Archivo de la etiqueta: ilustradores

Colobockle

Quiero compartir con vosotros mi último descubrimiento en ilustración: Colobockle, un ilustrador japonés (o ilustradora, no he podido averiguarlo porque no puedo leer su web) que me ha encantado. Estas son algunos ejemplos de sus tarjetas y postales:

 

 

 

               También tiene libros ilustrados, mirad qué maravilla:

 

 

Y en este enlace encontraréis algunas imágenes de su taller/tienda, ¿no os encantaría poder visitarlo? Tiene productos de papelería, zakka, ilustraciones, álbumes ilustrados, juguetes…

 

Iela Mari

En Ilustración infantil encontramos esta breve nota biográfica sobre Iela Mari:

 

IELA MARI (Milán, 1932)
IELA MARI comenzó su aventura editorial en torno a 1958, con libros pensados para sus propios hijos. Su formación es autodidacta, aunque estudió diseño en la Academia de Brera (Milán). La preparación de cada libro siempre iba precedida de un intenso trabajo de documentación, fundamentalmente en bibliotecas. Decía la propia Iela Mari que sus obras no estaban pensadas “como libros educativos de historia natural, sino más bien como imágenes del nacimiento de la vida”.
En los cursos que impartía en la Escuela de Diseño de Milán, una de sus principales lecciones consistía en inculcar a los estudiantes que “para llegar a una síntesis hay que partir de un análisis, no a la inversa”. Por eso para Iela Mari es tan importante el detallismo con el que traza elementos tan sencillos como las hojas del árbol: “Primero hay que dibujar todos los detalles, y después añadir y añadir…”

 

No se mucho más de ella ya que, si abundante es la bibliografía dedicada a su marido, el diseñador Enzo Mari, pocas líneas se han escrito sobre esta maravillosa ilustradora, teniendo en cuenta la calidad de sus obras.

En casa tenemos dos de sus libros, L’albero, traducido al castellano como "Las estaciones", y La mela e la farfalla, "La manzana y la mariposa", ambas ediciones de Kalandraka.

 

 

 

L’albero vio la luz en 1973. Sin embargo, resulta un libro sorprendentemente actual. Como el resto de libros de Iela Mari que han pasado por las manos de mis hijos, es uno de sus preferidos. No se cansan de mirarlo y comentar cada escena.

El libro describe el ciclo de las estaciones a partir de un mismo plano de un árbol y el campo de que lo rodea. Redunda en la idea de círculo sin fin que tanto gusta a Iela Mari. La gama cromática es limitada, pero los detalles y la precisión del dibujo son extraordinarios.

 

 

L’albero se podría utilizar como material para explicar a los niños el ciclo de la naturaleza. Desde este punto de vista es perfectamente científico y, a diferencia de otras obras dirigidas a los niños, no tiene texto. Pero personalmente creo que tomar este libro con el único objetivo de enseñar al niño cómo funcionan las estaciones es desaprovecharlo. Si permitimos, en cambio, que explore libremente sus páginas, descubriendo por su cuenta todos los detalles que Iela Mari nos regala, percibirá sin apenas darse cuenta la belleza silenciosa del ciclo de la vida.

 

Tres cuartos de lo mismo sucede con La mela e la farfalla, creado en colaboración con Enzo, en que asistimos de nuevo a un ciclo interminable de nacimiento, crecimiento y reproducción.

 

 

En castellano, las obras de Iela Mari han sido publicadas por Kalandraka y por Anaya (Historia sin fin, El erizo de mar).

 

 

Cuervo, de Leo Timmers

Leo Timmers es un diseñador gráfico belga que se ha especializado en la ilustración de álbumes infantiles. Mis hijos tienen Qui condueix (editado también en castellano como Quien conduce) y ha sido todo un éxito en casa. Hace poco vi una novedad en la librería que me resultó muy familiar. Se titulaba Cuervo y el nombre del autor me sonaba mucho, pero lo que fue definitivo para reconocerlo fue su inconfundible estilo. Su manera de representar los animales es muy peculiar y expresiva.

En sus obras anteriores, Leo había destacado sobre todo por las escenas de alocadas persecuciones de animales y vehículos, o los desfiles de personajes, siempre muy atareados en alguna u otra actividad, siempre yendo a alguna parte. En Cuervo mantiene sus fondos lisos y sus personajes permanentemente de perfil, e incluso hay alguna persecución que otra, pero lo más importante es la historia. Empieza así: un cuervo negro que da mucho miedo quiere hacerse amigo de tres pajaritos…

 

                                Mirad algunas de sus ilustraciones: 

 

 

En castellano, Cuervo lo edita la editorial Algar. En catalán, Corb en Animallibres. Un álbum ilustrado que va a gustar a niños de todas las edades y también a los mayores (o si no, ¿cómo me justifico yo? ¡Me encanta!).

 

Otros títulos publicados por Leo Timmers, algunos de los cuales también se han editado en castellano. Seguro que alguno os suena.

