Sobre nuestras necesidades

16-9-2017 18.9.14 1

Ilustración de Gemma Corell 

 

Seguro que conocéis la pirámide de necesidades de Maslow. Según Abraham Maslow, psicólogo humanista, actuamos en la vida guiados por nuestras necesidades desde que nacemos. En la parte de abajo tenemos las necesidades más básicas y en la punta de la pirámide las más elevadas. 

A lo largo de nuestra vida quedamos tan necesitados de amar, ser amados, pertenecer, ser valorados, autorealizarnos, encajar, sentirnos respetados, sentirnos reconocidos que sustituimos todas estas necesidades básicas por sucedáneos de todo tipo. ¿Porqué si no compramos compulsivamente o nos aferramos a relaciones tóxicas, o tenemos todo tipo de adicciones? 

Como digo siempre, ser consciente de esto facilita mucho las cosas, porque como mínimo empiezas a entender tu comportamiento y no te fustigas por tu debilidad, sino que empatizas con ese personita que simplemente necesita cosas muy básicas.

Pero una vez somos conscientes, hay que pasar a la acción y rutinariamente aceptar e integrar que algunas cosas no las tenemos aunque las necesitamos y que lo que buscamos como sustituto nunca lo va a satisfacer.

Esos sustitutos son sistemas de apoyo que vamos buscando a lo largo de la vida, sistemas que nos permiten “funcionar” con mas o menos normalidad, pero son solo esos, sistemas de apoyo. 

El mayor sistema de apoyo, para subsanar esas necesidades no satisfechas tenemos que ser nosotros mismos, porque si siempre buscamos “muletas” nunca desarrollamos el autoapoyo.

El autoapoyo se ha de desarrollar, es desarrollo personal, maduración, es poner en piloto automático muchas cosas, poder ser suficiente, autosuficiente.

Pero con una baja autoestima, con una inseguridad potentes, con falta de afectividad sólida, y con falta de acompañamiento sano se hace difícil autoapoyarse en uno mismo porque lo que producen todas estas ausencias es debilidad, no fortaleza, y para autoapoyarse se necesita mucha fortaleza.

Por poner un símil, sería como hacer deporte de alta competición, estando superoxidado y débil, directamente lanzaríamos la toalla. Por eso hay que hacer un poco de deporte cada día, para ir fortaleciéndose. Hay que ir cambiando la narrativa que nos contamos en la cabeza, cambiarla por una narrativa más saneada. Hasta que se haga músculo, poco a poco, sin prisa pero sin pausa.

Lo que necesitamos es básico, la respuesta que damos cuando no lo tenemos es muy variopinta, tanto que se podría contar la historia del comportamiento humano y la historia de la literatura en base a lo que hacemos las personas para satisfacer nuestras necesidades.

Así de importante es satisfacerlas, luchar cada día por lo que te importa y necesitas, en vez de seguir mirando hacia otro lado.

La ilustración es de Gemma Correl. “Cuídate a ti mismo”. 

 

Una respuesta a Sobre nuestras necesidades

  1. 1
    Ele dice:

    Muy inspirador. Ser tu propio motor y hacer músculo. Pero si eres madre y además tienes que ser entrenadora de tus hijos, cuando uno mismo anda buscando narrativa sana que contarse. ¿cómo hacerlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>