Archivo de la etiqueta: casa

¡Es una casa prefabricada!

>

 

Cuando nos referimos a casas prefabricadas, lo primero que nos viene a la mente es una casa simple, para vivir en ella de manera temporal o vacacional, pequeña y funcional. Por eso cuando vi esta vivienda no pude más que sorprenderme ante su belleza, tanto en el diseño de la casa como en el buen gusto de su interior. Después de leer el texto mi sorpresa fue aún mayor ya que se trata de una casa equipada con materiales y sistemas sostenibles como recolección de agua de lluvia, diseño solar pasivo, materiales ecológicos, etc. La piscina se calienta con los paneles solares del tejado, el cemento y los paneles utilizados facilitan la filtración del agua, al igual que el tejado en forma de mariposa.

 
Si queréis saber más sobre Place Houses aquí tenéis su web, sólo se fabrican en Estados Unidos pero puede servir para dar ideas, y… para soñar.
 

 

 

Casa-barco en Amsterdam

>

 

Quien haya estado en Amsterdam ya habrá disfrutado de su belleza, encanto y sostenibilidad (aunque ellos están luchando para eliminar aun más el tráfico del centro, donde ya no quedan apenas calles donde se permita el paso a vehículos, salvo a residentes). En Amsterdam todo el mundo se mueve en bicicleta o en tranvía.

A los que la pensáis visitar próximamente os doy una idea que, en mi caso, cuando vuelva, quiero probar: alojarse en una casa-barco.
Mirad qué maravillas, ¿no os apetece vivir una semanita en una de estas casas flotantes? Mucha gente vive así allí, una práctica que se popularizó en épocas de crisis de viviendas.  Tienen todas las comodidades que cualquier casa, incluso terrazas con plantas y flores, como no.
Si vais, por ejemplo, de cuatro a seis personas sale por unos 200 euros la noche, aquí podéis ver la web que gestiona estos alquileres (¡ojo!, no nos hacemos responsables de estas empresas, sólo os damos una idea).

 

 

 

                         Foto tomada por jeroenbouman para Forbes Magazine.

 

 

 

 

 

Mi casa, proceso

Por fin reúno esta colección de fotos: todo un año desde que compramos la casa donde vivo, una casa construida en los años 20, nunca reformada y sin habitar hacía ya tiempo. Es la metamorfosis de un lugar en el que muchos no eran capaces de ver ni entender cómo podíamos tener ganas de meternos. Después de toda esta reforma se vende, quien sabe, igual en un tiempo estoy metida en otra aventura como esta…

 

  

 

 

 

 

 

    

 

         

 

                    

 

               

 

        

 

 

    

 

Cómo evitar el look de casa de catálogo

 

Hace algunas semanas vimos en Apartment Therapy un artículo que en que se daban recomendaciones para evitar el "look" de catálogo en casa. Nos hizo mucha gracia que usaran esta foto del catálogo de Ikea porque no nos supondría un trauma que nuestras casas tuvieran ese aspecto o uno parecido. De hecho, somos fans de Ikea y nos encantan sus catálogos, realmente mucho más cálidos y con aspecto de hogares más reales que los catálogos a los que estamos acostumbrados por aquí.

 

 

Vamos a haceros un resumen de lo que cuenta el artículo en cuestión, para quien no domine el inglés, junto con algunas observaciones nuestras (porque, hemos de reconocerlo, los norteamericanos no tienen las mismas dificultades para encontrar ciertos tipos de muebles, o para no encontrarlos, que nosotros).

- Comprar de segunda mano: recurriendo a mercadillos (por no decir anticuarios, que quizá se salen del presupuesto de muchas personas) podemos encontrar piezas únicas y con historia, que le van a dar un aire más personal a nuestro hogar.

- Personalizar los muebles, "hackearlos", pintarlos, añadir toques personales, hacerse uno mismo los elementos textiles (cojines, cortinas, fundas para las sillas…).

