Tengo 40 años. Y ahora, ¿qué?

24-10-2014 17.10.56 1

Fotos de Carmen Hache

Estar en la cuarentena hoy es haber nacido en dictadura, haber crecido con la esperanza que generaba una joven democracia y haber estudiado la EGB (y quizá el BUP y el COU). Es haber visto la tele en blanco y negro, recordar una tele con dos canales (UHF y VHF) y, por supuesto, sin mando a distancia. Es haber visto Heidi, Marco, la abeja Maya, Mazinger Z y el bosque de Tallac. Es haber ido al estreno de Regreso al Futuro, Terminator, La historia interminable o Indiana Jones. Es haber asistido a la aparición de los primeros ordenadores personales. Es haber pasado una adolescencia y juventud sin teléfono móvil. Es haber despertado a la conciencia política en un mundo regido por Reagan, Tatcher y Gorvachov, haber empezado a conocer el ruso con las palabras glasnost y perestroika, y haber visto caer el muro de Berlín. Somos la última generación que pudo conocer a un pariente vivo nacido en el siglo XIX (quizá algún bisabuelo). Y hemos llegado ya a la edad de la nostalgia: el éxito de ventas de libros que nos hablan de nuestra infancia y de los productos de consumo que nos marcaron lo demuestra.

Yo, con cuarenta, me siento en el pico de una montaña. No las más alta a la que hubiera podido llegar, pero un pico. Miro hacia la ladera, al escarpado ascenso, y me da miedo girarme y ver al otro lado el descenso, tan temido. Oye, que me empizan a doler las rodillas, pronto voy a necesitar gafas, ya tengo demasiadas canas para mi gusto y… en fin, que no me siento incansable como antes. Quizá pueda quedarme aquí una década más. O dos. ¿O tres? Pero en algún momento tendré que empezar a bajar y al cabo de un tiempo más habrá acabado la excursión. Entre los treinta y los cuarenta fui perdiendo la sensación de invulnerabilidad adolescente (que a mi, por lo que véis, me duró bastante) y haciéndome a la idea de que seguramente no era inmortal. Un drama.

Pero me vienen dos pensamientos a la mente.

El primero, que todavía quedan picos por escalar. No hace falta esperar sentada en este a que sea el momento de bajar, ¿verdad? 

El segundo, que hago mía la reflexión de Lluís Llach: “Ir muriendo empieza muy pronto. Y mi teoría es que morir bien, que puede durar treinta o cuarenta años, consiste en saberlo. Me cuesta aceptar el ser humano que va como una máquina de tren hasta que la muerte lo para, ¡paf! (…) Quiero ver todo lo que viene y vendrá como una curiosidad bonita, e intentar luchar contra las partes más feroces y dolorosas, y aprovechar toda experiencia, aunque a veces sea para romperla”.

Los cuarenta son un punto de inflexión, ese cambio de década tiene un peso psicológico, igual que lo tienen los veinte, los treinta, los cincuenta… Pero, creo yo, es también un momento de plenitud. Quizá de crisis. Pero de esperanza y de ilusión, como creo que deben ser el resto de inflexiones que me esperan (que ojalá sean muchas). Y mientras digo esto me pregunto si alguien me contemplará con ternura y benevolencia desde la sabiduría de sus ochenta o noventa.

 

24-10-2014 17.10.0 7

24-10-2014 17.10.23 4
24-10-2014 17.10.9 5

24-10-2014 17.10.7 11

24-10-2014 17.10.5 9

 

24-10-2014 17.10.31 3

24-10-2014 17.10.47 12

24-10-2014 17.10.27 8

28 respuestas a Tengo 40 años. Y ahora, ¿qué?

  1. 1
    Carmen dice:

    Uff…no sabes cómo te comprendo…y qué bien y bonito lo has contado. Tengo 41 y tantas cosas que hacer todavía…!! La vida es realmente corta, cortísima. Yo me he dado cuenta cuanto tuve a mi primer hijo, a partir de ahí, un suspiro. Te das cuenta de que el tiempo no pasa ante ti, sino todo lo contrario. Y necesito congelar los minutos porque tengo muchos sueños que cumplir aún. Como los que salen en tu revista.
    Muchas felicidades por tus cuartenta y enhorabuena por tu trabajo. Siéntete plenamente satisfecha.

