Archivo de la etiqueta: manualidades niños

Caja de regalo DIY

Ya hemos recomendado el blog All for the boys en alguna ocasión, plagado de ideas para manualidades. Esta que os mostramos hoy para hacer cajitas de cartón está documentada con un paso a paso totalmente visual. Divertido, entretenido y un fantástico recipiente para albergar regalos o cualquier otra cosa que tengamos vagando por casa.

E-book: 10 manualidades para decorar tu Navidad. De fácil y sencillo

 

Somos seguidoras del blog Fácil y sencillo desde casi nuestros inicios y nos encanta. Hoy queremos compartir aquí el proyecto de Ebooks descargables que Anna ha puesto en marcha recientemente y que ella misma nos cuenta:

Empecé la nueva etapa de eBooks con un Carvado Paso a Paso de Calabazas y desde hace una semana cuento con una versión Navideña en la que se incluyen 10 Manualidades para Decorar tu Navidad. El documento está compuesto por casi casi 50 páginas, más de 80 fotos con todos los paso a paso para que nadie se pierda y 8 páginas directamente imprimibles. Para imprimir, preparar y decorar.

En esta entrada podréis encontrar un poquito más sobre el eBook Navideño y aquí también encontraréis la nueva SHOP de Fácil y Sencillo, donde comprar todos los eBooks que se vayan publicando.

Nos gusta mucho ver como van surgiendo proyectos en el terreno del craft y el DIY cuidados y llenos de talento y dedicación como este.

Animales del bosque

Estrenamos noviembre, tiempo de abrigarse bien y adentrarse en el bosque para dar largos paseos y observar las criaturas que en el habitan. Y al volver a casa, recrearlos de esta manera. Con unas hojas, unas ramas y alguna semilla, cualquier animal se convierte en criatura del bosque. Visto en Recyclart.

¿Halloween o Todos los Santos?

 

Imagen de Martha Stewart.

 

El año pasado, cuando hablamos de las calabazas de Halloween, nos consta que mucha gente se animó a hacer una. Sin embargo, es posible que para muchas otras personas esta sea una tradición ajena e invasora a rechazar. A mi no me hace mucha gracia la parafernalia comercial de Halloween, ni las calabazas de plástico, ni los sustos de mal gusto, pero no es problema de la festividad, es problema de las formas en que se celebra. También pasa lo mismo con la Navidad y no por eso deja de gustarme.

La palabra Halloween es una evolución de la pronunciación de All-Hallows-Even (es decir, la noche anterior al All Hallows Day). Por lo tanto, no es necesario adaptar la palabra pues ya tenemos la nuestra propia, aunque no sea tan “popular”. Pero, ¿es necesario adoptar la calabaza?

No, no es necesario adoptar nada, porque ya lo teníamos aquí. Aunque ya lo apuntamos el año pasado, mi amiga Roser me escribió luego para explicarme algo al respecto. Trascribo con permiso sus palabras:

“Viendo la entrada de Halloween, me he acordado de algo que te quería comentar a propósito de las tradiciones. Hicimos el taller de vaciado de calabazas en el colegio, a pesar de que algunas personas se quejaban de que era tradición yankee. Yo les insistí que no y así quedó la cosa. Hace unos días llegó mi suegro a casa y se emocionó al ver la calabaza que hizo el niño. Él es del año 1920, y lo que me contó pertenece a esa década y a la siguiente. Mi suegro es de un pueblo muy pequeño, en el Somontano. Antes del día de Todos los Santos, los niños mayores vaciaban unas calabazas alargadas hasta dejar solamente la piel. Como esas calabazas no eran buenas para comer, lo que sobraba lo daban a los cerdos. Una vez vaciadas las calabazas, les hacían caras y calaveras, les ponían una vela y las llevaban al cementerio para dejarlas encendidas en la puerta y sobre la tapia. Algunas también las ponían en las casas y en las ventanas. Con el paso del tiempo dejó de hacerse porque ya no había tantos niños en el pueblo.”

