Archivo de la etiqueta: sostenibilidad

Ciudades para niños, ciudades para todos

18-2-2013 8.2.31 1

 Foto de Sol Z.B.

“Recuerda cuando los niños jugaban en las calles? ¿Y cuando salían de casa cada mañana con su cartera y emprendían el camino al colegio? Hace unos años era una práctica normal, cotidiana y saludable que se ha ido perdiendo, sobre todo en las grandes ciudades, donde se ha sustituido por otra estampa: la de miles de coches tomando las calles, en doble o triple fila a la puerta de los colegios, con niños que entran y salen presurosos. Unos niños cada vez más sedentarios y menos autónomos y unas calles cada vez más atestadas de coches y contaminación. En los años 70, el 80% de los niños europeos de 7 y 8 años acudían solos al colegio. Veinte años después lo hacía el 9%, según el estudio sobre movilidad infantil de Hillman, Adams y Whitelegg. La Declaración de los Derechos del Niño, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, dice: “El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal”. ¿Hasta qué punto les estamos hurtando estos derechos cuando dejamos que las calles sean territorio casi exclusivo de los coches?”

“Los niños quieren recuperar la calle”. Tráfico y Seguridad Vial, nº 198, 2009.

 

ed244fca63b14a76820da0bd7f564f7e

En referencia a este problema escribí este fragmento del artículo “El tiempo o la vida” que aparece en el número 3 de Kireei magazine, dedicado a la lentitud: 

“Presionamos tanto a nuestros hijos que no les dejamos elegir su camino”, afirma Carl Honoré. El autor de “Bajo presión” afirma en este libro que los adultos hemos secuestrado la niñez y aplicamos la cultura del perfeccionismo consumista a toda nuestra vida, incluídos nuestros hijos. Honoré reclama una relajación en la planificación de la agenda del niño, más espacio para las emociones y tiempo para jugar. También es interesante la crítica que hace a la cautividad a la que es sometida la infancia, “de casa al cole atada en el coche” y siempre supervisada por los adultos. Esta observación entronca con el proyecto “Ciudad de los Niños” del pedagogo Francesco Tonucci, una propuesta que nace en 1991 en Fano (Italia) y que pretende tomar a los niños como parámetro y garantía de las necesidades de todos los ciudadanos en el gobierno de una ciudad. Se trata de construir una ciudad diversa y mejor para todos, en la que los niños puedan vivir de manera más autónoma y participativa. El eje central de todo el proyecto es la autonomía infantil: “Desde el inicio el proyecto ha asumido como uno de sus objetivos principales el hacer posible que los niños puedan salir de casa sin ser acompañados, para poder encontrarse con sus amigos y jugar en los espacios públicos de su ciudad: desde el patio de casa, a la acera, de la plaza al jardín. La necesidad de tener siempre el control directo de los adultos, impide a los niños vivir experiencias fundamentales, como explorar, descubrir, la aventura, la sorpresa, superando progresivamente los riesgos necesarios. La imposibilidad de probar estas emociones y de construir estos conocimientos, crea graves lagunas en la construcción de una personalidad adulta, en las reglas de comportamiento, de conocimiento y de defensa.”

Una ciudad amigable para los niños es también una buena ciudad para el resto de ciudadanos. Caminos escolares, pacificación de centros urbanos, desplazamientos en bicicleta… todo ello va configurando poco a poco una ciudad diferente, más tranquila, más humana.

frato_11

 

Muchas ciudades españolas han iniciado en los últimos años algunos proyectos de pacificación de los centros urbanos. También han impulsado iniciativas como los caminos escolares, que van mucho más allá de facilitar el trayecto a la escuela de los niños. De hecho, contando con la complicidad de familias, escuelas, comerciantes, asociaciones y ayuntamiento, se consigue convertir estos humildes caminos escolares en herramientas de transformación de las ciudades. No solo se trata de calidad de vida de la infancia y derecho a la autonomía personal de los niños sino también de fomentar la cohesión social y construir entre todos un modelo de ciudad diferente, promoviendo cambios a nivel de tráfico y urbanismo pero también de costumbres, valores y actitudes. 

¿Conocéis de primera mano iniciativas de pacificación de nucleos urbanos, caminos escolares y ciudades amigables para los niños? ¡Compartid vuestra experiencia con un comentario! 

Frato-6

Algunas lecturas recomendadas:

La ciudad de los niños

Camino escolar y movilidad infantil sostenible.