  2. 2
    Carmen dice:

    Uff…no sabes cómo te comprendo…y qué bien y bonito lo has contado. Tengo 41 y tantas cosas que hacer todavía…!! La vida es realmente corta, cortísima. Yo me he dado cuenta cuanto tuve a mi primer hijo, a partir de ahí, un suspiro. Te das cuenta de que el tiempo no pasa ante ti, sino todo lo contrario. Y necesito congelar los minutos porque tengo muchos sueños que cumplir aún. Como los que salen en tu revista.
    Muchas felicidades por tus cuartenta y enhorabuena por tu trabajo. Siéntete plenamente satisfecha.

  3. 3
    Carmen dice:

    Perdón, pensaba que no se había publicado y lo he mandado otra vez. Por cierto en el primer comentario la dirección web está mal escrita. Ya lo he corregido.
    Muchas gracias y de nuevo muchisimas felicidades!

  4. 4
    Tatiana dice:

    Yo también he pasado por esa fase, de hecho ya estoy en el ecuador de la cuarentena y he preferido seguir disfrutando de todas las cosas bonitas que nos propone la vida. Tenemos todavía muchísimas cosas que ofrecer y vivir. Yo, me he dejado seducir por mi blog y las redes sociales y un nuevo mundo se ha abierto ante mi.
    Maravilloso escrito.
    http://www.treintamasdiez.com

  5. 5
    Rosvima dice:

    Este post me ha llegado, pero al ver las fotos de Carmen Hache además me ha iluminado, GRANDE todo junto!

  6. 6
    Ariadna dice:

    Vamos que podemos!!! que por suerte lo empírico cuenta y a seguir disfrutando!!
    saludos

  7. 7
    www.mbfestudio.com dice:

    La vida es tan bonita y tan cortita, yo la disfruto cada año con más intensidad, no volvería a los 20, cada día me siento más feliz :) Gracias por el post, es precioso

  8. 8
    Andes dice:

    Me ha gustado mucho tu reflexión, y en algo concuerdo plenamente en el tema de la nostalgia, pareciera que cuando se es ya adulto, el mundo ya no es lo que conocías y esa sensación de tristeza, nostalgia se hace algo permanente en el fuero interno, quizás porque cuando se es joven no se tiene conciencia del tiempo, de los cambios y el futuro se ve tan enorme… y ser adulto es un estado de constante nostalgia ( no patológica), de una pena especial; sentir que pierdes, juventud, energía, oportunidades, seres queridos, incluso el entorno; vivimos un tiempo en que todo lo cambian drásticamente, en mis 36 ya he visto desaparecer, negocios, cuadras enteras, cines, cafés, parques, escuelas, en fin tantos espacios que disfruté en mi infancia y juventud y ahora borrados de un plumazo por el afán insaciable de las inmobiliarias que dibujan un paisaje tan frío plano y poco acogedor. Y comienzo a comprender a los abuelos, que caminan y ven una ciudad que no era la de ellos, que han perdido a sus coetáneos, sus lugares de encuentro y en cierta forma son seres en extinción, no sé como será la nostalgia de ellos. Aún así, siento que estamos a mitad de camino y queda muchos por descubrir, y llegado a esta edad uno aprende a disfrutar sutilezas que no se perciben cuando joven y éso me gusta…estoy segura que los abuelos nos ven con una sonrisa.

    cariños desde Chile y feliz cumpleaños.

    • 9
      Raúl Aymar dice:

      Quién vive en la nostalgia se aterra por el futuro e ignora el presente. No hay decadencia feliz y no existe la buena muerte. Solo los que surcan el vasto mar de la vida como navegante intrépido que, explorando lejanas orillas, descubre cada día el valor de la propia existencia. Dichoso el marinero sorprendido por la muerte en mitad de una travesía. Nacemos y morimos solos, llorando y llenos de mocos. No, no a la decadencia y a la preparación tranquila para la buena muerte, no,… quiero morir haciendo lo que me gusta. La edad no será jamás un límite. Los espíritus inquietos siguen maravillándose y sorprendiéndose con los misterios del universo.
      Carmen Hache, solo mira hacia arriba, no permitas que algún simple dolor de rodillas te impida seguir escalando,… nada de tribulaciones, que si el final llega antes de lograrlo, que al menos te sorprenda intentándolo,… esa es la buena muerte.