 

No tenemos fotos de esas calabazas del Somontano, 80 años atrás, pero sí tenemos algunas imágenes de la decoración de Todos los Santos de Meisi, que el año pasado se puso manos a la obra. Esta es su experiencia:

 

El año pasado fue el primero que decoramos la casa para Halloween, aunque no el primero que mis hijos salían a pedir caramelos. Desde que vivimos en un lugar pequeño es más corriente ver grupos de niños disfrazados. Cuando vivíamos en Valencia lo hacíamos porque vivíamos en un piso con zona común. Si no es así, no es nada fácil para los chicos meterse en edificios de pisos y que alguien les abra la puerta…

Como iba diciendo, decoramos Halloween, y mi impresión fue que es algo tan fácil y divertido que me supo mal haberme perdido otros años. Aquí van mis ideas y unas cuantas fotos. O más bien debería decir mi idea: cartulina negra y tijeras.

Cuervos, murciélagos, arañas; muchos y de diferentes tamaños. Pegar arañas en el interior de las lámparas traslúcidas fue una gran idea. Me decidí a recortar un silueta de un árbol siniestro y me quedé con ganas de alguna lápida. Hicimos pasteles poniendo una cobertura de chocolate blanco sobre de unas magdalenas y con chocolate negro dibujamos unas calaveras. Y, por supuesto, las reinas fueron las calabazas. ¡Fue una sorpresa lo fácil que era hacerlas! Yo me había armado con todo tipo de instrumentos cortante y al final se cortaba como el papel. Claro que fueron una calabazas compradas en Lidl que deben ser expresamente cultivadas para decoración, porque son de piel muy fina y casi sin pulpa, y de color naranja. Prácticamente no había nada que vaciar. Sin embargo hay algo que tengo que mejorar este año: a los dos días ya se llenan de mosquitas y empiezan a oler (poquito, nada grave). Quizás la solución sea hacer dos tandas y reservar unas frescas para la noche de Halloween. La semana antes cuando me despertaba las encendía para que cuando se levantasen los chicos ya hubiera ambiente en casa.

 

 

 

 

 

 

 

 

El otoño ha llegado a Tea on the moon

A la hora de hacer cosas bellas y creativas con los niños, no hay bloguera que me inspire más que Begoña Romeu, de Tea on the moon. Y no es porque sea colaboradora de Kireei ni porque le tenga muchísimo cariño, lo digo de manera objetiva. Todo lo que hace Begoña, tanto para su blog Tea on the moon como para Kireei magazine, destila belleza, buen gusto, alegría, y corazón y se que no soy la única que opina así, Begoña tiene una legión de fans, y no es de extrañar.

Este proyecto que hoy os muestro coincide con la esperada llegada del frío, por fin, con la llegada del otoño tal y como manda la tradición. Y de tradiciones va hoy el día. Begoña me cuenta qué hay detrás de este proyecto, y también el texto, me llena de inspiración.

Con los niños hemos aprendido a vivir mucho más intensamente las estaciones y a través de ellas hemos marcado los cambios y celebraciones a lo largo del año. Hace unos años con mi hijo mayor empezamos a recoger hojas, bellotas con sombrero, castañas… y pensando que hacer con todo ello, se me ocurrió traer el otoño a nuestra cocina. Colgamos unas cuerdas de una de sus paredes y con pinzas fuimos enganchando hojas y fotos. Ya es toda una tradición para nosotros y cada año vamos añadiendo fotos nuevas que nos recuerdan también como vamos creciendo. Y así, creamos en nuestra cocina un rincón que cada estación del año va cambiando.

Juego de pesca magnético

Qué sensacional idea esta vista en Real purdy, y qué sencillita. Entretenida de hacer y divertida luego para jugar. Seguid el enlace para ver el tutorial entero. Además de todo el banco de peces, como veréis en la última foto también hay una tortuguita. El juego consiste en pescar los peces evitando pescar la tortuga, ya que el que lo hace ha de devolver todo el botín al agua otra vez. Emoción garantizada.