- Aprovechar los viajes para buscar cosas que no se encuentran en tu país o en tu ciudad de origen. Además de conseguir bonitos muebles, objetos de arte o piezas especiales, te traes a casa un recuerdo, y consigues que tu casa hable de ti.

- Comprar en tiendas pequeñas y no solo en grandes cadenas de muebles, buscar objetos de diseñadores independientes, artesanos locales…

- Utilizar muebles de herencia, aunque haya que restaurarlos o rascarse un poco la cabeza pensando cómo integrarlos con el resto de muebles. Además, es un ahorro.

Algunas cosas a evitar:

- Ir a una tienda y comprar la totalidad de los muebles allí (incluidos los objetos decorativos, como lámparas, cuadros y jarrones).

Tener todo coordinado (mismo tipo de maderas, mismos textiles, muebles de la misma colección, etc).

- Seguir la moda que dictan en las ferias del mueble al pie de la letra por encima de nuestros gustos personales. Así solo se consigue que al entrar en una casa decorada hace 5 años, todo el mundo piense: "Mira, es la moda de hace 5 años".

- Y, sobre todo, una casa es para vivir, no para enseñarla a las visitas. Pensemos dónde vamos a guardar nuestras cosas, qué acostumbramos a hacer cada día y de qué manera la disposición de los muebles nos lo puede facilitar, cómo nos gusta pasar el tiempo libre en casa, de qué manera nos sentimos más cómodos todos los miembros de la familia…  

 

Minimalismo

En contraste con otras casas que hemos mostrado en otras ocasiones – llenas de muebles, telas, objetos decorativos… – esta vez os enseñamos una casa completamente minimalista. No hay en ella ningún objeto que no tenga una utilidad clara y específica. Claro, sí que hay algunos elementos decorativos, pero tan solitarios que destacan aunque en otra casa probablemente pasarían desapercibidos.

En este pasillo, una sencilla exposición de fotos tomadas con Polaroid:

 

 

El comedor, con la pared decorada con un espejo, para incrementar la luminosidad proveniente de la ventana. El mismo propósito que se persigue al pintar las paredes de blanco: luminosidad y claridad.

 

La habitación infantil solo tiene la cama y una pequeña balda para juguetes. Se aprovecha el alféizar de la ventana. Y los libros, expuestos en el suelo. A mi no me hace mucha gracia tener los libros en el suelo, la verdad, preferiría verlos en una estantería. Pero la ventaja evidente es que así están mucho más al alcance del niño y además, lucen mucho más.

 

Finalmente, la sala de juegos. Un espacio diáfano, con todo al alcance del niño, excepto el alfabeto decorativo.

La casa de Swallowfield

Seleccionar fotos para una entrada no es fácil cuando se trata de fotógrafos, artistas o casas con tanto que ver, admirar y mostrar. Este es el caso de Jennifer Judd-McGee, conocida como Swallowfield, artista que trabaja sobre todo el collage y la ilustración.

Hace poco compré una de sus láminas collage en su tienda Etsy. Swallowfield trabaja sobre todo la técnica del doodle. Os muestro dos ejemplos de su trabajo y, a continuación, algunos detalles de su casa, pequeños toques que, como comentabamos recientemente, transforman una casa impersonal en un rincón único y con carácter.
 
 
 
 
             Su rincón de trabajo. Me encanta esa pared de ladrillo en blanco lleno de láminas:

 

           Toques de color con un cojín artesanal:
 

 
 
           La habitación infantil con uno de sus collages/mural:
 
 
 
 
           Estanterías y arte en la cocina, ¿porqué no?
 
 
 
 
Adorable móvil de ventana con corazones de papel, una manualidad sencilla pero muy decorativa. Y el gato que no falte.
 

 
            Flores con sus trabajos al fondo:

 

 
 
Gracias a Jennifer por enseñarnos sus preciosos rincones. Aquí podeis ver más fotos flickr