ayuden a crecer, necesitamos de los pensamientos de los otros para seguir avanzando. Por eso es fantástica esta sección de Cris, porque nos permite conectar con los pensamientos ajenos ;)

      • 6
        EstherR dice:

        Buenísima la frase de tu profesor, Irina. Yo también me la apunto. Gracias!
        A mi me encanta conocer las opiniones de los demas sobre muchas cosas precisamente porque siento que me enriquecen. No digo que a veces no me cueste no juzgarlas si me tocan de cerca, y aplazar el juicio para darles espacio en mi mente antes de juzgarlas (si no lo puedo evitar). Pero cuando lo consigo, siempre acabo pensando “¡Qué curioso! ¡Qué diferentes podemos llegar a pensar y qué interesante resulta!”.
        Otra forma que considero que me ayuda a abrirme y “ampliar” la habitación en la que estoy es leer: sobre todo tipo de temas, historias, personas, culturas,….

  4. Muy buena reflexión, estoy totalmente de acuerdo lo peor que te puede pasar es dejar llenar la mochila y que un dia se rompa, lo mejor es que si la vuelves a llenarla es irla vaciando. La experiencia de la vida hace que tu ego vaya menguando y saborees mas la esencia de la vida. Estas reflexiones compartidas hace que te des cuenta de lo importante que es nutrirse con lo que realmente importa.

  5. Se me olvidaba….
    Un abrazo Cris por compartir ….
    y que tengais una Buena semana.

  6. 9
    Maronasc dice:

    Una de las cosas que más me está ayudando a “soltar lastre” es haber tenido un hijo. Es una cura de humildad enorme, aceptar que tus planes NO son SUS planes y aprender a aceptar sin juicios. Aún me queda mucho, muchísimo camino por recorrer, pero espero ir caminando :-) ¡Bonita reflexión! Gracias y feliz domingo :-)

  7. 10
    vireta dice:

    las mochilas, las etiquetas, los espejos y los pesos que arrastramos nos hacen surcos en el alma y no nos dan más personalidad si no más trabajo y muchos problemas… pero es tan dofícl liberarse de ellos…! desde luego no es una tarea que en muchos casos uno pueda realizar sólo!

    ser pequeño te ahará enorme una vez más!!
    muak

  8. 11
    EstherR dice:

    Gracias por tu reflexión, Cristina. Y a todas por sus comentarios.
    La verdad es que me resulta difícil en el día a día, pero también me parece muy necesario liberarme de ese ego. Creo que para salir de mi “yoismo” y “ver” más a los demás, también necesito calma: muchas veces el estrés genera la sensación de sentirse atacado y, ante ella, la reacción inconsciente no es pensar en los demás, sino en una misma para autoprotegerse.
    Un trabajo para toda la vida….
    Que tengáis buena semana!

  9. Pingback: Feliz fin de semana - Mami en Transición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>