Archivo de la etiqueta: fotografía

Nathalie Bergström

nathalie bergstrom 4

 

Nathalie Bergström es una fotógrafa sueca que vive en Estocolmo y en Montpellier. De entre todas sus series fotográficas me ha gustado esta que veis. Cada foto encierra un misterio, en todas hay un personaje medio oculto. Escenas que te llevan a imaginar o simplemente imágenes en las que detener el tiempo.

 

nathalie bergstorm 2

 

nathalie bergstorm

 

nathalie bergstrom 3

 

nathalie bergstrom 5

 

nathalie bergstrom 6

 

nathalie bergstrom 7

 

nathalie bergstrom 8

 

nathalie bergstrom 9

Flavia Morlachetti

© Flavia Morlachetti - www.flaviamorlachetti.com

 

Flavia Morlachetti es de Rosario, Argentina. Licenciada en publicidad hace algún tiempo decidió especializarse en fotografía, cosa que le apasiona. Documenta sus viajes, hace retrato, still life y sesiones fotográficas. Sus fotos las imprime ella misma en su estudio con papeles de alta calidad y tintas pigmentadas. En su web y su tienda etsy podéis ver su portafolio y las fotos que tiene en venta. 

Flavia trata de contar historias a través de una imagen y le gusta imprimir calidez y espontaneidad a sus fotos, por eso sólo utiliza luz natural. Un proyecto creativo precioso al que le deseo una larga y bonita trayectoria.

 

 

Dark garlic

 

Esperando a Federica

 

© Flavia Morlachetti - www.flaviamorlachetti.com

 

Plums and blueberries

 

il_570xN.646681969_qxni
il_570xN.647111556_mzzo il_570xN.648717524_btxz

 

Sunset at Camino Real, Córdoba, Argentina

Josef Hoflehner

josef hoflehner

 

Cualquier serie del portafolio del fotógrafo autríaco Josef Hoflehner daría para un post entero monotemático. He preferido una selección de varias series, pero mi recomendación es que os paséis horas explorando toda su impresionante trabajo.

 

Duster

 

01

 

03

 

01 (1)

 

24

 

04 (1)

 

04

 

05 (1)

 

05

 

11

 

06

Las cosas que ya no vemos

virginia fragiacomo

Fotos de Virginia Fragiacomo

Conduciendo ayer con mi hijo en su silla de atrás me di cuenta de que no vio las tres o cuatro auto-caravanas con las que nos cruzamos, cosa impensable hace unos meses, cuando las veía todas. Seguramente las vio pero ya no las miró. Tener hijos te lleva a volver a ver todas esas cosas que ya no miras: la luna, cuando empezó a hablar, los barcos pesqueros que llegaban al puerto, cuando tenía unos tres años, las excavadoras, aún hoy, con siete…

Es lógico que miremos solo las cosas que nos interesan, nos motivan y nos atraen y que estas cambien con la edad, pero me pregunto cuántas cosas dejamos de ver a lo largo del día porque simplemente no podemos centrar la atención, ocupados como estamos siempre en el constante bucle que ocupa nuestros pensamientos, en todas las historias que nos vamos contamos mentalmente a lo largo del día: los malestares que nos angustian, la organización de las tareas del día, el miedo que nos produce lo que avanzamos antes de que ocurra, los planes para mañana. 

Mientras, la vida transcurre fuera de nosotros, y nuestra mirada no logra detenerse para vivirla más plenamente, aunque lo que te llene sea simplemente ver auto-caravanas pasar. La próxima vez que salga a la calle quiero acordarme de hacer esta prueba: darme cuenta de las cosas que ya no veo.