 

 

Y esta es una muestra de las divertidas ilustraciones que hay en su interior:

 

 

Si queréis ver más, no dejéis de visitar la página de Leo Timmers, en la que podréis ver también otras muestras de su obra editorial, libros desplegables e incluso juguetes.

 

Libros de Terrabastall

Terrabastall fue un bonito proyecto editorial en el que participamos Meisi -como diseñadora de la colección- y Elena -como editora y escritora- y que, por diversos motivos, ha quedado en stand by. De entre sus títulos, ya os presentamos el de Clementina. Otros se estrenan hoy en la tienda de Kireei y de ellos os queremos hablar.

Los tres libros que os presentamos pertenecen a la colección Surcanubes, una colección de álbumes ilustrados de producción propia en la que Terrabastall quiso dar salida a obras inéditas, de temáticas y complejidad diversa, editadas con esmero y con ilustraciones de calidad.

 

El primero es De cómo el ornitorrinco llegó a ser el rey de los animales, con texto de Elena Ferro e ilustraciones de Óscar Villán. Narra la historia de un ornitorrinco bastante tozudo e incluso algo maquiavélico… y no vamos a desvelar más detalles de la historia. Gustará a los niños que disfruten con historias de animales, pero también puede tener otras lecturas. Las ilustraciones de Óscar Villán, con su personal estilo que consigue de una manera aparentemente tan sencilla, hace un retrato casi psicológico de todos los personajes. Después de leer este libro, será difícil pensar en un ornitorrinco sin que a uno le venga a la cabeza el de Óscar.

 

El segundo es Cazador de luna, con texto de Elena Ferro e ilustraciones de Carmela Mayor. La historia, que relata los anhelos del protagonista por poseer la luna para si, podría haber sido ilustrada de mil modos. Seguramente en la mayor parte de versiones solamente encontraríamos una traducción de lo que ya decían las palabras. Carmela ha conseguido algo más, no hay nada de convencional en su interpretación, sus imágenes se adentran en el mundo de los sueños y de lo simbólico, alimentando la imaginación y cultivando la sensibilidad estética del que se acerca a este libro.

 

El tercero y último, de Anna Obiols y Subi, se titula Me gusta. Es una obra completamente diferente de las anteriores, cerrando el triángulo: tras la profundidad de la mirada de Óscar a través de una intrepretación aparentemente sencilla, y la mirada onírica y personalísima de Carmela, viene la sencillez y frescura de Subi, de corte más tradicional. Esta es una historia sin historia, una sucesión de situaciones, a caballo entre los sueños y la fantasía. Un conejo, protagonista no declarado de todas las ilustraciones, se pasea entre escenas algo absurdas y llenas de guiños humorísticos. Un álbum para mirar y volver a mirar, siempre se encuentra algún detalle nuevo.

 

Los tres están también disponibles en catalán. Más sobre todos estos libros, en la tienda de Kireei.

 

 

Pablo Auladell

>

 

Pablo Auladell (Alicante, España, 1972). Ilustrador hipermétrope y sin gatos. De formación artística fundamentalmente autodidacta (“… mi vida, algunos casos que recordar no quiero”, dijo el poeta). Trabaja habitualmente en Alicante como ilustrador freelance. Cuenta con cinco dioptrías de clarividencia en cada ocular.

 

Así se define Pablo Auladell en su web. Desde el año 2001 dedicándose al cómic y la ilustración, Pablo no para de incrementar su producción editorial. Son obras de arte, sería muy feliz si pudiera tener alguna ilustración en tamaño grande-grande colgada en mi casa, para poderla contemplar todo el tiempo. ¿Se nota que me gusta mucho? La ensoñación y el misterio que desprende cada dibujo hacen que me cueste despegar la mirada de ellos. Solamente una pequeña muestra de libros, imágenes y sketchbooks:

  

 

 

 

 

 

 

 

 

David A. Carter

David A. Carter es un ilustrador e "ingeniero de papel" norteamericano, autor de más de 50 libros pop-up de gran éxito en todo el mundo. Podéis leer su biografía y ver una muestra de todas sus obras en su página web, Pop-up books by Carter (que, todo sea dicho, no es ni de lejos tan bonita como sus libros).

La editorial Combel ha publicado, hasta la fecha, cuatro de sus libros desplegables (disponibles en castellano y en catalán):

 

         

 

      

 

Los cuatro son auténticas obras de arte, repletas de verdaderas esculturas, obras casi arquitectónicas, poéticas, atractivas para todas las edades, obras de coleccionista. Dos personas no ven el mismo libro cuando abren sus páginas, cada una puede hacer una lectura completamente diferente, interpretar de varias maneras la construcción de papel que se despliega ante sus ojos y disfrutar con todos los detalles de la figura abstracta que se transforma al irse abriendo, incluso con las sombras que proyecta desde diferentes ángulos. Arte al alcance de todos los bolsillos.

 

 

          

 

Mirad aquí un video de "Cuadrado amarillo" y os podréis hacer una idea de lo maravillosos que son los cuatro libros. ¿Podéis quedaros sin ellos?