Archivo de la etiqueta: regalos

Caja de recuerdos

 

Si tenéis o habéis tenido bebés, seguro que guardáis prendas, zapatitos, arrullos o juguetes suyos como oro en paño. Con esta idea de The mama dramalogues podréis tenerlos protegidos y además expuestos, para así poderlos tener a la vista de manera continua, o utilizar la idea para regalar algunos de esos pequeños detalles tan llenos de ternura a las personas más queridas y cercanas.

La única dificultad que le veo es encontrar la shadow box, que es la caja o marco para montar la exposición de recuerdos.

 

 

 

 

 

Vabau

 

 

Vabau es un original proyecto que combina la imaginación con el reciclaje, la creatividad con la protección de nuestro planeta. Como los impulsores del proyecto dicen, sus cuentos "te alegran la vida y quieren al planeta".

Vabau da una seguna oportunidad a camisetas viejas, pantalones gastados o blusas que se han encogido, y las transforman en personajes de trapo con vida propia. Tanta vida propia tienen que incluso escriben su historia para que los niños y las niñas puedan conocerlos. Fruto de esta idea han nacido los dos primeros cuentos de Vabau: 

 

 

 

"El Conejo Despistado, una historia que trae cola".

 

 

 

 

"Animales Fenomenales o por qué los peces tienen patas".

 

Los materiales son todos reutilizados, por eso todos los personajes son únicos y diferentes. El interior está relleno de espuma de cojines, la tela y los botones provienen de ropa usada, y el papel es reciclado. ¡Esto es predicar con el ejemplo!

 

 

Debo confesar que antes de ver los cuentos, aunque la idea me parecía muy interesante, tenía mis reparos. Me asustaba que todo el contenido de los cuentos fuera un canto a la sostenibilidad, que está muy bien, pero no es mi idea de un buen cuento para niños si no está acompañado de "algo más". Lo primero que me gustó fue la bonita presentación del muñeco y el cuento, dentro de una redecilla. Luego, al abrirlos, vi que los cuentos eran divertidos y explicaban de una manera atractiva la historia de los peculiares muñecos. La prueba de fuego se superó con éxito: a mis hijos les encantaron, y el pequeño no paraba de reirse mientras el mayor le leía la historia del pez con patas y del conejo despistado que todo lo perdía…

 

 

 

Por eso hemos decidido traer algunos de estos cuentos a nuestra tienda (en catalán y en castellano). Con esta presentación tan bonita es como los hemos recibido y están esperando para salir hacia vuestras casas.

Esperamos que os gusten mucho y que podamos poner desde Kireei nuestro granito de arena para dar a conocer esta iniciativa tan original. Nos encantan los proyectos que, como este, se van haciendo con cariño, sin grandes presupuestos, con mucha ilusión y mucho esfuerzo personal. Podéis seguir su blog, en el que encontraréis mucha más información.

 

Akari Design

 

Akari design es una tienda especializada en artículos de Japón. Un paseo por su web se convierte en una visita a los productos y servicios reflejo de la identidad cultural, tradición y modernidad de este país que tanto nos inspira en Kireei. La tienda posee un buen surtido en productos de alimentación, belleza natural, cerámica, decoración, el mundo del té, libros, etc.

 

                  

                   

Akari nos ha cedido uno de sus productos estrella, una muñeca Kokeshi para un único ganador. La elegida es la Hanamonogatari ume, cuya vestimenta representa la flor del ciruelo japonés, un emblema nacional.

 

Las muñecas Kokeshi están talladas de forma artesanal en madera de castaño y Mizuki.
Las tradicionales son originarias del norte de Japón y se cree que se remontan al periodo Edo (1603-1868). En la época de invierno los artesanos de los pueblos del norte fabricaban muñecas de madera para los turistas que se acercaban a los balnearios termales de la zona.
Las creativas aparecen después de la II Guerra Mundial y son representadas con kimonos de vivos colores y otros adornos tradicionales, los rasgos faciales también se modifican, siendo éstos más expresivos. Las Kokeshi están consideradas verdaderas obras de arte y son en la actualidad objeto de coleccionistas de todo el mundo

 

Para participar en este sorteo solo tenéis que entrar en Akari design y dejar un comentario con lo que más os haya gustado. El sorteo se cerrará el domingo 18 de abril a las 8 de la tarde y el ganador se anunciará el lunes 19 de abril.