 

4-10-2014 23.10.42 17

 

4-10-2014 23.10.38 3

 

4-10-2014 23.10.20 4

 

4-10-2014 23.10.46 5

 

4-10-2014 23.10.2 6

 

4-10-2014 23.10.41 7

 

4-10-2014 23.10.31 8

 

4-10-2014 23.10.45 11

 

4-10-2014 23.10.44 9

 

4-10-2014 23.10.27 10

 

4-10-2014 23.10.15 13

 

4-10-2014 23.10.8 12
4-10-2014 23.10.54 14

 

Piet Biniek

 normal_2397

 

“La vida de uno tiene muchos compartimentos” Harold Pinter

 Fotografías de Piet Biniek.

 

normal_19_chiara

 

normal_conspiracy

 

normal_applaus_xx2

 

normal_je_restais_ainsi_quune_femme_entre_les_minutes

 

normal_la_principessa_underwaterworld_VI

 

normal_mdel_2bcon3

 

normal_ohne_titel

 

normal_the_dancer

 

normal_vissi_d_arte

 

normal_vanish

 

normal_walk_with_me

El mito del autoempleo

amy_merrick07_800

Fotos de Jen Causey

Ayer publiqué el post de Elena Ferro Todavía no sé qué hacer con mi vida y de inmediato me generó otra reflexión: el típico dilema entre trabajar por cuenta propia o por cuenta ajena. En estos tiempos de efervescencia del fenómeno handmade, emprendendedores, freelances, parece como si la quintaesencia de la satisfacción laboral fuese estar autoempleado, y lo es en muchos casos, de ellos hablamos mucho en Kireei, pero, como se suele decir, no es oro todo lo que reluce. Aparte de que conseguir vivir con comodidad de un pequeño proyecto creativo conlleva mucho tiempo, paciencia y trabajo, y aún así, no todo el mundo lo consigue, a mi entender, la satisfacción laboral la genera, no el tipo de empleo, sino la actitud personal.

No voy a entrar a valorar, en esta reflexión, las condiciones precarias que vivimos hoy día en ambos casos (como comentaba ayer Elena), ni tampoco, que el gran mito es hoy, en realidad, conseguir un empleo, cualquier empleo. A lo que voy es que, si observamos más de cerca, no todo el mundo es feliz autoempleado y tampoco todo el mundo es infeliz trabajando por cuenta ajena. Lo ideal para mi es trabajar con la actitud de “autoempleo” aunque trabajes para otros y con la actitud de empleo ajeno aunque lo hagas para ti mismo. Todo empleo es autoempleo al final, depende de uno mismo, lo acaba realizando uno mismo. Para navegar el día laboral con suficiente satisfacción uno ha de poner cierta actitud personal en lo que está haciendo, aunque la empresa no sea tuya. A su vez, trabajar en tu propia empresa no tiene porque ser trabajar aislado, con todo el peso sobre tus hombros. Hay maneras de crear conexiones y colaboraciones para nutrirse mutuamente y no tener la sensación de desamparo que se tiene trabajando solo. En definitiva se trata de integrar lo mejor de ambos mundos, sea cual sea el tipo de trabajo y integrarlo de la manera que sea más afín a nuestra esencia.

En la dinámica laboral hay una parte tangible, la que todos conocemos (tejer bufandas, pintar cuadros,, atender una ventanilla, entregar paquetes de mensajería…) y hay otra que depende de cada uno, de lo que cada uno decide hacer con aquello. Decía Sartre que la vida no es “lo que a uno le pasa, sino lo que uno decide hacer con aquello que le pasa”. Esa es la diferencia de la que hablo. También decía no recuerdo quien (lo habréis visto mucho por redes sociales): “haz lo que amas, ama lo que haces”, y para llegar a esto hace falta un proceso, a veces corto, a veces muy largo, de autodescubrimiento, (otra cosa que empieza por “auto”). Cuando llegas a ese punto no importa demasiado si trabajas para ti mismo o para los demás. Es más, cuando llegas a ese punto lo que haces es empezar a tomar pequeños pasos (o grandes) para conseguir hacer el trabajo que encaje mejor con tu vida.

 

Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH

 Barista_Parlor06_800

BRVTVS_13_800

 

bestmade_18_800

 

021

 

lenacorwin13

 

mast brothers14

 

odette17