Archivo de la etiqueta: fotografía

Piet Biniek

 normal_2397

 

“La vida de uno tiene muchos compartimentos” Harold Pinter

 Fotografías de Piet Biniek.

 

normal_19_chiara

 

normal_conspiracy

 

normal_applaus_xx2

 

normal_je_restais_ainsi_quune_femme_entre_les_minutes

 

normal_la_principessa_underwaterworld_VI

 

normal_mdel_2bcon3

 

normal_ohne_titel

 

normal_the_dancer

 

normal_vissi_d_arte

 

normal_vanish

 

normal_walk_with_me

El mito del autoempleo

amy_merrick07_800

Fotos de Jen Causey

Ayer publiqué el post de Elena Ferro Todavía no sé qué hacer con mi vida y de inmediato me generó otra reflexión: el típico dilema entre trabajar por cuenta propia o por cuenta ajena. En estos tiempos de efervescencia del fenómeno handmade, emprendendedores, freelances, parece como si la quintaesencia de la satisfacción laboral fuese estar autoempleado, y lo es en muchos casos, de ellos hablamos mucho en Kireei, pero, como se suele decir, no es oro todo lo que reluce. Aparte de que conseguir vivir con comodidad de un pequeño proyecto creativo conlleva mucho tiempo, paciencia y trabajo, y aún así, no todo el mundo lo consigue, a mi entender, la satisfacción laboral la genera, no el tipo de empleo, sino la actitud personal.

No voy a entrar a valorar, en esta reflexión, las condiciones precarias que vivimos hoy día en ambos casos (como comentaba ayer Elena), ni tampoco, que el gran mito es hoy, en realidad, conseguir un empleo, cualquier empleo. A lo que voy es que, si observamos más de cerca, no todo el mundo es feliz autoempleado y tampoco todo el mundo es infeliz trabajando por cuenta ajena. Lo ideal para mi es trabajar con la actitud de “autoempleo” aunque trabajes para otros y con la actitud de empleo ajeno aunque lo hagas para ti mismo. Todo empleo es autoempleo al final, depende de uno mismo, lo acaba realizando uno mismo. Para navegar el día laboral con suficiente satisfacción uno ha de poner cierta actitud personal en lo que está haciendo, aunque la empresa no sea tuya. A su vez, trabajar en tu propia empresa no tiene porque ser trabajar aislado, con todo el peso sobre tus hombros. Hay maneras de crear conexiones y colaboraciones para nutrirse mutuamente y no tener la sensación de desamparo que se tiene trabajando solo. En definitiva se trata de integrar lo mejor de ambos mundos, sea cual sea el tipo de trabajo y integrarlo de la manera que sea más afín a nuestra esencia.

En la dinámica laboral hay una parte tangible, la que todos conocemos (tejer bufandas, pintar cuadros,, atender una ventanilla, entregar paquetes de mensajería…) y hay otra que depende de cada uno, de lo que cada uno decide hacer con aquello. Decía Sartre que la vida no es “lo que a uno le pasa, sino lo que uno decide hacer con aquello que le pasa”. Esa es la diferencia de la que hablo. También decía no recuerdo quien (lo habréis visto mucho por redes sociales): “haz lo que amas, ama lo que haces”, y para llegar a esto hace falta un proceso, a veces corto, a veces muy largo, de autodescubrimiento, (otra cosa que empieza por “auto”). Cuando llegas a ese punto no importa demasiado si trabajas para ti mismo o para los demás. Es más, cuando llegas a ese punto lo que haces es empezar a tomar pequeños pasos (o grandes) para conseguir hacer el trabajo que encaje mejor con tu vida.

 

Autosave-File vom d-lab2/3 der AgfaPhoto GmbH

 Barista_Parlor06_800

BRVTVS_13_800

 

bestmade_18_800

 

021

 

lenacorwin13

 

mast brothers14

 

odette17

 

Todavía no sé qué hacer con mi vida

tumblr_n6vhaj7sh21qggwnvo1_1280

Fotos de Humans of New York

Hace poco oí esta frase, y no era de boca de una adolescente preocupada por decidir qué modalidad de bachillerato escoger, por qué carrera universitaria apostar, qué ciclo formativo iniciar… Era una mujer de 37 años, con dos hijos, una carrera universitaria y que había gozado durante un tiempo de un sueldo relativamente bueno y unas ciertas expectativas de éxito profesional – infundadas o no, pero muy interiorizadas.