El derecho de los niños y las niñas a la movilidad. Jugar i Jugar.

Camí escolar, espai amic. Ajuntament de Barcelona. (Enlace en castellano).  

 

vignetta_2

Todas las imágenes de Francesco Tonucci (Frato)

 

Green is a way of life

plantas_MUCHAS2_baja

 

Nos ha llegado noticia del proyecto Green is a way of life y les hemos invitado a que ellos mismos se presenten para los lectores de Kireei.

Green is a Way of Life nace de la curiosidad y las ganas de compartir. ¿Qué podéis encontrar en él? Todo lo que nos inspire a llevar una vida más slow, apacible y feliz. Muchas veces serán iniciativas, curiosidades, huertos urbanos, libros, pelis, diseño, consumo responsable, arte, plantas, té, ecotips… pero no nos limitamos a nada porque iremos recogiendo todo lo que nos llame la atención.

Nos declaramos inexpertos en la materia. Estamos aprendiendo y no somos gurús, pero tenemos ganas de aprender y vamos investigando poquito a poco. Por eso nos encanta escuchar. Apreciamos mucho los comentarios, correcciones, sugerencias o palmaditas en la espalda :)
Quedáis todos invitadísimos  a seguirnos en el blog, Facebook o Twitter.
 
ilu_green_718x768

 

Bicitecla

Combined_1_556x600

 

En Kireei magazine 3 dedicado a la lentitud publicamos un artículo cuyo título es vivir en bicicleta. Hoy os hablamos de Bicitecla, un proyecto con sede en Barcelona que consta de tienda y taller y todo lo que gira alrededor del medio de transporte más sostenible. Ellos mismos nos cuentan los detalles de su iniciativa. Podéis visitar su web y su facebook para más información:

En los últimos 10 años Barcelona ha experimentado un crecimiento exponencial de la cantidad de bicicletas en circulación. La bicicleta es un medio que ha llegado para ocupar un espacio en la sociedad; está cambiando el modo de pensar, de moverse, de ser autosostenible. No es una moda volátil; es una solución a los grandes cambios del presente.

En Bicitecla te ofrecemos todo tipo de bicicletas para contribuir al cambio. Nuestra tienda, distribuida en dos zonas bien diferenciadas de exposición y de taller, cuenta con un pequeño equipo que te asesorará y te ayudará a encontrar la bicicleta con la que mejor te sientas. Además, podrás escoger los productos que complementen a tu modalidad ciclista, especialmente el cicloturismo, la bici urbana, la fixie y la bici para niños.

DSC_2112_640x428

En nuestra tienda te ofrecemos:

-trato personalizado

-montaje de bicis a medida

-bicis de tallas grandes XXL

-reparaciones express

-servicio de pintura de cuadros y horquillas a la carta

-primera revisión gratuita por la compra de tu bici

-”plan renove”: aceptamos tu bici vieja como entrada por la compra de una nueva

-registro oficial disuasorio de robo Bicitronic

IMG_0622_640x480

e esperamos en la calle Bonavista 20, en el barrio de Gracia, a pocos metros de la Diagonal y del Paseo de Gracia.

Nuestro horario de atención al cliente es: de lunes a viernes de 10 a 20 horas y los sábados de 10 a 14 horas.

IMG_0624_640x480

 

El Correo del Sol

El Correo del Sol, por el cambio global

Hace pocas semanas se ha estrenado en la red una nueva iniciativa que nos ha parecido interesante y queremos compartir. Les hemos pedido a sus responsables que nos la presenten:

“Una de las claves para implicar a la sociedad en un cambio hacia un estilo de vida respetuoso con la naturaleza es el acceso a información clara y veraz sobre los efectos de los hábitos de consumo perjudiciales para la Tierra, las futuras generaciones y para la salud de las personas. Con la premisa de esa necesidad informativa nace El Correo del Sol, un medio de comunicación online abierto a todos, cuyos valores fundamentales son la ecología, la sostenibilidad, la solidaridad y la salud natural. Se trata de un proyecto informativo independiente, impulsado por periodistas especializados en medio ambiente, consumo responsable y salud natural, que cuentan con el respaldo de un nutrido grupo de expertos en diferentes áreas.