Nota: Además de anunciarlo públicamente aquí, nos pondremos en contacto con el ganador a través del correo electrónico con el que se haya dado de alta en Kireei. Si el ganador no responde en un plazo de 20 días, consideraremos que renuncia al regalo.

 

La Varieté

 

Guardo un precioso recuerdo de mi primer y único viaje a Menorca. Paseando por las calles de Ciutadella recuerdo que pensé que me encantaría vivir en una ciudad así, bella y al lado del mar. Seguro que en uno de esos paseos pasé por la tienda que visitamos hoy, La Varieté, porque recuerdo haber visto alguna tienda así, tan llena de encanto y cosas bellas.

 

la variete

 

 

 

Ricard, su propietario me cuenta como nació Varieté:

Nace después de visitar Tailandia tres años atrás, y mi fascinación por este país no quedó en vano. A las pocas horas de pisar Bangkok supe que algo pasaría y que no iba a quedarse en un mero viaje de woks, playa y visiteo, que por ello ya vale la pena. ¿Qué nos pasa a la mayoría de occidentales cuando pisamos Tailandia o cualquier país cercano? ¡Que en un par de minutos nos tiramos a la calle con una simple tela y chancletas en los piés! Comemos fruta sin cesar y para nada nos importa comernos un Pad thai entre miles de tuktuks echando humo a nuestro alrededor. Y es que nos rompe los esquemas a los que estamos acostumbrados. Su felicidad rompe las estructuras de lo más hermético, su capacidad de integrarse a un desarrollo caótico y sin orden les hace vivir sin miedo, reinventádose a cada instante, supliendo la falta de medios con una creatividad enorme aplicada a la supervivéncia, a lo cotidiano, a la necesidad…
Total, que me ví como un pequeño Marco Polo perdido entre mercadillos, como probablemente se siente todo visitante con los ojos abiertos sin parpadeo alguno. Y me pregunté si esa vida estéticamente tan rica y divertida podía aplicarse a mi alrededor. Un concepto de vida, la estética del color, la ligereza, lo fácil, lo práctico, lo diferente, lo imperfecto y no siempre lo nuevo, lo viejo, lo gastado, lo imprevisible…
Y así nació La variété, entre viajes, tratando de encontrar pequeños destellos de originalidad mezclando estilos estéticos, entre lo asiático, lo mediterraneo, lo nórdico, lo africano… lo que me gusta. Y con la idea de dar espacio y posibilidades al creador autónomo sea de donde sea, compartiendo sus creaciones con las nuestras propias. 
 

 

 

 

 

 

                   

 

Ricard me cuenta que de momento el crecimiento es lento por la dificultad de medios y dinero pero que sigue intentando tirar adelante el mundo Variéte con su otra dedicación: la pintura.

Ojalá pasen estos tiempos difíciles y Varieté y las creaciones de Ricard tengan el lugar que les corresponde. Si vuelvo a Menorca seguro que me pasaré por este rincón que pone de manifiesto que otro tipo de comercialización y estilo de vida no solo son posibles sino también necesarios.

 

 

Haciendo el Indio

 

 

Haciendo el Indio es una de las primeras cosas bellas que os presentamos en Kireei. Tenemos que remontarnos a abril de año pasado para encontrar la primera mención, aquí. Desde entonces, su tienda ha ido incorporando un montón de nuevos objetos diseñados por Cristina. Todas sus creaciones – muñecos, joyas, láminas, papelería – están elaboradas con materiales naturales de primera calidad, pero lo que nos ha enamorado es el estilo divertido, original y tierno de Cristina. Ya lo dice en la cabecera de la tienda: "¡Hacemos volar tu imaginación!".

 

 

¿Quien hay detrás de Haciendo el Indio?

Detrás de Haciendo el Indio está el "alma creativa", que soy yo, y un equipo de maravillosos colaboradores que hacen posible la elaboración de nuestra línea de productos.

¿Cómo surgió la idea de abrir este estudio de diseño/tienda?