La crisis económica ha ayudado a crear esta situación. La dificultad para compaginar maternidad y profesión, también. Pero no han sido esas las causas profundas de la desorientación actual de esta mujer, que coincide con la de muchas otras personas. “Estoy en mi plenitud y ¿a dónde he llegado, qué he conseguido, hacia dónde quiero ir?”. En su caso, no perdió su trabajo sino que decidió dejarlo porque ya no entendía qué hacía cada día en aquella oficina. Pero el sentimiento de cierto fracaso personal combinado con el deseo de encontrar una meta es compartido por muchas otras personas; algunos son hombres, pero en su mayor parte se trata de mujeres – con o sin hijos, con empleo o sin él, con pareja o sin ella, con estudios superiores o sin ellos – que se replantean sus opciones en la vida.

Desde las páginas de economía – ¡y también desde las de tendencias! – la prensa nos bombardea con la idea de que el trabajo para toda la vida no existe, que no solo cambiaremos de empleo periódicamente sino que tendremos que reorientar nuestra carrera profesional varias veces, que nunca podremos parar de estudiar y formarnos, y que reinventarnos va a ser la única constante de nuestras vidas. Muchas ya lo sabíamos, o lo sospechábamos, antes de leerlo en la prensa, y nos preguntamos también si la insatisfacción va a ser permanente.

¿Cuales son las causas de esta situación? Podría deberse a una mala orientación del sistema educativo, o a una expectativas poco realistas (la generación de nuestros padres, partiendo de la nada, llegó mucho más lejos de lo que habrían soñado, y esperábamos poder hacer eso y más). A lo mejor es un fracaso de la organización del mercado del trabajo, obsoleto para los cambios sociales que hemos experimentado. Quizá tenemos demasiado miedo a perder y nos cuesta aceptar la derrota como una oportunidad para aprender. Puede ser que las habilidades, intereses y deseos de muchas personas no tengan traducción en un mercado laboral limitado, en una sociedad que valora a las personas únicamente por su capacidad de transformar sus saberes en dinero contante y sonante. “Lo que yo sé, lo que yo soy, lo que yo puedo ofrecer… no vale dinero”.

Muchas personas en esta situación se han orientado hacia el voluntariado o hacia los pequeños trabajos creativos y autónomos que pueden reportar mayor satisfacción (aunque, normalmente, muy poco dinero). A veces me sorprendo al comprobar todo el talento, energía y sabiduría que se mueve por circuitos ocultos, subterráneos, marginales.

¿Es esto un fracaso personal o un fracaso social? Mi opinión personal es que se trata de un fracaso colectivo, pero no es inevitable que se convierta en un fracaso personal. Ser parte de la “gente del margen” tiene sus inconvenientes – como también los tiene navegar por la “corriente principal” – pero también algunas ventajas y oportunidades. No nos queda otra que seguir buscando nuestro lugar en el mundo.

 tumblr_ncbn7wYvpr1qggwnvo1_1280

  

tumblr_n8g7uiG8sX1qggwnvo1_1280

 

tumblr_n30lbvKmnj1qggwnvo1_1280

 

tumblr_n8ibh1fBpv1qggwnvo1_1280

 

tumblr_n5u08uzJyc1qggwnvo1_1280

 

tumblr_n8cqf63aXx1qggwnvo1_1280

 

tumblr_n28826kdsz1qggwnvo1_1280

tumblr_n5b8c5TdOu1qggwnvo1_1280

 

tumblr_n8559pPkIr1qggwnvo1_1280

 

 

 

Kalua K Krynska

22-9-2014 18.9.24 4

 

Kalua K Krynska es arquitecta y fotógrafa y vive en Polonia. Me ha gustado mucho su mirada. He seleccionado algunas de las fotografías. Como me suele pasar las de gatos han captado mi atención de inmediato. Seguramente a ella también le pasa cuando ve un gato merodeando por los alrededores, que no puede evitar fotografíarlo.