El Correo del Sol quiere ser un punto de encuentro de los ciudadanos comprometidos y de todas las personas que deseen introducir cambios en sus vidas que encaminen a la sociedad hacia la superación de la crisis social, climática, energética y económica actual desde un comportamiento ético. Para lograrlo, ofrece una variedad temática muy amplia: energías renovables, biodiversidad, naturaleza, nutrición, crianza y niños, agricultura ecológica, salud natural, recetas… Además, cuenta con una sección de Comunidad en la que se recogen blogs creados por colaboradores y por los lectores de El Correo del Sol.”

Podéis seguir El Correo del Sol a través de su web, y su Facebook.

 

Mulberry boxes

Paloma conoció a Sue en una feria en Dubai. Sue era profesora de infantil y practicaba meditación, y a partir del Mulberry Paper había inventado una pintura: Mulberry Paint, una pasta de papel hecha con los restos de la corteza del árbol de la morera que se aplica con unas pinzas y un puntero. Es una técnica revolucionaria ya que al trabajar con las dos manos se desarrolla la concentración y la coordinación, fomentando así la bilateralidad. Ahora presentan en España las Mulberry Boxes. Diseñadas en Zaragoza y hechas en pequeños talleres del norte de Tailandia con Mulberry Paper y Mulberry Paint. 

Se trata de un proyecto ecológico y creativo en el que se aúnan la creatividad, la belleza y la imaginación con la ecología y el comercio responsable. En esta primera colección hay 6 colores con diferentes manualidades en su interior: Green, Purple, Red, Orange, Pink y Blue. Desde scrapbooking a móviles, tarjetas, mandalas y marcos. Diferentes actividades atractivas tanto para niños como para mayores. Es un proyecto transparente en el que todo es directo y en el que todos somos pequeños. Puedes encontrar las Mulberry Boxes aquí.

Es la presentación de Mulberry boxes, un proyecto del que nos hacemos eco por ser una iniciativa creativa, es sostenible y posee un enfoque pequeño aunque con vistas, claro está de llegar al máximo número de personas.

 

¿Existe la ropa buena, bonita y… barata?

Una amiga me comentó hace poco: “¿Cómo puede ser que en XXX los pantalones de niña estén a 1,95 euros?”. Bueno, está claro que solamente hay dos opciones: una, que esa tienda está vendiendo bajo coste, perdiendo dinero en ese producto para atraer compradores a su tienda y hundir a la competencia que no sea capaz de hacer lo mismo. Dos, que los costes de producción de esa prenda no los esté soportando la empresa sino que estén siendo externalizados, pasando a recaer sobre otras personas: los trabajadores mal remunerados o directamente semi-esclavizados, por ejemplo. Y también hay otros costes ocultos, que pagamos entre todos, como la contaminación por la emisión absurda de CO2 en el transporte alrededor del mundo de materias primas y productos que se van a buscar allá donde resultan más baratos porque las regulaciones laborales y medioambientales son más laxas.

La trazabilidad de la ropa que compramos es bastante limitada, así que asegurarse de que lo que compramos está siendo respetuoso con el medio ambiente y con los derechos de los trabajadores no siempre es posible. Además, a veces, por más que investiguemos, nos quedamos sin tener en cuenta ciertos aspectos que nos pasan desapercibidos. A mi me resulta frustrante: se que lo barato acaba siendo caro, pero también me pregunto si lo caro lo es por un motivo válido o el margen de beneficio acaba en manos de quien no debería.

Algunas alternativas, como la reutilización de ropa de segunda mano de familiares, amigos o conocidos, o usar las prendas de ropa hasta que son demasiado viejas independientemente de la moda imperante (es decir, que sigues tu propia moda y si a ti te gusta una prenda y está en buen estado, no importa lo que dicten las pasarelas) pueden ser alternativas factibles y efectivas. Comprar en tiendas que cuidan la procedencia de las prendas y que se fijan en la sostenibilidad también es una alternativa si está a tu alcance. En todo caso, comprar prendas de calidad, que duren más, y comprar menos cantidad, también es aconsejable. Y como, pese a todo lo dicho, no tienen por qué dejar de gustarnos las cosas bonitas, también es bueno fijarse en prendas diseñadas por pequeños emprendedores que solo tienen su creatividad y su esfuerzo diario para luchar contra las grandes cadenas de producción en masa.

Pero si tienes niños y gastan mucha ropa, acabas teniendo muy en cuenta el precio, porque los bolsillos no son infinitos, así que el mar de dudas no se acaba.

¿Os preocupa este tema? ¿Cual es vuestra estrategia?

Todas las fotos de Juju