      • 10
        Melanie dice:

        Me gusta tu planteamiento Raul Aymar! Entusiasta, imparable …
        Yo opto por valorar lo exclusivo de cada etapa… Y cuando me da por pensar en que ya casi estoy (ojalá), en la mitad de mi existencia, llamo a mi abuela de Sevilla que tiene 86 años, y me “empapo” de su perspectiva… Qué son los cuarenta, sino una etapa caracterizada por el ya por fin saber lo que uno quiere y el tener todavía la energia para afrontar muchos nuevos proyectos?

  9. 11
    Laura Gariglio dice:

    Aunque hayamos tenido una parte del recorrido en diferentes países, las similitudes son muchas. Excelente reflexión. Gracias Elena por poner en palabras mucho de lo que siento y no se expresar. Las fotos de Carmen, fantásticas. Gracias a las dos por esta reflexión.

  10. 12
    mamibicho dice:

    Yo cumplo 39 la semana que viene, pero para el caso, ya tengo esa sensación de punto de inflexión. ¡Felicidades!

  11. 13
    Lorena dice:

    Yo tengo 37…pero siempre me sentí mas grande.. Incluso cuando era una niña.. Asi que te entiendo perfectamente, lo que yo creo es que debemos asumir la nostalgia como algo que de ahora en mas nos acompañará cada dos por tres (y en mi caso que deje mi pais hace ya 10 años… Ni te cuento!)..pero no envolvernos en ella, hay tantas cosas por descubrir!! Yo con mis hijas lo veo dia a dia, y trato cada vez mas de mirar la vida con la sencillez que lo hacen ellas, sin prisas innecesarias y viviendo el dia a dia. Que tengan todas un buen lunes!!!

  12. 14
    Teresa dice:

    Tengo 44 años y los 40 fueron un punto de inflexión en mi vida. Me saparé, me quedé sin casa, sin trabajo, sin pareja, me arruiné económicamente…toqué fondo. Y tan al fondo caí que sólo había una posibilidad, coger impulso y empezar de nuevo. Con nuevas energías, nuevos valores, nueva profesión, nuevos amigos, nuevos retos y unas ganas incansables de disfrutar cada día. A día de hoy soy una persona nueva, mejor, más motiva y más ilusionada, me atrevería a decir que más joven en espíritu. Mi pasado está muerto y no proyecto el futuro, simplemente vivo cada día como si fuera el último y eso me hace escalar pequeñas montañas y subir a cimas que hace 4 años me parecían imposibles. Llevo grabado a fuego en mi mente y en mi corazón…..HOY ES EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE MI VIDA

  13. 15
    Margarita dice:

    Hola!!!!!!
    Buenos días!!!!!!
    Yo tengo 49 años,pero cuando me preguntan la edad tengo que pensarla.
    Estoy pendiente de demasiadas cosas más importantes que los años que tengo como para llevarlos marcados!!!!!!
    Todos los días hay nuevas cosas que disfrutar y si cuento la verdad para mi los dolores se viven con la misma intensidad.
    Vivamos!!!!!!!Usando gafas,con dolor de rodillas y en mi caso con una sonrisa que es la de siempre…..

  14. 16
    Fitomims dice:

    Precioso, en especial la reflexión que compartes con Lluís Llach. Felicidades!

  15. 17
    santiago dice:

    Comparto y coincido con el artículo.
    Hay poco más que añadir, que no sean mas años. Que cuarenta no son nada y lo son todo.

  16. 18
    Erica dice:

    Me ha encantado el articulo y las fotos son preciosas. Muy bello!

  17. 19
    Sara Maldonado dice:

    Llegar a los 40 es plenitud que se comienza a sentir a los 38 (mi edad ahora); es fortaleza, seguridad y si no melancolía, es gratitud. Convertir los instantes memorables en gratitud los hace más disfrutables. Ahora estoy tocando fondo igualito que Teresa pero estoy mirando como desde arriba igualito que Hache. Tengo una adolescente hermosa e increíble a quien acompañar para enseñarnos a disfrutar instantes juntas. Y todavía, he diseñado que me faltan experiencias por conocer pero la vida seguirá sorprendiendo y solo le pido que me halle humilde de corazón, generosa con los demás, inteligente para cuidarme y agradecida para que quizá con esa actitud, poder sacar fuerza de donde parece que no la hay.
    Gracias a todos por compartir, eso es la vida.
    @Pathbauer

