Archivo de la etiqueta: ilustradores

Gustavo Aimar

 

 

Gustavo Aimar es un artista plástico, diseñador gráfico e ilustrador argentino que tengo en mi carpeta de favoritos desde hace años. Su estilo es muy personal y reconocible, la forma de hacer los ojos, el pelo, los pequeños detalles, los colores que escoge, la mezcla de técnicas… no se cual es el secreto pero me encanta el resultado.

Su blog, Gustavo Aimar, Ilustración, que actualiza regularmente, recoge una muestra de sus maravillosas ilustraciones, y en estos momentos se inicia con una cita de El Principito que me parece un guiño muy significativo y una muestra de su especial sensibilidad.

 

 

 

 

 

 

También tiene otro blog, La mesa de trabajo, en el que comparte algunas imágenes de su espacio de trabajo, su proceso creativo y su vida cotidiana, que vislumbramos desde la ventana de pequeños detalles. Se cumple en este caso aquello de la imagen que vale más que mil palabras. 

 

 

 

 

Algunas ilustraciones bellas

 

 

 Itzi&Otto, de Arantxa Sánchez (Imaginaran).

 

 

De Francesca Quatraro (officina mezzaluna).

 

 

De Marta Muñoz.

 

 

De Amy Casey.

 

 

Alicia en el pais de las maravillas, de Cristina Sabaite (Krize).

 

 

La Alicia de Lola Anglada

                          

Hace un par de días os hablaba de una biblioteca de clásicos que me había robado el corazón. En muchas ocasiones hemos reseñado aquí en Kireei libros que nos gustan, y yo particularmente he insistido varias veces en la importancia de la biblioteca casera, del tesoro que representan ciertos libros (sobre todo cuando son descatalogados y nos quedamos con ellos, como obras que podemos disfrutar ahora y también como legado para nuestros hijos).

Los libros imprescindibles son aquellos que, cuando los descubres, necesitas conservarlos antes de que desaparezcan de las librerías (quien sabe durante cuanto tiempo, a merced del criterio de los editores). Y también aquellos que sabemos (o esperamos) que jamás van a dejar de reeditarse pero que son clásicos de gran valor. Incluso ahora, cuando el libro electrónico quiere despegar, el papel tiene un valor que los bits y su soporte tecnológico no pueden sustituir.

Muchas veces, cuando hemos hablado aquí de algunos de estos libros, algunas personas nos han preguntado dónde podían conseguirlos, o nos han contado que habían ido corriendo a su librería habitual para comprarlos. Para facilitar la tarea a aquellos lectores que no tengan una librería cerca, y porque nos apetece mimar nuestra pequeña tienda de objetos bonitos, hemos abierto en la sección de libros una Biblioteca de imprescindibles, en la que pondremos a la venta buena parte de los libros que vayamos reseñando, aquellos que consideramos recomendables sin duda alguna. No están todos los que son, pero son todos los que están.

 

·············································································

 

 

Alicia en el País de las Maravillas
Lewis Carroll

Hemos inaugurado esta Biblioteca de imprescindibles con unos pocos títulos, y el primero que vamos a reseñar es Alicia en el país de las maravillas. Se trata de una edición de Juventud, con ilustraciones de Lola Anglada y traducción del dramaturgo Juan Gutiérrez Gili (la primera traducción de la obra al castellano, datada en 1927). Al valor histórico de la traducción se unen las lustraciones de Anglada, cuya aportación es muy importante ya que se trata de una visión mediterranea en medio de un universo de ilustraciones de Alicia dominado por autores anglosajones.

 

 

Lola Anglada nació en 1893 en Barcelona y su obra se encuadra en el movimiento noucentista, especialmente por su vocación europeísta, moderna, urbana pero orgullosa de sus raíces, dentro de la tradición clásica y mediterranea. Lola Anglada cultivó durante su vida dos facetas artísticas: ilustración y literatura. Colaboró con Hachette y otras editoriales francesas y pasó varias épocas de su vida en París. En 1925 fundó la revista La Nuri, y publicó varios libros para niños con dibujos y textos propios. Tras la guerra civil, se retiró de la vida pública. Murió en 1984, y desde entonces, numerosas escuelas han sido bautizadas con su nombre. Podéis saber más acerca de Lola Anglada en lletrA (espacio de literatura de la UOC) y escriptors.cat (ambos enlaces en catalán).