22-9-2014 18.9.29 1

 

22-9-2014 18.9.39 5

 

22-9-2014 18.9.49 3

 

22-9-2014 18.9.34 2

 

22-9-2014 18.9.39 9

 

22-9-2014 18.9.59 6

 

22-9-2014 18.9.16 12

 

22-9-2014 18.9.14 8

 

22-9-2014 18.9.9 11

 

22-9-2014 18.9.9 7

 

22-9-2014 18.9.1 10

Albarrán Cabrera

 20-9-2014 8.9.29 2

Ramón pasea por el Jardin du Luxembourg

Más o menos mientras Alain reflexionaba acerca de las distintas fuentes de seducción femenina, Ramón se encontraba en las proximidades del museo situado cerca del Jardin du Luxembourg, donde, desde hacía ya un mes, es exponía la obra de Chagall. Él quería verla, pero sabía de antemano que nunca se animaría a convertirse por las buenas en parte de esa interminable cola que se arrastraba lentamente hacia la caja; observó a la gente, sus rostros paralizados por el aburrimiento, imaginó las salas en las que sus cuerpos y su parloteo taparían los cuadros, y no tardó más de un minuto en dar media vuelta y encaminarse parque a través por una alameda.

Allí, la atmósfera era más agradable; el género humano parecía escasear y estar más a sus anchas: algunos corrían, no por ir deprisa, sino por gusto; otros paseaban tomando helados; otros aún, discípulos de una escuela asiática, hacían en el césped lentos y extraños movimientos; más allá, en un inmenso círculo, estaban las dos enormes estatuas blancas de las reinas de Francia y, aún más allá, en el césped entre los árboles, en todas las direcciones, esculturas de poetas, pintores, sabios; se detuvo delante de un adolescente bronceado que, seductor, desnudo debajo de su pantalón corto, le ofreció máscaras que reproducían las caras de Balzac, Berlioz, Hugo o Dumas. Ramón no pudo evitar sonreír y siguió su paseo por ese jardín de los genios, quienes, rodeados por la amable indiferencia de los paseantes, debían sentirse agradablemente libres; nadie se detenía para observar sus rostros o leer las inscripciones en los pedestales. Ramón inhalaba esa indiferencia como una calma consoladora. Poco a poco, apareció en su cara una larga sonrisa casi feliz.

Fragmento de La fiesta de la insignificancia, de Milan Kundera.

Fotografías de Anna Cabrera y Angel Albarrán.

20-9-2014 8.9.21 1

 

albarran cabrera 3

 

albarran cabrera 4

 

albarran cabrera 5

 

albarran cabrera 6

 

albarran cabrera 7

 

albarran cabrera

 

albarran cabrera 2

 

20-9-2014 8.9.19 3

 

 

Cindy Loughridge

PageImage-525769-4793566-8282627852_87eeb70651_b

 

Dicen que las pequeñas cosas son en el fondo las más importantes en la vida. Esas cosas que retratan tan bien los fotógrafos de stylelife como Cindy Loughridge, con imágenes preciosas, delicadas, cálidas, cercanas. No por las cosas en sí (que también) sino por lo que representan: compañía, bienestar personal, belleza, etc. Me gustan mucho. De todas maneras, algunas cosas grandes son importantes también. Quizás no sea una cuestión de dimensiones… sino de percepciones y lo de pequeño sea simplemente metafórico.

 

PageImage-525769-4793400-070211_pineapple_seed020_bb_RS

 

PageImage-525769-4981786-72210015_web

 

PageImage-525769-4981840-4924500122_bc214b4dc4_z

 

PageImage-525769-4981977-3793505008_6c3f304c16_z

 

d45d8d86e4466d42-5815988031_8dc6710828

 

a0c52d76a499e37d-4582216322_8d20a081ef_z

 

65a2b1a6ee5e191d-4821448058_0d6b2c8cf1_z

 

PageImage-525769-5121412-70990015_crv_web

 

teaandspoons_dip_web