Sobre radicalismos

55BearsPrint

Ilustración de Andrea Kang

 

Ahora que ser radical se ha puesto “de moda” (aquí me falta un emoticon de guiño), voy a dar mi opinión, algo que vengo reflexionando desde hace tiempo y tenía ganas de compartir con vosotros.

Yo soy radical y me gusta serlo. Siempre lo he sido y cada día más, o debería decir, cada día mejor. Cuando era más joven e inmadura era una radical demasiado rígida, una radical por norma. Ahora, no es que me haya hecho conservadora, al contrario, me he radicalizado más pero con más madurez, por decirlo de alguna manera.

El otro día vi esta cita en el muro de una amiga (gracias, Noelia) y enseguida la guardé para este post: “Ser radical es coger las cosas por la raíz y la raíz para el ser humano es el ser humano”. (Marx)

Ser moderado, en este sentido, es estar situado en un espacio tibio, un estado medio. Ni frío ni calor. Cero grados. Ser radical es ir a la raíz de las cosas, y la raíz es el bienestar del ser humano, sus derechos humanos, universales e innegables. ¿Cómo podemos cambiar nuestra sociedad? Podríamos empezar dejando de tolerar lo que no es tolerable. Siendo más radicales con todo lo que de manera sutil (y no tan sutil) y de manera transversal va minando nuestro mundo, y nuestro estado de ánimo hasta el punto de aceptar lo inaceptable.

Hay tantísimos temas en los que deberíamos ser radicales y ofrecer una tolerancia cero ante los estragos a los que nos someten unos cuantos. Muchísimos. Y para este post se me ha ocurrido preguntar a amigas qué es ser radical para ellas, y en qué cosas se consideran radicales, y estas son algunas de las que me han contado y que suscribo al cien por cien.

Este es un post coral, escrito por un puñado de radicales. Empezaré yo con mis radicalismos y paso a dar voz a los demás. Os espero en los comentarios. ¿En qué cosas os consideráis radicales?

Yo me siento una radical de la verdad, el respeto y la justicia. Desde ahí va conectado todo lo demás. Solo hay una verdad y es esta: Hay tantas verdades como personas en el mundo, cada uno tiene su propia verdad, su esencia, su individualidad, y eso es sagrado. Dentro de este saco va todo lo demás: el respeto a los niños y a su esencia, el respeto a los individuos y sus sensibilidades, sus lenguas, sus territorios, su manera de ver el mundo, una vida digna para todos. Un sistema que no favorece a todos sus integrantes no es un sistema justo. Ante eso soy radical. Tolerancia cero. Desmond Tutu dijo: “si eres neutral ante la injusticia has elegido el lado del opresor”.

Me considero radical: – contra el maltrato animal -contra el abuso a los niños – por el respeto al planeta – contra el racismo – contra la intolerancia – con la felicidad de mi hija – contra las guerras – contra las religiones – contra que los niños pasen hambre – contra las armas – educación relevante al mundo actual – corrupción de los políticos.

Soy radical con la falta de respeto, soy radical con los que tratan de imponer sus ideas, soy radical con los que creen en el pensamiento único, soy radical con los que ven las cosas en blanco y negro, soy radical con los radicalismos.

 “Me considero radical por moverme en bicicleta o transporte público por la ciudad” *** “Me gusta ser radical por cocinar cada día, feliz que nuestras hijas vengan a comer en casa” *** “Soy radical por comprar en el mercado y en el pequeño comercio de mi barrio”

Pienso que en lo que más radical me considero ahora mismo es en la educación de mis hijas, en la sociedad de hoy día se tiene que ser radical para que las cosas vayan a mejor, tenemos mucho trabajo por hacer.

¿Sabes que? No tolero la falta de compromiso, y ¿sabes en que me he vuelto muy radical también? Con la mala educación. Antes me callaba pero ahora cuando alguien me falta al respeto ya no me callo.

Me considero muy radical con la mala educación y la falta de consideración a los demás… me revienta que la gente trate mal las cosas públicas como los columpios, los bancos del parque, las cabinas de teléfono cuando se usaban, el tren…también que la gente llegue tarde a sus citas al médico y eso hace que todo el mundo se retrase.

Que digo lo que pienso aunque a veces no guste…y me siento radical en eso…y en la organización…soy radical a veces demasiado radical…

Con el maltrato hacia los perros, con el acoso escolar.

Soy radical ante la amistad y relaciones, en defender mis valores como la honestidad, la trasparencia, la entrega, la solidaridad, soy radical ante la mentira, ante el chantaje, soy radical ante la política bien hecha sea cual sea el sector político, admiro cuando se hace política de verdad y no circo, soy radical ante la injusticia y mas si se va contra un débil, soy radical ante la lealtad, y del buen hacer, creo que la pasión va un poco ligada al set radical al menos en mi es proporcional.

Soy radical con la grosería y la mala educación. Me gustan las personas radicalmente amables.

Gracias por compartir vuestros radicalismos, amigas mías. Sois unas radicales encantadoras.

