Yo elijo, yo soy el elemento decisivo

aa0a62f265dd0f64be97db998416d99e

Ilustración de Roger Duvoisin

 

Tomo prestada de una cita de Goethe la segunda parte del título de este post, es una cita más larga pero lo que me interesa es esto “yo soy el elemento decisivo en mi vida. Yo soy el poder en mi vida.”

Me interesa el poder que tenemos todos para elegir cómo nos sienta la vida, cómo encajamos los golpes, qué historia nos contamos acerca de lo que no podemos controlar.

Y es eso. Controlar. En la vida lo único que podemos controlar son nuestras reacciones.

A menudo sale este tema con mi madre. Cuando me cuenta su último disgusto, siempre le digo que hay cosas que no podemos cambiar pero lo que sí que está en nuestras manos es cambiar cómo nos afectan. No le ayudo demasiado, soy consciente de que ella necesita empatía, no un sermón, le debo sonar más a madre que a hija.

Pero ciertamente podemos elegir sentirnos mal o podemos elegir no dejarnos arrastrar hacia el pozo de las ofensas, de los disgustos, de los malestares.

Ella siempre dice que no puede evitar sentirse mal, que lo que le ha llevado al gran disgusto es grave, y ella no es de piedra. Es verdad, todo nos afecta, no estoy hablando de insensibilizarse, estoy hablando de protegerse emocionalmente, de elegir un camino o el otro.

Hay gente más resilente que otra, más resistente al infortunio o a la frustración, pero todos tenemos o deberíamos tener el poder de elegir. Se trata de una voluntad, una decisión. Yo decido, yo elijo no sentirme tan mal con las cosas que me dicen.

Esto lo digo ahora pero me ha costado también mucho tiempo y esfuerzo aplicármelo. Una cosa es la teoría, esa la conocemos todos, y otra es integrarlo, automatizarlo. Requiere mucha práctica.

Vale la pena intentarlo. La próxima vez que os pase algo desagradable, que alguien os decepcione u ofenda, practicad el acto de elegir, de elegir que no os arrastre emocionalmente. De esta manera la vida no será lo que nos pase sino lo que nosotros decidamos hacer con lo que nos pasa.

Elegir es un súperpoder, no solo para evitar sentirnos hundidos cada vez que la vida nos trate mal, sino también para elegir de muchas otras maneras.

Elijo vivir la vida que quiero vivir.

Elijo compartir pero quedarme algo para mi.

Elijo la amistad pero también disfrutar de mi soledad.

Elijo ayudar pero tambien pedir ayuda.

Y tantas otras cosas, os animo a seguir vosotros vuestra propia lista…

 

8 respuestas a Yo elijo, yo soy el elemento decisivo

  1. 1
    virginia dice:

    buenos días, Cristina. otra vez, me leo, :) :) :) ayer precisamente comentaba en el foro que desayuno todos los dias, foro de Mundorecetas, que yo no puedo cambiar como actúan los demás, pero sí mi actitud frente a ese comportamiento, eso es lo único que puedo controlar, Tengo una hija con autismo de 16 años, con episodios de impulsividad, el otro día cogió al vecino del pelo, fue algo muy rápido, pero lo hizo. El vecino, es profesor de instituto. Quedó en un hecho anecdótico, le pedí disculpas, nunca había pasado, por la noche mi hija tuvo 3 crisis epilépticas, intercaladas cada 3 horas. Cuento todo ésto, porque la noche que se supo que el copiloto padecía depresión, el vecino llamó a mi puerta, para decirme que quería ir a hablar con la psiquiatra de mi hija, quería saber exactamente la medicación que tomaba y las dosis. Yo intentaba tranquilarlo, pero me pedía que le asegurara que en un futuro esto jamás se iba a repetir. Pues no puedo evitar sentir tristeza, impotencia,vivo al lado de una persona, que sé que nunca me va a ayudar, ahora encaja, que la primera vez, hace algunos años, que mi hija tuvo una crisis epiléptica tónica, quedó con la mirada fija y rígida y pensé que había muerto, estaba sola y desesperada llamé a casa del vecino, sin respuesta :( pero los oía. El tiempo da respuestas a todo. Quizás me he desviado del tema, si encuentras una piedra en el camino, la esquivas, pero en mi caso, cuando encuentras una gran montaña, lloré el primer día porque mi camino había cambiado, ahora sólo la voy escalando y hay días que la niebla y la lluvia no me deja ver, pero otras tengo la suerte de poder disfrutar de días radiantes. Feliz día.

    • 2
      Cristina Camarena dice:

      Hola Virginia
      efectivamente, lo único que podemos hacer que esté de nuestra parte es la manera cómo encajamos los golpes, y tu lo estás haciendo muy bien, a pesar de la magnitud a la que te enfrentas. Los bajones también son normales, no podemos vivir sin el cariño y la comprensión de los demás. Por eso es tan importante la tribu, los tuyos incondicionales. Los demás, son eso, los demás.
      un abrazo enorme!

  2. 3
    maite dice:

    Animo Virginia, no todos somos como este profesor, soy maestra de ed. esp. y logopeda. Tengo un vecino con el mismo problema que tu hija,coincidimos en el ascensor y me gusta hablarle ,tenerlo en cuenta, no sólo hablar con sus padres. El tambien espera un saludo de mi parte. A veces aprieta el boton del piso puperior cuando sus padres estan distraidos para estar mas rato en el ascensor.Sus padres se disculpan pues yo voy al segundo, pero yo bromeo,-así nos paseamos mas rato !! Tiene tambien tendencia a tocarme ,es él ,es asi,.A mi me gustaria saber que hay en su cabecita cuando me mira y no me habla, que ve en mi,me quedo con el interes que despierta en él la vecina de abajo, que lo llama por su nombre, que saluda a sus padres y les desea los buenos dias a su familia y a el tambien. Sois unos padres cojonudos, la diferencia os enriquece y tambien a mi bloque de pisos, no es facil pero ánimos son chicos fragiles que exigen un plus de paciencia y tenacidad, sois cojonudos.

  3. 4
    Mar dice:

    Muchas gracias por este post que resulta tan inspirador.

  4. 5
    Margot dice:

    Virginia… Héroe tu y tu niña…por desgracia hay gente q solo sabe ser gente a nuestro lado…! Ojala sientas ste abrazo lleno de calor q te envió para las dos.

  5. 6
    virginia dice:

    Gracias a todas, ayer cuando llegué del paseo con mi princesa y leí a Maite, se me saltaron las lágrimas, por no tenerla de vecina. El destino ha querido que mi mochila tenga un peso importante, pero en el camino, una palabra, una mirada, un gesto aminora el peso. GRACIAS

  6. 7
    Heva dice:

    Soy una persona bastante visceral, y me gusta ser así, yo elijo sentir las cosas con intensidad, lo que me agrada y lo que no, lo que me hace feliz o infeliz. De esa explosión de sentimientos nacen muchas cosas. En todo caso elijo no mostrar lo que siento pero nunca dejar de sentir con intensidad. En lo bueno y en lo malo ;)

  7. 8
    Carmen Calero Molina dice:

    Gracias a todas y en especial a Cristina. Leeros ha sido un regalo especial y necesario para mí hoy. Un abrazo para todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>