Archivo de la etiqueta: espacios para niños

La casa de Studio Aandacht

La casa que hoy os enseñamos es el hogar de Tatjana, diseñadora de Studio Aandacht, un estudio de diseño y desarrollo de imágenes corporativas en Amsterdam. Partimos, pues, del punto de vista de una persona creativa que ha hecho del diseño su profesión. Eso se nota en la maestría con la que combina colores, elementos y funcionalidades en su casa. Sin embargo, para nada es un frío hogar “de diseño”, es un cálido espacio diáfano en que muebles y accesorios de diferentes estilos se combinan para dar lugar a una casa agradable, viva, cómoda y al gusto de sus ocupantes. Es realmente una casa con mucha personalidad sin resultar estrambótica o “rara”. A mi me encanta.

Podéis ver más imágenes y leer los comentarios de Tatjana en Bloesem. También hay un reportaje dedicado a las habitaciones de los niños en Bloesem Kids; atención a la habitación de alguien que debe adorar el espacio y la astronomía.

 

 

 

 

 

Casitas en el jardín, de Green House

¿A quien de los aquí presentes no le hubiera encantado, en su infancia, tener una casita? ¿En cuantas películas hemos visto con envidia casitas en los árboles, cabañas hechas de madera "de verdad" – no los cuatro palos con una manta por encima, que tampoco estaba tan mal – y otras construcciones para niños en las que esconderse, planificar aventuras, guardar tesoros y tener un mundo aparte del de los adultos?

Tener una casita hubiera sido para mi el colmo de la felicidad y, como todavía no he olvidado esa sensación de mi infancia, me ha invadido la nostalgia al ver las casitas de Green House. Algunas tienen hasta 2,60 metros de altura, y dentro hay literas, espacio para mesas y sillas, juguetes, cocinitas. He visto en las fotos de la web que hay quien ha montado un vestidor para disfraces (nunca me canso de hablar de lo importante que es el baúl de los disfraces), quien ha simulado una casita de verdad… Yo me imagino muchos otros usos, empezando por la casa de Robinson Crusoe.

Existe la opción de incluir plataforma con escalera y tobogán, con arenero bajo la plataforma. También se puede escoger la combinación de colores.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para saber más, visitad la web de Green House.

 

 

Casita de fieltro

Otro proyecto de los que yo llamo "hecho con cariño". No quiero decir que a las otras manualidades no se les ponga mimo, pero fijaos en esta casita de fieltro, la cantidad de horas y horas que se le han dedicado a todos los detalles, la cantidad de fieltro que se ha usado, la complicación que tiene coser algo así, cuando es una cosa que se puede adquirir en jugueterías (no como esta ni mucho menos, claro). ¡Sencillamente admirable, home made by Jill

 

       

 

       

 

    

 

Seguid el enlace para ver el resto de las fotos.

 

La casa de la familia Filer-Dougal

>

 

 

 

¡A todos los aquitectos de pisos! Tengo una pregunta: ¿qué tal diseñar las ventanas más bajas? Mirad qué precioso efecto, qué ambiente bañado de luz solar. Viví un piso años 70 que tenía unos ventanales muy bajos, con una parte fija abajo que aseguraba que no se abriesen desde una altura peligrosa. Era un piso muy alegre. Me da mucha pena y tiene mucha menos gracia la tendencia de hace unos años, las ventanas bien altas. Son mucho menos decorativas en si, por no decir la de luz de la que nos privan.

En fin, una vez hecho el desahogo, os sigo mostrando la alegre casa que Courtney nos enseña en su photostream en flickr.

En verdad, qué afortunado es quien consigue buena cantidad de ventanas en su casa, ¡qué sensación tan refrescante!

 

 

La luz solar sigue de protagonista… ¿Qué os parece este rincón? Qué bonita manera de aprovechar una esquina:

 

 

                               Trofast de Ikea, triunfando en medio mundo…

 

Siempre me ha gustado la idea de poner un pequeño sofá en el cuarto de juegos:

 

!Qué envidia de cuarto! Otro detalle que hace más acabado un cuarto es un rodapié bien ancho:

 

La casa de Courtney está hecha de luz y espacio: lujo natural. ¡Gracias por enseñárnosla!

 

Moomah, una cafetería para niños

 

Desde que mostramos cosas bellas nos hemos topado con un montón de iniciativas, proyectos, y creaciones impactantes, pero esto que os voy a enseñar hoy me ha dejado boquiabierta y enamorada de pies a cabeza. Se trata de Moomah, un lugar lleno de dulce fantasía, maravilla y calidez, un lugar para el juego creativo, una acogedora cafetería, un aula viva, un escondite tranquilo, un oasis de arte, un lugar de encuentro en el barrio…

 

 

Me gustaría seguir traduciendo la descripción que hace Tracey Stewart de este maravilloso espacio en Tribeca, Manhattan, pero su presentación es demasiado larga para esta entrada. Básicamente cuenta que Moomah fue creado para dar a los padres la oportunidad de tener un lugar donde estar con sus hijos rodeados de creatividad, un lugar donde los colores estuvieran inspirados en la naturaleza, donde no hubiera colores primarios, dibujos de payasos, o música típicamente infantil. Un sitio para conectar, descubrir, nutrirse, crear, pararse y estar. ¡Mirad que preciosidad! Es como entrar en una casa en vez de en una fría cafetería.

 

 

 

 

 

 

En Moomah se realizan proyectos craft, exhibiciones, clases, etc. En la cafetería se sirve comida sana y divertida a la vez. 

 

 

 

 Todas las fotos son de Kim Cornelison

 

En este país donde los lugares pensados para los niños suelen ser rincones en cafeterías con islas de bolas, o castillos hinchables (espacios siempre segregados), un lugar como este sería como encontrar agua en el desierto. Ojalá cambie la tendencia, y los lugares de encuentro para familias dejen de ser la famosa hamburguesería de los arcos dorados y pasen a ser sitios más llenos de vida, cercanía y belleza, como este. ¿Os animáis a montar algo similar, dándole vuestro toque personal?, ¿hay algún lugar de este estilo en vuestro entorno?.