 

22 respuestas a Sobre radicalismos

  1. 1
    Heva dice:

    Buenos días radical encantadora ♥

  2. 3
    Carmina dice:

    You nailed it again my radical friend

  3. 5
    virginia dice:

    buenos días, Cristina,
    pero qué rico tu post, tanto que me he preparado otro café, para releerlo. Así soy yo :) :) nunca he empleado la palabra radical, la mía siempre ha sido extremada, pero bien creo que podrían ser sinónimos.
    Yo soy radical y extremada, pero además, es que no me cuesta ningún esfuerzo, en todo lo que me voy a llevar de aquí de este mundo, en el amor, la belleza, la amistad, la lealtad, la entrega a los demás. Si hay amor y coherencia, todo lo demás viene de la mano, una sociedad defensora de las personas, del planeta, no me entra en la cabeza, (no me entra en el corazón) que pueda haber persona en el otro extremo, también las respeto, pienso que es como la miopía, no ves de lejos, pero cuando por fin, llevas los cristales adecuados, como se van definiendo las cosas. Bueno que me voy por los cerros de Ubeda. Feliz día <3

  4. 8
    Sandra dice:

    Me encanta tu post!!

    Yo siempre me he considerado radical en muchas cosas y como tu dices cada vez más, creo que con la edad vas tolerando menos, sobre todo las injusticias y la falta de respeto.
    Soy radical ante la falta de empatia de la gente, ante el egoismo, ante el ponerse por encima de los demás, ante la corrupción y el poder, ante que se pongan por delante intereses económicos por delante de las personas, soy radical siempre lo he dicho y está bien que se empiece a ver de otra manera que dejemos de ser tan imparciales y nos posicionemos.

    Grande Cris

    • 9
      Cristina Camarena dice:

      Eso es, Sandra, con la edad aunque dicen que te vuelves más conservadora, y en algunas cosas es así, también te vuelves mas radical porque se pierde el miedo a hablar alto y claro ;))
      un abrazo preciosa ;))

  5. 10
    Narda dice:

    Me ha encantado!!!! Porque radical cobra sentido positivo también. Como la definición lo dice viene de raíz, y buscar la raíz por suerte no siempre se busca para lo malo. Saber de donde viene lo bueno es también importante.
    Precioso post….

    • 11
      Cristina Camarena dice:

      Cuando le das la vuelta a las cosas te encuentras con sorpresas, y la palabra radical es una de ellas ;))
      un abrazo, querida amiga ;))

  6. 12
    Bateau Lune dice:

    Visca aquestos radicalismes! Bravo per el post, molt acertat!!

  7. 13
    Estibaliz dice:

    La edad me ha vuelto conservadora, no me tiro de cabeza a todo lo nuevo, ni lo quiero probar todo. Y si quiero conservar todas las cosas pequeñas, hasta la insignificancia, que me hacen feliz y lo hago con avaricia y radicalidad.
    Donde sigo igual de intransigente, extrema y radical es el abuso del fuerte contra el débil… sea el que sea el débil (persona, animal, cosa) y sea el que sea el abusador, el chulo, el psicópata, malencarado que sacia su cobardía, su frustración, su mala uva en abusar del que considera débil y cree que no va a saber devolverle el golpe.

  8. 14
    Gloria Maldonado Ansó dice:

    Me parece bastante autocomplaciente este autorretrato sobre la perfección moral a la que todos aspiramos y pocos logran.

  9. 15
    Pau dice:

    No me creo la mitad. Si de verdad fuéramos tan radicales ante las injusticias el mundo no estaría como está. Saldríamos a la calle CADA DÍA, para cambiarlo.

  10. 16
    Katia dice:

    Muchas veces el radicalismo tiene un punto de intolerancia (si, intolerancia) que me causa un rechazo tremendo. Ser moderado es saber que en todo nos movemos en matices de gris, que el mundo no es blanco ni negro. Yo soy moderada.

  11. 17
    Canela y Naranja dice:

    Mmmmmmm, interesante juego de palabras. Vale, acepto tu concepto de “ser radical”, me gusta el sentido que le das.

  12. 18
    Georgia dice:

    Hola!
    Aquí la reina de la empatía, la emperatriz del buenrollismo, la princesa del “te entiendo…” está hasta la peineta de excusas baratas y se ha convertido en el azote los abusones! Odio, hecho espumarajos por la boca y regurgito sapos y culebras delante del abuso, del maltrato a los más débiles (sean estos animales, vegetales o minerales) Se me abren las carnes cuando alguien aprovecha una situación de “poder” o “superioridad”. A POR ELLOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS!!!!!!!

  13. 19
    Las comecuentos dice:

    Muy de acuerdo con lo que dices. Y te felicito por ser valiente y contarlo en el blog.

  14. 20
    maripuri dice:

    Además de los radicalismos que apuntas, soy radical ante la “impostura”, el “peloteo”, la “falsedad”, la “hipocresía”, el “todo vale”, el “me apunto a todo”, “los súper egos”… y me levanto el sombrero ante la sencillez, la sinceridad, la empatía y la coherencia.
    Gracias por este post

  15. 22
    vireta dice:

    radicalmente acertado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>