 

 

Alicia en el país de las maravillas es una de las mejores obras de Lola Anglada en el campo de la ilustración, y consigue extraer lo que hay de universal en el personaje de Alicia sin traicionar en absoluto la imagen forjada a través de los anteriores ilustradores (especialmente Tenniel y Rackham, los más conocidos) pero aportando una visión muy personal y original.

Además, es una Alicia morena, igual que Alice Liddell, la niña a la cual el reverendo Dodgson regaló el manuscrito original, ilustrado por él mismo. Charles Dogdson, verdadero nombre de Lewis Carroll, inventó la historia para Alicia y sus hermanas (hijas de un amigo suyo) una tarde de 1862 en un paseo en barca por el Támesis. El cuento fue tejido a base de juegos de palabras, canciones populares inglesas, frases hechas, mucho sentido del humor y amor a lo absurdo. Estos ingredientes, combinados con el genio de Carroll, dieron lugar a una obra maestra. Y ahora que se avecina una ola de aliciamanía, gracias a la película de Tim Burton, nos parece que no está de más poner el ancla en la obra original en prevención de posibles excesos aliciamaníacos…

 

Fijáos en la cara de la carta. ¿No os recuerda muchísimo a los muñecos de Pilarín Bayés?

 

     

 

 

Por todos estos motivos, esta Alicia en el país de las maravillas tiene un lugar de honor en nuestra Biblioteca de imprescindibles. Esperamos que os guste tanto este libro como la selección de imprescindibles que iremos completando mes a mes.

 

Depeapa

 

No es la primera vez que Depeapa visita Kireei, ya pudimos conocer a Verónica de Arriba hace un tiempo en una de nuestras entrevistas. El universo handmade de esta ilustradora se compone de collares y broches de madera, broches de fieltro, ilustraciones y muñecos. Un estilo ilustrativo inconfundible aplicado a los complementos, una original manera de aplicar el arte a elementos de bisutería.

 

 

       

 

 

Verónica nos ha ofrecido un broche, de madera o fieltro, a elegir por el ganador. Solo tenéis que entrar en su tienda y dejar aquí abajo un comentario con lo que más os haya gustado.

Enlace a los broches de madera.

Enlace a los broches de fieltro.

Enlace a ilustraciones.

Un único comentario por usuario. El sorteo se cerrará el 21 de marzo a las 8 de la tarde y el ganador se anunciará el lunes 22 de marzo.

 

        

     

 

 

Nota: Además de anunciarlo públicamente aquí, nos pondremos en contacto con el ganador a través del correo electrónico con el que se haya dado de alta en Kireei. Si el ganador no responde en un plazo de 20 días, consideraremos que renuncia al regalo.

 

 

Biblioteca de clásicos ilustrados

 

En web de la librería del congreso de los Estados Unidos hay una sección llamada Classic Books que guarda un verdadero tesoro: una selección de libros ilustrados, en su mayoría de más de un siglo de antigüedad, cuidadosamente documentados y totalmente consultables online gracias a un escaneado de alta calidad de todas sus páginas y su portada. Es una iniciativa parecida a la que ya os mostramos aquí.

¿Cuantas veces en alguna biblioteca especializada no he suspirado mirando tesoros polvorientos tras vitrinas que los protegen y siendo consciente de que no podré verlos por dentro y menos enseñarlos a mis niños ya que su conservación exige que no sean manipulados por el público en general? Iniciativas como esta acercan al gran público un legado cultural de primer orden y permiten disfrutar de estas obras de arte sin deteriorarlas. Ojalá esta tendencia llegue pronto a nuestras bibliotecas…

 

Os dejo una muestra y os animo a que visitéis la sección, podréis ver todas las páginas de estos y otros libros igualmente maravillosos.

 

A Apple Pie. Kate Greenaway. 1886.

Un precioso abecedario ilustrado siguiendo diferentes acciones relacionadas con la tarta de manzana (apple pie) protagonista. Kate Greenaway, cuya infancia transcurrió durante la época victoriana, contribuyó decisivamente en la década de 1870 a transformar el concepto de libro ilustrado para niños.