Llevaba años trabajando para grandes empresas de distintos sectores, en distintas ciudades, sitios llenos de gente estupenda donde aprendí muchísimo, pero soy por naturaleza un "espíritu libre" y siempre había sentido la necesidad de trabajar por mi cuenta, a mi manera.

Con la llegada de mis hijos lo ví claro, había llegado el momento de cambiar de rumbo, de disponer de tiempo para disfrutar con ellos de su infancia, así fue como decidí montar el estudio, diseñar una pequeña línea de productos  y abrir la tienda online.

¿El nombre, cómo se te ocurrió?

Ufff, la verdad es que el nombre no se me ocurrió, ¡estaba escrito! Todos conocemos la expresión Hacer el Indio, que es lo que quieren hacer todos los niños constantemente: divertirse, jugar, descubrir, inventar, reírse, imaginar, soñar, disfrutar de todo. Yo intento transmitir ese espíritu en mis creaciones, en mis personajes, en mis dibujos, en mi forma de vida, y es que mi me encanta hacer el indio, y además mis hijos tienen un abuelo de la India, así que son unos auténticos
profesionales Haciendo el Indio. Era el nombre perfecto, me estaba esperando.

¿Cuales son tus fuentes de inspiración?

Mis hijos, la infancia, el campo, el Mediterráneo, la montaña, el sol, los animales, las plantas, los cuentos, el arte, los objetos viejos, decrépitos y usados que tienen una historia, la música, los materiales naturales, los viajes, la familia…

¿Cómo llegas a más gente, a través de Internet o en las tiendas físicas?

Sin duda alguna, Internet me ha permitido llegar a mucha más gente, llegar a gente de cualquier lugar de España y de la otra punta del planeta. Es fascinante recibir emails, comentarios o pedidos de personas que viven a kilómetros de distancia. También me ha dado la posibilidad de contactar con muchas tiendas de todo el mundo. Existen blogs y páginas maravillosas como la vuestra, también chats, sitios especializados, etc. que permiten dar a conocer la marca e informar sobre las novedades. Hoy por hoy, Internet es indudablemente el medio que ofrece más posibilidades, es una cadena infinita y una herramienta imprescindible para las marcas que empiezan y no tienen
acceso a otros medios de comunicación o que simplemente no quieren acudir a los medios tradicionales. Internet nos pone a todos en igualdad de condiciones, es un soporte libre, asequible, dinámico y versátil.

¿Qué acogida ha tenido Haciendo el Indio entre el público, los medios, en los diferentes países en los que están presentes tus diseños, etc.?

La verdad es que llevamos muy poco tiempo y aunque corren tiempos difíciles la acogida ha sido muy buena, es una gran recompensa, estoy muy contenta. Gracias a todos.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Seguir creciendo para poder seguir creando y, por supuesto, seguir Haciendo el Indio. Tengo montones de ideas en mente y algunos proyectos en marcha  pero habrá que esperar… Ya os contaré más adelante.

 

 

Casitas en el jardín, de Green House

¿A quien de los aquí presentes no le hubiera encantado, en su infancia, tener una casita? ¿En cuantas películas hemos visto con envidia casitas en los árboles, cabañas hechas de madera "de verdad" – no los cuatro palos con una manta por encima, que tampoco estaba tan mal – y otras construcciones para niños en las que esconderse, planificar aventuras, guardar tesoros y tener un mundo aparte del de los adultos?

Tener una casita hubiera sido para mi el colmo de la felicidad y, como todavía no he olvidado esa sensación de mi infancia, me ha invadido la nostalgia al ver las casitas de Green House. Algunas tienen hasta 2,60 metros de altura, y dentro hay literas, espacio para mesas y sillas, juguetes, cocinitas. He visto en las fotos de la web que hay quien ha montado un vestidor para disfraces (nunca me canso de hablar de lo importante que es el baúl de los disfraces), quien ha simulado una casita de verdad… Yo me imagino muchos otros usos, empezando por la casa de Robinson Crusoe.

Existe la opción de incluir plataforma con escalera y tobogán, con arenero bajo la plataforma. También se puede escoger la combinación de colores.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para saber más, visitad la web de Green House.