  18. 20
    Maria dice:

    Yo ya cumplí 50, pero de verdad que no los vivo como una carga y no tengo nostalgia de mis 20, porque fueron fatales y mejor olvidarlos, aunque no lo consigo. Tampoco pienso en que ahora empieza la epoca de preparación para dejar este mundo… no… hay demasiadas personas que lo han dejado tan jovenes, y puede pasar en cualquier momento… Desde mis 50, vivo dia a dia, intentando la felicidad de las personas queridas, que a fin y al cabo, es la mia propia, subiendo laderas que puedo subir y si me duelen las rodillas, pues camino mas despacio, pero camino.

  19. 21
    Natalia dice:

    Con 40 y tan contenta. Vivir la vida,
    compartirla con la gente que quiero.
    Y los que no cuentan ya no duele
    No merece la pena
    Que como estoy con 40?
    Pues con mucha energía
    Se lo que quiero
    Así me veo esquiando con 80
    Y bailando hasta los 90?
    Será si llego.. Y si llego…
    Que sea como mi Yaya
    Vive en su casa ella sola con 98
    Pero no está sola tiene una vida vivida
    Y vive la vida con alegría
    es lo que la mantiene viva
    Sigue siendo presumida…
    No habrá día que no le duela algo
    Digo yo… Y le ha pasado de todo…
    Pero da gusto oírla, verla…
    Ojalá me parezca a ella.

  20. 22
    Letizia dice:

    Aunque me faltan unos pocos años para los cuarentas me ha encantado tu reflexión.
    Un saludo!

  21. 23
    Virginia Merenciano dice:

    Me ha encantado, me si,
    ento reflejada. Para mi lo peor de mis 41 ha sido descubrir que mis padres no son inmortales, que todos envejecemos y si, lo mejor está por llegar, tengo que ver crecer a mis hijos, rellenar su vida de recuerdos como antes lo hicieron conmigo.

  22. 24
    Ainhoa dice:

    Simplemente Genial!! Totálmente identificada.

  23. 25
    Montserrat Cortell Guillemat dice:

    Precioso artículo y qué decir que es fàcil sentirse indentificada.

  24. 26
    Ara dice:

    Me ha encantado el post. Es cierto que los 40 son una marca en el tiempo, un punto desde el que mirar con perspectiva cómo hemos llegado hasta aquí … Y oye, con nuestros aciertos y nuestros errores, aquí estamos y que nos quiten lo bailado.

  25. 27
    Bajo mi paraguas dice:

    Creo que no se puede expresar mejor la cantidad de emociones que se amontonan en la cabeza de las mujeres de nuestra edad.
    ¡Enhorabuena por tu capacidad para ordenarlas y además así de bonito!
    Un beso.

  26. 28
    LIDIA dice:

    HOLA..HOY ESTOY MELANCOLICA TENGO TRES HERMOSOS HIJOS, HOY UNO DE ELLOS E MAYOR DE 17 SE VA A OTRA CIUDAD A ESTUDIAR,,Y ME SIENTO MUY TRISTE SIENTO QUE SE VA UN PEDAZO DE MI CORAZON Y ES AHI CUANDO ESTOY DANDOME CUENTA QUE ESTOY ENVEJECIENDO,,PRONTO CUMPLIRE 38 Y SIENTO QUE CUMPLIRE 50,,ME ESTA COSTANDO ACEPTAR CON DIGNIDAD MI EDAD MIS ARRUGAS Y LOS CAMBIOS DE MI CUERPO, NO PUEDO EVITAR VER A MI HIJO HERMOSO LLENO DE JUVENTUD Y DARME CUENTA QUE AHORA ES SU TIEMPO,Y NO EL MIO QUE YA PASO,,SE ME HACE UN NUDO EN LA GARAGANTA ..SABER QUE DENTRO DE POCOS AÑOS ESTARE VIEJA,,Y ME DA TERROR Y ANGUSTIA QUEDARME SOLA ALGUN DIA,,QUE MIS HIJOS SE VALLAN LEJOS DE MI,,SE QUE ES LA LEY DE LA VIDA PERO DUELE..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>