 

 

 

The Children’s Object Book. 188-?

Un libro para no lectores, que se recrea en los detalles basándose en la idea de ampliar el vocabulario del niño a través de las imágenes. Un concepto plenamente vigente 130 años más tarde, pero con unas ilustraciones de época que nos permiten conocer los objetos cotidianos y familiares para los niños de finales del siglo XIX.

 

  

 

Denslow’s Mother Goose. W.W. Denslow. 1901.

Mother Goose es una figura muy conocida de los cuentos de hadas y las canciones infantiles del mundo anglosajón. Se representa como una anciana campesina o bien como una oca, y su nombre se utiliza a menudo para englobar toda la literatura encuadrada en las nursery rhymes (canciones, juegos de palabras y demás piezas brevísimas, en las que destaca el nonsense, lo absurdo, destinadas a la primera infancia). Ejemplos de nursery rhymes: Humpty Dumpty o There was an Old Woman Who Lived in a Shoe (Había una anciana que vivía en un zapato), muchas de ellas imprescindibles para entender los referentes de la literatura infantil anglosajona, empezando por Lewis Carroll.

Esta recopilación está ilustrada por W.W. Denslow, que se hizo famoso por ser el ilustrador de El Mago de Oz.

 


 

 

The Rocket Book. Peter Newell. 1912.

Peter Newell fue un ilustrador y caricaturista que trabajó durante las décadas de cambio de siglo ilustrando clásicos, como Alicia en el país de las maravillas, pero también creando sus propios libros. Uno de ellos es este, reeditado recientemente en castellano por Thule como El libro del cohete. Fue un pionero en el uso de originales formatos para los libros infantiles y heredero también del nonsense.

 

 

 

A Visit From Saint Nicholas. Clement Clarke Moore. 1862

Esta historia, conocida también como "The Night Before Christmas" o "’Twas the Night Before Christmas" es un poema publicado anónimamente en 1823 y luego atribuido a Clement Clarke Moore, que contribuyó decisivamente a configurar la imagen y forma de actuación de Santa Clauss en los Estados Unidos y, por extensión, en muchas otras partes del mundo, especialmente en los países anglófonos pero también en toda su area de inflluencia cultural.

 

 

 

The Wonderful Wizard of Oz. L. Frank Baum. (Ilustraciones de W.W. Denslow). 1900.

Un clásico de la literatura infantil, convertido ya en parte de la cultura popular norteamericana. Las ilustraciones de Denslow fijaron inmediatamente el aspecto de los personajes y son la inspiración para el resto de ilustraciones que se han hecho después.

 

 

 

 

The Raven. Edgar Allan Poe. (Ilustraciones de Gustave Doré). 1884.

La obra maestra de Poe, magníficamente ilustrada con grabados del francés Gustave Doré, uno de los varios artistas de primer orden que pusieron imágenes al poema (otros: Tenniel, Manet, Dulac…).

 

 

 

Gracias a Mishka por habernos hecho llegar el enlace a esta página. Creyó que nos gustaría y así ha sido. En realidad, a mi más que gustarme, me ha encantado.

 

Rotraut Susanne Berner

Hay ilustradores que por el nombre no sabrías quienes son, pero al ver los dibujos.. es como si los estuvieras estado viendo toda la vida. No me extrañaría que os pase esto con la alemana Rotraut Susanne Berner.

Yo de ella tengo un libro de cuentos ilustrado como un cómic, "La hora de los cuentos". Al poco me volví a encontrar con sus ilustraciones en los magníficos cuatro libros sobre las estaciones del año, y uno extra sobre la noche, que transcurren en la misma ciudad. Libros grandes, sin texto, con extensas escenas muy europeas y con mucha chispa nórdica.

A mi me gusta muchísimo, Rotraut es única. Tambien saqué de la biblioteca "El pes" e "Historias de Miguel".

He recopilado los libros en castellano de esta autora:

 

Aunque veáis títulos en alemán existen en castellano, pero no encontré una buena imagen en la red.

 

 

 

 

Ademas tenemos el "Diario de Libros" publicado por Barbara Fiore que comentamos hace pocos días aquí.