Archivo de la etiqueta: tutoriales

Teatro de marionetas

>

Tengo unos amigos cuyos hijos montan una función de teatro todas las Navidades, inventada y ambientada por ellos mismos. Es una tradición familiar, iniciativa de los abuelos, y cada año les toca a unos u otros realizar la pequeña obra.

Me parece una idea fantástica, un espectáculo en casa usando lo que nada cuesta: la creatividad y la ilusión, a través del medio más real de representar ficción: el teatro. Como enamorada de este arte escénico que soy me ha encantado bucear para buscar ideas para teatros de marionetas caseros. Aquí tenéis unos ejemplos pero hay muchos más. ¿Habéis montado algún guiñol en casa vosotros?
 
Este se hace con cartón, pintura, y se le adjuntan unas cortinas:
 
 
Visto en kidinfo.
 
  
Estos dos se realizan con cortinas en en el marco de la puerta:
 
 
Visto en makesandtakes.
 
 
 
Visto en countryliving.
 
Por último, este visto en el blog de Katherine Marie de quien ya hablamos aquí, se realiza con una caja de zapatos, y fotos reales (se me ocurre que incluso se pueden utilizar otras fotos o dibujos de animales o personajes):
 
 
 
 
 
 
Si es absolutamente necesario que el arte o el teatro sirvan para algo, será para enseñar a la gente que hay actividades que no sirven para nada y que es indispensable que las haya.
(
Eugene Ionesco)
 
El teatro es la poesí­a que se levanta del libro y se hace humana. (Federico García Lorca)
 

Reutilizar jerséis

con la lana estropeada

A partir de ahora vamos a mirar la ropa que no nos sirve de otra manera, porque he aquí otra forma de aprovecharla. Esta vez se trata de ropa de lana. Martha Stewart nos propone reutilizar esos jerséis que se han estropeado por lavarlos con agua caliente y se han quedado pequeñitos.  Aunque esto sucede por accidente, se puede forzar el proceso lavando en la lavadora con agua muy caliente y luego secando en la secadora, si tenemos, con aire caliente. Cuando el tejido se encoge crea una especie de fieltro suave y esponjoso que se puede cortar sin deshilacharse.

 

A partir de entonces ya podemos coser unas manoplas, muñecos… lo que queramos, como si fuera tela o fieltro, pero con un aire muy diferente. Veamos más ejemplos:

 

 

cesto para labores

 

 

                                     cojines                                         fundas variadas


   

                              manta patchwork                                     manoplas

 

animalitos

 

 

El payaso y la oruga de fieltro

 

El fieltro es uno de los materiales para manualidades más versátiles, vale la pena tener en casa algunos trozos en varios colores. Os muestro dos bonitos y divertidos proyectos que parten todos de la base de insertar piezas de fieltro en hilos o cintas para formar algun tipo de criatura.
 
Este payaso y esta oruga, vistos en Ikat bag, se realizan con círculos de fieltro.
Los dos los hacía la abuela de la propietaria del blog para sus mercadillos benéficos. Dadle un vistazo a las fotos del proceso y los materiales en los enlaces pues son suficientemente autoexplicativas. Ambos se basan en ir insertando círculos en un hilo. Quizás el payaso, al llevar cabeza, manos, pies y gorro, sea un pelín más complicado pero también es interesante que sea un reto mayor.
 
 
 
 
 
 
 
Gracias a Ikat bag por cedernos estas estupendas ideas.

 

Magazines en la red

Cada vez es más fácil encontrar publicaciones en la red sobre cualquier tema. El mundo del “hazlo tú mismo” o DIY (iniciales de “do it yourself”, que queda más cosmopolita) no podía quedar al margen. Conocimos hace algún tiempo este magazine digital, We Love Crafts, que se define en su primer número como “una forma diferente de ver la moda, el diseño, el arte y una búsqueda de la creatividad en los pequeños detalles”. En ese número nos daban ideas acerca de cómo organizar un taller – con ejemplos de espacios reales utilizados por diferentes crafters –, nos enseñaban moleskines de diferentes artistas y nos hacían viajar hasta Japón.

Ahora ya tienen su número 2, dedicado a México. Como en el número anterior, cuenta con los testimonios, opiniones y trucos de diferentes artistas que colaboran con We Love Crafts. Además, tienen un blog que se actualiza regularmente y en el que se descubren cosas muy interesantes.

 


 

Al otro lado del Atlántico, encontramos Chikismiqui, una revista de subscripción que se presenta con el subtítulo de “féminas en acción”, pero también participante de una dinámica comunidad de la vida crafter y artística de Argentina. Su revista es en papel, pero se puede consultar gratuitamente en la red su primer número. También tienen un blog muy activo.

 

Libros de tela

En una entrada anterior os mostré una idea para un mural vista en Calico. Cally-Cruze, su propietaria, tiene cinco hijos y un talento especial para coser vestidos de niña  y bolsos . Ya le comenté cuanto me gustaban y aproveché para pedirle permiso para enseñaros sus otras obras de arte, los quiet books. Cuando vi los quiet books de Cally me conmovió cuanto amor se le puede poner a una manualidad, el tiempo, la paciencia, la voluntad de hacer un libro una misma para el sol de tu vida, tu niño.
 
Cally realiza sus libros de tela y las otras cosas por encargo, tiene una larga lista de espera pero, como ella dice en su blog, ahora mismo lo que quiere es disfrutar de sus hijos, de lo pequeño y cotidiano. Promete meterse en harina más adelante, pero ahora mismo “it’s not time for big things, I won’t always have little. But I’ll always have later”. No hace falta traducción ¿verdad?
Gracias Cally, por tanta inspiración.

 

             

 

 

 

Hacer conservas

Esto es algo que hacía mi abuela, e imagino que la mayoría de vuestras abuelas: conservas, sobre todo de tomate, una hortaliza que siempre viene bien tener en la despensa para cualquier salsa.
He visto este tutorial para hacer conserva de kiwis en instructables y he recordado aquellos botes de conservas en las despensas de entonces.
Los que ya hayáis hecho sabréis como va el proceso, es sencillísimo.
Se le da una ligera cocción al ingrediente en cuestión y se rellenan los botes de cristal esterilizados previamente. Para acabar, se hierven los botes cerrados para que se haga el vacío y tengan una larga duración.

La idea de conservar fruta me parece estupenda. Cuando no la tengamos fresca a mano solo tenemos que abrir la despensa, destapar un bote y a disfrutar. Se me ocurre que puede incluso representar un original regalo con una bonita etiqueta y un lazo.